BLOGS
Una de cada mil Una de cada mil

Historias de la Esclerosis Múltiple

Las limitaciones de mis brazos para coger un bebé

Flickr/J.D. Falk

Flickr/J.D. Falk

Uno de los temores que me han perseguido desde mucho antes del embarazo, ha sido coger a los bebés en brazos. Por ejemplo, si no estoy sentada, o bien acomodada no me atrevo a coger en brazos a un niño por miedo a que mis extremidades no aguanten el peso. Puede parecer algo exagerado, pero os recuerdo que no puedo ni alzar la basura al contenedor.

Para quien nunca haya visto un miembro debilitado por la esclerosis múltiple, cuando intentas ejercer una fuerza mayor de la que puede soportar, éste se pone a temblar. Ese temblor a veces es más visible, y otras no tanto, y es el propio afectado el que lo siente. Son unos movimientos muy leves, parecidos a los que aparecen cuando una persona está haciendo pesas o flexiones. Con ese estremecimiento notas como tu fuerza va disminuyendo y, o dejas lo que has cogido, o se te acabará cayendo de un momento a otro.

Así es como más o menos, funciona mi brazo izquierdo. Y con Nora, pues a ver, haré todo lo que me proponga o lo intentaré, pero estoy segura que como muchas particularidades de esta enfermedad, todo tendrá su truquito. La maternidad va a ser un mundo totalmente nuevo para explorar, y con una enfermedad aún más.

Tengo algunas adaptaciones en mente, como utilizar los dos brazos siempre, o a la hora de cambiar a Nora de un lugar a otro, hacerlo de manera que esos objetos estén próximos y que el recorrido con mis brazos sea el mínimo posible y sobre todo, no creerme una superwoman y pedir ayuda antes de que sea demasiado tarde. Pero son solo algunas ideas, veremos luego en la práctica. Lo que sí echo de menos, es el relato o los consejos de una madre más experimentada con mis limitaciones porque como suele pasar, voy un poco a la aventura.

17 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser smp

    Puede que en páginas como esta (http://redcanguro.org/) puedas encontrar ideas para superar ese tipo de inconvenientes.

    Un abrazo.

    05 Noviembre 2015 | 12:07

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    Debe ser terrible padecer esa enfermedad que ni te permite abrazar a tu bebé

    05 Noviembre 2015 | 12:08

  3. Dice ser Marisa

    Yo tengo algunos problemas de huesos (principio de reuna en las manos, túnel carpiano, en el hombro) que se han agravado de coger a los peques (una de 4 años y otro de 7 meses) porque el peso pluma de un recién nacido pasa rápido 😉

    En mi caso, me faltan las fuerzas y me genera dolor cuando se revuelven mucho porque están llorando con intensidad (por ejemplo, al vacunarlos, cuando los coges para que no se echen a correr sin mirar si vienen coches,….) y si veo que me quedo sin fuerza suelo sentarme porque me da miedo que me fallen los brazos y se me pueda caer.

    Pero en general lo que intento es siempre cogerlos pegados al cuerpo para tener mayor área de sujeción.

    Si vas de paseo o similar lo ideal es siempre carro, el canguro poquito rato (no sé si en tu caso es factible, en el mío no mucho por la espalda y cervicales).

    Cuando los cambio siempre procuro tener todo preparado (pañales -2 o 3 porque a veces mientras los cambias se vuelven a hacer pis o caca, no pasa mucho pero me ha pasado alguna vez-, toallitas, crema para el culete, muda por si acaso se ha manchado). Y cuando se empiezan a “revolver”, es decir cuando se giran y mueven como si fueran 3 niños (a partir de lo 6-7 meses) prefiero cambiarlo en mi cama que al ser grande me da más seguridad porque ya te digo que hay veces que no quiere más que girarse.

    Espero recibas consejos de mamis con tu misma situación.

    05 Noviembre 2015 | 12:19

  4. Dice ser Arantxa RF

    Hola Paula.

    Te entiendo perfectamente… yo tenía pánico a no poder mantener en los brazos a mis hijos cuando eran bebés, o tropezarme con ellos y “espachurarles”. Pero lo que aprendí con el tiempo es que el instinto te va a salvar, te aseguro que es más los miedos que residen en nosotras, que la imposibilidad física, añadiéndole las dichosas hormonas…
    Yo procuraba estar sentada para cogerlos en mi regazo, e incluso me encantaba dormir la siesta en el sofá con ellos cuando tenían pocos meses.

