Archivo de enero, 2019

Cuando solo te excita una parte concreta de tu pareja

Se conoce como ‘parcialismo’ y se caracteriza en que la persona que lo practica tan solo siente placer centrando su atención en una parte concreta de su pareja, ya sean los pechos, la manos, los genitales, la espalda, pies, boca, oreja, rodillas…

Parcialismo, cuando solo te excita una parte concreta de tu pareja

Durante la relación sexual necesita estar en contacto con esa parte que tanto le atrae y excita y para llegar al clímax total debe acariciarlo, besarlo, lamerlo o simplemente tocarlo, siendo la condición imprescindible para conseguir un placentero orgasmo.

No está calificado como una de las parafilias más perjudiciales, pero, según donde se encuentre ese punto que erotiza tanto, puede llegar a ser bastante complicado el mantener una relación sexual plena y satisfactoria.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Bengala, la región asiática que dio nombre a un tigre y un tipo de fuego artificial

Cuando alguien menciona la palabra bengala acude de inmediato a nuestra cabeza un tipo de fuego artificial: ese que está prohibido llevar a los partidos de fútbol y también aquellas especies de velitas que chisporrotean chispas, muy comunes en las fiestas infantiles. Pero también puede hacer referencia a cierta especie de felino perteneciente a una subespecie de tigre, muy característico por su gran tamaño, ferocidad y belleza, conocido comúnmente como ‘tigre de bengala’.

Bengala, la región asiática que dio nombre a la especie de un tigre y a un tipo de fuego artificial

Todos ellos reciben el nombre de ‘bengala’ debido a su lugar de procedencia: la región de Bengala, la cual se encuentra actualmente dividida en dos (Bangladesh y un Estado homónimo dentro de la India).

Hasta allí viajó el famoso e incansable aventurero veneciano Marco Polo a finales del siglo XIII, siendo éste quien nombró aquella región como ‘sultanato de Bangala’ en honor a Banga, un jerarca que residía en aquel lugar.

Fue a partir de entonces cuando, a través de los escritos de Marco Polo, a la vuelta de su viaje por Oriente, se dio a conocer el topónimo de aquella región y, como era costumbre en la época, se le otorgaba el nombre del lugar a aquello que se descubría o era desconocido para los visitantes que llegaban por primera vez, como fue el caso de la mencionada especie de tigre y posteriormente, gracias a los marinos que arriban a su famoso puerto, al fuego artificial tan característico que era usado en las celebraciones locales bengalíes.

Hoy en día encontramos que muchas son las cosas que llevan incorporado el apelativo de ‘bengala’ como puede ser un tipo de gato, una insignia o cetro de mando militar, un tipo de tela y una planta de la familia de las palmas de la que se obtiene unas cañas.

 

 

Lee en este blog otros posts con curiosidades del mundo

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons (1) / Wikimedia commons (2)

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

Con esta ya van once las entregas de la serie de post dedicados a traer a este blog un buen número (de docena en docena) de cosas que quizás no sabíais cómo se llamaban en realidad o que, posiblemente, conocías pero con otro nombre distinto.

Espero que la selección de palabras que he hecho en esta ocasión sea de vuestro agrado, al igual que ha ocurrido con las veces anteriores.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

 

Chiquichaque: Nombre con el que es conocido el ruido que se hace con la mandíbula cuando se mastica fuertemente.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

Anaquel: Se trata de la tabla colocada horizontalmente y que se utiliza como estante para colocar, entre otras cosas, libros o figuras.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

Taque: Es el característico ruido que hace la cerradura de una puerta al girar la llave tras haberla cerrado. También se conoce como taque a una determinada forma de llamar a la puerta (por ejemplo tres golpes seguidos con los nudillos).

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

 

Abuhado: Se refiere a aquellos objetos, personas o animales que tienden a hincharse y/o abultarse (por ejemplo un trozo de madera tras mojarse o cuando nos sentimos hinchados tras una copiosa comida). El término proviene de ‘búho’, ya que recuerda a este animal.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

 

Companaje: Aquella comida (especialmente fiambre o embutido) que suele acompañarse con pan.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

 

Jipiar: Gemir y/o cantar con un tono y voz semejante al de un gimoteo o gemido.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

Querulante: La típica persona que presenta querellas y denuncias por cualquier motivo. También se conoce así a aquellos que se dedican a quejarse de todo por cualquier motivo (aunque no tengan razón) ya que lo hacen de forma enfermiza.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

 

Occiso: Hace referencia a aquellas muertes que se han producido de forma violenta.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

 

Meconio: Se conoce con este término al primer excremento que expele un recién nacido.

