BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Sino y compromiso de Médicos Sin Fronteras en Somalia

Todo debate bienintencionado puede llegar a resultar enriquecedor. En especial si no se hace con trazo grueso, ausente de matices y justas discriminaciones.

Hace poco hablábamos de la durísima crítica lanzada por la periodista holandesa Linda Polman a las organizaciones humanitarias. En su libro recién publicado, War Games: the Story of Aid and War in Modern Times, sostiene que la ayuda a las víctimas de los conflictos armados forma parte del problema y no de la solución de los mismos.

Polman tiene el innegable mérito de escribir desde el terreno, lo que hace que su tesis merezca la mayor de las consideraciones. Otra razón para prestarle atención es We Did Nothing, libro dedicado a mostrar los errores de la ONU en las primeras misiones de paz de los años noventa. En especial la pasividad de la administración Clinton, tras el sonoro fracaso en Somalia, frente al genocidio cometido contra tusis y hutus moderados en 1994. Y que concluye con la narración de la matanza en el campo de desplazados de Kibeho, aquella venganza de los tutsis, que como ya sostuvimos aquí en alguna ocasión constituye uno de los relatos de no ficción más contundente de la pasada década.

Una pregunta clave

Se ha criticado que Polman no ofrezca soluciones a los problemas que plantea en su nueva obra. Esta observación la descartamos, pues no forma de la labor del reportero encontrar las fórmulas que pongan fin a determinados conflictos. Lo nuestro es llamar la atención, narrar, describir, y con un poco de fortuna lograr cierto vislumbre de un hipotético diagnóstico. Pero sí se puede decir que War Games: the Story of Aid and War in Modern Times, desde su título mismo, es un libro al que le sobra generalización y falta precisión. Un libro que en su reduccionismo se lleva por delante el esmerado trabajo de muchísima gente.

Pero ante todo, que desdeña con excesiva liviandad lo que es todo un logro moral de la humanidad, erigido con no poco esfuerzo desde tiempos de Henry Dunant: la empatía hacia el sufrimiento de las víctimas de la guerra. En este sentido, una sola pregunta clave: ¿Seríamos capaces de mirar hacia otro lado mientras cientos de miles de refugiados agonizan en las fronteras de Sudán o Somalia por miedo a que parte de esa ayuda pueda beneficiar a señores de la guerra o milicias irregulares?

Ataque islamista

En este blog hemos tenido la oportunidad a lo largo de cuatro años de contemplar de cerca la labor de la organización Médicos Sin Fronteras. Hemos conocido a sus integrantes y proyectos en Congo, Kenia, Uganda y Sudán. Personal sanitario y logistas que realizan un trabajo tedioso por el aislamiento en el mejor escenario, y desesperante y peligroso en el más adverso. Si hay una organización que, en nuestro humilde entender, merece todas las salvedades, toda la prudencia y respeto al analizar su desempeño, esa es justamente MSF.

Quizás uno de los ejemplos más evidente del compromiso de MSF sea su misión en Somalia. Misión que a pesar de los envites de los grupos armados, de la rampante corrupción y de que se trata sin dudas del lugar más peligroso del mundo, al que hoy ni siquiera la prensa extranjera tiene acceso, sigue en pie. Misión que tiene 19 años de antigüedad, que cuenta con más de 1.300 empleados locales en el terreno y un centenar más en Nairobi, y que brinda asistencia primaria y alimentos a los desplazados internos por la guerra, que hoy alcanzan el millón y medio.

Recordemos el secuestro en diciembre de 2007 de una médico española y una enfermera argentina en la ciudad de Bosasso, en la región de Puntlandia, epicentro de la piratería en el golfo de Adén. Recordemos también el asesinato de tres miembros de MSF al sur del país, en Kismayo, bastión de la milicia islamista Al Shabab, en enero de 2008. Tres meses antes MSF había abierto allí un hospital de emergencias que ofrecía entre otros servicios cirugía de emergencia. Una decisión tan arriesgada como necesaria, debido a que Kismayo fue en aquel período uno de los principales campos de batalla entre las tropas etíopes y los integristas, con el consecuente impacto en la población local.