    Lo que no puedes dejar de perderte, ni un momento es de disfrutar con Nora, crecen muy rápido y esa etapa es preciosa, aunque no todo es maravilloso… je je, el cansancio, el no dormir, el no saber por qué leches llora… BUFFFF, pero el tiempo pasa rapidísimo y todo eso queda en recuerdos que jamás olvidarás y sólo tu habrás podido vivir con ella.

    Mucho ánimo y déjate guiar por tu instinto y disfruta todo lo que puedas de la experiencia.

    05 Noviembre 2015 | 14:14

  5. una-de-cada-mil

    #3 Marisa: Muchas gracias por los consejos! Nosotros no solemos tener problemas directos de espalda o cervicales, más bien se nos forman contracturas, por eso creo que no tendré ningún problema en utilizar una mochila ergonómica. Lo de cambiarlo en la cama, también me lo había planteado sobre todo, cuando empiece a moverse, a mí me va dar cierta seguridad y me alegro que sea una solución! Pues es que fíjate que tampoco me he encontrado con muchas mamás que tengan que hacer adaptaciones. A ver si se animan y me cuentan! 😉

    #4 Arantxa BF: No, no, si algo tengo claro es que quiero disfrutar de ella a toda costa, y a ser posible sin que la esclerosis múltiple me moleste. Seguiré mi instinto, muchas gracias por el consejo!

    05 Noviembre 2015 | 18:29

  6. Dice ser Angel.S.E

    Si tienes miedo de tenerlo en tus brazos,ya eres madre.Un abrazo Paula

    05 Noviembre 2015 | 19:07

  7. Dice ser nube44

    Pues ya verás cuando tenga 3 años y ya no use silla, y la tengas que sacar del parque en brazos a la fuerza porque no se quiera ir, o te toque llevar la bici sin pedales porque se haya cansado, o tengas que llevar en una mano la bolsa de los juguetes, en la otra la de la compra, y darle el dedo meñique para cruzar las calles…

    06 Noviembre 2015 | 00:02

  8. Dice ser monica

    hola Paula hace tiempo que te sigo y me encantan tus aportaciones. hoy me decido a escribirte porque me gustaria dar mi opinion sobre lo de cambiar al bebe sobre la cama y es que aveces aunque es muy seguro no es la posición más cómoda. yo tengo un cambiador adaptable a la cuna que te permite cambiarlo en una posición cómoda porque no tienes que estar agachada y te da la seguridad de que si se va a caer lo hará sobre la cuna. lo compré en el toys ur us, pero imagino que habrá en más sitios. te adjunto el enlace para que puedas ver como es. http://www.toysrus.es/product/index.jsp?productId=32046671&prodFindSrc=search. quise mandarte una foto del mío pero no supe hacerlo.
    ánimo las inseguridades que te atormentan no sólo son por la EM es propio de todas las mamás primerizas

    06 Noviembre 2015 | 00:10

  9. Dice ser Ana

    Si algo he aprendido de las madres es su capacidad para renacer y para trascender sus propios límites. Y también he aprendido eso de las personas que padecen una enfermedad: así que creo que en tí que se juntan las dos cosas el resultado va a ser grandioso.
    A nivel práctico puede serte útil el porteo.

    Eres un ejemplo.

    06 Noviembre 2015 | 07:57

  10. Dice ser Eva

    Hola Paula
    Yo tengo dos niñas, de dos y cuatro años y te juro que ni te lo planteas, porque tu mente no va a tener ni tiempo ni ganas de plantearlo.
    Yo cojo a las dos perfectamente y no porque este mejor que tu, es que la maternidad te da unas fuerzas que ni te imaginas.
    Yo sólo me he planteado eso con el niño de una amiga, incluso me tengo que sentar al cogerlo, pero con las mias, nada, no me pasa nada, es el instinto que de manera inconsciente aparece,y pesan 18 y 11 kilos!!!!
    Así que el día que tengas a tu hija en brazos, ni te va a pasar por la cabeza esa idea..
    Besos

    06 Noviembre 2015 | 09:54

  11. Dice ser Eva

    Por cierto, sigo con el cambiador normal y corriente con las dos y no se mueven, en la cama, después de cambiarlas ,parece que te han pegado un palo en las costillas… Jajaaaa.Yo imposible!!!

