Entradas etiquetadas como ‘testosterona’

Los mitos sobre la violencia de género

Existen esas frases populares sobre la violencia en la pareja que no dejamos de escuchar pero no por ello son ciertas. Sobre todo, las opiniones que tienden a ‘justificar’ al maltratador o que ponen el foco del problema en la víctima para prevenir o solucionar esta lacra social.

Nunca hay motivos para el maltrato físico o psicológico. Jamás. Por suerte cada vez menos se escucha aquello de, “habrá sido por algo”, “es que hay mujeres infieles que los vuelven locos”. Pero todavía podemos leer titulares como “la mató porque le pidió el divorcio”, “asesinada porque tenía un amante”. Sobran los porqués, no hay razones válidas para quitarle la vida a otra persona, a la persona que supuestamente amas. Nunca.

No, no son ‘cosas de pareja’, no hay que delimitar la violencia machista a un contexto familiar, su dimensión está arraigada a la educación, a la cultura, o incluso a la ‘tradición’ de un país. No es cosa de dos, es una responsabilidad social.

Los hombres no son agresivos por naturaleza, defender una agresividad innata en el género masculino debido a sus niveles de testosterona es defender una mentira. Dicha afirmación es falsa y sigue justificando de algún modo la violencia, en este caso se culpa a la genética. Cualquier persona, si lo desea, puede controlar su conducta, responsabilizarse de sus limitaciones, gestionar sus emociones y modificar sus creencias. No somos esclavos de nuestra genética, somos seres racionales, no animales.

Si el agresor ha sido a su vez víctima de maltrato en la infancia tampoco justifica nada. De hecho, sufrir violencia en la infancia no determina un perfil agresor en la madurez. No hay estudios que demuestren una relación directa.

Las adicciones de cualquier tipo tampoco están vinculadas a la tendencia del maltrato hacia la mujer. El consumo de drogas no causa agresiones, el maltrato se fundamenta en la estructura psicológica del agresor. El consumo de sustancias lo que hace es desinhibir en mayor medida dicha agresividad interna, exacerba las conductas violentas.

Los maltratadores no son enfermos mentales alienados por su patología. Según la OMS tan solo el 10% de los casos de violencia de géneros se relacionan con casos de trastornos psicopatológicos. No podemos encontrar el origen de la agresividad y la pérdida de control en la enfermedad. Los agresores son perfectamente conscientes de sus conductas y deciden ejecutarlas para conseguir sus objetivos.

Y para finalizar, la afirmación más terrible de todas y que, por desgracia, podemos escuchar habitualmente. “Si la mujer le aguanta es porque quiere”, “si esa mujer está tan mal como dice, ¿por qué no le deja?”. Ser víctima de violencia de género te anula psicológicamente, se produce un bloqueo y una incapacidad para buscar una salida, para tomar decisiones.

El maltratador ya ha hecho su ‘trabajo’, te ha aislado de tu círculo de confianza, te ha manipulado, ha bajado tu autoestima al mínimo nivel, te hace pensar que no vales nada, que no vas a poder vivir sin él, estás desamparada y tienes miedo, mucho miedo, a empeorar la situación a que la pague con los hijos, incluso a perder tu vida.

El ciclo del maltrato siempre se repite. Inicialmente se acumula tensión, la cual desemboca en agresión y finaliza con un intento de conciliación. El hombre busca el perdón a través de promesas y manipulaciones. En relaciones con niveles de agresión de alto riesgo, la última fase desaparece y la violencia es constante. Haga lo que haga la mujer el hombre la maltratará porque su estructura psicológica funciona desde el ejercicio del poder a través de la violencia.

Muchas víctimas intentan reducir las agresiones «complaciendo» las exigencias de su pareja. Este tipo de acciones no detienen el ciclo de la violencia, ya que el agresor siempre tendrá motivos para ejercer control y maltrato.

¿Algún día tomaremos conciencia de lo que significa realmente la violencia de género? ¿Dejaremos de escuchar estas justificaciones?

No seas puntual en una entrevista de trabajo

captura-de-pantalla-2016-01-19-a-las-12-37-03Sois muchos los que me habéis escrito pidiéndome un post sobre la relación entre la comunicación no verbal y la entrevista de trabajo, pero en realidad muchas de las cuestiones importantes a tener en cuenta para ésta y otras situaciones ya las he comentado antes. Todo lo que publico aquí es aplicable a todo tipo de situaciones: una negociación, un interrogatorio, una entrevista de trabajo, una selección de personal, una conferencia, una cita… todas tendrán sus pequeñas particularidades y matices pero, en general, solo tenemos que interiorizar los conceptos clave, olvidar los mitos, e ir adaptando las pautas adecuadas a cada contexto.

Bien, nos centramos: una entrevista de trabajo… empecemos por el principio, que no es la entrevista en sí misma, hoy hablaremos solo del “pre”, y es que hay mucho por hacer antes de entrar a nuestra cita con el técnico de selección. En primer lugar, ocuparnos de nuestro Curriculum. Ya os adelanté las palabras ideales y las palabras tabú para incluir en nuestro CV. Este archivo/papel con nuestra vida laboral formará parte de esa primera impresión fundamental para atraer y captar la atención del otro.

Tenemos que cuidar la imagen que mostramos en la fotografía, parece una obviedad, pero os aseguro que el mes pasado tuve que seleccionar un perfil comercial a través de un famoso portal de empleo y quedé horrorizada con las fotos que encontré: de mala calidad, con los ojos rojos, borrosas, con una copa en la mano, con posturas sexys, acompañados de otras personas, con una discoteca de fondo… En fin, os aseguro que un desastre.