Desplazados sin asistencia

La misión somalí de MSF recibió su último golpe hace apenas unos días, el 5 de mayo, en un hecho que casi no ha tenido repercusión en la prensa nacional y poca o nada en la prensa internacional. Según VOA, milicianos de Hizbul Islam atacaron la clínica Hawa Abdi, situada a 20 kilómetros al sur de Mogadiscio, en la ruta que lleva a la ciudad de Afgoye. Una ruta que desde hace tres años sirve de refugio a 250 mil desplazados que huyeron de la violencia en la capital.

La escasa información disponible resulta confusa. Se habla de un guardia muerto y al menos 20 integrantes del proyecto secuestrados a manos de los islamistas, que siguen parapetados en esta clínica que abrió sus puertas en 2007 y que sólo el año pasado brindó atención médica a 162 mil personas, entre las que se contaron unos 14 mil niños malnutridos.

Foto: Campo desplazados Uganda (HZ)

Bookmark and Share

18 comentarios

  1. Dice ser Rubén

    Gracias Hernán por este blog.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Hernán Zin

    Buena semana a todos… HZ

    10 mayo 2010 | 19:44

  3. Dice ser Maria

    Muy buena reflexión Hernán….pienso como colaboradora de MF que esta organización es honesta y que su objetivo principal es salvar vidas en situaciones precarias y arriesgada.También es cierto que hay tantas fracciones abiertas en guerra, sobre todo en Somalia, donde el ejército de tantos como hay se nutren casi todos de niños que aprenden a odiar y a matar antes que le salgan los dientes.Siempre merece la pena empatizar con los más miserables y desnutridos de la tierra, siempre será mejor guiarse donde el corazón te lleve y muchos de nosostros pensamos que hacemos una labor laica, pero que nadie olvide que hay un fondo de humanidad y solidaridad muy al estilo del cristianismo que nos dejó Jesús.Aún con el riesgo que supone los integrantes de MF siguen con su labor en cualquier país salvando miles de vidas y sobre todo enseñando a los nativos a recurrir a sus pocos recursos para que un día sean autónomos y puedan tener una mínima sanidad e higiene.Estoy orgullosa de gentes altruistas que ayudan como pueden a los seres humanos que sufren.

    10 mayo 2010 | 21:36

  4. Dice ser antonio larrosa

    Sin los médicos sin fronteras la situación de algunos paises seria el doble de terrible.Clica sobre mi nombre

