BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Celebremos el Día de la Tierra ¿industrial o ecológica?

 

Cada 22 de abril celebramos el Día de la Tierra. Un año más, las ONG conservacionistas lanzan al aire la gran pregunta: ¿Qué planeta queremos?

Vivimos tiempos de zozobra, y mientras una inmensa mayoría se mueve hacia posturas de consumo desaforado una inmensa minoría propone levantar el pie del acelerador, repensar el futuro y abandonar la actual carrera industrial de las grandes producciones deslocalizadas y los inmensos derroches. Un ejemplo claro es el modelo agroganadero ¿industrial o ecológico?

Amigos de la Tierra, por ejemplo, apoya abiertamente el ecológico, mientras denuncia el daño ambiental y social que provoca la agricultura industrial y desmiente los mitos sobre la producción de alimentos y la lucha contra el hambre. Para este fin, la organización ecologista publica un informe en el que demuestra que la agroecología es la solución para alimentar a las generaciones actuales y próximas.

Amigos de la Tierra asegura que, tras cuatro décadas de pruebas científicas, la agricultura agroecológica es la respuesta más efectiva para combatir los retos ambientales que amenazan al abastecimiento de alimentos: el cambio climático, la erosión del suelo, la escasez de agua o la pérdida de biodiversidad.

Las investigaciones recopiladas en el informe “Cultivando futuro”, desmienten los mitos asociados a la agricultura industrial y demuestran que el hambre no es un problema de producción de alimentos, sino de un acceso desigual a la tierra y otros recursos .

Primer mito: Hace falta más comida. Muchos defienden la necesidad de incrementar la producción de alimentos para dar de comer a la actual población mundial, lo que solo se logrará con la agricultura industrial. Sin embargo, los estudios corroboran que ya se produce comida para alimentar a 10.000 millones de personas, mientras la población mundial es de 7.000 millones. Luego ahora mismo sobra comida.

Segundo mito: La agricultura ecológica no puede alimentar al planeta. Sin embargo, un conjunto de investigaciones cada vez mayor demuestra que la agroecología proporciona más que suficiente comida para alimentar a la creciente población mundial, mejora el suelo, conserva el agua y protege la biodiversidad. Los métodos de cultivo ecológicos crean más resiliencia ecológica al cambio climático que la agricultura industrial. Pero además, según Amigos de la Tierra, la agricultura familiar ya alimenta al mundo produciendo un 80% de los alimentos.

“No  podremos continuar produciendo alimentos en el futuro sin cuidar nuestros suelos, agua y biodiversidad. La agroecología es capaz de alimentar el mundo sin esquilmar estos recursos naturales tan valiosos, por eso es urgente poner freno a la agricultura industrial y promocionar una agricultura respetuosa con el medio ambiente y con nuestra salud”, afirma Blanca Ruibal, responsable de agricultura y alimentación de Amigos de la Tierra.

La agricultura industrial, destacan los conservacionistas, es responsable del 70% de la deforestación en América Latina y uno de los principales motores de cambio climático. Sólo durante el siglo XX se ha perdido el 75% de las variedades cultivadas y actualmente el 20% de las razas ganaderas está en peligro de extinción.

Amigos de la Tierra considera imprescindible eliminar las ayudas a las prácticas agrícolas industriales destructivas e invertir en sistemas diversificados de agricultura ecológica. La actual reforma de la Política Agraria Común es una ocasión que los gobiernos no pueden desperdiciar para reorientar el modelo agrícola hacia la sostenibilidad.

El campo no es una fábrica

Por otro lado, SEO/BirdLife y WWF coordinan en España la campaña europea “Living Land” (Campo Vivo), que pretende crear una alianza de organizaciones y ciudadanos por una PAC ambiental y socialmente justa.

Con el objetivo de lograr un cambio de raíz en la Política Agraria Común (PAC), las dos organizaciones ambientales, con el apoyo de muchas otras ONG y asociaciones, han lanzado una acción online para facilitar la participación de la sociedad en la consulta pública sobre la PAC abierta hasta el 2 de mayo por la Comisión Europea. Con el lema “El campo no es una fábrica”, las ONG quieren denunciar que esta política está invirtiendo gran parte del dinero de los contribuyentes en apoyar una agricultura industrial insostenible, mientras margina a los agricultores y ganaderos que más respetan la naturaleza.

Hasta el 2 de mayo, los ciudadanos y organizaciones interesadas pueden mandar su opinión a la Comisión Europea sobre la política que determina cómo los agricultores y ganaderos gestionan el 80% del territorio europeo y cómo se producen nuestros alimentos: la Política Agraria Común.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

4 comentarios

  1. Dice ser interesante

    Tal vez habría que celebrar el día de los cerebros lùcidos, pero a ver quién se atreve.

    22 abril 2017 | 12:23

  2. Dice ser NostromoADF

    Que el 80% la gente practique una agricultura de subsistencia, quiere decir que con mucho menos tierra se podría producir igual cantidad de comida. Si hiciésemos todos igual lo que habría son hambrunas, porque el otro 20% alimenta a media humanidad. Por eso los productos “ecológicos” que se cultivan en España se venden a los ricos de Europa central a precio de oro. Todo muy sostenible.
    La agricultura consiste en erradicar todo el ecosistema de un área y cultivar solo una planta. Eso de ecológico tiene más bien poco por mucho que quieran etiquetar su agricultura ineficiente como tal.

    22 abril 2017 | 13:22

  3. Dice ser Carlos

    El mito de que la agricultura industrial ahorra superficie cultivable, alimentando al planeta etc…..Buscando “la pela” deforestamos brasil, malasia, etc. mientras en Europa y otros lugares donde producir es más caro tenemos un éxodo rural y tierras abandonadas.
    Producimos cada vez más y cada vez más barato pero los agricultores no tienen margen de beneficio.
    Y cuando la cosecha es buena, no alimentamos a los pobres, toca tirarla para equilibrar los precios, porque al precio que sale no se puede vender.
    No veo yo que la agricultura industrial esté salvando ni las selvas, ni a los agricultores….

    24 abril 2017 | 08:59

  4. Dice ser Tsoob

    El motivo por el que se protege la agricultura y ganadería industriales, es que detrás hay multinacionales. El plan es que toda la alimentación de la Humanidad la produzcan un par (o un sola) de multinacionales, que decidirán, de manera arbitraria, los precios y los productos. Estaremos en sus manos y seremos sus esclavos. La soberanía alimentaria de la Humanidad pasa por seguir produciendo la comida en productoras pequeñas y medianas. Y por extrapolación, también deberíamos hacer lo mismo con todo tipo de producción de bienes de consumo. Aquellos pocos bienes que necesariamente se deban producir en grandes industrias, deberían ser producidos por empresas estatales.

    27 abril 2017 | 13:09

Los comentarios están cerrados.