Entradas etiquetadas como ‘carteles electorales’

Qué hay tras los lemas políticos de la campaña electoral del 28-A

Los principales formaciones políticas ya van comunicando a través de sus eslóganes su imagen y posicionamiento ante la nueva campaña electoral que acontece este año 2019. Lo vimos en las pasadas elecciones, todo transmite, nada se improvisa, cada movimiento está bien estudiado para analizar al detalle el impacto visual del partido.

Es destacable este año la gran diferencia entre los dos gigantes electorales, PP – PSOE.

El lema del partido socialista es: “Haz que pase“. Es una frase breve pero potente ya que incita a la acción a través del verbo, además lo conforma en imperativo, realmente es una orden a la movilización, que traspasa la responsabilidad a la ciudadanía. Se trata de una instrucción muy americana, las palabras “make it happen“, son muy utilizadas en EE.UU para identificar diferentes marcas publicitarias y movimientos reivindicativos.

Por tanto, para Pedro Sánchez mantienen este estilo americano ‘a lo Obama’ que ya utilizaron en la campaña anterior , en el que utilizaban ese halo vintage de los anuncios publicitarios americanos de los años 40 y 50 para los carteles electorales. El problema y la controversia generada con la frase ‘Haz que pase’ es que efectivamente en inglés queda muy bien pero en español tiene un doble sentido (que pase y quede atrás). Algo que han aprovechado el resto de formaciones políticas en redes sociales para destacar esta segunda lectura.

Totalmente contraria ha sido la apuesta del Partido Popular, su lema es: “Valor seguro“. Siguen asociando el partido a una imagen conservadora, sin cambios, nada trasgresora, no quieren renovarse o modernizarse. El eslogan es coherente con los colores corporativos, traje y corbata, sonrisa política… Su intención así es la de dirigirse a su público ‘de siempre’, arraigado en sus tradiciones, sin pretensiones de parecer algo que no son (al menos eso hay que reconocérselo), son fieles al argumento de ‘seguridad‘ que pueden aportar por ‘sus tablas’ en estos menesteres de gobernar un país. Claramente, buscan hacer patente la certidumbre que para los electores supone votar a la formación de Pablo Casado frente a otras opciones.

 

Los eslogans extraños y el análisis de los carteles electorales para el 26-J

En las pasadas elecciones analizamos los carteles electorales utilizados, ahora todos los partidos políticos renuevan publicidad de cara a las segundas votaciones, pero ¿solo me parecen raros a mi los nuevos lemas y carteles? Voy a intentar analizarlos dejando atrás el asombro y la falta de entendimiento al respecto, desde luego, la primera sensación que me producen es que no saben ya ni qué decir ni qué hacer para intentar desmarcarse. La nueva propaganda no tiene chispa ni sustancia, provoca confusión, ambigüedad e incomprensión del mensaje. 

moragasEl más ‘inquietante’ de todos es el del Partido Popular, han eliminado la fotografía de su representante, Mariano Rajoy, por lo que la transmisión del mensaje es absolutamente impersonal. Nadie emite el mensaje, no hay imagen relacional, craso error. Lo que nos ofrecen es un fondo azul con unas letras en blanco, que dicen: “A favor”. Pero ¿A favor de qué, de quién? “A favor” por sí mismo no significa nada, es una frase inconclusa. El cartel utilizado en la campaña de diciembre me pareció el más acertado de todos, muy trabajado, inteligente y con simbología estratégicamente diseñada para comunicar mucho en una sola imagen, en esta ocasión, sin duda, es el más deficiente.

img_druiz_20160610-162210_imagenes_lv_otras_fuentes_psoe-k60--656x911@LaVanguardia-WebEn el cartel del PSOE sí que aparece la imagen de su líder Pedro Sánchez, y esta fotografía suya me parece más adecuada que la anterior. Potencia su atractivo y su expresión facial en esta ocasión muestra una sonrisa, y además una sonrisa auténtica, producto de la sensación de alegría, ya que, (bien por ellos) no le han eliminado con photoshop las ‘patas de gallo’ que surjen naturalmente por la acción orbicular del ojo cuando la risa es sincera. Realmente proyecta felicidad, ilusión, ánimo, positivismo… todo ello lo intentan reforzar con el lema “vota sí”, y añaden “un sí por el cambio”, al menos aquí aclaran a que se refieren con el “sí” porque en principio queda algo raro la llamada a un voto en positivo, cuando no se puede hacer de otra forma. Resulta algo reiterativo, diluye la fuerza que pueden poseer las palabras como “cambio”, yo me quedaría solo con la segunda parte, la primera no tiene sentido. La palabra “cambio” es la que tiene realmente valor, es un recurso indispensable en el marketing político, pues se asocia con evolución, transgresión, progreso, superación, etc.

img_snoguero_20160609-205553_imagenes_lv_otras_fuentes_cartel_podemos-339-k60--656x905@LaVanguardia-Web¿Y a qué os recuerda el cartel del partido Unidos Podemos? Porque a mi me parece el que colocan en los expositores de las salas de cine para anunciar una película. El papel protagonista lo obtiene Pablo Iglesias y los actores secundarios parecen ser Íñigo Errejón y Ada Colau, por el tamaño y la posición de la representación Alberto Garzón pierde relevancia, no me parece que beneficie la igualdad en la alianza. En total son 8 caras, sonrientes, las que se exhiben en la imagen, evocando un claro mensaje de grupo, un acuerdo entre la izquierda que muestra la pluralidad del proyecto. El lema elegido es: “La sonrisa de un país”. Transmite positivismo de un modo más sutil y efectivo que el simple “sí” de la frase socialista, comunican emoción y optimismo.

img_druiz_20160610-162119_imagenes_lv_otras_fuentes_ciudadanos-k60--656x945@LaVanguardia-WebSi en la anterior campaña apuntaba como ejemplar el cartel del PP, en esta ocasión el que me parece más completo es la apuesta de Ciudadanos. La imagen y el eslogan son coherentes, claros y con fuerza. “Tiempo de acuerdo, tiempo de cambio”, tiene gancho, tiene sentido y dan solución a la situación de bloqueo político actual. Este mensaje se refuerza con la ilustración, en la que se ve a Albert Rivera dando la mano, un gesto de alianza, pacto y resolución. Su expresión facial, al igual que la de Sánchez, expresa una emoción positiva de forma sincera, en esta ocasión (acertadamente) no le han corregido las ‘patas de gallo’.

Desaparecen las corbatas, las imágenes serias y protocolarias, las campañas electorales se enfrentan ahora con una importante renovación, un intento de acercamiento entre la clase política y el ciudadano, exhiben una apariencia de normalidad, de acciones, sonrisas, ilusión, esperanza y buenas intenciones. Al menos es lo que quieren proyectar, vamos a ver dónde queda todo…