Entradas etiquetadas como ‘elecciones 10 – N’

La contención emocional de Rivera para no derrumbarse

Albert Rivera siempre ha sido un orador fantástico, sobre todo cuando corrigió su nerviosismo y aceleración en el discurso que le impedía conectar con la audiencia.

Aprendió la calma en el ritmo o el poder de los silencios, pero de forma natural, siempre ha sido muy generoso en la expresión facial de sus emociones y en sus gestos ilustradores, aquellos que acompañan y bailan armónicamente con las palabras proyectando credibilidad en lo que uno dice.

Pero sin duda, su dimisión ha sido su comparecencia más sincera y emotiva. Todo un ejemplo que ilustra que los políticos también saben hablar ‘de verdad’,y  que otra cosa es que no quieran o no les interese porque se exponen, porque ser emocional está ‘mal visto’, porque pueden fallar, porque cuando una comunicación no se prepara puedes brillar pero también desbaratar la ‘digna’ imagen que quieren mantener.

Su mensaje se estructura en dos partes: la dimisión y el abandono por completo de la política, de la vida pública. En la primera parte es coherente, emocional, si dice que ha disfrutado lo expresa con sinceridad, si dice que se siente orgulloso su cuerpo exterioriza ese sentir.

Pero en el tercio final de su comunicado comienza una lucha encarnizada contra sí mismo. Cuando comienza a nombrar a su familia, pareja y amigos, la conmoción se intensifica hasta tal punto que debe controlar su escalada emocional para no desmoronarse; su lenguaje corporal cambia por completo, en esta parte se dispara y exhibe la contención y la represión afectiva que experimenta.

Le tiembla la voz, se alteran las respiraciones, realiza cabeceos, de ésta manera ‘sacude’ los pensamientos que le bloquean, aprieta los labios y la mandíbula, el indicador más visible de represión emocional, inspira fuertemente, traga saliva y cierra los ojos, es decir, se concentra en controlarse y recomponerse.

Lo pasa realmente mal pero nos ofrece una clase magistral sobre cómo las emociones nos influyen, no pueden controlarse en situaciones de alto impacto y nuestro lenguaje corporal filtra irremediablemente lo que sentimos en cada momento.

Carteles electorales: Cómo tratan de convencernos

Antes del debate político programado para esta misma noche, podemos hacer un adelanto del mensaje que quieren transmitirnos los principales partidos políticos a través de sus carteles electorales.

El PSOE opta por el lema ‘Ahora sí. Ahora Gobierno. Ahora España‘. Tras los fracasos anteriores quiere ‘vender’ que ahora ya sí que sí puede ser capaz de formar Gobierno, que ésta ya es la buena, la definitiva; de esta manera su objetivo principal es intentar contrarrestar el hartazgo de los votantes por la repetición de elecciones.

Creo que no les beneficia para nada que ellos mismos ‘destaquen’ como idea protagonista el bloqueo generado y tendrían que haberle dado un enfoque más inspirador y desvinculado de toda problemática. De hecho, al hacerlo tan evidente, el resultado esperado llegó y despertó una oleada de memes en Twitter tal y como ocurrió con el anterior lema, poco acertado igualmente, ‘Haz que pase’.

El rostro de Pedro Sánchez lidera la fotografía por completo, ésta es una estrategia muy positiva para personalizar y humanizar al partido y el voto, el problema, al igual que en el cartel anterior, radica en lo gestual. El sutil movimiento hacia arriba del extremo derecho de su boca sugiere una expresión decodificada como desprecio (superioridad moral). Ese gesto no será casi percibido por quienes simpaticen con él pero podría generar distancia y rechazo en un público menos partidista.

En el PP también apuestan por el rostro de su candidato en primera plana, han elaborado distintos carteles con diferentes planos de Pablo Casado, algunos más acertados que otros, en la anterior campaña su imagen era nítida, clara y sonriente, nada preocupada, en esta ocasión apuestan por todo lo contrario, una estética más sombría, más seria, más alarmista. En definitiva más fría, racional y menos emocional que la anterior.

Todo ello se refuerza con su lema ‘Por todo lo que nos une‘. ¿No os recuerda a un brindis con familiares y amigos? Aquí sí hay un mensaje más sentido y claramente en este contexto nos quiere recordar que la unidad de España estará segura con el Partido Popular, en especial ante el desafío secesionista de Cataluña, tema cardinal en estas elecciones tras los graves incidentes provocados por radicales independentistas.

