Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

#StopPseudociencias: nada que celebrar, mucho que lamentar y perseguir

Termina una semana que se ha cerrado con el triste colofón de la campaña #StopPseudociencias en Twitter, una iniciativa que sus organizadores planificaron con una duración de 12 horas el pasado jueves y que la comunidad tuitera prolongó espontáneamente durante todo el día de ayer viernes. Hoy sábado aún continúan goteando incesantemente los tuits bajo este hashtag.

Pero he dicho “triste” colofón. Y es que, pese al enorme éxito de visibilidad en Twitter –y en varios medios que se hicieron eco–, esto no puede ni mucho menos considerarse una celebración o una victoria. No es el Día de la Bicicleta, o ni siquiera el del Orgullo (aunque este último también tenga un potente ingrediente de denuncia de las fobias contra las minorías sexuales). Un día de #StopPseudociencias no es una ocasión festiva, no hay carrozas, ni verbenas, ni bailes. No se trata de una comunidad de escépticos resentidos echándose a las calles de internet para reivindicar sus opiniones o su visión del mundo, como algunos aún parecen interpretar.

Homeopatía. Imagen de MaxPixel.

Homeopatía. Imagen de MaxPixel.

Para explicar la diferencia, valgan algunos ejemplos. Durante el curso de la campaña hemos conocido un caso expuesto por Joaquim Bosch-Barrera, oncólogo del Institut Català d’Oncologia y profesor de la Universidad de Girona. Bosch-Barrera contó cómo, durante una guardia en Urgencias el pasado diciembre, atendió a una mujer que llegó con un pecho “totalmente putrefacto” por un cáncer de mama que se estaba tratando con pseudoterapias, probablemente homeopatía. La paciente había rechazado el tratamiento médico por indicación de su curandero. Cuando Bosch-Barrera vio el espeluznante estado del pecho, en carne viva, con necrosis y una infección abierta y sangrante, le preguntó a la paciente:

–¿Y tu terapeuta alternativo, qué te dice de esto?

–Dice que si sale fuera de la piel es bueno, porque significa que se está oxigenando.

La mujer falleció hace dos semanas, según contaba ayer el oncólogo. El caso se difundió extensamente en Twitter (aún hoy se está haciendo) y varios medios lo recogieron (como aquí y aquí). Ante la enorme resonancia del caso, Bosch-Barrera decidió retirar la impactante fotografía por respeto a la paciente y su familia (no se le veía el rostro, pero sí el catastrófico estado de su pecho), aunque aún aparece en Twitter y en los medios.

También durante la campaña se han recordado otros muchos casos, como el de otra mujer que había tratado de combatir su cáncer de mama con ayurveda, ingesta de orina y ese preparado ilegal de lejía llamado MMS. O el caso, también muy divulgado en su día, de Mario Rodríguez, el estudiante de físicas que murió tras rechazar el tratamiento médico de su leucemia y ponerse en manos de un curandero. O el del bebé envenenado por el plomo de una pulsera homeopática que sus padres le daban a morder como remedio contra el dolor de la dentición.

También hemos sabido de individuos que pretenden curar el autismo, o de sujetos que culpan a los propios pacientes de sus enfermedades por sus “conflictos emocionales” y que recomiendan a los enfermos que imaginen a un animal devorando su cáncer. Y de canciones sanadoras, curación por imposición de manos, cristales o flores. Y se nos ha recordado que toda esta mojiganga no es inocua, sino que los pacientes que siguen terapias alternativas además de su tratamiento médico duplican su riesgo de muerte.

Un curioso cartel contra la homeopatía en la isla de Antigua. Imagen de David Stanley / Flickr / CC.

Un curioso cartel contra la homeopatía en la isla de Antigua. Imagen de David Stanley / Flickr / CC.

