Los precarios son siempre precarios, y los piratas son siempre piratas

Unos días atrás saltó a las redes sociales el comentario de una bloguera y, al parecer, hostelera, que defendía la práctica de los cocineros de incluir en sus equipos aprendices jóvenes sin remuneración; o sea, lo que siempre hemos conocido como precarios, ya que no puede llamarse becario a quien no tiene ninguna beca.

La bloguera en cuestión provocaba además las chuflas de los usuarios al comenzar su artículo aludiendo a lo “guapísimo” que le parece un cocinero concreto. Y en efecto, esto invita a dejar de leer o a no tomarse el resto en serio, como ocurriría con cualquier columna que arrancara refiriéndose al “guapísimo Joe Biden” (de joven lo era) o a la “guapísima Inés Arrimadas” (en cuyo caso, además, al autor le lloverían acusaciones de machismo).

En la opinión que vengo a plantear, vaya por delante un conflicto de intereses, cuyo protagonista es mi paladar. Confieso que la naturaleza no me ha dotado de un paladar exquisito. No soy capaz de apreciar los matices del roble ni aunque me coma el propio roble, ni los aromas del perfume que llevaba el bodeguero cuando embotelló el vino. Y esto, que muchos considerarían una desgracia, en cambio lo contemplo como una suerte, ya que nunca gastaré nada del dinero que a todos nos cuenta tanto conseguir en una cena en un restaurante con estrellas Michelín, porque no sabría apreciarlo; eso que me ahorro. Me gusta comer, pero la gastronomía no me interesa gran cosa.

Pero traigo hoy este asunto por un motivo: de precarios sabemos mucho en el mundo de la ciencia. Esta supuesta polémica sobre los aprendices sin paga, que incluso deberían dejarse abusar por tener la suerte de trabajar a los pies de una divinidad olímpica, es algo que hemos vivido durante décadas en la ciencia, antes de que la cocina adquiriera el estatus de culto posmoderno que hoy tiene para muchos. Y sin pretender desmerecer el trabajo de nadie, que todos son muy dignos, espero que pueda permitirse que algunos valoremos mucho más la ciencia que la cocina, y que por lo tanto no apoyemos en áreas menos importantes lo que no apoyamos en otras más importantes. Al menos de la ciencia puede decirse que está salvando vidas todos los días, y ahora está sacando al mundo de una pandemia. Y lo siento si ofendo a alguien o peco de arrogancia, que sí, que ya lo sé, pero sigue pareciéndome más meritorio y admirable crear una vacuna que salva vidas que cocinar una espuma de nabo.

Marcha por la Ciencia, abril de 2017, en Madrid. Imagen de LLN 1 / Wikipedia.

Marcha por la Ciencia, abril de 2017, en Madrid. Imagen de LLN 1 / Wikipedia.

Lo digo, además, porque sé en carne propia lo que es trabajar sin cobrar, como muchos otros de mi generación: durante tres años, desde 3º hasta 5º de carrera de biología, pasé sucesivamente por la Unidad de Citología e Histología de la Universidad Autónoma de Madrid, el laboratorio de bacterias termófilas del Centro de Biología Molecular, la Unidad de Inmunología del Hospital de la Princesa y el laboratorio de inmunología del Centro de Investigaciones Biológicas. Todo ello sin percibir un duro (por entonces aún había duros).

Sí, lo acepté porque quería aprender, como era habitual entonces. Y por entonces pensaba que era un peaje que los de mi generación debíamos pagar porque así era como se hacían las cosas entonces, pero que aquello debería cambiar tarde o temprano para que pudieran percibir una remuneración también esos insignificantes aprendices de científicos, que luego resultan no ser tan insignificantes cuando comienzan a aportar ideas, y a quienes además se encargan todas esas tareas rutinarias y sucias que otros prefieren evitar aunque cobren por hacerlas.

Incluso cuando ya terminábamos la carrera y teníamos la suerte de echarle el lazo a una beca de verdad, de las de cobrar una cantidad más simbólica que otra cosa, no teníamos ese lujo llamado alta en la Seguridad Social; nos cubría un seguro privado asociado a la beca. Durante los cuatro o cinco años de tesis, no cotizábamos ni un duro.

En el mundo de la ciencia, muchas cosas han cambiado desde entonces. Hoy, al menos teóricamente, los becarios cotizan. Y aunque posiblemente continúe la costumbre de las prácticas sin remuneración para los aún no licenciados, que confieso desconocerlo, el hecho de que aún existan irregularidades no justifica en absoluto que deban seguir existiendo. Es un resto del pasado a abolir. Y quien opine lo contrario se ha saltado una parte fundamental de la historia de la humanidad, esa en la que se impuso, por ejemplo, conceder a los trabajadores uno o dos días de descanso a la semana. Y sí, también entonces se quejaban de que esto ralentizaba la producción y se encarecían los productos. Pero qué se le iba a hacer.

Por no hablar de quien pretende justificar semejantes ignominias con argumentos de tan poca profundidad mental como que acusar a los explotadores de explotadores es algo recurrente y casposo, solo por el hecho de que se haya hablado mucho de ello. Este es uno de los grandes males dialécticos de la era de las redes sociales: si no te gusta una crítica, deja que hablen; una vez que se haya hablado mucho de ello, ya puedes descalificar el debate limitándote a decir que es rancio, recurrente y casposo, sin necesidad de aportar argumentos que apoyen tu (inapoyable) postura.

Y por no hablar tampoco de lo imbécil que resulta que en este nuevo culto posmoderno a la cocina, desde que los cocineros ascendieron a chefs, a los precarios se les haya ascendido también con un título en francés para que puedan exhibirlo a sus amigos y familiares y así presumir de ser stagiers de un chef, mejor si además es guapísimo. ¿Y encima pretenden cobrar por todo esto?

Al menos en la ciencia nadie llama a los precarios y becarios otra cosa que precarios y becarios. Y estos, a su vez, no llaman a sus jefes con otro título ni de otro modo que María, Pedro o Lola, aunque todos ellos tengan al menos el título de doctor. Los llamados stagiers son simplemente precarios. Y ustedes, quienes los explotan, unos piratas esnobs y petulantes, guapísimos o no.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.