Albert Rivera repite plano americano; un recurso narrativo cinematográfico utilizado por los directores en las escenas donde hay acción. Y es justamente la acción la que caracteriza esta fotografía. El líder de Ciudadanos camina hacia adelante como tal, con energía, fuerza y determinación, pero, en esta ocasión, también ligeramente sonriente (en su anterior cartel electoral se mostraba demasiado serio).

El fondo ahora no es un mar de banderas sino de personas que le siguen, el objetivo es subrayar aún más este liderazgo y su capacidad de movilización. Hay dinamismo, el cartel cuenta una historia y su eslogan refuerza también todo lo anterior, transmite energía y una convocatoria a la acción ‘España en marcha‘. Moviliza emociones. No han arriesgado y han utilizado la estética de su anterior campaña.

Es importante destacar que la energía es uno de los dos rasgos psicológicos que los votantes mejor valoran en los líderes políticos, junto a la afabilidad. Los votantes sienten que necesitan líderes enérgicos, decididos, fuertes y esa es la imagen que comunica este cartel.

Parece ser que Unidas Podemos también se percató y en esta ocasión ha transformado por completo su imagen para ‘reproducirlo’ al estilo del anterior y actual cartel de Ciudadanos. Pablo Iglesias aparece con exactamente el mismo plano americano, pose, gesto, expresión y fondo. Mismo valioso significado pero con la pérdida de impacto que supone no ser la idea original.

Salvan la imagen de campaña por un buen eslogan ‘Un Gobierno contigo‘. Lema inteligente, ya que su significado es nítido y perspicaz, el más emocional de todos: nosotros estaremos junto a ti, es decir, no gobernaremos desde arriba, lo haremos a vuestro lado. Muy bien escogido.

En Vox tiran de auditorio repleto, ya es conocida la capacidad de convocatoria de su líder Santiago Abascal y no han querido dejar pasar la oportunidad para destacarlo, incluso en detrimento del plano en el que aparece su representante, no le favorece nada ese corte por la cintura pero el protagonismo así lo gana el panel de gentío con banderas de España que se vislumbra tras él.

España siempre‘, es su eslogan, no abandonan la costumbre de nombrar el país y el generalizador ‘siempre’, que significa incondicionalidad, es una palabra de alto impacto emocional, pase lo que pase España siempre será la prioridad. Mal elegido el plano de un, además, serio Abascal, pero muy buen lema, directo y conmovedor.

Por último, la nueva formación política de Íñigo Errejón se estrena con cartel electoral de estética totalmente publicitaria. Resulta original y llama la atención por el verde velado que cubre el rostro del representante de ‘Más país’, la fotografía es puro marketing actual, atractiva, aunque no representa emoción alguna, aparece con ‘cara de poker‘, no filtra ningún significado más allá de la identificación de Errejón. El cartel es muy estético pero no me dice nada, le falta garra y comunicación estratégica visual.

Y ahora sí, ¿preparados para el debate de esta noche? 🙂

Pablo Iglesias y su varita mágica marca Bic en #ElHormiguero

En ‘El Hormiguero’ finaliza la tourné de candidatos a la presidencia del gobierno con Pablo Iglesias.

Además del ceño fruncido ‘marca registrada Iglesias’ también apareció en escena su segundo elemento identificador. Como si de una varita mágica se tratara, Pablo Iglesias no abandona a su inseparable bolígrafo Bic para sus intervenciones en público; en efecto, no hay ningún papel, no tiene que tomar apuntes, no lo necesita por su uso, sino por su ‘comodidad’.

El bolígrafo se convierte en el amuleto de su tranquilidad, realmente es un gesto manipulador que le ayuda a descargar el estrés y la ansiedad del momento, lo agarra y a la vez se armonizan los movimientos con las manos, con las que muchas veces no sabemos qué hacer.

Es una buena estrategia de oratoria en público para él pero la proyección no es del todo buena, la gestualidad libre y natural es un tesoro y una persona que es buena oradora (como es su caso) no debería necesitar sujetar un bolígrafo para poder expresarse con seguridad.

Para mí, es un elemento incoherente en Iglesias porque verdaderamente disfruta en este tipo de situaciones. Es realmente notable su deleite en responder a preguntas ácidas y retadoras, se crece, lo hace con agilidad mental, incluso se divierte, se le ve ‘en su salsa’ y no necesitaría, al menos ahora, ningún recurso de apoyo; supongo que su ‘bolidependencia‘ ya es cuestión de costumbre.

Ahora queda lo mejor… ¡los debates políticos!

Albert Rivera en El Hormiguero: La corbata ya no es necesaria

Continuamos con la ronda de intervenciones políticas en el programa de ‘El Hormiguero’ antes de las inminentes elecciones del 10-N. Tras las entrevistas de Abascal, Errejón y Casado, anoche participó del formato un relajado Albert Rivera.

