BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Cambio a san Valentín por unas camelias

PinkCamelliaJaponica

Mañana, día de san Valentín, los enamorados regalarán rosas. Quizá también orquídeas, antes tan imposibles como hoy asequibles. Pero yo no. Mi flor de amante es la camelia. Y no la corto. La disfruto descubriéndola en los jardines. Especialmente en esos románticos pazos gallegos y casonas asturianas donde, con un esplendor único, se muestran algunas de las colecciones más importantes del mundo.

Hay hasta 8.000 variedades diferentes originarias de China y Japón, en todos los tamaños, formas y colores; arrogantes primas de la humilde planta del té, espectacularmente aclimatadas al benigno clima atlántico del norte español hasta convertirse en singular motivo de peregrinación para los amantes de la jardinería.

Viéndolas en su hermosura invernal, con la altiva frialdad de unas divas, es imposible no acordarse de la Dama de las Camelias. A mediados del siglo XIX, Marie Duplessis volvió locos a nobles e intelectuales de Francia, Inglaterra y hasta Rusia. Alérgica al olor de las flores, las camelias, por carecer de perfume, eran sus favoritas. Tan sofisticadas y delicadas como ella, siempre las tuvo a su lado.

Dickens la frecuentó, Dumas la veneró y Liszt la entronizó, pero fue Verdi quien la elevó a los altares del amor romántico con La Traviata, compuesta en su recuerdo.

“Gocemos”, nos aconseja la atribulada protagonista de esta maravillosa ópera, “que fugaces y rápidos son los placeres del amor”. ¿Por qué no hacerle caso?

Flores, jardines y palacios, música, estrellas. Este fin de semana os propongo pasar de san Valentín, a fin de cuentas un obispo italiano con pinta de aburrido, y entregarnos a los placeres mundanos de las camelias. A ser posible acompañados de un buen vino, por eso que nos decía su enamorado de que “el amor entre las copas hallará besos más cálidos”.

Anna Netrebko y Rolando Villazón interpretan maravillosamente La Traviata en Salzburgo (2005). La protagonista, Violeta Valery, sería el alter ego verdiniano de La Dama de las Camelias de Alejandro Dumas hijo.


Y una idea para celebrar mañana a san Valentín por todo lo alto. Los Días de amor y camelias que organiza el Pazo de La Saleta (Pontevedra) con música, flores, buenos alimentos y mejores bebidas. Una deliciosa experiencia para los cinco sentidos.  ¡No te lo pierdas!

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

2 comentarios

  1. Dice ser Lola

    Para modernidades de la Traviata ésta:
    https://www.youtube.com/watch?v=4NRLFHiFl1g

    13 Febrero 2015 | 13:08

  2. Todo el mundo tiene una flor o una planta preferida, igual que los colores, y celebro que si la camelia en la flor preferida, sea la que ha escogido para esta celebración.

    18 Febrero 2015 | 20:10

Los comentarios están cerrados.