Frente a todo esto, en Twitter han aparecido reacciones diversas. Los más nihilistas y misántropos hablan de darwinismo, de dejar que las personas que se dejan atrapar por estas pseudoterapias eliminen sus propios genes del pool humano, alegando que legislar contra ello es paternalista y que se trata de una cuestión de libre elección. Es tanto como culpar al paciente de su suerte, al timado de dejarse timar, al allanado de no haber instalado una alarma en su casa, al atracado de caminar de noche por lugares oscuros o a la violada de no haberse resistido lo suficiente o de llevar minifalda. Legislar contra el abuso, el engaño y la agresión no es paternalismo, sino la obligación de los gobernantes de proteger a sus gobernados, y es nuestro derecho exigir que se nos proteja.

El argumento nihilista se apoya también en la abundancia de información que hoy existe para quien libremente quiera buscarla y asimilarla. Pero mercachifles, timadores y vendedores de humo sin escrúpulos se están lucrando a costa no tanto de la superstición o la ignorancia, sino sobre todo de la desesperación. Como ya he explicado aquí anteriormente, los estudios muestran que las personas que caen víctimas de las pseudoterapias no tienen estadísticamente un nivel educativo inferior a la media de la población, y ni siquiera un menor interés por la ciencia. Sin embargo, en muchos casos sí están desesperadas.

Los mecanismos por los cuales las pseudociencias triunfan entre la población mejor educada y formada de la historia, y por los cuales parte de esa población cree en su eficacia, reciben nombres como sesgo cognitivo, ilusión causal, ilusión de control o confusión entre causalidad y correlación, y todo esto es algo que no se arregla solo con información y divulgación. Con motivo de la campaña en Twitter, la psicóloga de la Universidad de Deusto Helena Matute nos lo ha recordado rescatando este artículo que recomiendo y del que cito unos párrafos:

El ejemplo clásico son las antiguas danzas de la lluvia. Cuando nuestros antepasados no sabían cómo producir lluvia se dedicaban a inventar métodos para lograrlo. Y alguien descubrió la danza de la lluvia. Lo curioso es que solía coincidir. Si un día bailaban, normalmente llovía el día siguiente, y si no el siguiente, o a lo sumo quizá hubiera que repetir el ritual al cabo de unas semanas, pero al final llovía. Así es, más o menos, como funciona nuestro sistema de asignación de causas a efectos. El primer día coincide por puro azar el evento deseado con algo que acabamos de hacer. Por tanto, repetimos esa conducta y antes o después volverá a coincidir, por lo que la asociación (ilusoria) entre nuestra conducta y el resultado esperado se irá fortaleciendo.

Así es como funcionan también muchas pseudociencias. Alguien nos comenta que determinado medicamento alternativo le ha curado. Lo probamos y nos funciona. Pero no nos damos cuenta de que cuando decimos “me funciona”, si solo tenemos un caso, dos, unos pocos, no es fiable. Lo único que podemos decir es: “ha coincidido”. Eso no es causalidad.

Para saber si A causa B debemos conocer con qué frecuencia ocurre B cada vez que ocurre A, pero también con qué frecuencia ocurre B cuando no ocurre A. Cuando un supuesto medicamento no acaba de ser reconocido oficialmente como medicamento, es porque no acaba de demostrar que la probabilidad de curarnos cuando tomamos ese medicamento sea mayor que la probabilidad de curarnos cuando lo que tomamos es un placebo. Un placebo es un producto inocuo (por ejemplo, una pastilla de sacarina), pero si nos lo dan de forma que parezca un medicamento efectivo (por el envase, el tamaño, el precio, y otra serie de factores que hacen que aumente la percepción de eficacia), y si además nos lo recomienda alguien en quien confiamos, tiene un efecto beneficioso, ante dolencias leves, y a menudo reduce también el dolor. Este efecto es psicológico, es real y está bien comprobado. También funciona con animales y con bebés. Un producto que no demuestre ser mejor que el placebo no puede ser reconocido como medicamento. Pero a menudo nos los venden en farmacias. La ley lo permite.

