BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

Una vez más, los aliens somos nosotros

Recuerdo una aventura de Tintín en la que Hernández y Fernández viajan por el desierto en un jeep, buscando alguna pista para orientarse. Tras mucho vagar sin rumbo, por fin encuentran dos huellas de ruedas, y deciden seguirlas con la esperanza de que les conducirán a algún lugar habitado. Mientras siguen el rastro, descubren otro par de roderas que se unen a las primeras, y luego otras dos, lo que les convence de que han dado con una ruta muy frecuentada. Hasta que finalmente descubren que han estado conduciendo en círculos, y que son sus propias marcas las que están siguiendo.

Cuando se trata de buscar rastros alienígenas, los humanos somos Hernández y Fernández: seguimos huellas para al final descubrir que nos estamos siguiendo a nosotros mismos. Hace unos días, como conté aquí, el imponente radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico (por cierto, uno de los muchos lugares de interés que hacen de la isla un destino viajero muy recomendable) detectó una señal en el cielo cuyo perfil no cuadraba fácilmente con ningún fenómeno astronómico conocido y que parecía proceder de la estrella Ross 128, a unos 11 años luz de la Tierra.

Imagen del Instituto SETI.

Imagen del Instituto SETI.

El responsable del hallazgo, Abel Méndez, que dirige el Laboratorio de Habitabilidad Planetaria en la Universidad de Puerto Rico en Arecibo, difundió la observación a través del blog de su grupo, citando las tres causas más probables de la señal: una fulguración de la estrella, una emisión de algún otro objeto astronómico que casualmente se encontraba en la misma línea visual que Ross 128, o bien una interferencia de algún satélite terrestre en órbita lejana, ya que los más cercanos a la Tierra pasan por el cielo demasiado aprisa como para emitir una señal sostenida.

Por su parte, Méndez confiaba en que la causa de la señal fuera astronómica, ese gran trofeo deseado por los astrofísicos, y decía tener preparada una Piña Colada para celebrarlo. Pero en su breve informe hacía también un guiño inevitable a la posibilidad de que la emisión fuera de origen alienígena, aunque solo fuese para aclarar que esta explicación se encontraba al final de la lista.

Y por muy al final que estuviera, el guiño ya estaba hecho; de inmediato fue recogido por otros dos equipos de investigadores que no se dedican a buscar nuevos tipos de objetos astronómicos, sino a escuchar el cielo en busca de alguna voz entre las estrellas. El Instituto SETI (siglas en inglés de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) dirigió entonces su Matriz de Telescopios Allen (ATA, en inglés) hacia Ross 128, y lo mismo hizo el grupo SETI de la Universidad de California en Berkeley con el radiotelescopio de Green Bank en Virginia Occidental. Por su parte, Arecibo también repetía sus observaciones.

Los tres grupos han reunido sus datos y han llegado a un veredicto. “Parece claro ahora que las detecciones de Arecibo fueron debidas a transmisiones desde satélites terrestres en órbita geosincrónica”, dice el Instituto SETI en su web. Lo mismo concluyen el grupo de SETI Berkeley en un breve estudio y Méndez en la web de su laboratorio.

La explicación. Dado que una órbita es una caída libre, para un mismo objeto la trayectoria de esa caída y su velocidad están determinadas por la distancia de la órbita a la Tierra. Los satélites en órbita baja (Low Earth Orbit, o LEO), como la Estación Espacial Internacional (a unos 400 kilómetros), pueden verse cruzando el cielo rápidamente. Pero existe una especie de punto mágico llamado órbita geoestacionaria, a unos 36.000 kilómetros de la Tierra, en el que un satélite situado a la altura del ecuador terrestre queda sincronizado con la rotación del planeta, de modo que su posición en el cielo apenas varía. Esta órbita se utiliza sobre todo para satélites meteorológicos y de comunicaciones.

