BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Lluvia de cigüeñas en Madrid… comiendo basura

Lo de que “Por San Blas la cigüeña verás” hace mucho que ya no se cumple. Un cada vez más elevado número patilargas blanquinegras llevan varias décadas prefiriendo pasar el crudo invierno en España antes de afrontar los crecientes peligros de su natural migración más allá del desierto del Sáhara, 8.000 kilómetros de incierto viaje de ida y vuelta para una estancia en Malí o en el río Níger de apenas tres meses.

¿No tendrán frío, con la que está cayendo estos días? En absoluto, pues su confortable abrigo de plumas les garantiza un perfecto aislante térmico. En realidad se iban empujadas por el hambre y ahora les sobra comida, pero no piensen en idílicas praderas repletas de batracios. Sobreviven gracias a nuestra abundante y nutritiva basura.

La semana pasada, durante un censo de aves en el Parque Regional del Sureste (Madrid), los ornitólogos se llevaron una sorpresa. Atardecía y un bando inmenso de 3.000 cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) llegaba a sus dormideros habituales de invierno. Una auténtica lluvia de cigüeñas en una época en la que no debería verse ninguna.

Junto con ellas, decenas de miles de gaviotas, un número mayor al que se puede observar en muchas localidades marineras, se encaminaban hacia los lagos artificiales de las antiguas graveras del Jarama.

Toda esta impropia volatería provenía del vertedero de Vademingómez, en el sureste de la capital madrileña, el mayor basurero de España, donde las aves se afanan por encontrar algo comestible entre bolsas de plástico y desechos de todo tipo, pordioseros de una sociedad opulenta.

Es la nueva naturaleza salvaje. Especies oportunistas que logran prosperar en el mismo ambiente hostil que a otras muchas provoca su extinción. Para ellas no tiene nada de artificial esta manera de sobrevivir. Lo antinatural somos nosotros.

Sobre estas líneas, cigüeñas en el vertedero de Valdemingómez, con el paisaje urbano de la ciudad de Madrid al fondo.

7 comentarios

  1. Dice ser Alex

    Una noticia así sin comentarios (salvo la excepción) refleja una vez más lo que somos como civilización, democracia o como quieran llamarlo, pues mientras exista una sociedad el hombre no sera libre, pues nacimos en una sociedad egoista, que nos hace luchar contra el progimo para ser mejores que ellos sin darnos cuenta que por este principio ya no existe hombre o civilización libre pues este lucha contra su progimo para arrebatar algo para lo que todos nacimos y es la libertad, la libertad de decidir y pensar, Somos más inteligentes que los animales pero para la destrucción de todas y nuestra propia especie es la única huella real de la raza humana fuera de las películas de waltDisney, el bueno, el malo, el sol ,la noche, todos somos responsables delo que nos viene encima, mientras la sociedad predica una forma de vida destructiva pues la mayoria de la gente tiene ese egoismo interno que en conjunto nos lleva a un desastre, claramente el cambio esta en cada uno.Miles de años luchando, peleando ,corrompiendo para que?Para destruir la tierra y hacer de sus exclavos y mundo feliz? Los que quieran se dirijan hacia 1984 y gran hermano los vigilará, mientras otros seremos libres de espíritu pues el miedo se lo dejé al reino de las sombras

    05 Diciembre 2008 | 02:18

  2. QUE ASCO, PERO SI LAS ALIMENTAwww.comielotrodia.wordpress.com

    05 Diciembre 2008 | 08:36

  3. Dice ser Juan Prieto

    La presencia de cigüeñas en otoño en Madrid comenzó el los primeros 90, por lo que no me parece correcta la expresión: “hace décadas”. Serían 15-17 años, no más.

    05 Diciembre 2008 | 15:01

  4. Dice ser elprimoderajoy

    El otro dia vi un documental de albatros en las islas Hawai… lo mismo, morian de hambre porque se comian montañas de basura que llegaban del mar y se les llenaba la tripa de basura (mecheros, pelotas de golf, cepillos de dientes… increible) y no tenian sitio para la comida en el estomago, con lo que morian de inanición… cuando los cuerpos se descomponian podia verse toda la basura en los estomagos… tristisimo….Eso sin contar los que quedaban atrapados entre la basura, alambres, plasticos, incluso uno con una percha de plastico enganchada en el cuello que no dejaba de intentar quitarsela sin conseguirlo…Lo antinatural somos nosotros… (bien dicho Cesar)Un saludo!

    05 Diciembre 2008 | 19:22

  5. Dice ser Sílver

    Es lo que tiene la “sociedad del bienestar”.Estamos que lo tiramos y claro, unos vienen, y otros, los que tendrían que irse, pues ya no se van y prefieren unos residuos fríos, eso sí muy delicatessen. Que por algo tenemos algunos de los mejores chefs del mundo.¡La que está liando Zapatero!.

    05 Diciembre 2008 | 21:15

  6. Dice ser Sílver

    Se me olvidó comentaros una cosa: ayer se presentó en Madrid la extraordinaria Enciclopedia de las Aves de España, obra de SEO/BirdLife que podéis disfrutar en http://www.enciclopediadelasaves.es.Eso sí, en el apartado de “Dónde ver Aves” no esperéis encontraros el vertedero de Valdemingómez.

    05 Diciembre 2008 | 21:45

  7. Dice ser julia

    el tema siempre interesante y preocuante buen enfoque del articulo energia solar

    31 Enero 2009 | 03:07

Los comentarios están cerrados.