En este sesgo cognitivo a menudo tiene mucho que ver el rechazo al establishment médico y a la industria farmacéutica. Curiosamente, he podido comprobar que a menudo quienes repiten ese eslogan del capitalismo atroz y los abusos de las farmacéuticas no solo no son capaces de citar un solo caso concreto de corrupción o escándalo protagonizado por estas empresas, sino que, sin internet a mano, ni siquiera son capaces de citar correctamente el nombre de dos o tres compañías farmacéuticas.

Por supuesto que el abuso y la corrupción existen en la industria farmacéutica. Como en la telefonía móvil, la construcción, los hipermercados o los automóviles. Pero no parece que las ventas de coches en general hayan disminuido tras el escándalo de las emisiones (en el caso de las farmacéuticas, se repercuten los casos individuales en todo el sector). El comportamiento de una industria no anula la validez de sus productos. Ni el hecho real de que son los únicos que curan. En el fondo, e incluso con los casos reales en la mano, el argumento de la Big Pharma no es una razón motivadora, sino una justificación para tratar de disfrazar de racionalidad un sesgo cognitivo.

En resumen y como subraya Matute en su artículo, además de educar, informar y divulgar, también hay que legislar. No es paternalismo, sino protección de la población contra un abuso que en el peor de los casos mata, y en el mejor despoja a los afectados de su dinero sin ofrecerles ningún beneficio a cambio.

Por todo lo anterior, no hay nada que celebrar. Salvo quizás, un detalle. Mientras lamentablemente gobiernos como el catalán se dedican a hacer stage diving sobre los practicantes de las pseudociencias, los nuevos responsables de Ciencia (Pedro Duque) y de Sanidad (Carmen Montón) del gobierno del Estado se han sumado a la campaña #StopPseudociencias, pronunciándose explícitamente en contra de estos peligrosos abusos. Lo celebraremos cuando consigan, si es que lo consiguen, superar la oposición que van a encontrar entre sus propias filas para que estas posturas individuales se conviertan en leyes y políticas de Estado.

29 comentarios

  1. Dice ser Rompecercas

    Ejemplos de tratamientos médicos “científicos” desatrosos para los pacientes habría millones con resultados iguales o peores a los del tumor oxigenado. Pero de esos casos no se van a poner ejemplos porque al que manda, al poder oficial, es más difícil cuestionar.

    El problema no es poner en cuestión a las pseudociencias, el problema es no mostrar también las carencias de la medicina oficial, que no tiene la infalibilidad que se le presupone, además de ser más peligrosa hoy por hoy por hegemónica. Me temo que la medicina oficial mata mucho más.

    22 julio 2018 | 06:08

  2. Dice ser aengor

    Ya tenemos el primer comentario como un ejemplo de todo lo expuesto en el artículo.

    22 julio 2018 | 08:58

  3. Dice ser CABRONAZO

    A VER subnormales oficialistas de mierda , vivis en una puta granja humana en la q utilizas como negocio el cuerpo d los animales para vuestros experimentos científicos de la farmaFIA. No curáis enfermedades ni os interesa hacerlo, solo recetais parches.

    La mejor cura no es ni la homeopatía ni tampoco las pastilla d la mafiaceutica. ES EL PUTO AYUNO y DIETA VEGETARIANA. AYUNO d 20 dias Y FORMATEIS TODO EL CUERPO.
    Pero claro, os han adoctrinado con el q ser humano es omnivoro y tiene que matar animales. Pedazo CIENCIA. Sois escoria y os merecéis el peor d los sufrimientos. EL VERDADERO CONOCIMIENTO se logra por CIENCIA INFUSA subnormales, como hacen los yoguis en meditación, el SÁNSCRITO idioma perfecto.
    El pseudocientífico q es el cientifico oficial busca la verdad en el exterior, inventandose una JERGA para analizar la MATERIA del videojuego en el q nos encontramos. LA VERDAD nunca estuvo en el exterior. la VERDAD esta en el INTERIOR.

