BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Los gorriones ya no pueden vivir en nuestras ciudades

gorrion comun - ©Jörg Prohaszka

Los biólogos las conocen por el nombre de especies “bioindicadoras“. Aquellas cuya presencia o ausencia nos señalan las condiciones, buenas o malas, de un determinado espacio natural o biotopo. Si el lugar se degrada, declinan unas, las especialistas, y aparecen otras, las oportunistas. Y no pensemos sólo en linces ibéricos o patos malvasía. El gorrión común (Passer domesticus), sin ir más lejos, es un excelente bioindicador de la salud de nuestras ciudades.

La coexistencia con esta popular ave es tan estrecha que cuando un pueblo queda abandonado, junto con vecinos y animales domésticos también desaparecen los gorriones. Tremendo.

Pero últimamente desaparecen sin que tengamos muy clara la razón. Porque como ya sabe todo el mundo, el gorrión se extingue. Incapaz de encontrar nuevos lugares donde prosperar, sus poblaciones están cayendo en barrena por todo el mundo. Según datos de SEO/BidLife, se estima que la población europea de esta especie ha descendido un 63% en los últimos 30 años. Varios millones menos de gurriatos, se dice pronto. Y lo que es malo para el gorrión, es sin duda malo para nosotros.

Si ellos, que nos acompañan desde que hace milenios salimos de las cuevas y empezamos a levantar campamentos permanentes, aldeas, pueblos y grandes urbes, ya no pueden vivir a nuestro lado, ¿qué ocurre entonces con nosotros, igualmente bioindicadores de la insalubridad de los nuevos espacios urbanos?

Los gorriones son un poco como esos canarios que los mineros llevaban antes a la profundidad de la mina dentro de una jaula. Si se moría de repente era aviso de un escape de gas venenoso y tenían que salir corriendo para no acabar pajaritos como el ídem.dibujo_gorrión común macho ©Juan Varela

El caso es que los gorriones se están muriendo y nosotros seguimos aferrados a la ciudad que los mata (a ellos y a nosotros), indiferentes a su jaula vacía. En Londres, Berlín o Amsterdam es ahora más fácil ver un zorro que un gorrión.

Según datos de SEO/BirdLife, en España había unos 165 millones de gorriones en 2006. En solo diez años, la población reproductora de nuestro país se ha reducido en unos ocho millones de ejemplares. La caída es más acusada en la meseta norte y Aragón que en la mitad sur del país.

En el continente europeo el descenso no ha cesado desde la década de 1980 y fue especialmente acusado entre 1970 y 1980. Solo en Reino Unido se perdieron 10 millones de ejemplares en esos diez años. Afectó tanto a poblaciones rurales como urbanas.

Para concienciar sobre su conservación y llamar la atención sobre la (mala) calidad ambiental de nuestras ciudades, SEO/BirdLife ha nombrado Ave del Año 2016 al gorrión común. Y es que cualquier mejora que hagamos en las ciudades para favorecer el regreso de estas avecillas será también en beneficio nuestro. Como señala acertadamente el lema de la ONG conservacionista, si es bueno para el gorrión, es bueno para todos.

Ese es también el mensaje que pretende plasmar el vídeo que acompaña a esta edición de “Ave del Año”, protagonizado y escrito por el humorista gráfico Forges y su hijo y excelente periodista Toño Fraguas. En él, ambos hablan “de gorrión a gorrión”. ¿No lo has visto aún? Pues no te lo pierdas porque al menos la sonrisa está garantizada.

¿Por qué desaparece el gorrión?

El gorrión es un ave sedentaria, por lo que las causas de su declive son muchas y están muy unidas a la calidad de su entorno inmediato.

En el medio rural:

  • Intensificación agraria,
  • Empleo abusivo de plaguicidas.
  • Despoblamiento rural.

