Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Mujeres saharauis, lucha y ejemplo

“La sociedad saharaui es matriarcal. Aquí somos las mujeres las que organizamos la vida, las que mantenemos unida a la comunidad”, me dice Maima Mahamud, Secretaria de Estado de Asuntos Sociales y Promoción de la Mujer del Frente Polisario. “Algún día, cuando nuestro país alcance la libertad, las mujeres saharauis podremos ser un ejemplo no sólo para las otras naciones árabes sino para todo el mundo”.

Maima Mahamud era apenas una niña cuando huyó de Dajla junto a su familia en 1975 para ponerse a salvo de la ofensiva marroquí articulada por Hassan II sobre el Sáhara Occidental. A diferencia de buena parte de sus vecinos, partió hacia el sur y recaló en la ciudad mauritana de Zuerat.

En 1978 su madre resultó herida en un ataque y su padre entró en prisión. Una vez más, empujados por el miedo y la desesperación, Maima y sus parientes se vieron obligados a cogerlo todo y salir en busca de refugio. Tras un interminable periplo arribaron al campamento de refugiados de Dajla, en la hamada argelina, como ya lo habían hecho miles de saharauis. “Fueron tiempos muy duros, los niños se morían de hambre, nos encontrábamos en la indigencia más absoluta”, me dice.

Cuando tenía nueve años, en 1982, Maima fue elegida junto a otras 99 niñas para viajar a Cuba. “Estuvimos 24 horas en el aeropuerto de Barajas. Las autoridades españolas nos trataron mal porque no teníamos pasaportes, viajábamos con salvoconductos. No nos dieron de comer”, señala.

Permaneció en la isla caribeña el resto de su infancia y toda la adolescencia, estudiando, preparándose para el futuro, con la idea insoslayable, a pesar de su corta de edad, de que volvería al Sáhara para luchar por la independencia de su pueblo. En poco más de un lustro Maima había experimentado tres veces el trauma del desarraigo: primero rumbo a Mauritania, luego hacia a Argelia y finalmente en Cuba, donde tuvo la posibilidad de regresar para ver a sus padres y hermanos sólo en una ocasión. Una niñez solitaria, marcada por la pérdida de todo asidero. Una vida condicionada por la ocupación marroquí, por el comportamiento inmoral e hipócrita de la comunidad internacional, por esos manejos y estrategias del poder que sin remordimientos se llevan por delante a la gente más postergada y vulnerable.

Desde que se reencontró finalmente con los suyos, en las sórdidas arenas del exilio, Maima comenzó a experimentar una honda preocupación por la situación de la mujer, ya que el 80% de las refugiadas carecía de posibilidades de continuar con los estudios una vez superado el nivel de formación elemental.

Fue por esta razón que creó en 1999 la Escuela de Mujeres de Dajla. Un proyecto piloto que sería replicado en los demás campamentos sahauis. El aspecto exterior del edificio que da vida a la escuela, de paredes descascaradas, erosionadas por el constante azote del siroco, contrasta con la actividad febril que se descubre en su interior, donde más de cien mujeres, de entre 18 y 55 años de edad, reciben formación en talleres de costura, informática, cocina y producción audiovisual.

Lo aprendido por estas mujeres se perpetúa muchas veces a través de pequeños emprendimientos que ponen en marcha con la ayuda de microcréditos, como la única pizzería del campamento de refugiados, a la que me dirijo algunas noches para encontrarme con amigos y que es todo un éxito entre quienes venimos del extranjero al Sáhara.

Quizás sea debido a los innumerables momentos difíciles que ha tenido que superar a lo largo de su vida, pero lo cierto es que Maima, aunque se muestra como una mujer sumamente amable, cálida y sonriente, habla de forma terminante, sin mostrar fisuras en sus ideas y sin hacer compromisos políticos. A sus 33 años parece poco dispuesta a las concesiones innecesarias.

“Tenéis que recordar que nosotros también éramos españoles y que, mientras vosotros habéis progresado en estos treinta años, nosotros nos hemos quedados estancados en la miseria y el olvido”, afirma Maima. “Somos un pueblo noble y bonito que no se merece lo que le pasa”.

Con respecto a la mujer, el eje de su lucha, Maima sostiene que en el Sáhara se ejercita una versión del islam que debería ser tomada como paradigma. “Aquí no hay violencia contra nosotras, al contrario: vivimos en un clima de tolerancia y libertad”.