    Las pseudociencias están de MODA así q os JODÉIS, no hay mayores asesinos que los CIENTÍFICOS q se han cargado medio mundo con sus inventos d mierda, entre guerras, deforestacion , etc . Y toda esta tecnología q hoy tenemos es producto de GUERRAS Y MATANZAS.

    ALE Q OS DEN. Q VIVIS en una granja humana controlada por reptiles metamórficos. Los seres humanos más evolucionados los hemos visto. A los cuales etiquetais de Trastornados. Yoguis, ascetas, druidas, esquizoides, esquizofrénicos, aspergers, autistas . Gente q no se traga vuestra PROGRAMACIÓN reptiliana q ha destruido el AMOR y ha glorificado la FORNICACIÓN .

    Sois unos putos animales d rebaño y renacereis en un puto matadero d mierda , toda vuestra vida ha sido puro cautiverio d stos seres reptiles, es el puto karma de hacer lo mismo con los animales q utilizais en vuestros negocios.

    22 julio 2018 | 09:44

  4. Dice ser Munch

    Y el tercer comentario le supera con creces.

    22 julio 2018 | 11:34

  5. Dice ser David

    Apuesto a que todo aquel a quien las pseudociencias atrae, no ha tocado un libro de ciencia en su vida.

    El primer comentario no sabe ni de lo que habla.

    El tercer comentario directamente vio Matrix y se creyó el cuento.

    Desde luego, que lo que hay que leer un domingo por la mañana, macho…

    22 julio 2018 | 11:56

  6. Dice ser .

    No nos has hablado de como los psicofármacos no curan a nadie y destrozan las mentes de sus pacientes, debes de ser muy objetivo y tal.

    22 julio 2018 | 14:03

  7. Dice ser Rompecercas

    Aengor, aunque tu no lo entiendas, la verdadera actitud científica es la crítica sitemática y no la prepotencia infinita que destilas.

    A ver, todavía no has demostrado que sea mentira que hay muchísimos tratamientos médicos desastrosos, y muchos tambien que para empezar equivocan hasta el dignóstico. Mucha gente ha sufrido esto, y lo pagan, ya lo creo que lo pagan, ¿o es mentira?

    22 julio 2018 | 16:39

  8. Dice ser Yo

    Hay que ver la cantidad de “científicos” que hay aquí que a cualquiera que cuestiona los dogmas oficiales de la medicina lo crucifican. Debe ser que la medicina alopática es infalible y jamás se equivoca.

    Pues por si los foreros aengor, munch y david, no lo saben, en EEUU las negligencias médicas son la primera causa de mortalidad por encima de infartos, cáncer, accidentes, etc.

    Pero hay más. En la UE, las reacciones adversas a medicamentos son la quinta causa de muerte (lo podéis buscar en prensa). Y eso sin contar las muertes por negligencia médica.

    heraldo.es/noticias/suplementos/salud/2015/09/16/las_reacciones_adversas_medicamentos_quinta_causa_muerte_hospitalaria_ue_514230_1381024.html

    De verdad, Yanes, das mucha pena. No eres más que un vocero propagandístico que vas de científico cuando una de las primeras características de la ciencia es el pensamiento crítico constante. Si un enunciado científico no está sujeto a permanente revisión se convierte en dogma, y no se diferencia en nada de la creencia en una fe determinada, en el dogmatismo ideológico político, etc.

    22 julio 2018 | 17:25

  9. Dice ser zet1

    Las notas de Yanes son más patéticas, pone que: “Curiosamente, he podido comprobar que a menudo quienes repiten ese eslogan del capitalismo atroz y los abusos de las farmacéuticas no solo no son capaces de citar un solo caso concreto de corrupción o escándalo protagonizado por estas empresas, sino que, sin internet a mano, ni siquiera son capaces de citar correctamente el nombre de dos o tres compañías farmacéuticas.” y luego niega su afirmación con que después de todo sí hay corrupción: “Por supuesto que el abuso y la corrupción existen en la industria farmacéutica. Como en la telefonía móvil, la construcción, los hipermercados o los automóvile”. A parte del ad-hominem barato, Yanes es tan torpe que ni siquiera se le ocurre mirar un poco en las notica que el vende: http://www.publico.es/economia/pfizer-pagara-millones-sobornos.html