 

Renuente - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

Renuente: Es aquel que se niega o resiste a realizar alguna cosa. También se conoce con este término al gesto de mover la cabeza de un lado a otro para indicar no.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

Acmé: Se puede utilizar este término para referirse al momento culminante en la vida o carrera profesional de alguien y para indicar cuando una enfermedad está en su peor etapa (mayor intensidad o gravedad).

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [11]

 

Taheño: Hace referencia a las personas pelirrojas.

 

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

Fuentes de las imágenes: pxhere / maxpixel / picryl / mikebaird (Flickr) / airforcemedicine / pixabay / pxhere / clker / Wikiedia commons / giphy / pixabay / Wikimedia commons

¿De dónde surge exclamar ‘¡alegría, alegría!’ cuando se derrama cava en la mesa?

Un gesto muy característico cuando se derrama un poco de cava en la mesa, en un día de celebración, es mojarse las yemas de los dedos en el líquido que se ha vertido fuera de la copa y mientras se exclama la palabra ‘¡alegría, alegría!’ se moja la frente de los presentes (incluso la barriga si hay alguna embarazada presente).

¿De dónde surge exclamar ‘¡alegría, alegría!’ cuando se derrama cava en la mesa?

Esto es algo que es realizado sobre todo por las personas más mayores y se trata de una práctica que lleva realizándose desde hace muchísimo tiempo y que está englobada dentro de las supersticiones más leves.

No existe un momento concreto en la Historia o una anécdota protagonizada por algún personaje que diese comienzo a esta costumbre, pero lo que sí se sabe es que originalmente este ritual de augurio era realizado cuando el líquido vertido era vino y no cava o champán (tal y como lo conocemos hoy en día).

En el antiguo refranero popular podemos encontrarnos con algunos dichos que hablan sobre lo positivo que representaba que se derramara vino sobre la mesa pero, al mismo tiempo y de forma comparativa, nos advertía de la negatividad y mal augurio que suponía si, por el contrario, lo que se había derramado era la sal (te hablé sobre ello, tiempo atrás, en el post ‘¿De dónde surge la superstición que dice que si te dan un salero en la mano tendrás mala suerte?’).

Y es que en realidad ese acto de tocar con las yemas de los dedos el vino derramado para mojar la frente y al mismo tiempo exclamar ‘¡alegría, alegría!’ son dos actos distintos que, con el paso de los años, han acabado confluyendo para realizarse conjuntamente.

Por un lado tenemos una superstición de carácter religioso, debido a la creencia de que el vino era la sangre de Cristo y, por tanto, el hecho de derramarse sobre una mesa se consideraba como una irreverencia, por lo que, aquel a quien se le había caído, procedía a mojarse las yemas para posteriormente persignarse (hacerse la señal de la cruz en la frente) tanto a él como al resto de comensales (en especial a niños y ancianos).

Pero por otro lado nos encontramos con una costumbre surgida paralelamente (entre los no creyentes) que convirtió en sinónimo de abundancia el hecho de derramar vino. Si caía fuera de la copa al ser servido era una analogía de que sobraba y, por tanto, de alegría porque las cosas iban bien en aquel lugar (al contrario de si lo derramado era la sal, considerada como un producto de primera necesidad).

De ahí surgieron varios refranes, con múltiples variantes, como: ‘Verterse el vino es buen sino, derramarse la sal, mala señal’, ‘Verter el vino es bueno; verter la sal, mala señal’, ‘Derramar el vino es buena señal, pero no la sal’, ‘Verterse el vino es buen sino; derramar la sal es mala señal’

¿De dónde surge exclamar ‘¡alegría, alegría!’ cuando se derrama cava en la mesa?

Ambas prácticas (la superstición de santiguarse y la costumbre de exclamar la palabra alegría) se unieron con el tiempo en un solo acto, motivo por el que suele realizarse conjuntamente, aunque ya no se suele hacer la señal de la cruz en la frente, solo mojarla con las yemas.

También influye el hecho de que el cava (o champán) es mucho más fácil derramarse en el momento de ser abierto, además de que su consumo suele realizarse como acto de celebración y alegría.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de las imágenes: torange.biz / gifer

Algunos datos curiosos sobre el tradicional ‘Día de Reyes’

El 6 de enero se conmemora la Epifanía de los Reyes Magos o, dicho de otro modo, es cuando en la liturgia católica  se celebra la presentación de Jesús al pueblo (Dios hecho hombre) y ello conlleva el haber recibido varios presentes entre los que destacaron ‘oro, incienso y mirra’, otorgándole dichos regalos a ‘tres reyes’ que acudieron hasta Belén siguiendo una estrella desde Oriente. No queda claro cuántos eran, en realidad, esos hombres sabios que hasta allí viajaron, debido a que existen antiquísimas crónicas que incluso mencionan a que el grupo de reyes magos lo componían una docena de personas.

