BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Salvados del volcán

En un mundo deshumanizado lleno de malas noticias también hay sitio para las buenas iniciativas. La última nos llega desde Japón. Allí hay una isla amenazada por los volcanes llamada Torishima, y en la zona de mayor peligro de erupciones subsiste la única colonia conocida del muy amenazado albatros colicorto (Phoebastria albatrus), apenas 80 parejas en el mundo. Tratando de evitar una extinción inminente, varias asociaciones conservacionistas japonesas y norteamericanas se han unido para emprender una arriesgada solución: crear una nueva colonia en otro lugar más seguro.

La nueva zona elegida es el islote Mukojima, perteneciente a las islas Bonin. Un territorio no volcánico situado a 350 kilómetros de distancia, gestionado por la metrópolis de Tokio, donde la especie crió hasta 1920.

¿Y cómo se hace para mover una colonia de sitio? Pues trasladando sus pollos a nuevos lugares, que para ellos serán el lugar de nacimiento y a donde se espera volverán a criar dentro de cinco años, una vez alcancen la madurez sexual. Es lo que se conoce por hatching, un engaño científicamente probado en numerosas especies de aves a partir de su fidelidad al lugar de sus primeros vuelos.

De esta manera, una decena de crías de estas formidables aves marinas han sido sacadas esta semana de sus nidos por expertos escaladores y transportadas en helicóptero a su nuevo hogar. Todavía les faltan tres meses de desarrollo para emanciparse, pero desgraciadamente sus padres no les podrán seguir alimentando en tan remoto sitio. En su lugar, un grupo de voluntarios harán de padres adoptivos, encargándose de la difícil tarea de darles de comer diariamente.

¿Tendrán éxito? Todos confiamos en ello, aunque como ha indicado Ben Sullivan, coordinador del programa mundial de aves marinas de BirdLife International, uno de los padrinos de la iniciativa, “aunque su número aumente, incluso una pequeña mortalidad debida al palangre podría obstaculizar su regreso”.

Tiene razón. Igual en el Pacífico que en el Mediterráneo los peligros para la vida natural son demasiados. Por nuestra culpa, auténticos volcanes de dos patas.

4 comentarios

  1. Dice ser Maria

    Quizá funcione y sea por el bien de la especie, pero me da mucha pena que arranquen a esos pollos del nido y de sus padres ¿Han pensado en ellos?

    13 Marzo 2008 | 13:42

  2. Dice ser matapelo

    Estupenda noticia, que les reconcilia, como humanos, con el resto de los animales. De todos modos, curiosa sociedad nipona, que por un lado son capaces de éste esfuerzo, pero por otro, siguen con sus cacerías “científicas” de ballenas y de delfines.Claro, que bien pensado ésta contradicción tambien la tenemos aquí, unos intentado salvar al lince u otras especies, y otros cazando “medallas”, para embalsamarlas o para practicar su “deporte” favorito.Curiosa y rara especie, la humana.Buen día

    13 Marzo 2008 | 13:56

  3. Dice ser Farmacia

    Qué bien, aunque luego la población no se pueda desarrollar sosteniblemente por lo menos volverán a tener esa oportunidad.

    14 Marzo 2008 | 14:03

  4. Dice ser Ayari

    Que alegria leer que aun quedan personas en el mundo con un corazon enorme, es bueno saber que hay personas a las que le interesa el medio ambiente y que se sacrifican para aportar algo a cambio; aunque quizas no deberia llamarle sacrificio por que esas personas lo hacen con gusto

    19 Marzo 2008 | 15:49

Los comentarios están cerrados.