La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘milana’

La “Milana bonita” va de cráneo

Estos días de invierno resulta casi imposible caminar o conducir en coche por el centro de España sin toparse en algún momento con la silueta grandiosa y acrobática del milano real (Milvus milvus).

Imponente, pausada, la rojiza rapaz de cola ahorquillada sobrevuela nuestros campos a la busca de algún pajarillo atropellado, de alguna carroña de poco pelo, de algún topillo adormecido. Es la auténtica “milana bonita” que inmortalizara como Azarías el mítico Paco Rabal en la famosa versión cinematográfica de la obra de Miguel Delibes Los Santos Inocentes. Pero no se engañen. En esa versión la milana es una pequeña grajilla (Corvus monedula), nada que ver ese córvido con nuestro magnífico milano real.

Los que ahora vemos en España son en su mayoría ejemplares centroeuropeos que pasan con nosotros el invierno lejos del hielo y el hambre de sus países de origen. Su costumbre de juntarse por las noches en dormideros comunales les hace parecer muy abundantes, pero es un error. En realidad cada vez quedan menos.

Los resultados del último censo nacional de milano real invernante realizado por SEO/BirdLife en 2004 muestran una reducción próxima al 50% en tan sólo diez años, situando a la especie en un estado de conservación muy complicado. Este descenso se debe tanto a la disminución de la población de milanos del norte de Europa que pasa el invierno en España, como a la reducción de la población reproductora residente en nuestro país.

La población invernante en España es de unos 30.000 milanos reales frente a los 54.000-62.140 censados en 1994, incluidas las 2.000 parejas sedentarias, las que viven todo el año aquí.

A pesar de ser tremendamente beneficiosos para la agricultura e incluso la caza, venenos, tendidos eléctricos, aerogeneradores y algún que otro cazador desaprensivo están detrás de su extinción. Por eso, cada vez que estos días me cruzo con un milano real lo miro, sabiendo que él me mira con su vista agudísima y le dio las gracias ¿Por qué? Sólo por estar ahí, volando cual cometa, alegrándonos los grises cielos invernales con sus vuelos de trapecista.

¿No os pasa a vosotros lo mismo? Si has visto alguno estos días, cuéntanoslo.

——

Os dejo aquí unas fotos del milano real verdaderamente hermosas, adornadas con la musica del Canon en re mayor de Pachelbel.

Y aunque sólo sea por alusiones, también os incluyo la famosa escena de la “milana bonita” de Los Santos Inocentes. Y recordad, no es un milano, es una grajilla amaestrada 😉