La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘nudismo’

Viaja con los cinco sentidos a la isla de Fuerteventura

Te invito a viajar con los cinco sentidos a la isla de Fuerteventura. A catar su paisaje como los buenos viajeros, que no turistas, gustan catar como si de un buen vino se tratara.

Llegué a Fuerteventura desde Burgos como “refugiado climático” hace ya más de 20 años. Cualquiera que conozca el duro clima de esa ciudad castellana y haya estado en Canarias lo entenderá perfectamente. Son ya 20 años de disfrute en esta mi particular Ínsula Barataria.

Fuerteventura es la isla de Canarias más desértica, la más cercana a África. Apenas 100 kilómetros nos separan del desierto del Sáhara. Pero es también un increíble refugio de flora, fauna, cultura y paisaje amenazado. Por esta razón, además de estar protegido más del 43% de su territorio con 13 espacios naturales y la Red Natura 2000, toda la isla y una amplia franja de su mar circundante fue declarada por la Unesco en 2009 Reserva de la Biosfera. Y por si todo esto fuera poco, tiene las mejores playas del Atlántico, abiertas todo el año gracias a su clima maravilloso.

El secreto para su feliz degustación está en conocer esta isla a ritmo insular. Como decimos allí: Al golpito. Poco a poco. Sin prisas ni estrés. Paseándola, paladeándola, disfrutándola como se disfrutan las cosas buenas de la vida. Lee el resto de la entrada »

¿Te escandaliza el nudismo en las playas?

La noticia la conocéis todos. El Ayuntamiento de Cádiz ha aprobado una ordenanza municipal que castiga con multas de entre 100 y 750 euros a las personas que practiquen el naturismo en las playas urbanas. Se supone que bañarse públicamente sin ropa es una inmoralidad, perseguible por la policía.

La normativa municipal no aclara si el topless queda igualmente prohibido, quizá porque a los políticos gaditanos eso de ver tetas les sigue alegrando los ojillos. Tampoco si un niño en porretas será igualmente sancionado “por escándalo público”.

¿Pero a estas alturas escandaliza a alguien el nudismo?

Recuerdo una aldea gallega donde, hace ya muchos años, el párroco y sus feligresas más incondicionales echaron de la playa, con horcas y guadañas, a las mujeres que tomaban el sol sin la parte de arriba al grito de “guarras”.

Por suerte hoy esté tabú está superado en España, aunque no en otros países como en China. Allí lo normal es ver a las féminas tomar el sol con bañador de una pieza sobre el que suelen ponerse además una camiseta. Y en Filipinas te quedas asombrado cuando ves a la gente bañarse vestida, y caminar luego chorreando hasta sus casas, donde pueden cambiarse de ropa con total intimidad.

Está claro que esto del nudismo es algo cultural, aunque no es nuevo. Cuando Miguel de Unamuno estuvo desterrado en Fuerteventura en 1924, fue amonestado por el dueño del hotel en el que se alojaba pues los vecinos le habían visto tomar el sol desnudo sobre la azotea, a lo que el buen profesor respondió:

“Pues que no miren”.

Hoy en esa misma isla canaria donde yo vivo el nudismo se ve con la más absoluta naturalidad. No hay playas exclusivas para bañarse desnudo, sino que cada uno va como quiere. Eso sí, el sentido común te hace evitar las zonas muy concurridas.

La práctica del nudismo es algo natural, agradable, lógico e imparable. Sin embargo, quizá no estamos del todo acostumbrados a practicarlo, y como me reconocía hoy una amiga, algunas veces nos da vergüenza si nos encontramos en la playa con el vecino, el alumno o el compañero de trabajo, y encima ellos van vestidos y nosotros no. ¿No os ocurre eso a vosotros?

La solución sería acotar zonas de la playa para la práctica del naturismo, donde todo el mundo vaya en pelota picada, aunque yo sigo prefiriendo el modelo majorero. Y como diría mi querido Unamuno, si a alguno no le gusta, pues que no mire.