    22 julio 2018 | 18:10

  10. Dice ser zet1

    David afirma: “Apuesto a que todo aquel a quien las pseudociencias atrae, no ha tocado un libro de ciencia en su vida.” Y yo apuesto a que tú no has tocado ni un libro de metodología, porque para poner “pseudociencias” a todo vas alegremente por la vida sin saber qué es. Si me respondes trata de mencionar los pasos del “método científico” y vemos si a todas las que llamas “pseudociencias” lo incumplen. Gracias.

    22 julio 2018 | 18:12

  11. Dice ser zet1

    Aparte de embustero, Yanes es mentiroso: “O el del bebé envenenado por el plomo de una pulsera homeopática que sus padres le daban a morder como remedio contra el dolor de la dentición.” ¿Ese brazalete que no era homeópatico? ¿no habías quedado en que la homeopatía eran diluciones? ¿si cualquier empresa homeopático ya lo consideras tal?

    “sino que los pacientes que siguen terapias alternativas además de su tratamiento médico duplican su riesgo de muerte.” Pues qué raro, el estudio no afirma eso, pone que de hecho después de la corrección estadística no hubo diferencia en la tasa de mortalidad entre quienes usaron CAM de quienes no la usaron. A ver si Javier Salsas aprender a leer un estudio.

    22 julio 2018 | 18:25

  12. Dice ser aengor

    Hace no tantos años, encerraban a gente en un psiquiatrico y con camisa de fuerza por menos de lo del tarado del comentario 3.

    22 julio 2018 | 21:19

  13. Dice ser Rompecercas

    “Yo”….algunas cosas que dices son impactantes. Diversas pseudociencias pueden ser peligrosas, pero son minoritarias; todo indica que ni por asomo pueden llegar a ser tan peligrosas como la medicina hegemónica, por su prepotencia, prácticas de masas, poder.

    El poder científico impone cómo se cuentan las cosas, y si hay que poner todas las culpas de los curanderos las ponemos, y he ahí el malo malísimo, el demonio: pero por supuesto las infinitas negligencias médicas, errores, falsos conocimientos médicos etc…todo eso lo dejamos para que los cuenten dentro de 200 años, las barbaridades que se hacían en el siglo XX…jeje

    “Pues por si los foreros aengor, munch y david, no lo saben, en EEUU las negligencias médicas son la primera causa de mortalidad por encima de infartos, cáncer, accidentes, etc.

    Pero hay más. En la UE, las reacciones adversas a medicamentos son la quinta causa de muerte (lo podéis buscar en prensa). Y eso sin contar las muertes por negligencia médica.

    heraldo.es/noticias/suplementos/salud/2015/09/16/las_reacciones_adversas_medicamentos_quinta_causa_muerte_hospitalaria_ue_514230_1381024.html

    ´…

    Si un enunciado científico no está sujeto a permanente revisión se convierte en dogma, y no se diferencia en nada de la creencia en una fe determinada, en el dogmatismo ideológico político, etc.

    23 julio 2018 | 00:40

  14. Dice ser Veritas

    Yo, cuando quiero reirme vengo a los comentarios de la sección de ciencias del 20 minutos (o cualquier otra, vamos, ha llegado un punto en que ya,…).

    Estamos llegando a un punto de troleo desmesurado. Que no son tan peligrosas? Estoy flipando. Y por cierto, dad fuentes fiables a artículos publicados en revistas de revisión por pares o vuestra argumentación me vale poco más que un guijarro. Esto es una charla de bar.

    23 julio 2018 | 04:48

  15. Dice ser Rompecercas

    Yo me maravillo. Se hace una campaña contra la homeopatía, pero se reconoce científicamente el efecto placebo, es decir algo que “es beneficioso” sin que exista ninguna sustancia activa por medio.