Lo que más trascendió en términos de comunicación fue su renovada apariencia. El líder de Ciudadanos se presentaba con una vestimenta muy informal, una camisa gris estilo denim, remangada y sin chaqueta, que protagonizaba notablemente su imagen. La formalidad ya no se lleva; políticos de todos los colores utilizan cada vez menos la corbata, y lo que es más importante, lo hacen a conciencia, como decimos siempre: en política nada se improvisa.

El cambio en la indumentaria de Rivera ha sido el más notable y esa es la clave, la palabra ‘cambio’ es la pieza fundamental de análisis en comunicación. Si alguien siempre utiliza o no el mismo recurso no tiene significado alguno, forma parte de su línea base de comportamiento sin más, pero ¿por qué un político comienza vistiendo de una manera para acabar llevando una indumentaria totalmente opuesta?

Aquí vemos la muestra, Rivera era conocido por su sus inmaculados trajes de chaqueta y corbatas estrechitas. En este caso tengo claro el significado, al principio el líder del nuevo partido naranja tenía que ganarse el respeto, proyectar una imagen ‘acorde’ con la tradición y el protocolo político, presentarse como un candidato serio, capaz, experimentado y en definitiva intentar incrementar la percepción de poder y autoridad.

Después de su andadura política considera que esto ya no es necesario, que la expresión personal tiene que destronar a la identidad corporativa, que ya la individualidad es superior a la institución, esto se traduce en algo así como… ‘si soy bueno en lo que hago ya no me importa cómo me vean los demás‘. En general, los políticos se la quitan para parecer más accesibles, pero ojo, que esto no quiere decir que lo sean.

 

 

Un relajado pero combativo Errejón (contra Iglesias) en El Hormiguero

Es imposible no intentar comparar todas las entrevistas con los candidatos al gobierno que se van a suceder en el programa de El Hormiguero antes de las inminente elecciones del 10 -N. Anoche el programa acogió al secretario general del nuevo partido ‘Más País’. Anteriormente analizamos  la visita de Abascal, y podemos encontrar visibles diferencias.

En primer lugar, es importante tener en cuenta la actitud del presentador, Pablo Motos ha estado prácticamente igual de incisivo y ácido en sus preguntas con uno y otro, si bien es cierto que la tensión y el nerviosismo palpable que mostraba con Abascal no lo ha trasmitido con Errejón, anoche estaba mucho más relajado.

Íñigo Errejón es mucho más políticamente correcto que Santiago Abascal. Cuida su lenguaje, sus respuestas son menos firmes, menos agresivas, pero también menos directas. No siempre, pero cuando no le interesa ‘mojarse’ utiliza con habilidad la estrategia de la evasiva para responder sin decir. Caso, por ejemplo, de su opinión sobre Maduro y la situación de Venezuela. “No sería una dictadura porque se respetan ‘algunas libertades’ y se dan ruedas de prensa”. Creo que es de las respuestas más torpes que he oído nunca para argumentar una opinión.

No fue tan tibio al hablar de Pablo Iglesias, no se sentía nada cohibido al lanzar algunas pullas contra quien fuera su compañero en su trayectoria política y, sobre todo, su amigo. Fruncía el ceño cuando argumentaba que para él no había sido una traición salir del partido y crear el suyo propio, sino que se sentía orgulloso de mantenerse coherente con sus ideas y que no entendía cómo si el resto de españoles llegan a acuerdos en su día a día, los líderes políticos no son capaces.

Justamente esta idea es su ‘filón’, la utiliza de forma recurrente, una y otra vez en su discurso, mete esta cuña siempre que puede para proyectarse como única solución al bloqueo en la formación de gobierno. Motos le pidió que estableciera tres diferencias entre su nuevo partido y Podemos, me llamó la atención que esta sencilla pregunta fuera la que le pillara totalmente descolacado, en ese momento se descontrola, pierde la mirada, comienza a hablar más lento para rascar más tiempo y así poder elaborar mentalmente la respuesta y finalmente contesta relativamente airoso.

En general, en cuanto a estilo de comunicación, repito, en base a su estilo de comunicación (no hablo de contenido), suele salir airoso, es una persona que gesticula y es altamente expresivo con su rostro, refuerza mucho su mensaje y esto le aporta credibilidad en lo que dice. Es afable, sonriente y su actitud siempre es muy positiva, cuesta sacarle de sus casillas y ponerle nervioso.

¿Preparados ya para el siguiente? 🙂