BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

¿Sabes cuál es el vertebrado más amenazado de España?

Alcaudon

El alcaudón chico (Lanius minor) es la especie animal más amenazada de España. Queda una única pareja nidificante. Y no vive en un desconocido espacio natural. Su último reducto son los campos de cultivo cercanos a la ciudad de Lleida, en Cataluña.

Gracias al siempre bien documentado blog de Ricard Guitérrez Birds in Spain me entero de su terrible situación. De las dos parejas localizadas este año, sólo una ha logrado sacar pollos adelante, cinco pollitos en total, los únicos nacidos en libertad en España. Es poco, pues hace 30 años criaban 40 parejas en la zona, pero mucho si se piensa que hacía dos años que la especie ya no criaba en nuestro país.

Un programa de reintroducción trata de evitar lo que parece inevitable, su extinción en toda la Península Ibérica. Actualmente hay 20 parejas en cautividad de las que han nacido este año 40 pollos. De ellos, 28 se han liberado en la finca de Torre-Ribera (Lleida), muy cerca de donde viven las aves salvajes, y el resto seguirán en jaulas para garantizar la pervivencia de la especie. De hecho, la hoy única pareja nidificante está formada por un macho salvaje y una hembra procedente del programa de recuperación que ya ha ido y vuelto dos veces al África subsahariana.

En este proyecto participa una asociación de nombre ‘Trenca’ (alcaudón chico en catalán), que gracias al trabajo entusiasta de un grupo de voluntarios controla diariamente las aves liberadas para conocer sus movimientos.

La peculiaridad de los alcaudones chicos ibéricos es que realizan una de las migraciones más largas de todas las aves europeas, pues en otoño se desplazan primero hacia el este y cruzan el Mediterráneo por Oriente Próximo, en lugar del más cercano estrecho de Gibraltar. Un largo camino lleno de obstáculos… y de peligros. Si a ello le añadimos la pérdida de hábitat y los efectos de pesticidas en el campo, se entiende su desaparición.

Por suerte ésta no es una especie globalmente amenazada, pues cría en otros muchos países de Europa y su población mundial se estima entre 2.510.000 – 9.000.000 de individuos. Pero su desaparición como nidificante en España sería una terrible mala noticia. La señal del mal camino por el que vamos.

Otras entradas relacionadas:

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

4 comentarios

  1. Dice ser PLG

    Me encantan los animales http://xurl.es/2md1f

    17 Agosto 2013 | 13:43

  2. Dice ser Ludia.es

    Esperemos que su número remonte dado el empeño por protegerlos…

    Si quieres conocer todas esas pequeñas joyas esparcidas por la península no dejes de visitar: http://ludia.es/

    18 Agosto 2013 | 11:01

  3. Dice ser Mariana

    ¿Y donde esta el problema?
    Los humanos tampoco pretendemos habitar en ciertos lugares como pantanos o el polo norte.
    ¿Si este ave no evoluciona y se adapta por que debería ser tan especial?
    Los gorriones y otras aves están adaptadas perfectamente, lo preocupante sería que estos desaparecieran.
    No se porque queréis que todos vivan y la naturaleza no haga su función de segregar.

    19 Agosto 2013 | 10:50

  4. Dice ser Jorge Rubio

    No acostumbro a contestar los comentarios fáciles, pero en esta ocasión lo haré por si éstos pueden parecer contundentes y veraces.
    Mariana, has irrumpido como una aparición intrínseca a tu nombre, que es también nombre de planta.
    Verás, el problema está y es, que el presente y el futuro de esta ave y el de muchas otras especies, si no todas, están en manos del hombre, porque es éste quien está poniendo en peligro su supervivencia. Los humanos sí pretenden habitar en el polo norte, de hecho lo hacen, aunque sea de forma temporal para explotar sus recursos naturales y de paso acabar con la fauna marina y terrestre. No habitamos los pantanos pero sí los desecamos. Nosotros no nos adaptamos, nos habituamos. Para que una especie se adapte ha de cambiar su tipo de alimentación de forma radical y presentar cambios morfológicos, y esto se produce durante millones de años, que es la unidad de tiempo natural. Nosotros les obligamos a que lo hagan en pocos años.Es como si pretendiéramos que por vivir nosotros en el polo norte nos creciera el pelo como a los osos polares y sólo nos alimentáramos de focas en tan sólo un año.Nosotros poseemos un grado de inteligencia que nos permite manejar el entorno a nuestro antojo para colonizar todos los rincones del planeta, pero desgraciadamente los demás animales no lo pueden hacer. Los gorriones son especies granívoras y por consiguiente, las migajas de pan que arrojamos al suelo no les disgustan. El pobre alcaudón come insectos y pequeños vertebrados, que no solemos tirar al suelo, y que escasean por culpa de los pesticidas que sí arrojamos. A ver si usamos nuestra inteligencia para conservar, y de paso para pensar un poco más.

    19 Agosto 2013 | 12:05

Los comentarios están cerrados.