    Es completamente contradictorio: no puede haber nada beneficioso, según esta lógica, en tomarse “nada”. Pero digo yo, se puede empezar reconociendo esto, y terminamos reconociendo un “placebo anticáncer”. Si vale esta lógica, vale para todo.

    En fin, que la ciencia pretende ser toda ella hipercoherente y perfectamente racional, pero no, está llena de bacaladas, también. Impura y deslabazada como otras disciplinas que detesta.

    24 julio 2018 | 00:53

  16. Dice ser Veritas

    El placebo ayuda pero no es sustitutivo de un tratamiento con quimio contra un tumor en fase 3, ppr ejemplo. Esa una.

    Otra:uno de los mayores problemas de éstas prácticas es que promueven que el paciente abandone tratamientos efectivos en pos de la búsqueda de una quimera sanatoria mágica. Este tipo de casos son los que se saldan con muertes. El problema aquí es que estos chamanes pueden decir lo que quieran, puesto que la ley dice que no son especialistas, no están colegiados y, por lo tanto estás siguiendo su consejo como lo harías con uno de tu tío Paco. Es decir, el culpable eres tú ante la ley. Ellos se van de rositas con tu dinero pero tu ya estás en fase terminal.

    24 julio 2018 | 05:32

  17. Dice ser Rompecercas

    ¿Pero cómo va a ayudar el placebo contra un tumor si es “nada”? ¿Nos os da vergüenza a los científicos explicar las cosas con magia?…

    24 julio 2018 | 15:45

  18. Dice ser zet1

    Veritas es divertido:

    1. Se queja de los anónimos, pero él es anónimo.
    2. Afirma que los vídeos de youtube y los blogs anónimos no son válidos, pero no se queja de los vídeos en youtube de “escépticos” o de blogs anónimos de los “escépticos” con nombres tan rimbobantes y patéticos como “ateo666666”, “johnnyboots”, “anonitrol”, “gominolasdepetroleo” (que ya no es anónimo), “suzudo”, “edwards el pajarraco”, “Hondoncity”, etc.
    3. Acusa a todos de conspiranoicos cuando tiene información que desmonta las tonterías de Yanes. Sólo le falta usar el gámbito de “anti ciencia, anti vacunas, anti transgénicos, creyente de la tierra plana”, etc. Y listo, el negocio del seudoescepticismo sigue flotando.

    https://losseudoescepticos.wordpress.com/2018/07/17/gamez-es-goebbels/

    24 julio 2018 | 22:22

  19. Dice ser zet1

    Señor Veritas, explique cómo es que las células responden al placebo, ¿fue efecto por delegación? ¿las células sabían que el investigador les recetó el sana, sana culito de rana? Como tus propagandistas afirman, las pruebas ejtraordynaryas rekieren pruejas ejtraordynaryas.

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26559365

    24 julio 2018 | 22:24

  20. Dice ser zet1

    Bueno señor Veritas, es curioso que ese outliner aparezca en los estudios del propio Edzard Ernst.
    http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.456.5352&rep=rep1&type=pdf

    ‘The evidence for attention-deficit/hyperactivity disorder and acute childhood diarrhea is mixed, showing both positive and negative results for their respective main outcome measures’

    Y que Ernst ponga que no le parecen resultados “convincentes” es de traca. ¿Cómo explicas eso, eh? ¿El juicio personal de Ernst debería primar sobre los estudios?

    24 julio 2018 | 22:41

  21. Dice ser Veritas

    Rompe, sabes cómo funciona acaso? Por que si no sabes los efectos del placebo poco importa lo que podamos debatir aquí.

