BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘delibes’

Los lobos ya están a menos de 50 kilómetros de la Puerta del Sol

El biólogo Juan Carlos Blanco, uno de los máximos especialistas mundiales en lobo ibérico, no tiene dudas:

“En la región de Madrid hay ahora mismo cuatro manadas de lobo, algunas a menos de 50 kilómetros de la Puerta del Sol”.

Aunque añade:

“Afortunadamente pasa muy desapercibido”.

La recuperación de este animal, asegura, está directamente relacionada con el abandono del campo y la desaparición del mundo rural. Cada vez hay más corzo y jabalí, están aumentando los bosques y los pastos, y el lobo, inteligente y oportunista a partes iguales, ha sabido aprovechar la oportunidad.

No está siendo una reconquista fácil. Juan Carlos Blanco, quien lamenta que no existan censos fiables y periódicos de la especie, calcula que en España puede haber ahora mismo unas 300 manadas lobunas, que con una productividad media de cinco cachorros aportarían unos 1.500 ejemplares nuevos al año. Pueden parecer muchos, pero un número altísimo de ellos mueren sin llegar a adultos, ya sea por enfermedades, peleas pero, especialmente, por culpa directa nuestra: disparados, atropellados, envenenados. Uno de cada tres lobos no llegará a viejo. Es un animal que seguimos odiando. Unos 500 lobos son cazados en España, legal o ilegalmente. Lee el resto de la entrada »

Delibes, un urbano hombre de campo

Miguel Delibes era de Valladolid, urbano, pero se sentía de pueblo, rural. Su pasión pueblerina la derrochaba a raudales en la casona que tenía en Sedano. Allí, en esas agrestes tierras altas burgalesas, nacieron El Nini, el Tío Ratero, Azarías o el señor Cayo. Allí respiraba el escritor toda esa cultura tradicional, todos esos personajes, todo ese paisaje y paisanaje que modelaban su imaginación.

Llegó a Sedano por ser el pueblo donde veraneaba su novia Ángeles [“me enamoré de Sedano al tiempo que de mi mujer”], su adorada Señora de rojo sobre fondo gris. Y allí sigue y seguirá vivo su espíritu campero, sobrevolando los peñascos como esos buitres que tanto le admiraban, serios, sencillos y pausados como él mismo.

Por eso, cuando estaba en Valladolid tenía tanta necesidad de pasear por el Campo Grande, su campo más cercano, desdeñando los excesos de los pavos reales, tan diferentes de sus queridas perdices.

Nunca olvidaré la primera vez en que coincidimos. Fue durante el rodaje en 1996 de Las ratas, dirigida por el burgalés Antonio Giménez-Rico. Estaba muy contrariado:

“Eso son ratones de laboratorio, y lo que el Tío Ratero caza son ratas de agua, que son como conejos de río”.

La noticia de su muerte nos llega dos días antes del aniversario del fallecimiento de Félix Rodríguez de la Fuente, otro apasionado de la naturaleza, otro enamorado de Sedano, de sus buitres y de sus gentes. Ambos defendían que el hombre no es nada sin su entorno natural, sin su paisaje y su cultura tradicional. Ambos amaban las tierras altas burgalesas, se emocionaban con el vuelo agitado de las perdices y estaban sumamente preocupados por nuestro impacto en el medioambiente. Ambos manejaron el castellano como nadie lo ha hecho nunca. Y ambos nos enseñaron algo tan impagable como la necesidad de cuidar nuestro mundo rural, donde se encuentran las raíces de nuestra cultura, de nuestro ser, de nuestra existencia.

Y donde cabemos todos, cazadores y ecologistas, lobos y pastores, bosques y huertas, niños y mayores, si sabemos cultivar nuestras más humanas virtudes: la tolerancia y el respeto.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

La “Milana bonita” va de cráneo

Estos días de invierno resulta casi imposible caminar o conducir en coche por el centro de España sin toparse en algún momento con la silueta grandiosa y acrobática del milano real (Milvus milvus).

Imponente, pausada, la rojiza rapaz de cola ahorquillada sobrevuela nuestros campos a la busca de algún pajarillo atropellado, de alguna carroña de poco pelo, de algún topillo adormecido. Es la auténtica “milana bonita” que inmortalizara como Azarías el mítico Paco Rabal en la famosa versión cinematográfica de la obra de Miguel Delibes Los Santos Inocentes. Pero no se engañen. En esa versión la milana es una pequeña grajilla (Corvus monedula), nada que ver ese córvido con nuestro magnífico milano real.

Los que ahora vemos en España son en su mayoría ejemplares centroeuropeos que pasan con nosotros el invierno lejos del hielo y el hambre de sus países de origen. Su costumbre de juntarse por las noches en dormideros comunales les hace parecer muy abundantes, pero es un error. En realidad cada vez quedan menos.

Los resultados del último censo nacional de milano real invernante realizado por SEO/BirdLife en 2004 muestran una reducción próxima al 50% en tan sólo diez años, situando a la especie en un estado de conservación muy complicado. Este descenso se debe tanto a la disminución de la población de milanos del norte de Europa que pasa el invierno en España, como a la reducción de la población reproductora residente en nuestro país.

La población invernante en España es de unos 30.000 milanos reales frente a los 54.000-62.140 censados en 1994, incluidas las 2.000 parejas sedentarias, las que viven todo el año aquí.