En el marco del Festival de Cine del Sáhara, que ha tenido lugar a lo largo de la última semana, tuve la oportunidad de ver actuar a otra extraordinaria dama del desierto, la cantante Mariam Hassán, acerca de la cual os escribirá quien realmente sabe sobre estas cuestiones, José Ángel Esteban, compañero de lujo en esta inmersión en el complejo universo del exilio saharaui, tan latente de maravillosas lecciones por aprender, de inspiradores ejemplos de vida, como desgarrador y frustrante…

60 comentarios

  1. Dice ser MARCELA

    Me parece muy interesante la manera como Maima esta procurando algo diferente por su nacion, ya que a pesar de que estuvo lejos de su familia logro realizar sus estudios y lo mas importante que no se olvidó de su pueblo y hoy le lleva todo su conocimiento.Quisiera saber algo mas sobre la religion que ustedes tienen, (el Islam)??Y tambien quiero saber como es la reaccion de los otros pueblos arabes donde la mujer parece no tener derechos en la sociedad??

    08 marzo 2008 | 23:00

  2. Dice ser karla rivera

    hola saludos y apoyo desde Durango, Mexico. soy una persona que queda sorprendida por el gran temple de acero de las mujeres saharauis, esas mujeres que nos dan un ejemplo para el mundo. tenemos que apoyar y luchar por la libertad asi lograremos que tanto ellas como los niños sahrauis crescan y se desarrollen en un medio mas apto para ellos esos niños que nos muestran sus caritas de sueño y libertad eso niños que merecen todo lo que el mundo les tiene para ellos, alegria, libertad, diversion, vida vida y felicidad. por todos ellos y ellas luchemos por su libertad.

    25 marzo 2008 | 03:51

  3. Dice ser Pepe22

    Todo un ejemplo…

    26 marzo 2008 | 12:59

  4. Dice ser maima

    gracias hernan por seguir alli, dandonos informacion ,sobre los lugares invisibles en este mundo,un cordial saludomaima

    19 junio 2008 | 23:45

  5. Dice ser meya ali

    ante todo agradecerte ati HZpor tu solidaridad con todo el mundo y sobre todo con el sahara que tanto la neceitamos ,aver si algun dia podamos tener nuestra patria libre y ser como el resto de las mujeres del mundo. espero se publiquen mas articulos sobre la mujer saharaui que lo merece todo y que es un ejemplo de lucha y de soporte para todas las mujeres del mundo.

    23 junio 2008 | 16:19

  6. Dice ser adsgfh

    y de las mujeres saharuis queee??

    06 noviembre 2008 | 16:53

  7. Dice ser mario

    Estoy muy próximo a hacer un viaje a los campamentos de refugiados y deseo conocer a esta mujer maravillosa Maima.Por favor, Hernán te dejo mi correos electrónico para dialogar contigo, hacerte algunas preguntas, acerca del trabajo que haremos allá.Saludos y felicitaciones.

    16 diciembre 2008 | 12:57

  8. hola soy saharaui lo unico que se es como la mujer saharaui no hay ninguna hermosa , valiente y alegre viva la mujer sahraui

    26 enero 2009 | 10:57

  9. Dice ser Ilbania

    Yo desde mi calida tierra venezolana envío cada minuto de mi existencia pensamientos de libertad, de justicia y de solidaridad con el valeroso y luchador Pueblo Sarahaui y en algún momento de la evolución de nuestro universo y por ende de nuestro planeta, serán compensados de todas las injusticias cometidas, solo por unos pocos y solo por cosas materiales. Nunca debemos perder la esperanza, la arena del Desierto es libre, más lo es el Pueblo Saharaui.Un abrazo fraterno, queridos hermanos.Ilbania Garcíachavezparasiempre@gmail.com

    21 mayo 2009 | 05:43

  10. Dice ser violencia stop

    Lleida, junio del 2009Creamos un grupo de autoayuda llamado Violencia STOP en la ciudad de Lleida , destinado a dar apoyo afectivo emocional a personas maltratadas.La idea es acompañar afectivamente, a toda persona maltratada, de lo demás se ocupa el Estado, y no deseamos sumar esfuerzos, nuestra idea es una estructura simil a Alcohólicos Anónimos.Es decir, los que sufren el acoso moral, padecen de incomprensión, sólo aquellos que pasaron por el mismo drama, saben lo difícil que es dar el primer paso, y lo que cuesta entender que esa persona a quien queremos; es nuestro agresor.El estado brinda apoyo jurídico y atención psicológica, pero no se ocupa de la soledad.Pretendemos acompañar a toda persona maltratada en Violencia Stop.Hoy estamos creando un Comité de honor, formado por personalidades que deseen apoyar nuestro grupo con su nombre y prestigio.Si saben de alguien que quiera apoyar esta causa, os pido ayuda.A quien se interese podemos enviar los estatutos.Necesitamos ayuda, consejos, y experiencia, quien la pueda aportar será bendecido por este grupo de mujeres que quiere salir adelante.Sólo sabemos que ayudando nos ayudaremos!!!!!!!!!!!violenciastop@gmail.com

    06 julio 2009 | 16:14

Los comentarios están cerrados.