Una de cada mil Una de cada mil

Historias de la Esclerosis Múltiple

Entradas etiquetadas como ‘calor’

La metamorfosis del cuerpo con el calor

pixabay.com

pixabay.com

Cuando volví a trabajar, volvió ese cansancio pesado que me acompaña siempre, y ahora con el calor, han vuelto a aparecer un montón de síntomas. Todos los años es la misma cantinela, no sé de qué me sorprendo, si ya sé cómo me voy a encontrar, lo que va a pasar y lo que mal que me encuentro durante esta época. Quizá tengo la esperanza de que la experiencia me va a ayudar, y pasaré un verano mejor que el anterior. Pero la verdad es que no suele ser así, y cada año creo que lo llevo peor.

Para empezar ha vuelto el dolor en las piernas, la intensidad depende del calor que haga, es como si me ardieran, cierto quemazón y me fuesen a explotar desde dentro. A parte del dolor que da esa sensación, la sensibilidad empeora y cualquier roce se convierte una tortura.

El calor de por sí, siempre trae fatiga. Cualquier persona se encuentra más cansado cuando suben las temperaturas, pues nosotros aún peor. Tengo el cuerpo como si cada parte me pesase una tonelada, y moverlo me resulta agotador.

Con el sol, también hay más claridad, incluso en días nublados. La luz natural hace que mis ojos empiecen a llorar, me piquen y me duela la cuenca del ojo. Procuro salir siempre con gafas de sol y sombrero para resguardarme de cualquier rayo de luz, además de estar con las persianas bajadas prácticamente todo el día.

Esta es mi situación actual, y solo estamos a principios de Junio. Sé que todos estamos igual, pero sobreviviremos un año más, otro verano más.

¡Mucha fuerza a todos!

Cómo combatir el calor con esclerosis múltiple

Wikimedia Commons/Wilhelm Uhthoff

Wikimedia Commons/Wilhelm Uhthoff

Y no morir en el intento, porque madre mía como hemos empezado el verano. Desde la llegada del calor, seguramente hayáis notado que os encontráis más cansados y que vuestros síntomas habituales, os están dando más guerra de lo normal. Este empeoramiento, es algo habitual, debido al aumento de temperatura corporal y se le conoce como el fenómeno de Uhthoff.

La repercusión del calor en nuestro cuerpo, suele depender de la temperatura a la que estemos acostumbrados. Hay personas que lo toleran bien, pero generalmente suele ser una mala época para nosotros, por eso tenemos que prestar más atención si cabe, a las señales que nos suele mandar nuestro cuerpo. Y sobre todo, darle lo que nos pide en cada momento.

Con este vídeo de consejos para el calor, tampoco es que os vaya a descubrir nada nuevo. Pero son aspectos que debemos recordar para intentar que nos afecte lo menos posible tanto en nuestra vida diaria, como en nuestra salud.

Durante mayo, corre el lobo y el verano

Sé que todos los años por estas fechas acabo hablando del tiempo, pero es que siempre aparece en circunstancias diferentes y es un aspecto muy importante que hay que tener en cuenta a partir de ahora, ya que repercute de manera terrible en nuestra salud. Así que, otra vez más voy a hablar del calor. Lee el resto de la entrada »

Refrescándome en el mar

¿Cuántas veces me han recomendado hacer algo para encontrarme mejor, y por no hacer caso, me he sentido igual y luego me he lamentado no haberlo hecho? Pues unas cuantas, la última ayer mismo.  Lee el resto de la entrada »

Calor, fatiga, dolores y demás

No hay nada que odie más que el calor. El calor me produce mucha fatiga. La fatiga me produce muchos dolores. Y todo junto, hace que me convierta en una persona sin ganas, pasando el día en el sofá y de mal humor. Lee el resto de la entrada »

Que viene Lorenzo

Empieza el buen tiempo, con su sol y calor. Parece que por fin, ha aparecido la primavera y viene para quedarse, y después el verano, con más sol y más calor. Todo el mundo está contento porque llegan las dos ansiadas estaciones, en cambio yo, estoy deseando que vuelva el otoño. Lee el resto de la entrada »

Sustituir en vez de quitar

Si hay algo que es difícil asimilar con esta enfermedad es lo que puedes o no puedes hacer, o lo que deberías y no deberías hacer. Cuesta un poco coger ese “puntillo“, ese momento en el que tienes que parar porque te empiezas a encontrar mal, o incluso ese instante en el que tienes que dejar la actividad porque sabes que después te encontrarás peor. Lee el resto de la entrada »