La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

La crisis climática dispara el número de divorcios entre los albatros

Una pareja de albatros de ceja negra.

Una de las aves más fieles a su pareja, los albatros, están dejando de serlo. Y la culpa no la tienen esta vez ni los celos ni la violencia de género, que también la sufren estos pájaros que se suelen jurar amor eterno prácticamente de por vida. La culpable de este aumento de los divorcios es la crisis climática, convertida en la “femme fatale” de esos pobres bichos.

Así lo apunta un reciente estudio publicado la semana pasada en la revista Royal Society de Nueva Zelanda. Los investigadores han descubierto que el cambio climático y el calentamiento de las aguas están detrás del aumento de las tasas de ruptura de pareja de los albatros de ceja negra (Thalassarche melanophrys).


Fieles hasta la muerte… o el calentamiento marino

Estos albatros son aves extraordinarias que fácilmente pueden vivir 50 años. Estrictamente monógamos, después de elegir una pareja, apenas el 1-3% se separaría en busca de otro compañero o compañera. Lo habitual es que permanezcan fieles hasta que la edad o, más frecuentemente, un maldito palangre, ponga fin a su vida y acabe con la pareja.

Pero en los años con temperaturas en el agua del mar inusualmente cálidas, ese promedio ha aumentado constantemente, disparándose los divorcios hasta un 8% de las parejas reproductoras.

La investigación, dirigida por el biólogo Francesco Ventura, de la Universidad de Lisboa, se basa en el estudio detallado de una población salvaje de 15.500 parejas reproductoras en las Islas Malvinas a lo largo de los últimos 15 años. Para las aves marinas, las aguas más cálidas significan menos peces, menos comida y un medio ambiente más severo. Por su culpa sobreviven menos polluelos. Se ven obligadas a pescar más lejos. Y todo eso les provoca un estrés galopante.

Dudas científicas

El estudio es más complejo de lo que parece. Si una pareja no sacaba adelante a su pollo tenían más posibilidades de separarse. Menos comida en la zona podría provocar más fracasos reproductivos. Pero los investigadores se sorprendieron al descubrir que al margen de esta falta de alimentos, las temperaturas más altas del agua estaban teniendo un efecto adicional, aumentando las tasas de divorcio incluso cuando la reproducción era exitosa. “Vemos que todavía hay algo que se nos queda sin explicar”, reconoce Francesco Ventura.

El equipo de Ventura plantea dos posibles hipótesis. Una es que el calentamiento de las aguas obligue a las aves a invertir más tiempo y esfuerzos en la pesca. Si tardan más de la cuenta en regresar a los nidos, sus parejas pueden perder la paciencia y acabar juntándose con alguien nuevo más cercano. Tanta espera les dispararía los niveles de estrés, del que instintivamente culpabilizarían a sus parejas tardonas.

Los albatros se reconocen y aman

Antaño abundantes, en la actualidad muchas poblaciones de albatros están en franco retroceso. Su número está cayendo en picado. Esa disminución se debe a un descenso generalizado de los recursos pesqueros, el calentamiento de los mares y los accidentes en palangres y otras artes de pesca que capturan y matan accidentalmente a miles de estos pájaros.

Las parejas de albatros pasan la mayor parte del año separadas, volando miles de kilómetros por los océanos del hemisferio sur. Cuando llega la temporada de cría, por lo general aparece primero en la colonia el macho, donde prepara el nido a la espera de su hembra de toda la vida.

“Es bastante obvio que se aman”, afirma al diario The New York Times Graeme Elliott, un experto en albatros del Departamento de Conservación de Nueva Zelanda. “Después de haber estado observando albatros durante 30 ó 40 años es posible detectarlo. Hacen todas esas cosas que consideramos importantes, propias de emociones humanas, como saludar a la pareja perdida hace mucho tiempo o amarse. Es maravilloso”.

Artículo de referencia: Francesco Ventura, José Pedro Granadeiro, Paul M. Lukacs, Amanda Kuepfer and Paulo Catry (2021). Environmental variability directly affects the prevalence of divorce in monogamous albatrosses. Proc. R. Soc. B288: 20212112 http://doi.org/10.1098/rspb.2021.2112

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

1 comentario

  1. Dice ser Divorcio Express

    Muy buen artículo, muy entretenido, gracias.

    05 diciembre 2021 | 12:28

Los comentarios están cerrados.