Precisamente la posición de la estrella Ross 128 en el cielo queda a una declinación de casi cero grados, es decir, a la altura del ecuador celeste, así que su situación aparente coincide con los aparatos que circulan en la órbita geoestacionaria. Según Méndez, las extrañas distorsiones observadas en la señal, que le han llevado a bautizarla como señal Weird! (rara), podrían explicarse por la interferencia entre la telemetría de varios de estos satélites.

La explicación de la señal es finalmente la menos interesante de todas las posibles, aunque en el futuro ayudará a interpretar emisiones similares. Por desgracia para Méndez, no se trata de un objeto astronómico, así que su Piña Colada deberá guardarse para otra ocasión. Por desgracia para los grupos SETI, deberán seguir buscando. Por desgracia para los que practicamos el WETI (de “wait”, esperar), deberemos seguir esperando.

No es la primera vez que los humanos hacemos como Hernández y Fernández buscando huellas de otros seres en el desierto del espacio. De hecho, ocurrió en primer lugar el mismo día en que comenzó la búsqueda SETI, el 8 de abril de 1960; en aquel caso la señal procedía de un avión espía U2. Volvió a ocurrir en 1997; era una sonda de la NASA y la ESA llamada SOHO.

El caso más rocambolesco tuvo lugar en 2015, cuando la señal captada por un radiotelescopio australiano demostró ser, en efecto, de origen inteligente: se producía cuando los investigadores abrían la puerta del microondas con el que calentaban la comida, antes de que el aparato se apagara. Sí, en el siglo XXI, un microondas puede ser el mayor signo de vida inteligente en el universo.

Incluso la famosa señal Wow! de 1977, la única que ha aguantado el tipo durante décadas, ha sido recientemente explicada por el paso de dos cometas, si bien no todos los expertos compran esta explicación. ¿Qué nos queda entonces? De momento, nada. Solo la manía de empeñarnos, contra toda evidencia, en que tiene que haber alguien más en el desierto.

8 comentarios

  1. Dice ser proceso mental tras descubrimiento de vida extraterrestre

    Una civilización avanzada capaz de emitir señales al espacio tendría también que pensar lo que puede provocar si es localizada. Vamos a imaginar que descubrimos un planeta habitable. Si continuamos lanzando señales a diestro y siniestro podríamos hallar otra civilización a la que le interesara ese planeta.
    ¿Llegará algún momento en que los humanos dejen de emitir señales al espacio? ¿Estamos seguros de lo que hacemos? Si apenas nos podemos poner de acuerdo con la gente en el nuestro, ¿qué nos hace pensar que seremos del agrado de una especie más desarrollada? En nuestro propio planeta tenemos evidencias clarísimas del uso de la violencia para un interés concreto. La verdad sabemos que tiene muchas aristas, y no es todo lo que hay lo que se sabe.
    Imaginemo sque localizamos un planeta habitable y descubrimos que está habitado por seres más o menos pensantes, que no tiene que ser la inteligencia patente de corso para pensamiento pacífico y tolerante, abierto, sin tabú. O al contrario, que fuéramos nosotros lo que para otra civilización no concordara con sus principios. Siempr emiramos al exterior desde un único punto de vista. Pensamos que somos la panacea, la bondad personificada, la inteligencia en su máximo clímax, y a poco que miremos a las noticias o al modo de ofrecerla, tan variada entre los medios, ya la scosas cambian.
    Imaginemos uan civilización apurada, sabiéndose finiquitada en pocos siglos, que encuentra otro planetita donde prolongar su esencia. Porque somo sasí, prolongadores de l aesencia, sea como sea esa esencia, tira para adelante y venga, a que todo le mundo piense como queremos que piense y crea en lo que creemos, porque si no, ya sabeos lo que pasa. ¿El universo estará limpio de lso defectos qeu aún tenemos? ¿Quién podría firmar eso? ¿Sabemos que nosotros mismos en nuestro planeta nos pondremos algún día de acuerdo en contra de fanatismos y violencias, de abusos de poder, de engaños oficiales, de intereses culturales emocionales, de verdades perversas sostenidas por provecho particular?
    ¿Existe algún protocolo de actuación en caso de que se descubra vida inteligente ajena a nuestro planeta?

