BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Acabemos con el expolio de los viejos olivos centenarios

Olivo

Cientos de olivos centenarios del sur de Europa, algunos con más de mil años de edad, son cada año arrancados de cuajo y vendidos como adornos para jardines, urbanizaciones, rotondas y campos de golf en países tan lejanos como Estados Unidos o los Emiratos Árabes. Un alto porcentaje no soporta el trasplante y muere por el camino, pero el elevado margen comercial logrado asume con alegría las pérdidas.

Por eso te pido que me ayudes a detener a este expolio. He iniciado una ciberacción en Change.org para solicitar al Parlamento Europeo que se comprometa a proteger estas joyas de nuestro patrimonio, no sólo en España sino en toda la Unión, poniendo así punto y final a tan vergonzoso comercio.

En apenas un mes hemos conseguido casi 150.000 firmas, pero queremos llegar al medio millón ¿Me ayudas a lograrlo?

El negocio de los olivos centenarios va en aumento a pesar de que cada vez quedan menos de estos árboles monumentales en los países del Mediterráneo. Se llegan a pagar fortunas. Un millonario francés gastó 64.000 euros en un olivo milenario arrancado en Portugal, bautizado Domiciano en honor del emperador romano en cuya época nació.

¿Y para qué quiere un millonario un árbol tan viejo y grandioso? Lo has adivinado: para llevárselo a su chalet. O para ponerlo en una rotonda si se trata de un alcalde tontorrón.

Único, irrepetible, ese pedazo de historia es además uno de los seres vivos más viejos del planeta, pero para los caprichosos tan sólo se trata de un objeto de colección/especulación.

El dinero del botín no se repartirá por igual. A sus propietarios les habrán pagado apenas 1.000 euros por cada uno de ellos. El resto son ganancias para los especuladores.

Igual que hace 150 años los ricos norteamericanos venían a España para llevarse por cuatro perras iglesias románicas piedra a piedra, ahora permitimos el mismo expolio con nuestro patrimonio natural.

Gracias a una ley de Patrimonio Arbóreo Monumental, la Comunidad Valenciana prohíbe desde en 2006 el arranque de olivos y otros árboles singulares que tengan más de 350 años o seis metros de perímetro. Para entonces ya habían desaparecido miles, pero los supervivientes son ahora un importante recurso turístico. Y su aceite se vende a precios increíbles.

No ocurre lo mismo en Andalucía, Murcia, Extremadura, Cataluña o Aragón, donde todavía hoy se permite su desarraigo y venta. En Francia y en Italia no está autorizado el arranque pero se acepta la compra de ejemplares provenientes de otros países como España, Portugal, Grecia o Marruecos. Seres milenarios, al carecer de una protección legal son tratados como inertes esculturas o puro mobiliario urbano.

Por suerte no estoy solo en esta batalla. Además de las casi 150.000 firmas obtenidas en un tiempo récord, cuento con el apoyo de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente y de su proyecto LIFE+ BIGTREES4LIFE, cofinanciado por la Unión Europea y la Diputación de Valencia. También con el de la plataforma Change.org y sus excelentes profesionales. Con el de la ONG “Apadrina un olivo“, con quienes muy pronto vamos a poner en marcha una iniciativa que pretendemos se convierta en viral. Y muy especialmente, contamos con el entusiasta apoyo de la directora de cine Iciar Bollaín y todo el equipo de actores, rodaje y producción de su próxima nueva película, no por casualidad titulada El olivo.

El olivo es un largometraje donde se narra la apasionante historia de una joven empeñada en recuperar el árbol milenario de su abuelo, arrancado en el Bajo Maestrazgo de Castellón y colocado como adorno a la entrada de un gran edificio de oficinas en Düsseldorf (Alemania). ¿Os suena la historia? Ese abuelo al que han arrebatado su amado olivo a cambio de un puñado de dinero es pura metáfora de una España a la que el boom inmobiliario nos ha arrancado las raíces y nos ha dejado apenas unas hipotecadas toneladas de estéril hormigón.

Pero conocer el problema no es suficiente. Es preciso detener este expolio intolerable de nuestro patrimonio natural y cultural mediterráneo, de nuestro paisaje.

Por eso pedimos al Parlamento Europeo que apruebe una declaración donde invite a todos los países a proteger los viejos árboles y prohíba tanto el arranque como su comercio. ¿Nos apoyas con tu firma?

Puedes hacerlo cliqueando en este enlace de Change.org

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

8 comentarios

  1. Dice ser Incognitousban

    Solo os acordais de estos olivos para protestar.
    Y seguro que el DUEÑO de los olivos los vendera contento. Ni de coña firmo para quitarle al dueño de estos olivos la libertad de poder hacer lo que quiera con ellos.