En las ciudades:

  • Electromagnetismo generado por la multitud de antenas de teléfonos móviles que nos rodean.
  • Contaminación del aire.
  • Aumento de los depredadores.
  • Competencia de las especies invasoras.
  • Dificultad para encontrar alimento, especialmente en época de cría, cuando los pollos precisan larvas e insectos.
  • Escasez de zonas verdes y de lugares para nidificar: los gorriones suelen instalarse en huecos de edificaciones humanas o de viejas ramas de árbol y, en la actualidad, los edificios de nueva construcción son cada vez menos amigables y todas las ramas viejas de árbol de los parques son retiradas para evitar daños.

Biodiversidad urbana

El gorrión es una de las especies más abundantes y extendidas en medios humanizados. Por eso, su declive debe estar reflejando cambios ambientales que afectarán también a otras especies silvestres, para bien o para mal, y sobre todo a la otra especie más común en medios urbanos: nosotros.

La desaparición de esta ave es paralela a la pérdida de biodiversidad en pueblos y ciudades. Por eso, su distinción como Ave del Año también refuerza los trabajos que SEO/BirdLife realiza desde hace diez años para defender y mejorar la biodiversidad urbana. Así lo explica a través de una nota de prensa la directora ejecutiva de la organización ambiental, Asunción Ruiz:

“No se trata de una cuestión anecdótica: menos biodiversidad urbana significa más contaminación, más emisiones de CO2, menos zonas verdes y, por tanto, entornos menos saludables. No lo olvidemos: la presencia de gorriones es un indicador de la calidad de vida de un entorno. Tenemos que cuidarlos defendiendo la biodiversidad de nuestros municipios. SEO/BirdLife está comprometido a lograrlo”.

Y añade:

“Quienes viven, y vivimos, en las ciudades debemos apostar por incorporar, gestionar y proteger espacios para la biodiversidad. Y como conocer es conservar, de esta manera contribuiremos a que el medio ambiente sea también prioridad para nuestros Gobiernos”.

Por su parte, el presidente del Comité Científico de SEO/BirdLife e investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Mario Díaz, apunta:

“Dependemos en gran medida de la salubridad de pueblos y ciudades para nuestro propio bienestar. Por eso, el declive de una especie que se ha adaptado a vivir en medios urbanos, de modo completamente salvaje, puede indicar disfunciones crónicas del sistema que a la larga pueden perjudicarnos. Las zonas urbanas están aumentado de un modo exponencial en el mundo y suponen retos extremos para los seres vivos. El modo en que estos organismos están respondiendo a estos retos puede servirnos para mejorar nuestra propia capacidad de supervivencia y bienestar”.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

29 comentarios

  1. Dice ser Carlos

    Sin negar el tema de la contaminación, a mí me da que también tienen parte de culpa otras especies de aves. Ahora veo un montón de “loros” y de “urracas” que hace años no había.

    05 Abril 2016 | 09:21

  2. Dice ser matusalen

    Estamos acabando con todas las especies y el gorrión no es una excepción.

    05 Abril 2016 | 09:22

  3. Dice ser con permiso...

    Si ya te digo yo que más de 200.000 pax. por ciudad no mola nada. Las grandes ciudades son un espejismo y no dan calidad de vida. Sobrevives que no es lo mismo. Lo dicen todos los que salen corriendo en cuanto pueden.
    Yo puedo decir que todas las mañanas me cago en los gorriones pero con ganas, más que nada por que es lo han estado haciendo ellos toda la noche encima de mi coche. Unos 25 ò 30 calculo por naranjo a x naranjos la calle….tralalá. Pero ni se me ocurre espantarlos ni matarlos ni nada de nada. Ellos llegaron antes. Lo que si hago de vez en cuando es darle una patada al árbol cuando saco a la perra y salen en bandada despavoridos para volver en tres segundos. jeje, mi pequeña venganza. por último comentar que es una gozada ver el escàndalo que montan al irse a dormir, las conversaciones son eternas y de repente el silencio total.
    Echo de menos las inmensas bandadas de estorninos en cádiz y sobran cotorras.

    05 Abril 2016 | 09:34

  4. Dice ser ayuken

    Si, un montón de urracas y mini-loros verdes… en Madrid por lo menos. Y ni un gorrión.

