Una de cada mil Una de cada mil

Historias de la Esclerosis Múltiple

Entradas etiquetadas como ‘adaptación’

Adaptación del puesto de trabajo para personas con esclerosis múltiple

pixabay.com

pixabay.com

Como es el día del trabajador, desde aquí, también quiero reivindicar que se promuevan las adaptaciones de nuestros puestos de trabajo y que se contraten a personas con discapacidad. Nos pasamos los días pidiendo a gritos que se reconozca que somos personas con discapacidad e intentando demostrar que somos capaces de desempeñar nuestro puesto de trabajo, aunque quizá necesitemos alguna adaptación.

Muchos pacientes no dicen que tienen esclerosis múltiple o una discapacidad, por miedo a que no les contraten o les despidan. Incluso puede que haya compañeros que no sepan en qué consiste la esclerosis múltiple. Piensan que somos menos productivos y que nos cogeremos múltiples bajas por sufrir recaídas. Y obviamente, nosotros aspiramos a que pasen los años sin sufrir ningún brote y que nuestra discapacidad sea la mínima posible en el máximo de tiempo. Trabajamos duro para intentar conseguir que sea así, y no queremos que el trabajo nos cueste la salud, aunque en la mayoría de casos lo hace, y en cambio, queremos seguir trabajando como cualquier ciudadano más.

Las limitaciones de cada persona son variadas, algunos necesitan una adecuación del horario de la jornada, y otras, simplemente situarse más cerca de los servicios o unos minutos de descanso. Depende de las circunstancias de cada paciente, y según vayan pasando los años, seguramente también irán cambiando. Así que otro año más, seguiremos intentando que alguien en alguna parte, nos escuche.

Y quizá, solo quizá, la persona con la trabajáis todos los días codo con codo, puede que tenga esclerosis múltiple y ni siquiera lo sepáis.

Adaptaciones en las compras para un bebé

Flickr/Gabi Menashe

Flickr/Gabi Menashe

Por diversas circunstancias, casi no he heredado de mis familiares y amigos, ninguno de los artilugios que un bebé necesita. Aprovechando esta circunstancia, pensé en que ya que tenía que adquirir prácticamente todo, intentaría que fuesen objetos prácticos según mis circunstancias, dejándome aconsejar, minimizando el número de cachivaches y relegando a un último lugar la estética.

Por ejemplo, necesitaba un carrito de bebé que fuese alto, que pesase poco, que fuese ligero para poder conducirlo con una mano y que me permitiese cierta independencia para su uso. Es decir, tengo que ser capaz de meterlo y sacarlo yo sola del coche, sin depender de nadie, sin tener que pedir ayuda a un buen samaritano, aunque tarde más y acabe sudando. No importa, tengo que ser capaz de manejarme con él yo sola.

Así que en el máster sobre cochecitos de bebé que hacemos todos, me dediqué a ir por las tiendas plegando y montando los diferentes modelos de los carritos que menos pesaban. Hasta que di con el que mejor se adecuaba a mis limitaciones.

Otro problema era la cuna. Vivo en un pisito pequeñito pero que está dividido en dos plantas. Cada vez que Nora tuviese que dormir, no podría estar bajando y subiendo las escaleras con ella a cuestas. Así que pensé en tener dos cunas (la segunda, sería la de viaje). Así, me evitaría muchos viajes por la escalera, y ella podría descansar cómodamente.

Otro gran escollo que tenía que idear era subir y bajar la escalera con Nora en brazos. Quería una mochila o fular, me gustaba la idea y entonces pensé en utilizar este sistema para salvar ese temido momento escalera con Nora. Sí, tardaré más, pero creo me sentiré más segura.

Lo del cambiador es lo único que no tengo claro del todo, igualmente hay que sumarle el problema de las dos plantas, y no encuentro una solución que me convenza del todo. Será algo que vea sobre la marcha.

Así que así estoy, ideando soluciones para mis limitaciones y los problemas que se me han ido ocurriendo a lo largo de estos meses, habrá más seguro pero de momento estas son las que tengo previstas.

Muchas gracias por las aportaciones en la entrada “Las limitaciones de mis brazos para coger un bebé“, algunas ya las tenía en mente. Luego, a ver qué tal cuando lo lleve a la práctica, ¡os iré contando!

Una carrera de fondo

Hace poco me preguntaron qué le diría a una persona joven recién diagnosticada. En ese momento, recordé cuando tenía veintitrés años y pasé mis primeros meses con esclerosis múltiple. Por esa época hubiese respondido algo muy distinto a lo que hace pocos días respondí: Lee el resto de la entrada »

Otra vida con EM

Esta es la historia de otro afectado más, de otra persona que podría ser yo misma, pero esta vez no soy la protagonista. Esta vez escribo, sobre un chico que le diagnosticaron  esclerosis múltiple remitente recurrente, nada más acabar la carrera, con veinticuatro años y que en ese momento, ya se planteó qué trabajo le convendría más. A partir de ese Noviembre del 2005 su vida empezó a cambiar, y vaya si cambió. Lee el resto de la entrada »

Etiquetada con EM

A María le diagnosticaron esclerosis múltiple en 2009, pasó de ser María la estudiante de medicina que se pone al mundo por montera, a ser María con esclerosis múltiple. María con esclerosis múltiple, María con una etiqueta, María con una tara. Lee el resto de la entrada »

Re-adaptación

En el post el origen de las especies, que publiqué por el Día Nacional de la EM, describí varios ejemplos de cómo voy adaptándome a las circunstancias. Aquí van algunos ejemplos de la otra cara, de lo que no consigo adaptarme…
Lee el resto de la entrada »

El origen de las especies

Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas, que se adaptan mejor al cambio” (Charles Darwin).

Estas son algunas de mis adaptaciones a la esclerosis múltiple: Lee el resto de la entrada »