Debéis invertir en un retrato profesional, de buena calidad, que te represente, que proyecte una imagen con la que te sientas identificado. Cuida también el aspecto del documento, olvídate del folio blanco, busca un diseño atractivo, original, más moderno. Aquí os dejo un ejemplo que compartió uno de mis contactos de la red Linkedin, me gustó bastante y me parece muy completo, aplica todo esto que os comento.

Ok, os llaman para una entrevista, y a diferencia de todo lo que podáis consultar sobre cómo superar una entrevista de trabajo, yo os voy a pedir que NO seáis puntuales. Es decir, no lleguéis al lugar a la hora convenida (definición de puntualidad), tenéis que estar por allí, al menos, 20 minutos antes. ¿Por qué? Primero de todo para huir del estrés añadido que nos dará ir a toda prisa, ya estaremos lo suficientemente nerviosos como para también sumar la ansiedad de pensar que no llegamos a tiempo, y segundo porque hay que trabajar nuestro comportamiento.

¿A qué nos dedicamos esos 20 minutos? 10 minutos tenemos que emplearlos en imitar a John Wayne, el símbolo de lo rudo y masculino en los años 60 por su memorable timbre distintivo de voz, su forma de caminar y su presencia física. El lenguaje corporal no tiene solo un fuerte impacto en los demás, también en nosotros mismos, este hecho puede marcar la diferencia entre el éxito y fracaso profesional. Según las últimas investigaciones, las diversas poses están asociadas a cambios fisiológicos relacionados con el rendimiento y la seguridad en uno mismo.

La clave para afianzar estas dos variables, antes de entrar a la entrevista, está en los gestos de poder, permanecer de pie con las manos sobre una mesa y ligeramente reclinado hacia adelante, o poner las manos en las caderas, o estar sentado con la espalda y los hombros erguidos, o caminar en plan chulesco con la cabeza bien alta, aumenta los niveles de testosterona y reduce los de cortisona (la hormona del estrés). Los niveles altos de testosterona están relacionados con una mayor confianza y un comportamiento más agresivo. Por otra parte, la baja producción de cortisona, mediante posturas en las que se trata de ocupar el mayor espacio posible evitando cruzarse de piernas o de brazos, contrarresta las expresiones de nerviosismo y, por ende, también el estrés.

Probad este ejercicio antes de enfrentar cualquier situación estresante, que os de miedo, y por la que sintáis inseguridad. Vuestro cuerpo reaccionará y os ayudará a superarlo. Os dejo aquí uno de mis vídeos favoritos, espero que sea una inyección de adrenalina, y como yo, lo veáis siempre que lo necesitéis para subir ese ánimo y que así os atreváis a todo. Mañana continuamos con el “durante” de la entrevista. ¡Ah! ¿Y qué pasa con los 10 minutos restantes? ¡Corred para la entrevista, que hay que ser puntuales! 😉

 

 

¿Qué tipo de rostro es capaz de enloquecer a las mujeres? Una investigación científica lo revela

Este es el primer estudio que demuestra que existen ciertos rasgos faciales que, por sí mismos, son atractivos para las mujeres. La investigación en cuestión proviene de la Universidad de Singapur y expone unos resultados muy interesantes. Los autores establecen una zona denominada: fWHR (facial Width-to-Height Ratio) se trata de la proporción que existe entre el ancho del rostro y la altura desde el maxilar superior hasta el arco ciliar (zona central del rostro, desde las cejas hasta el labio superior) y relaciona este área con los picos de testosterona durante la pubertad.

Según los resultados, en la medida que el cuerpo segregaba más testosterona durante la adolescencia eso condicionaba una personalidad dominante (no observable), mientras que la proporción del cráneo se hacía, en lineas generales, más ancha. Desde el punto de vista de las relaciones, un hombre siempre será más atractivo para las mujeres en la medida en que su radio fWHR sea mayor; es decir, rostros más anchos y masculinos. Por contra, esto conlleva una contraprestación; si este tipo de rostro es producto de la testosterona, su personalidad será en promedio más dominante y menos confiable.

A las mujeres les atrae el rostro ancho para relaciones fugaces

A las mujeres les atrae el rostro ancho para relaciones fugaces

El asunto se complican aún más, cuando entra en juego el favor de protección; una mujer se sentirá más segura con un hombre de alto fWHR. La investigación realizada confirmó que la forma del rostro masculino tiene un efecto directo en la apreciación de su personalidad por parte de las mujeres; se verán atraídas casi repentinamente hacia rostros anchos.

 

 

 

 

 

*Fuente de consulta: Lenguajecorporal.org

#WomeninStem Amy Cuddy, la científica ‘del poder’ en el lenguaje corporal

mujer triunfoHoy se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y en este sentido os presento a Amy Cuddy, una de las investigadoras de renombre internacional que más aportaciones y estudios científicos ha realizado en pos de la credibilidad del comportamiento no verbal a establecerse como una ciencia rigurosa.

Es una mujer con un curriculum formativo y profesional impecable, estudió en la Universidad de Princeton y actualmente es profesora e investigadora en la Escuela de Negocios de Harvard. Su magistral exposición sobre comportamiento no verbal en la plataforma de charlas TED, es una de las más vistas de la historia, con una duración de 20 minutos su intervención es de lo más instructiva y sencilla para entender algunos de los entresijos del lenguaje corporal. Recomiendo siempre este vídeo no solo por la parte pedagógica sino también por lo emotivo que es conocer la propia historia personal de la Doctora Cuddy, en la que seguro que todos nosotros nos  habremos visto reconocidos en alguna ocasión de nuestra vida y en cómo podríamos haberlo solucionado.

Lee el resto de la entrada »