    05 Abril 2016 | 09:42

  5. Dice ser DSA

    No me extraña que desaparezcan, vivir en grandes ciudades es lo peor que hay para la mente y el bienestar, demasiada mala educación, poca solidaridad, gente que va muy deprisa sin motivo, nublado por los altos edificios del Poder, rodeado de publicidad y luces de neon, superficialidad, enfin….que muchas cosas pero no se sabe vivir que es lo importante, asi que las aves se marcharán o morirán desgraciadamente.

    05 Abril 2016 | 09:53

  6. Dice ser Cuidado

    “Electromagnetismo generado por la multitud de antenas de teléfonos móviles que nos rodean.” Sin quitar nada del resto del artículo, ¿En qué te basas para afirmar que las ondas de radio influyen en los gorriones? En serio, me gustaría leer algún estudio fundamentado en ese sentido.

    05 Abril 2016 | 09:57

  7. Dice ser permiso...

    César Javier podías contarnos algo algún día de las bandadas de estorninos, si quedan y donde .

    05 Abril 2016 | 09:59

  8. Dice ser jimi

    Si fueran esclusivamente antenas..los demas también las padecerian. Mas bien es por especies invasoras, como cotorras, que roban alimento y espacio.

    05 Abril 2016 | 11:17

  9. Dice ser Roberto

    Lo he notado en los últimos años, pero no me extraña. Sin ir más lejos, aquí en Barcelona, el año pasado se detectó en abundancia una plaga de un insecto invasor en los plataneros. Por bien de los ciudadanos, el Ayuntamiento fumigó los plataneros. ¿Qué fué de los gorriones que anidaban? Pues como esto, muchas más cosas que hacen que este simpático ser, vaya desapareciendo. Saludos…

    05 Abril 2016 | 11:17

  10. Dice ser antonio

    ¿Alguien sabe si en Navarra ha disminuido la población de gorriones desde que está autorizado matarlos por considerarlos una plaga?
    Los que son una plaga de verdad son los cazadores, los políticos y los agricultores, ellos si que deberían ser especies cinegéticas.

    05 Abril 2016 | 12:49

  11. Dice ser Marcos

    Vivo en el Barrio de Infante D. Juan Manuel de Murcia, hace 3 años habian cientos de gorriones en el jardin frente a mi casa, aparecieron una pareja de Cernicalos que anidaron frente a mi edificio, estuvieron 2 años y criaron un polluelo, estos Cernicalos acabaron con todos los gorriones.

    05 Abril 2016 | 13:29

  12. Dice ser Carpanta

    Pobres gorriones 🙁

    05 Abril 2016 | 13:37

  13. Dice ser Toño

    Las antenas de telefonía móvil han copado el mercado y ahora es muy difícil luchar por desmantelarlas.
    Hay mas leucemias (infantiles sobretodo);mas linfomas y muchas especies animales como los gorriones se están viendo seriamente afectadas.
    Los animales son el barómetro de una sociedad sana. Si las especies que tradicionalmente convivían con nosotros se ven afectadas y amenazadas es señal de que algo malo estamos haciendo contra la naturaleza y contra nosotros mismos…y pronto lo pagaremos todos.

    05 Abril 2016 | 14:05

  14. Dice ser Javis

    Yo nunca tiro el pan que sobra en casa a la basura.
    Lo corto en trozos pequeñitos y lo echo en el tejadillo de un tendedero para que se lo coman los gorriones. En invierno tengo muchísimo público, ahora que empieza la primavera va bajando, pero siempre hay que ayudar a nuestros pequeños pajaritos.