    15 Diciembre 2015 | 08:51

  2. Dice ser asd

    Pues no me parece tan grave…con la de problemas que hay en el mundo de verdad…a veces a los ecologistas se os va de madre. Digamos que estos olivos ya ancianos se llevan a otro sitio donde los van a cuidar y algunos estaran a la vista como si fueran una escultura..y a cambio va a entrar dinero en el pais, por mi perfecto. La pena es que alguno muera por el camino…pero dudo que sea la norma.
    Por otra parte, sacar aceite de olivo centenario y venderlo como si fuera oro me parece una estafa, aunque lo respeto..
    Por cierto el que quiera ver olivos impresionantes que vaya a mallorca, yo soy extremeño y aqui tenemos muchos olivos pero lo que hay alli son monstruos

    15 Diciembre 2015 | 09:51

  3. Dice ser Sideris

    Nah, ni caso. Dice que la campaña cuenta con el apoyo de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente y de su proyecto LIFE+ BIGTREES4LIFE, cofinanciado por la Unión Europea y la Diputación de Valencia. Claro, como que ESTE SUJETO ES EL PRESIDENTE DE ESA FUNDACION. A ver que piensa la familia de Félix, la UE y la Diputación Valenciana de esto.

    Por lo demás mas de lo mismo, mucha palabrería pero ni un duro ni un gramo de dedicación a la protección mas allá de escribir detrás de un teclado, retuitear chorradas o presentarse desesperadamente a hacerse la foto en todo acto promovido particualrmente en aras de la protección. Intentar apropiarse de bienes privados y ajenos por la jeta agitando las conciencias de los bienpensantes. Que asco. Que pruebe a aparecer por Quintanar de la Sierra a empadronarse para que vea lo que le dicen. Siglos cuidando robledales comunales para que ahora aparezca un urbanita de estos a chupar del bote. Lo corren a gorrazos rápido.

    Que penita mi isla de Herbania que tenga que aguantar a elementos así en su territorio, mal Iruene te coma.

    15 Diciembre 2015 | 11:29

  4. Dice ser Carmela

    Qué barbaridad, monumentos tan valiosos tratados como mercadería pura y dura. Creo sinceramente que la humanidad está sobrevalorada, como si el resto de seres vivos no mereciera ser respetado. Así nos va. Cuando hayan acabado con todo, cuando el expolio sea definitivo, se van a comer el dinero.

    “El que piensa que el dinero lo puede todo, hace cualquier cosa por dinero”

    15 Diciembre 2015 | 11:38

  5. Dice ser jose luis

    No soy ecologista que digamos , pero si se que un arbol es vida y gracias al reino vegetal el aire que respiramos es algo mas limpio.
    Si se coge una piedra de cualquier monumento de mas de 200 años, es delito
    en el caso de los arboles centerarios deberia haber leyes que los protejan

    15 Diciembre 2015 | 20:58

  6. Dice ser Vicente

    Bueno… no siempre es así. A veces los olivareros se ven obligados a cambiar de cultivo en sus tierras porque dejan de ser rentables (olivar de montaña, poco o nada mecanizable, laboreo y recogida ruinosos a base de jornales, olivos centenarios poco productivos) y no tienen más salida que arrancar sus olivos para destinar su minifundio a otra labor… y entonces a esos nobles árboles les dan la oportunidad de seguir viviendo aunque sea en el jardín de un pudiente o en la rotonda de una carretera. Creo que este es mejor destino que acabar en la vulgar chimenea de alguien que no los siente y los trata sin el menor signo de cariño, y encima reporta al pequeño agricultor un ingreso extra por su venta bien cotizada. Las cosas casi siempre son relativas, según como se mire. Recurriendo al símil que alguien del foro ha usado: Estos olivos arrancados de su terruño pasan a tener una segunda y larga vejez dorada en lugar de morir tristemente convertidos en leña pasto del fuego y convertidos en cenizas.
    Es cierto que otras veces los arrancan sin piedad y sin otro motivo que el puramente especulativo, y así si es verdad que dan pena, mucha pena…
    Saludos cordiales a todos.

    16 Diciembre 2015 | 00:43

  7. Dice ser José Luis

    Me parece una iniciativa más propagandística que operativa esto de pedir al Parlamento Europeo una declaración para invitar a los países a la protección de nuestros viejos olivos. Lo que habría es que instar directamente a nuestras Administraciones a que lo hagan, no solo con la prohibición de su arranque, sino con medidas de fomento que hagan valorar a los propios propietarios el tesoro que tienen entre manos e impulsen iniciativas de desarrollo, culturales y turísticas entorno a estos árboles monumentales.

    16 Diciembre 2015 | 08:08

  8. Dice ser m.alberta

    me encanta,quealguien se preocupede estas cosas tan basicas para nuestra supervivencia en este planeta tan maltratado por desaprensivos.los arboles son de todos no de los propietarios de una finca.

    21 Diciembre 2015 | 21:25

Los comentarios están cerrados.