    25 julio 2018 | 06:55

  22. Dice ser Veritas

    Bravo zet, un trol multiplataforma que alude a comentarios de otro post sin refutar los defectos de fondo que trae en su blog (y, que por cierto, sigue promocionando sin ton ni son). Qué crack

    25 julio 2018 | 06:59

  23. Dice ser Veritas

    Ya te lo he explicado en tu otro post y sigues sin justificarlo. No me dices nada estadísticamente significativo que justifique la relevancia para el cambio de tendencia que aludes en las entradas de tu blog ( ya te lo hepuesto en el post anterior). Pero eh, eso no te frena para seguir exibiendo esa actitud prepotente, por supuesto, eso que no falte, al fin y al cabo, tus argumentos son solidísimos.

    25 julio 2018 | 07:02

  24. Dice ser Veritas

    Que no te enteras muchacho, que no me estoy metiendo con el contenido del artículo. Que te estoy diciendo que en tu blog intentas decir que una tendencia no es correcta en base a la dispersión de los outliers de los puntos de la gráfica y yo te digo que no hay estadística que valga a menos que me pongas un resultado de un procedimiento que examine el outlier correspondiente y determine su importancia.

    25 julio 2018 | 07:09

  25. Dice ser Veritas

    Claro que sí hombre, aquí te va, lección de bioquímica del placebo marchando. Así se enteran las células.

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14986780

    25 julio 2018 | 07:17

  26. Dice ser zet1

    “Claro que sí hombre, aquí te va, lección de bioquímica del placebo marchando. Así se enteran las células.”

    ¿Pero tú te has leído lo que pones? Ahí no responden cómo las células se “enteran” del placebo, es una carta breve de las sustancias que el organismo libera por condicionamiento clásico. Y especulan sobre por qué podría haber evolucionado el efecto placebo, incluso admiten que los estudios clínicos no se diseñan para medir el efecto placebo: ‘Placebos are mostly used as ‘controls’ to study the effects of active drugs in clinical trials. Despite the fact that these studies are not designed to quantify the placebo effect’ Y el efecto placebo lo limitan a analgesias: ‘Thus, today we know that there are solid biochemical bases for the placebo effect encountered in pain disorders and Parkinson’s disease. Some hints as to the biochemistry of the placebo effect in depression are also available’ No saben el mecanismo completo, según Yanes deberían prohibir la investigación del placebo porque no sabe cómo funciona a la perfección.

    25 julio 2018 | 08:15

  27. Dice ser zet1

    “Que no te enteras muchacho, que no me estoy metiendo con el contenido del artículo. Que te estoy diciendo que en tu blog intentas decir que una tendencia no es correcta en base a la dispersión de los outliers de los puntos de la gráfica y yo te digo que no hay estadística que valga a menos que me pongas un resultado de un procedimiento que examine el outlier correspondiente y determine su importancia.”

    ¿Ni aunque lo afirmen los autores? ‘When the OR of primary studies are plotted against quality scores, it becomes obvious that there is no clear linear relationship between these two parameters’

    ¿Pues en qué mundo vives?

    25 julio 2018 | 08:22

  28. Dice ser Veritas

    Jeje, te. Juro que me estoy descojonando como nunca. En fin, ni con un ejemplo de cómo el SN afecta al resto del cuerpo voy a hacerte caer de la burra.

    Última vez que te lo digo. Tu post del blog intenta justificar cosas injustificables. No voy a hacerte promoción del mismo y los apprtes por mi parte a esta discusión se acaban aquí. Lo repetiré otra vez por si no quieres aceptarlo: puede que tengas tiempo para pasarte todo el rato de puñetes por internet pero yo no. Tengo cosas que hacer y poco tiempo. Ya te he dedicado dos días, más que suficiente.

    Me niego a seguir peleando con un idiota con un ego tan grande.

    Que te vaya bonito.

    25 julio 2018 | 11:19

  29. Dice ser Rompecercas

    Madre mía, los científicos usan la estadística para probar la magia del placebo.

    Esto es lo que pasa, que los científicos muchas veces dan saltos, toman la parte por el todo, lo circunstancial por lo general etc…Al final no es tan diferente como otras prácticas. Nos piden que tengamos fé y creamos, pero sólo a ellos, que tienen la fe verdadera.

    25 julio 2018 | 20:04

Los comentarios están cerrados.