La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘cotos’

Las setas tienen dueño, aunque no lo parezca

boletus_edulis

Por fin ha llovido este otoño. Y por fin hay setas en el campo, un nutritivo hobby cada día más extendido en España. Antes apenas unos pocos salían a buscarlas, siempre centrados en unas pocas especies fácilmente identificables. Pero ahora son miles los aficionados y con un altísimo nivel de conocimiento, que unen al apoyo de guías de identificación excelentes, aplicaciones para los teléfonos móviles, redes sociales y el casi infalible GPS.

Lo sabemos todo de las setas salvo un pequeño detalle: que tienen dueño. Algunas veces la propiedad de ese monte al que acudimos es pública, pero otras es privada. Aunque en todos los casos la recolección de estos frutos, como la de la madera, el corcho, la resina, los piñones, las castañas o la caza, está o debería de estar bien regulada.

Los selvicultores españoles reclaman que se reconozca que las setas tienen dueño, que no es otro que el propietario del monte. Así lo recogen la Ley Básica de Montes y el Código Civil, como trata de hacerlo entender la COSE (Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España). Lee el resto de la entrada »

Los cazadores declaran la guerra a los envenenadores

Muchos de vosotros criticáis a menudo la beligerancia anti-caza de este blog. En mi opinión, es una actividad anacrónica que rechazo y espero desaparezca algún día de nuestro país. Pero hasta que, como los toros, la sociedad no vaya arrinconándola, amantes de la naturaleza sin escopetas y cazadores estamos obligados a aceptarnos. ¿Misión imposible? No tanto.

En los últimos años, el colectivo de los cazadores es cada vez más consciente de su negativo impacto en el medio ambiente. Bien es cierto que son aún una minoría quienes cazan respetando escrupulosamente especies protegidas, cupos y limitaciones, que recogen los cartuchos y se los llevan a un contenedor, no usan municiones de plomo y disfrutan más viendo de cerca una pieza que disparando contra ella. Pero también es verdad que esas personas más sensibilizadas están ocupando poco a poco los puestos directivos de las agrupaciones de cazadores y obligando a todo el colectivo a pasar por el aro de respetar más a las leyes y a la naturaleza.

Las últimas pruebas de este cambio están relacionadas con la lucha contra el veneno. Ellos, que fueron quienes inventaron el método, son ahora sus mayores detractores, conscientes de que no se puede matar moscas (o zorros) a cañonazos. Así, la Asociación de Propietarios Cinegéticos y Conservación del Medio Ambiente (Aproca) ha decidido, ante los últimos hechos de aparición de veneno en diferentes fincas cinegéticas de Castilla-La Mancha, tomar la medida de expulsar de sus filas a todo coto que haya sido condenado por vía penal o sancionado en firme por vía administrativa, por un delito de colocación de venenos en su terreno.

Paralelamente, la Real Federación Española de Caza se ha personado, en calidad de acusación particular, en un procedimiento abierto por presunto uso de cebos envenenados en un coto de la provincia de Ciudad Real. Y ha anunciado que a partir de ahora se personará ante todos los delitos relativos al uso de venenos, pues se declara absolutamente en contra de esta práctica ilegal.

Evidentemente, están cambiando. Y los amantes de la naturaleza debemos alegrarnos por ello.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

Ponen coto a la recogida de setas

Las primeras lluvias del otoño acaban de dar el pistoletazo de salida: es tiempo de setas.

Cada vez hay más aficionados a la recogida de estos sabrosos hongos, pero también cada vez hay más domingueros y más esquilmadores interesados tan sólo en llevarse la mayor cantidad posible para lucrarse con su venta o darse un atracón.

Los aficionados son cuidadosos con el entorno hasta la exquisitez, siempre ataviados con una cesta de mimbre que facilite la dispersión de las esporas, tan sólo armados de un bastón y una afilada navaja para dejar indemne la parte subterránea.

Los “arrancasetas” llevan calderos y bolsas, se meten con sus coches hasta en lo más intrincado del bosque, dan patadas a las especies que no les gustan y sólo piensan en el dinero que van a ganar con ellas.

No es una exageración. Los perretxikales o callanderos, lugares donde se crían los casi invisibles perretxikos (Calocybe gambosa), son cada año más escasos, como le está pasando al mítico boleto (Boletus edulis), el rey de los hongos.

Porque lo cierto es que, entre buenos y malos aficionados hemos acabado por saturar bosques y praderas. Tanto que varias comunidades autónomas como Castilla y León, Navarra o Aragón están favoreciendo la creación de cotos de setas en los mejores sitios, gracias a un sistema de gestión muy parecido al de la caza o la pesca.

La idea no me parece mala. Regular la actual avalancha de seteros en el campo para evitar la sobreexplotación. Como en el Condado de Treviño (Burgos). Cercano a Vitoria y a Bilbao, los aficionados a la micología prácticamente rastrillaban sus montes. Ahora ya no lo hacen. ¿La razón? El precio: cinco euros al día para un máximo de cinco kilos de setas por persona.

De todas formas, el campo es muy grande y de momento hay setas para todos. Pero recuerda. Coge sólo las que conozcas, deja siempre algunas, sé respetuoso con el entorno y disfruta.

¿Hay algo más maravilloso que llegar a casa después de pasar la mañana en el campo y comerse esos frutos de la tierra al calor de una buena compañía?