Entradas etiquetadas como ‘ungüento’

El curioso origen de llamar ‘pomada’ a algunas cremas

El curioso origen de llamar ‘pomada’ a algunas cremas

Conocemos como pomada al ungüento que se aplica por razones medicinales o cosméticas, pero no a todas esas sustancias se las llama por ese nombre ya que el mismo estaba reservado para aquellas que llevaban alguna fruta que les proporcionase un mejor aroma.

Y es que desde la antigüedad se ha creado todo tipo de cremas y las mismas estaban compuestas de todo tipo de productos, muchos de ellos dándole un desagradable olor.

Ese fue el motivo por el que se empezó a añadir trozos de frutas para hacerlas más agradable al olfato, derivando dicho ungüento en el nombre ‘pomada’ (cuyo significado era ‘afrutada’).

Pomada proviene del término en latín ‘pomum’, la palabra con la que antiguamente se designaba a aquellas frutas que tenían pepitas. De ahí pasó a llamar a esa sustancia grasa pomata en italiano o pommade en francés.

En muchos idiomas se utilizó el vocablo pomum (y sus derivados) para llamar a una fruta concreta: la manzana (en italiano pomo, en francés pomme o en catalán poma, por dar tres ejemplos).

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Cuál es el origen de la expresión ‘No hay tu tía’?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘No hay tu tía’?

La expresión ‘No hay tu tía’ es utilizada coloquialmente para referirse que no hay remedio respecto a alguna cosa e incluso se llega a utilizar para decir que no hay manera de que ocurra algo o es imposible: «Estoy desesperado, no hay tu tía de que me haga caso».

En realidad la frase es una derivación errónea de la original «no hay atutía». La atutía era el resto de óxido de cinc que quedaba adherido en las paredes de los hornos tras la fundición del latón (aleación de cobre y cinc).

Siguiendo la receta de la antigua medicina árabe, de donde procede la palabra (attutíyya), se preparaba un ungüento medicinal realizado con este hollín de óxido de cinc y que era utilizado para curar todo tipo de enfermedades, sobre todo oculares.

Con el transcurrir de los siglos la palabra perdió la primera letra, quedando en «tutía» y así es como debería escribirse la famosa expresión: «No hay tutía».

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuente de la imagen: godecookery