    10 mayo 2010 | 21:47

  5. Dice ser LuzZz

    No he leído el libro de Polman, pero en cualquier caso, y basándome en lo que dice este blog, he de comentar de que estamos hablando de dos cosas distintas: Una es la ayuda por parte de entidades gubernamentales, como pueda ser la ONU, y sus ramas de Unicef e Intermón-Oxfam. Y otra muy distinta es la ayuda de la ciudadanía global, que se une en base a su profesión, como podrían ser Médicos Sin Fronteras, Amnistía Internacional, Greenpeace, Periodistas sin Fronteras, Payasos Sin Fronteras, Psicólogos sin Fronteras, Enfermeros sin Fronteras, Farmacéuticos sin fronteras, Educadores sin fronteras, etc. Así que aquí hay varias formas de gestionar la ayuda, según de dónde provenga.Por ejemplo, la ONU, además de todas sus ONGs, debería de ayudar más como mediadora para evitar guerras e interceder políticamente. Las ONGs de ciudadanos del mundo que se reúnen para ayudar al prójimo, como MSF y otras, es otra movida totalmente distinta, y aunque tiene muchos fallos, muchas irregularidades y le falta más experiencia, medios y conocimientos, que nunca son suficientes, hacen una labor más que respetable, aún sabiendo que no van a recibir nada, sólo quizá la sonrisa de alguien que se alegra de que alguien le ayude (pues nunca han sdo ayudados por nadie, excepto por su familia, y no siempre).Pero está claro que el mundo estaría mejor repartido si el Comercio Justo e potenciara más, y se obligara a los gobiernos atener un sistema judicial justo y a proteger a los civiles en caso de guerra. Pero eso no está en las manos de los que somos ciudadanos de a pie, que sólo podemos reunirnos, crear ONGs y ayudar en la medida que nos lo permitan nuestros conocimientos, nuestros medios, y nuestro tiempo. Y nadie tiene derecho a insultar este trabajo, por ínfimo que sea. Si acaso, lo que debería de hacer esaseñora es atacar a los gobiernos, que son los realmente no hacen nada, y a veces uno se pregunta si aparte de la UNESCO (también salidade la ONU), hay alguna ONG salida de la Naciones Unidas que sirva para algo en cuanto a evitar guerras, intermediar en conflictos y evitar que mueran y se les despoje de toda posiblidad de prosperar a miles de millones de civiles en todo el mundo.Pero a la ciudadanía de a pie no se le puede pedir más, que ya es bastante que arriesguen su vida, o su salud, o sean secuestrados, para llevar apenas un equipo de primeros auxilios, o de alimentos, o potabilizadoras de agua, o lo que sea, para ayudar a un grupo de gente totalmente desamparada y vulnerable.

    10 mayo 2010 | 21:58

  6. Dice ser Pepe22

    LuzZz… lo que estás diciendo no tiene ni pies ni cabeza… Ni Oxfam ni Intermón-Oxfam son agencias de la ONU… creo que HZ deja claro que el libro anterior criticaba a la ONU en sus misiones de paz, cascos azules… y este a las ONG y agencias de la ONU humanitarias… has hecho una ensalada… PP22

    10 mayo 2010 | 22:35

  7. Dice ser stella

    La verdad que en este mundo ya no hay sentimientos…todo es por interes propio.Hay tantos seres humanos millonarios y sin corazon,hay tantos niños con hambre y desprotegidos … sin dignidad,sin conocer lominimo de lo minimo en este mundo que es un pedazo el pan … agua…por que pasa esto? ” EGOISMO” asi de simple,el ser humano es asi “YO” primero .Creo que en la vida todo lo que va vuelve.Hablan de los medicos de frontera !!!,creo que algunos de ellos no deben ni dormir para cumplir con su trabajo,hay muchos intereses en esta vida,monetarios..politicos..sociales,ESO ….no tiene que ver con los niños y el hambre.Gracias desde mi humilde lugar a todos los medicos de frontera que ayudan a esos niños de la miseria humana.

    10 mayo 2010 | 23:02

  8. Dice ser leizpiz

    El problema de estos paises esque siguen pariendo sin conocimiento.Asi nunca saldran de la pobreza.

    10 mayo 2010 | 23:34

  9. Dice ser Caty Gata

    Es admirable la labor que desempeñan los voluntarios en las ONG’s como Medicos Sin Fronteras.Merecen todo mi respeto y apoyo.Miauuuuuuuu(\____/)(=0_0=)(“)___(“)http://www.videosdegatos.eu/

    10 mayo 2010 | 23:42

  10. Dice ser Rafa

    Tampoco soy de los que ha leído el libro de Polman, pero me quedo con la pregunta que nos lanza Hernán: “¿Seríamos capaces de mirar hacia otro lado mientras cientos de miles de refugiados agonizan en las fronteras de Sudán o Somalia por miedo a que parte de esa ayuda pueda beneficiar a señores de la guerra o milicias irregulares?”Yo digo que no, que no sería justo. Pero también me gusta tener presente la crítica que ayuda a construir. Nos puede ayudar a una mayor cooperación y coordinación – que se va haciendo cada vez más necesaria – entre las distintas organizaciones humanitarias que están trabajando en países en conflicto.Aun así, todo mi apoyo, consideración y respeto a aquellos que están trabajando y dejándose la piel haciendo este mundo algo más humano.Rafa de http://atriogentiles.blogspot.com/