    05 Abril 2016 | 16:51

  15. Dice ser Carlanchas

    En mi barrio ya no se los ve… y como dice tu artículo debe ser porque estamos haciendo muy mal las cosas. Hace unos años poblaban nuestros árboles y jardines, y les veíamos crecer, desde el pequeño Gurriato al Gorrión, pero eso desgraciadamente se acabó…. Yo pensaba que era por culpa de las urracas, o de esas cotorras argentinas tan chilonas que ahora anidan en nuestros parques, pero veo que son muchos los factores de su desaparición…

    05 Abril 2016 | 17:04

  16. Dice ser Carlanchas

    Y como dice Roberto en un comentario anterior, ahora tenemos muchas plagas de bichillos en los jardines, en Carabanchel tenemos a al Galeruca del Olmo que está acabando con muchos de los árboles, y posiblemente si hubiera más gorriones se los comerían y las plagas serían controladas…

    05 Abril 2016 | 17:06

  17. Dice ser MALTRATADO

    Yo le echo pan todos los días a los gorriones y gorrionas,a los gorrones no.

    05 Abril 2016 | 17:34

  18. Dice ser castanha

    Yo lo he notado desde hace tiempo. El gorrión desaparece… Es un hecho. Me he criado con un corral en el.fo do de mi casa, con palomos y gallinas, por lo que mi relación con este ave es muy estrecha XD
    Yo creo que el problema está en que antes, siempre había algo en el suele para comer. Un trozo pan, resto de bollería, un paquete de gusanitos roto en el suelo… Ahora existe la cultura del todo limpio. A diario pasan loa barrenderos, camiones de limpieza o incluso se limpian las calles.con agua o desinfectante. Eso es bueno para prevenir enfermedades, olores y plagas. El problema es que también nos llevamos por delante este ave, al que siempre he clasificado de “rata con alas” pues se come todo lo que hay en el suelo. Y el gorrión no es el único. Tampoco se ven como antes las aluas, lagartijas, grillos, chicharras o una simple amapola o lirio, sin duda gracias a nuestras funigaciones o herbicidas.
    También sepodia permitir las casas grandes, donde era común tener palomeros o sueltas de pájaros. Hoy en día solo podemos permitirnos pisos y quien tiene casa grande, no tiene tiempo o ganas de criar animales. Los restos de nuestros animales de compañía era una base fundamental de comida para los gorriones y otros animales.
    Nuestro estilo de vida a cambiado y el gorrión no cabe en nuestro nuevo mundo. Una pena…
    Ignoro si el gorrión está protegido por la ley (ojalá que si) pero prometo hacer algo para salvarla. Es lo menos que puedo hacer por este ave y las mil peleas que he tenido con ellos para evitar que se comieran el trigo de mis palomos X)

    05 Abril 2016 | 18:20

  19. Dice ser Rita

    1.Carlos, apoyo tu comentario, la tórtola turca es muy agresiva y prolífica con otras aves.

    06 Abril 2016 | 04:52

  20. Dice ser Rita

    19.Rita rectifica : la tórtola turca es muy prolífica, además de ser agresiva con otras aves.

    06 Abril 2016 | 04:55

  21. Dice ser osvaldo lopez

    dejaremos un desierto,pero no dejaremos el auto.

    06 Abril 2016 | 07:31

  22. Dice ser Jean Luc Picard

    En realidad, y aunque es cierto que el gorrión está desapareciendo, esta siendo sustituido por un “primo” suyo, el carbonero comun., característico por su “careta” blanca.

    Quizás a lo que estemos asistiendo es a una demostración de la evolución de las especies, que no tenga nada que ver con nuestras ciudades, sino simplemente con la sustitución de una especie por la mas evolucionada

    06 Abril 2016 | 08:55

  23. Dice ser Oscar

    La urraca es un superpredador de pequeños pájaros, donde prolifera la urraca las pequeñas aves desaparecen.Nuestra sociedad de cazadores gestionamos un coto de 6000 hectáreas y tenemos permiso para descastar urracas en abril y mayo.Tras dos años descastándolas los pequeños pájaros han vuelto a aumentar, no teneis ni idea de lo que una sobrepoblación de urracas hace en el medio ambiente, he visto comerse los huevos de las nidadas, he visto matar a pequeños pájaros y al contrario cuando las urracas se dejan en un número reducido todas las demás pequeñas aves inclúidas las perdices vuelven a aumentar.
    En los parques de las ciudades las urracas y cotorras están aumentando, eso es el fin de los pajarillos.LA NATURALEZA ES CRUEL Y NO TIENE ENTRAÑAS Y LAS URRACAS ACABAN CON MILLONES DE PAJAROS.