Algunos datos curiosos sobre la celebración del Día de Reyes

Los tres regalos que recibió el niño Jesús tenían un significado: según las escrituras que se dan como oficiales (Evangelio de San Mateo) fue Baltasar el encargado de entregar el preciado oro a Jesús, ya que éste era considerado el ‘Rey de Reyes’ y ese presente era el que estaba destinado para los monarcas y altos dignatarios. Por su parte, Gaspar obsequió al Mesías con incienso, pues se trataba del hijo de Dios y a las divinidades se les rendía culto en los altares quemando incienso. Melchor ofreció la mirra por que Jesús era hombre y como tal moriría joven, siendo necesaria esa resina para que su madre (María) pudiese ungir el cuerpo sin vida cuando llegase el momento del deceso.

Debemos tener en cuenta que el 6 de enero también era la fecha en la que, hasta hasta entrados en la Edad Media, se estuvo conmemorando todas las celebraciones alrededor del nacimiento de Jesús, ese día era el del Navidad (que posteriormente fue trasladado al 25 de diciembre), el de la Epifanía de los Reyes Magos y también se recordaba el bautismo de Cristo (actualmente se conmemora el domingo siguiente a la epifanía, cayendo en este 2019 en el 13 de enero).

Cabe destacar que, según fue extendiéndose el catolicismo por todo el planeta y formando parte de las instituciones que gobernaban en las naciones, se fueron sustituyendo las fechas de las fiestas paganas por las religiosas, repartiéndose por todo el calendario anual.

La tradición de celebrar la festividad de los Reyes Magos podemos encontrarla en algunos lugares de Centroeuropa como Bélgica, Austria, Polonia o Alemania (de hecho, en la Catedral de Colonia se exhibe una arqueta que dice contener las reliquias de los Reyes Magos y que fue llevada hasta esta población por el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Federico I de Hohenstaufen, conocido popularmente como Barbarroja).

También en algunos lugares de Francia, Italia y Portugal podemos encontrar que sigue celebrándose así como en la totalidad de España (el país que mantiene una mayor tradición sobre los Reyes Magos). En aquellos países del continente americano en la que hubo una importante presencia española también se realizan diferentes celebraciones en torno a los Reyes Magos (México, Argentina, Uruguay, República Dominicana, Colombia, Venezuela, Paraguay, Puerto Rico o Cuba) e incluso en algunas partes de Filipinas (antigua colonia española) sigue manteniéndose esta tradición.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

 

¿Qué libros debes añadir en tu carta a los Reyes Magos de este año?

Como ya va siendo una tradición, un año más publico un post con mis recomendaciones sobre aquellos libros que estoy convencido que va a ser del agrado de quienes seguís este blog.

¿Qué libros debes añadir en tu carta a los Reyes Magos de este año?

Y es que en esta ocasión he reducido la lista a tan solo tres títulos que creo que son los que no pueden faltar en las estanterías de cualquier persona a la que le apasione las curiosidades, la Historia y la ciencia.

 

“Eso no estaba en mi libro de Historia de la Ciencia” de Eugenio Manuel Fernández

"Eso no estaba en mi libro de Historia de la Ciencia" de Eugenio Manuel FernándezEugenio Manuel Fernández es uno de esos divulgadores polifacéticos que tanto imparte clases como escribe libros de texto, de ciencia para colecciones de importantes grupos editoriales, ofrece unas interesantísimas y muy curiosas charlas o escribe en un par de blogs que os recomiendo encarecidamente (Ciencia en el XXI y Ciencia en blanco y negro).

Su último libro, publicado por la Editorial Almuzara, es una auténtica delicia. En él encontramos, dividido en cinco capítulos, un buen puñado de apasionantes y curiosas historias en la que nos habla de algunos personajes semidesconocidos que han sido héroes, villanos, asesinos, mártires, dementes, paladines y que todos han tenido algo que ver con la ciencia (ya sea a través de descubrimientos o gestas personales).

No os quiero destripar más del libro ya que me reservo publicar una reseña el próximo mes de febrero, coincidiendo con la presentación que Eugenio Manuel Fernández realizará en Barcelona del libro “Eso no estaba en mi libro de Historia de la Ciencia” y de la que tendré el honor de ser su presentador y maestro de ceremonias. Os mantendré debidamente informado a través de este blog y mis redes sociales, pero de momento podéis ir reservando la mañana del sábado 16 de febrero (a las 12:00 del mediodía). El acto se realizará en el Centre Cívic Vil·la Urània (Vía Augusta, 112 de Barcelona).

Si quieres adquirir el libro lo puedes hacer en librerías, Amazon y en la página de Almuzara.

