Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Entradas etiquetadas como ‘amanda lindhout’

Liberada en Somalia la periodista Amanda Lindhout

La semana pasada, a raíz del final del secuestro del Alakrana, recordábamos a la periodista Amanda Lindhout, que llevaba desde el 31 de agosto de 2008 retenida por un grupo armado del clan hawiye en Mogadiscio junto al fotógrafo Nigel Brennan.

En este blog hemos hablado en otras ocasiones de Amanda, resaltando su valentía y su idealismo. A los 27 años había trabajado como reportera nada menos que en Irak, Afganistán y Palestina, abriéndose paso en un universo violento, dominado por los hombres, sin el apoyo de ningún gran medio de comunicación. Se desempeñaba como freelance, con todas las limitaciones en recursos, seguros, infraestructuras, contactos y respaldos que implica esta forma de ejercer el periodismo.

También habíamos criticado al gobierno de Canadá tanto por intentar, con éxito lamentablemente, que el destino de Amanda poco eco tuviera en los medios de comunicación, como su escasa voluntad negociadora. Estas críticas se hicieron más sentidas cuando salieron las primeras noticias de que Amanda estaba sumamente enferma y de que era posible que estuviera sufriendo abusos sexuales de forma sistemática por parte de sus captores

A raíz del post de la semana pasada algunos de vosotros me escribisteis para mostrar vuestra indignación, para preguntar si se podía hacer algo, si existía algún canal ya organizado para presionar al gobierno de Canadá.

Afortunadamente, esto no es más necesario. Medios canadienses comenzaron a dar hace una hora la noticia de la liberación de Amanda y Nigel, que mañana a primera hora volarán hacia Nairobi. Ojalá que el testimonio que den a la prensa sirva para poner voz y rostro a las consecuencias de los errores que se han cometido en la gestión de un secuestro que no debería haber durado 15 meses.

Peleas entre los piratas del Alakrana

Según Mareeg, un conocido portal de noticias de Somalia, los secuestradores del Alakrana protagonizaron una brutal pelea por el dinero del rescate al poco tiempo de haber regresado a tierra.

“Al menos dos piratas somalíes resultaron heridos por arma de fuego durante los enfrentamientos entre ambos bandos”, señala la publicación de Internet, que asegura que los hombres fueron tratados en un hospital de la región de Mudug el mismo día martes.

El espectáculo que dieron algunos de nuestros políticos después de la liberación no resultó mucho más constructivo. Las críticas del PP fueron tan furibundas, desmesuradas y ausentes de matices, como de costumbre. Daba la impresión, como de costumbre, de que lo importante era el botín del desgaste político más que el debate constructivo, insoslayable y necesario en temas tan complejos.

Comparaciones

Nunca defendería la política exterior de este Gobierno – lamentable moral y jurídicamente en relación a Palestina y el Sáhara Occidental -, pero no se puede dejar de resaltar el esfuerzo del Ejecutivo de Zapatero por terminar lo antes posible con el secuestro de los tripulantes del Alakrana.

Escribo estas palabras con el recuerdo de dos compañeros periodistas a los que siempre tenemos presente en este blog. Se trata de Amanda Lindhout, originaria de Canadá, y el australiano Nigel Brennan. Fueron secuestrados en Mogadiscio el 23 de agosto de 2008. Trabajaban de forma independiente.

Como bien subraya Eduardo S. Molano, cuyo blog escrito desde Nairobi os recomiendo, el secuestro de Amanda Lindhout “ya no es utilizado como arma arrojadiza entre oposición y Gobierno, ni ofrece titulares explosivos que estremezcan a la opinión pública”.

El Ejecutivo canadiense escasa atención le dedica pues considera – como sucede en EEUU, Gran Bretaña, Canadá y Australia – que pagar el rescate sería abrir la puerta a nuevos secuestros. No importa que las últimas noticias señalen que Amanda, que tiene 28 años, podría estar embarazada como consecuencia de las violaciones que sufre por parte de sus captores.