    11 mayo 2010 | 08:38

  11. Dice ser aquakiss

    Esas personas que trabajan en Ong´s creen firmamente que estan ayudando a otra gente, pero realmente es para satisfacer sus necesidades emocionales. No sé si es por ignoracia, pero lo que provocan es un efecto contrario al deseado. Primero habría que empezar por regular el crecimiento de la población y lo que estan haciendo es todo lo contrario. Tanto las guerras como las enfermedades surgen por autoregulación de la propia natulareza. Si no hubiera tanta población todo lo demás se reduciria, sufrimientos, guerras, hambrunas etc…

    11 mayo 2010 | 11:13

  12. Dice ser Charly

    MSF es la ONG mas honesta y desinteresada que conozco, gracias a ella salvan sus vidas miles de personas en estado precario por culpa de las guerras y las hambrunas. Soy socio desde hace muchos años, al igual que mis hijos, y me siento orgulloso de serlo. Lástima que no pueda aportar más de lo que aporto.

    11 mayo 2010 | 11:55

  13. Dice ser Raúl

    Yo he sido socio de msf algun tiempo y con una buena cantidad, pero me di de baja por su política favorecedora del aborto. Tambíen era socio de amnistía internacional y me di de baja por el mismo motivo. La verdad ahora no tengo nada claro para qué puede servir una ong, ya que también opino que el problema no se soluciona con unos parches a unos pocos elegidos, sino hacer un control de la natalidad o enseñarles a progresar y ser autosuficientes. Quien deberían tomar cartas en el asunto son los gobiernos, pero los de esos países son los peores de todos, asi que mientras no cambien los dirigentes, esa gente esta jodida.

    11 mayo 2010 | 13:10

  14. Dice ser Raúl

    Quiero añadir que para ser solidario no es necesario ni irse a África, sino preocuparte con lo que te rodea. Ser más amable con tu familia, amigos, vecinos y necesitados. Dejar de apartarse con asco de los marginados y ver que se puede hacer por ellos. La mayor responsabilidad recae sobre los ricos de cada país, ya que si todos los ricos repartieran sus enormes riquezas para hacer albergues, comedores, centros de reinserción, hospitales y crearan trabajos, el mundo sería mucho mejor. El ser humano aún no está preparado para ser así, pero ya va siendo hora de empezar a intentarlo.

    11 mayo 2010 | 13:37

  15. Dice ser Pepe22

    Raúl, lo importante es preocuparse, lejos, cerca: el compromiso. Dar lecciones morales, decir dónde o cómo tiene que hacer la gente las cosas, contradice todo tu mensaje. Tu haz, y deja de juzgar o dar lecciones morales, que ya bastante tienes con tu propia lucha, como la tenemos cada uno de nosotros… hay gente que no puede ver más allá de sus narices, lo que la rodea, hay gente que puede ver más allá, todo suma, todo sirve… PP22

    11 mayo 2010 | 13:44

  16. Dice ser el lanas

    Yo estuve dos meses en Ecuador ayudando, y no me arrepiento nada. Lástima que luego cogiera una enfermedad, y me pase una semana en el hostal sin que nadie se preocupara por mi.NO visites http://osadia-mullets.blogspot.com/ seguramente te diviertas e incluso ganes dinero sólo por navegar por Internet, así que mejor no cliques. Además hoy podrías disfrutar del loco en clase.

    11 mayo 2010 | 15:36

  17. Dice ser classificados

    Para Classificados casasfacil y rapido de inserir

    11 mayo 2010 | 19:14

  18. Dice ser sonrisa radiante

    Respeto por su gran labor.Abrazos:S.R.:PD:estar en el terreno y vivirlo……

    12 mayo 2010 | 20:27

Los comentarios están cerrados.