    06 Abril 2016 | 09:55

  24. Dice ser Cristina

    Encima de mi ventana tengo dos niditos de gorriones todos los años…. Y no se me ocurriría quitarlos ni de lejos!

    06 Abril 2016 | 10:25

  25. Dice ser Juan Manuel

    César, me encanta tu blog, y estoy convencido que que haces una labor ejemplar en defensa del Medio Ambiente. Por eso me permito sugerirte que, si no lo has hecho ya en algún momento, hagas referencia a la triste experiencia del gobierno de China en 1958, cuando casi exterminaron los gorriones, al considerarlos una plaga, y al poco tiempo las consecuencias fueron tan dramáticas que tuvieron que reintroducirlos, hasta el punto que que actualmente están protegidos, y su caza fuertemente castigada. Quizá algún político insensible, como los de Navarra, recapacitaran y no permitieran su caza. Además, los responsables de Agricultura, también deberían controlar los abonos, los pesticidas, etc., y no solo por los pobres pájaros, sino por nosotros mismos, que comemos y bebemos auténtica basura. Muchas gracias por tu trabajo.

    07 Abril 2016 | 17:10

  26. Dice ser Silvia

    Yo llevo varios años viendo muchas Urracas en Barcelona y sobre todo muchísimas cotorras, y este año he estado todo el invierno sin ver ni un sólo gorrión, yo le echo la culpa a estas aves pero hay algo que me extraña mucho y es que también he visto pequeñas aves insectívoras y sigo viendo bastantes mirlos y lavanderas.

    07 Abril 2016 | 23:31

  27. Dice ser birdman

    Amantes de los pájaros: pueden facilitarles la vida, y alegrarse ustedes, simplemente poniendoles un pequeño bebedero a su alcance. La tapa de plástico de cualquier bote de café o tarro de mediano tamaño servirá. Ha de ser lo bastante pequeño y estar lo suficientemente escondido para que los pájaros más grandes no acudan.

    A mi balcón viene toda la tropa gorriona puntualmente todos los días del año, y no son pocos los que aprovechan para bañarse, lo que siempre es gracioso de ver. Incluso traen a los pollitos a veces, y los he tenido alimentando a la prole a un palmo escaso de mís cristales. Renovar el agua a diario es poco esfuerzo a cambio de la compañía y de la limpieza de insectos, pulgones e incluso hormigas.

    Otra cosa que los atrae como si fuera Disneylandia es una humilde planta de romero. Aterrizan, se columpian, trepan, juegan, se acicalan, vigilan, sestean, cortejan y discuten encantados sobre ella. 🙂

    08 Abril 2016 | 23:59

  28. Dice ser Pedro Enrique Duffau

    ES POSIBLE QUE EN MUCHAS GRANDES CAPITALES MUNDIALES…SUCEDA ÉSTO;PERO NÓ EN TODO EL MUNDO…EN MI PCIA.CADA VEZ HAY MÁS GORRIONES;ACÁ,LO LLAMAMOS “CACHILOS”.

    11 Abril 2016 | 15:54

  29. Dice ser Rural

    Así que los gorriones desaparecen por la mala calidad de vida de nuestras ciudades y, horror, por las antenas… y resulta que el mayor descenso de población de gorriones se da en Meseta Norte y Aragón, dos de las zonas más despobladas (de humanos) de la península. Pues algo no me cuadra. Pero bueno, el titular queda muy llamativo, sí. La parte mala es que anima a algunos insensatos a incumplir las ordenanzas municipales y el sentido común, dando de comer a animales silvestres. Las palomas estarán muy contentas de que les pongais miguitas…

    14 Abril 2016 | 08:43

Los comentarios están cerrados.