BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

El cambio climático nos traerá la primavera silenciosa

Amenazadas por la pérdida de hábitat y el uso generalizado de herbicidas e insecticidas en el campo, las currucas, nuestras reinas canoras de los arbustos por excelencia, van a sufrir con dureza (lo están sufriendo ya) los efectos del cambio climático. Y con ellas la mayoría de las aves migratorias.

Inocentes víctimas del desastre ambiental provocado por nuestra especie, el actual desajuste del clima les obligará a alargar sus ya de por sí maratonianas migraciones transaharianas.

Un estudio de varios investigadores británicos publicado en la revista Journal of Biogeography así lo demuestra, tras calcular que esos viajes podrían aumentar hasta 400 kilómetros más. Y para un pajarito de poco más de 10 gramos que debe meterse todas las primaveras entre pecho y pluma hasta 6.000 kilómetros el cambio puede suponer, más que un problema, la muerte, y hasta su extinción en regiones enteras

En un resumen del trabajo difundido por las agencias de noticias Reuters y EFE, Stephen Willis, director del equipo científico, es tajante:

Desde 2071 a 2100 se espera que nueve de las diecisiete especies que hemos estudiado afronten migraciones más largas, particularmente los pájaros que cruzan el desierto del Sahara.

En su opinión, con el previsto aumento de las temperaturas y la modificación de los hábitats, “las aves se enfrentan a su mayor desafío desde la era del Pleistoceno“, hace 2,5 millones de años.

Para colmo de males, este mismo cambio climático está provocando un aumento de las sequías por todo el mundo, que serán cada vez más duras, especialmente en la ya castigadísima región africana del Sahel, donde estos pájaros tienen sus cuarteles de invierno. Un desastre humanitario, pero también ambiental, que estamos empezando a comprobar con el enmudecimiento de los campos.

Ya no canta la curruca en la zarza. Quizá murió de hambre al otro lado del Sáhara, incapaz de alegrar con sus melodías a tantísimos pueblos sedientos. Quizá feneció en un viaje cada vez más largo y duro hacia una Europa donde su silencio es la antesala del desastre, el de una triste primavera silenciosa.

Foto: Flickr

6 comentarios

  1. Dice ser Alex

    muy buen reportaje, el hombre solo utiliza la tecnología para tomar registro de como destruye la vida,miles de satelites en el espacio para retrasmitir los partidos de futbol por todo el mundo para entretener a la gente en su sofa mientras acontece el ocaso de una civilización, el cambio climático sera la nueva religión mundia donde los mismos verdugos del planeta dictaran las normas y esque este mundo no hace falta tecnológia,hace falta psicología para saber que la mayoria vive en un sueño colectivo realmente fuera de la realidad, y esque el mal de hombre es “él mismo”nunca saldra de su dualidad,

    24 abril 2009 | 02:06

  2. Dice ser emf

    Alex, las muy probables y próximas tormentas geomagneticas harán que el hombre cambie su modo de ver las cosas de una manera brutal.Todos los que dependen de la electricidad para sobrevivir moriran…En pocas palabras es volver a la ley de la selva…

    24 abril 2009 | 04:49

  3. Dice ser pocohabilis

    El canto de los pájaros es una de las mejores cosas que tenemos los que vivimos en la ciudad.Nos alegran la existencia, aunque también es cierto que hay poca gente que sepa escucharlos, con tanta prisa y tanto que hacer siempre de un lado para otro.En la pasada semana santa, precisamente gracias a que la ciudad parece “ciudad fantasma”, los que no salimos tuvimos el privilegio de oirlo con más claridad.Es una maravilla que no debemos perder.¡GOBERNANTES DEL MUNDO, PÓNGANSE LAS PILAS QUE ESTO NO ES NINGUNA BROMA!

    24 abril 2009 | 06:41

  4. Dice ser arahu

    mi modesta opinión sobre todo lo relativo al cambio climático es cada vez un poco más dudosa,porque cambio climático qué significa,más calor por ejemplo y paisajes cada vez más desérticos,áridos y demás,pues no lo tengo muy claro y este invierno es una pruebacreo que la naturaleza es tan grande y sabia que ella misma se regula y nos sobrepasa con creces a toda actuación humanacon ello no quiero decir que toda la contaminación del mundo mundial,grandes o pequeñas obreas humanas y demás actuaciones no menoscaben nuestro planeta,pero también creo es normal que queramos vivir cada vez un poco mejor,podernos desplazar lo mejor posible y un largo etc de lo que es el desarrolloen pcas palabras,a lo que me refiero es,elementalmente no soy experto en la materia,quién no nos dice que a lo mejor no puede venir otra época glacial,lo mismo sí aunque ninguno de nosotros la veamos,y por mucho que digan los entendidos y expertos en la materia,los polos seguirán existiendo,y la selva amazónica…….lo que para nosotros es una vida para la naturaleza no deja de ser una décima de segundo

    24 abril 2009 | 09:53

  5. Dice ser triste

    Triste, muy triste artículo.Aunque como dicen más arriba las informaciones que tenemos sobre el cambio climático son bastante contraditorias. No solo porque algunos afirman que existe, mientras que otros lo niegan, sino porque algunos expertos afirman que traerá un aumento de temperaturas, mientras que otros indican que ese aumento será seguido en muy poco tiemmpo por una glaciación.Vamos, que da la impresión de que la comunidad de expertos está dando palos de ciego.Crea aquí tu página web gratis.

    24 abril 2009 | 10:12

  6. Dice ser Lidia N/R

    Y sólo nos hablas de una especie.Aquí en los centros de la península ibérica, si te despiertas a cualquier hora de la noche, los pajaritos (los que sean, que no sé cuáles son) están siempre cantándole a la luz naranja de las farolas. Y durante el día se agarran a los sitios más extraños (porque todavía no entiendo cómo puñetas tengo una cagadilla en el centro del enorme cristal de mi salón, debería haber venido una rarísima y súbita racha de viento y estrellarla mientras caía hacia el suelo). Y el pajarito enjaulado de la vecina ha aprendido a gorgear como una alarma de coche, y aguanta el coleguilla poco más de un minuto emitiendo ese chirrido de continuo (la primera vez que lo oí me asomé a las ventanas de la calle para ver qué diantre de coche hacía ese ruido que se había colado tan cercano hasta dentro de mi casa).Están locos estos pájaros.

    24 abril 2009 | 11:02

Los comentarios están cerrados.