Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Entradas etiquetadas como ‘golfo de ad n’

El barco de Blackwater “naufraga” antes de dar caza de los piratas

El pasado mes de noviembre, la compañía antes conocida como Blackwater, y ahora llamada Xe, anunció a viva voz que enviaría una embarcación para luchar contra los piratas somalíes.

Al igual que el cambio de nombre, el ofrecimiento de servicios de escolta privada en el golfo de Adén intentaba relanzar a la empresa, cuyo ascenso ha sido tan meteórico como su vergonzoso desplome, cuando en 2007 no se le renovó el permiso para trabajar en Irak tras el asesinado de 17 civiles en Bagdad. Todo un símbolo de la desidia, la constante improvisación y la soberbia de la estrategia bélica de Bush y los neoconservadores.

Según informa Military.com, ahora resulta que quienes necesitan realmente protección no son los buques mercantes del Índico sino los propios marineros del Mc Arthur, barco propiedad de Xe, ante los abusos físicos y verbales a los que supuestamente los sometieron los oficiales al frente de la misión.

Insultos racistas y vejaciones

Las denuncias ya se encuentran en la justicia de EEUU. Hacen referencia a hechos vejatorios contra tres tripulantes durante el pasado mes de febrero cuando el barco aún se encontraba atracado en el puerto de Aqaba, en Jordania.

En teoría, uno de ellos, Christopher Waugama, fue esposado, maltratado y detenido contra su voluntad por haber hablado con un periodista. Otro de los tripulantes, Korey Jordan, veterano de la marina, acusó a al ingeniero en jefe, Melvin Kufelot, de proferirle constantes insultos racistas.

El tercer tripulante que emprendió acciones legales, Christopher Stamper, demandó a la compañía por haberlo despedido después de que denunciara el ambiente de “hostilidad y racismo” con el que se trataba a los marinos.

“Pensaban básicamente que podían hacer lo que les saliera de las narices”, afirma Stamper con respecto a sus superiores, en una confirmación de que la compañía no ha sido capaz aún de poner fin a las prácticas abusivas y poco profesionales que terminaron con su carrera en Irak.

Los malos humos de KBR

Otro proceso judicial que se acaba de poner en marcha, destapa más irregularidades, faltas de control y corrupciones en la creciente gestión privada de la guerra. En este caso la demandada es la mastodóntica empresa KBR, que realiza toda clase de labores logísticas para el ejército de EEUU en Afganistán e Irak.

En el año 2004, KBR empezó a recibir cientos de millones de dólares del gobierno de EEUU para deshacerse de los desperdicios generados por los soldados en las bases. En lugar de articular un sistema eficiente y respetuoso con el medio ambiente, los directivos de la compañía dieron órdenes de cavar hoyos y quemar la basura.

La demanda sostiene que “los hoyos eran tan grandes que se usaba tractores para arrojar en su interior vehículos, neumáticos, baterías, cadáveres, desperdicios plásticos y de otras clases, a los que se rociaba con gasolina”. Ahora exige que la empresa devuelva “los beneficios que haya podido obtener por los contratos”.

En teoría, la inhalación de los humos provocados por la quema de basura, tanto entre soldados y empleados de la empresa, habría provocado problemas crónicos respiratorios y una muerte. Suman ya más de 70 los demandantes, sin bien KBR sigue hasta el día de hoy con la misma política para la destrucción de los desperdicios.

Adelgazar la privatización de la guerra

Ya en la legislatura anterior, algunos demócratas intentaron poner coto a los contratos a sociedades privadas por parte del Departamento de Defensa, pues no es breve la lista de incidentes similares a los relatados en esta entrada (uno de los últimos, la compra de tres helicópteros M-17 para Afganistán a una firma eslovaca de ambulancias). Ahora están trabajando en el Congreso para conseguir que sean empresas iraquíes y afganas las que se asuman el trabajo.

Responden a una petición lanzada en enero por el propio general Ray Odierno, que propuso reducir la labor de las empresas extranjeras en un 5% por cuatrimestre para dar trabajo así a los iraquíes. Para el mes de septiembre se habrán gastado 25 mil millones de dólares en servicios contratados a compañías privadas.