    25 julio 2017 | 13:35

  2. Dice ser Julián

    Al señor de la noticia, El SETI cuenta con el patrocinio de la NASA que depende a su vez de la NSA agencia de seguridad americana.

    Un desierto siempre está repleto de vida……

    25 julio 2017 | 14:33

  3. Dice ser a ver si va a ser q ya nos vieron...

    bip bip brrzzz blipblibli frrzzz… oigan? sí, sí? piii ah, sí, miren una cosa, del planeta Lodo les hablamos, aquí en el brazo la Galaxia al lado, que a ver si se dejan de mandar señales de esas para saber si escucahmos, que sí, que escuchamos, pero que se dejen ya de mandar señales que nos estropean las wifi y las demás señales del termostatos frrzzz se nos queman el pan por la mañana friiizzz en ayunas al trabajo piiiiffsszzz… que los del planeta Agua están igual de medio enfadados no voy a decirles más, agüita fresquita q les puede caer a chorrazos frrsskkkiikikiizzzzzzz… que a ver si se dejan ya, SETI? Setivacaer elpelo si siguen fastidiando nuestras ondas, que no hay quien siga Gran Tatarabuelo que llevamso 514 ediciones ya y volver al pasado yastá bien ya un bucle insoportablees coñazo freeeriiigg, sí? sí? fnfrbfrfr… si le decimos la vergdad.. fkefojrifijfiiifiikiiidffzzz… que como lso cojamos.. fifrriiririi,..harazgo yastá bien yaaah frii ppprtttsszzz.. misil termonuclearesdf ffririiitxsssss… acabar asados fiiritt bip bip brrzzzz

    25 julio 2017 | 16:49

  4. Dice ser Profeta

    Una empresa de EE UU implantará chips en empleados voluntarios para agilizar tareas

    Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/3098719/0/chips-empleados-agilizar-tareas-empresa-eeuu/#xtor=AD-15&xts=467263

    La implantación de semejante MIERDA no será entre los hijos de Dios.
    NO SERÁ.
    Tomad nota unos y otros bastardos hijos de la gran perra de esta era.

    El nuevo orden tiránico y satánico no será.
    .

    Amén!

    25 julio 2017 | 17:32

  5. Dice ser Profeta

    PD: Después de la voluntariedad vendrá la obligatoriedad.

    Amén!

    25 julio 2017 | 17:34

  6. Dice ser Profeta

    Apocalipsis.

    La bestia que sube de la tierra

    16Y hace que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les dé una marca en la mano derecha o en la frente,

    17y que nadie pueda comprar ni vender, sino el que tenga la marca: el nombre de la bestia o el número de su nombre.

    18Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, que calcule el número de la bestia, porque el número es el de un hombre, y su número es seiscientos sesenta y seis.

    Apocalipsis 14:11

    Y el humo de su tormento asciende por los siglos de los siglos; y no tienen reposo, ni de día ni de noche, los que adoran a la bestia y a su imagen, y cualquiera que reciba la marca de su nombre.

    Estáis avisados.

    Tened cuidado cuando llegue a este miserable país.

    Amén!

    25 julio 2017 | 18:27

  7. Dice ser se enteran de esto y no nos visitan never

    jo, profeta, como se enteren de lo de la bestia se quedan cagaditos de miedo y se esconden que no van a venir a visitarnos

    26 julio 2017 | 01:12

  8. Dice ser wow

    Parece que hace 3700 años ya había smilies por la Tierra 🙂

    https://www.liveleak.com/view?i=173_1500839543

    26 julio 2017 | 15:42

Los comentarios están cerrados.