 

“Siempre estuvieron ellas” de Javier Santamarta

“Siempre estuvieron ellas” de Javier SantamartaEn los últimos meses hemos tenido una avalancha de libros dedicados a importantísimas mujeres que a lo largo de la Historia han hecho grandes cosas pero que, lamentablemente, sus gestas no recibieron la misma atención que las realizadas por los hombres. Afortunadamente ya se está corrigiendo ese agravio y muchos son los títulos que nos traen apasionantes historias protagonizadas por unas féminas que merecen ser reconocidas y aparecer en todos los libros de Historia con grandes letras.

Y entre la amalgama de títulos me he decidido por el que acaba de publicar recientemente mi buen amigo Javier Santamarta (politólogo, experto en ayuda humanitaria, geopolítica, Unión Europea y protocolo, además de escritor –ya os hablé de él en la reseña de su anterior libro “Siempre tuvimos héroes”-).

El bueno de Javier, con su didáctica manera de explicar la Historia, nos adentra con el libro “Siempre estuvieron ellas” (publicado por la Editorial Edaf) a trece importantísimas mujeres de la Historia de España que fueron unas avanzadas a su época (en unos tiempos en el que imperó el heteropatriarcado masculino).

Si quieres adquirir el libro lo puedes hacer en librerías, Amazon , Casa del Libro y Fnac

 

“Del mito al laboratorio: La inspiración de la mitología en la ciencia” de Daniel Torregrosa

"Del mito al laboratorio: La inspiración de la mitología en la ciencia" de Daniel TorregrosaMás ciencia e Historia y esta vez con un toque de mitología de la mano de Daniel Torregrosa, otro de esos divulgadores que en los últimos años se ha hecho imprescindible seguirlo en las redes sociales o a través de las publicaciones en su blog “Ese punto azul pálido” (además de haberse convertido en un habitual de algunos medios).

A través del libro “Del mito al laboratorio: La inspiración de la mitología en la ciencia” (publicado por la Ediciones Cálamo), el autor no acerca cincuenta y seis personajes mitológicos de las culturas griega, romana y nórdica, entre otras, cuyos nombres e historias captaron la atención de la comunidad científica. Sin ellos, muchos de los avances científicos y descubrimientos que hoy en día conocemos, no hubiesen podido llevarse a cabo.

Si quieres adquirir el libro lo puedes hacer en librerías, Amazon y en la página de Ediciones Cálamo

 

Para acabar este post (si me lo permitís) quiero hacerlo con un poco de autobombo y recordaros que soy autor de tres entretenidísimos libros titulados “Ya está el listo que todo lo sabe” (6ª edición), “Vuelve el listo que todo lo sabe” (3ª edición) y “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO” (publicado en 2018) y que puedes adquirirlos muy fácilmente a través de mi página de autor en Amazon: https://www.amazon.es/Alfred-López/e/B01M34WWSF/

#LoMásLeído del blog ‘Ya está el listo que todo lo sabe’ durante 2018

Ya estamos en el Día de Año Nuevo de 2019 y, como es habitual al iniciar un nuevo año, es momento de hacer repasó sobre cómo fue el año que nos ha dejado.

#LoMásLeído del blog ‘Ya está el listo que todo lo sabe’ durante 2018

Profesionalmente hablando puedo decir con orgullo y alegría que se ha tratado de uno de los mejores años de mi carrera como divulgador, bloguero y escritor, pudiendo haber colaborado en un gran número de medios, publicado un nuevo libro dedicado a las curiosidades sobre sexualidad (Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO), he podido presentar el libro y dar una cuantas charlas de divulgación en lugares donde me apetecía mucho (Barcelona, Valdepeñas, Sevilla, Málaga, Murcia, Andorra la Vella…) y en cuanto a las estadísticas de este blog debo decir con orgullo que sus números han superado las expectativas, llegando a superar los 8 millones de visitantes únicos en 2018 (8.168.210 visitantes y 15.674.320 de páginas vistas) por lo que el blog, en sus prácticamente 14 años de existencia, roza los 60 millones de lectores únicos a lo largo de todo este tiempo.

En esta entrada también os quiero enlazar cuáles han sido los post más leídos del blog, tanto los que he publicado durante 2018 como aquellos que tienen cierto tiempo pero que siguen recibiendo cada día un gran número de visitas gracias a estar fantásticamente posicionado en los buscadores y ampliamente enlazado por otros blogs y medios.

Por si te perdiste leer alguno, aprovecha la oportunidad que aquí debajo te los enlazo…

Los 10 post publicados en 2018 y que han sido los más leídos:

 

Los 10 post publicados años atrás y que han sido de lo más leídos del blog:

 

Fuente de la imagen: thebluediamondgallery