A pesar de ser tremendamente beneficiosos para la agricultura e incluso la caza, venenos, tendidos eléctricos, aerogeneradores y algún que otro cazador desaprensivo están detrás de su extinción. Por eso, cada vez que estos días me cruzo con un milano real lo miro, sabiendo que él me mira con su vista agudísima y le dio las gracias ¿Por qué? Sólo por estar ahí, volando cual cometa, alegrándonos los grises cielos invernales con sus vuelos de trapecista.

¿No os pasa a vosotros lo mismo? Si has visto alguno estos días, cuéntanoslo.

——

Os dejo aquí unas fotos del milano real verdaderamente hermosas, adornadas con la musica del Canon en re mayor de Pachelbel.

Y aunque sólo sea por alusiones, también os incluyo la famosa escena de la “milana bonita” de Los Santos Inocentes. Y recordad, no es un milano, es una grajilla amaestrada 😉

Conoce a los ricos que se relajan cazando

Para olvidar la caída de beneficios, nada mejor que matar unos venados, piensan las grandes fortunas de nuestro país. Y si encima los cotos son de su propiedad, el beneficio es doble, pues la caza mayor sigue dando mucho dinero a quienes la gestionan.

La semana pasada, el periodista Ángel López Maraver publicó en el periódico económico Expansión un muy interesante reportaje sobre quién es quién en el mundo de la caza en España. Se titula ‘Abelló, Cortina, Corsini… Los empresarios controlan los oros de las cacerías‘ y ha provocado una dura polémica en la Red entre partidarios y detractores de este supuesto noble arte.

Nada hay de ilegítimo en forrarse con los grandes latifundios cinegéticos que los propios propietarios disfrutan. De hecho, muchas de estas fincas se han convertido en auténticas reservas naturales de gran importancia para especies en peligro de extinción como el lince o el águila imperial. Pero tampoco debería haber problema en conocer los nombres de esos señoritos con acotados gigantescos donde se codean con lo más granado de este país para, entre tiro y tiro, cerrar grandes alianzas comerciales o políticas. Como dice el periodista, “poder, dinero y tierras van de la mano“.

¿Quienes son ahora mismo los grandes terratenientes de la caza? Seguro que os suenan sus nombres:

Empresarios como Emilio Botín, presidente del Banco Santander, Alberto Alcocer y Alberto Cortina (los populares Albertos), Juan Abelló, el ex presidente de Renfe Miguel Corsini, pero también aristócratas como el duque de Westminster (el mayor propietario de inmuebles del Reino Unido), el marqués de Valdueza o el conde de Finat.

Exclusivas cacerías para gente exclusiva, en grandes fincas cerradas con altas vallas inexpugnables para impedir tanto el escape de futuras piezas abatibles como para garantizar la más absoluta discreción a las ilustres visitas.

Tres son, según este reportaje, las fincas cinegéticas más importantes de España:

La Garganta, en Ciudad Real, patrimonio del duque de Westminster con más de 12.000 hectáreas, es uno de los mayores latifundios de España. En él todos los años se abaten cientos de ejemplares de ciervos, de los que entre 40 a 50 son trofeos medalla de oro (máximo premio otorgado a la calidad de los trofeos de caza mayor)

En casa de Samuel Flores, El Palomar, en Albacete, donde habitan los mejores venados de España, Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, quien mantiene una gran afición a la caza y posee trofeos de gran calidad con récords nacionales e internacionales, ha sido invitado a cazar en multitud de ocasiones habiendo abatido allí, algunos de los mejores ciervos de España. Sin embargo, es Juan Abelló quien posee el récord nacional de dicha especie, cazado en las 3.000 hectáreas de esta finca. El ganadero también es propietario de otros cotos entre los que destaca Los Alarcones.

Concluye el artículo de Expansión señalando las escopetas más célebres de nuestro país, desde políticos, jueces, ministros y los grandes promotores inmobiliarios, hasta cantantes y toreros:

Entre los políticos destaca Manuel Fraga Iribarne, presidente fundador del Partido Popular, gran aficionado a la caza mayor y menor y propietario del cuarto mejor trofeo de gamo matado en España. También mantienen afición a la caza Adolfo Suárez Illana y Francisco Álvarez Cascos, sin olvidar al ex ministro Fernández Bermejo, cuya última montería con el juez Baltasar Garzón provocó su dimisión en la cartera de Justicia.

Grandes asiduos a la actividad cinegética son los toreros Juan Antonio Ruiz Espartaco, Enrique Ponce (muy habitual en El Palomar), Jesús Janeiro Bazán Jesulín de Ubrique o Luís Francisco Esplá. También la practican escritores como Miguel Delibes y los periodistas Carles Francino o Antonio Pérez Henares Chani.

Cazadores menos conocidos son el cantante Patxi Andión, muy involucrado en la Real Federación Española de Caza (RFEC) o la vedette Norma Duval. El empresario abulense Manuel Silvela Silvela, propietario de un sinfín de trofeos de todas las especies de caza mayor europeas, la banquera Gloria March y Enrique Pérez-Castro, director médico de la clínica La Luz de Madrid y propietario de la finca Iniestares en la provincia de Jaén, también aparecen en la lista del Consejo Internacional de la Caza CIC.

Foto: El rey Felipe IV en traje de caza. Cuadro pintado por Velázquez hacia 1632-1633, Museo del Prado, Madrid (Flickr.com). Os pongo esta famosa imagen porque, aunque todas estas celebridades defienden las bondades de la caza, luego se cuidan muy mucho de que se difundan fotografías suyas posando con la escopeta o con las piezas abatidas, supongo que para evitar deteriorar su imagen pública con vicios inconfesables.

Dibujo: El Roto. Como siempre, impecable.