    06 Noviembre 2015 | 09:58

  12. Dice ser Patri

    Hola!
    Yo tengo AR y bastante afectación en brazos y pensaba en.todo lo que tú piensas ahora…poco a poco me adapté, usé trucos y poco a poco mi hijo tb se adaptó. Aprendió a facilitarme las cosas, a ser más autonomo y a , cuando lo cojo en brazos , aferrarse a mi…mi pequeño monito….Ánimo lo harás bien

    06 Noviembre 2015 | 13:26

  13. Dice ser Maria P

    Buenos días
    Mi situación no es como la tuya, pero en algo se pareció al principio. Durante el embarazo tuve un síndrome del túnel carpiano muy fuerte en una de las muñecas y al nacer mi hijo no tenía fuerzas en en ese brazo para cogerlo. Lo que hice para adaptarme en esos primeros momentos (no podía usar un brazo) fue:
    1- La cuna normal no me resultó útil, ya que de noche a veces no podía sacarlo de ella cuando lloraba. Me funcionó hacer colecho, dormir con él con una cuna adaptada al lateral de mi cama de forma que no tenía que tomarlo en brazos por las noches cuando se despertaba, ya que estábamos juntos en la misma cama, solo necesitas una mano y acercarlo a ti. Con la cuna de colecho adecuada tienes muchísimo espacio para todos.
    2- Por igual motivo, usaba mas la mochila ergonómica que el carro para pasearlo, ya que si lloraba y lo tenía que coger, me resultaba difícil. En la mochila no lloraba nunca, estaba tan feliz y si es buena no perjudica la espalda.
    3- Lo cambiaba en la cama, que es una superficie mas amplia

    Todo esto se me ocurrió sobre la marcha, no lo planeé y seguramente te sucederá lo mismo, resolverás cualquier problema de una forma propia

    06 Noviembre 2015 | 13:41

  14. Dice ser Ana

    Hola Paula,
    Yo tengo mellizos, ahora tienen 4 años,y cuando estas esperando te entran muchos miedos e incertidumbre de si podrás con dos niños y la EM,pero como han dicho muchas madres te buscas tus tretas para adaptarte a las dificultades físicas que puedas tener.Ten confianza,lo más duró es quizás el primer año y a medida que crecen ellos comprenden la situación y te van ayudando.Ya verás como te sorprenden.

    07 Noviembre 2015 | 14:32

  15. Dice ser Sara Navarro

    Hola Paula,
    Entiendo perfectamente tus miedos y tus inquietudes. Tengo 33 años y esclerosis multiple desde hace 15 años. He pasado infinidad de brotes y 4 tipos de tratamientos hasta que han dado con uno que me hace algo.
    Acabo de descubrir tu blog y me siento muy identificada contigo.
    Yo tengo dos hijas de 4 y 1 años. Ambas nacieron por cesárea por no progresión del parto.
    Con ambos embarazos he tenido brotes que me han tenido que tratar con corticoides. Mis hijas nacieron estupendas y así siguen.
    Con mi hija mayor tuve mucho miedo porque no confiaba en qué pudiera cogerla o bañarla o cortarle las uñas por miedo a lastimarla. Por la casa nunca la llevaba en brazos porque me había caído varias veces yendo si.ella y me daba pánico. Así qué la metía en la mini cuna e iba moviendo por las habitaciones . Cuando llegaba al salón me sentaba y la cogía. Nunca he podido dormirla en brazos si no era sentada y me acostumbre a calmara cantándole. No pude darle pecho para reanudar el tratamiento cuanto antes. He necesitado mucha ayuda de mi marido y de una persona que contrate para cuando no estaba mi marido q me acompañaba hasta a pasear y empujar el carro.
    Con mi segunda hija he tenido también mucha ayuda pero tb maña que es lo que más nos falta cuando nace un hijo.
    Porque igual que te habitúas a caminar con ese mareo permanente y a hacer cosas Con fatiga te habitúas a cargar a tus hijos en brazos y a pisar con más tiento.

    Suerte en tu camino a la maternidad y no tengas miedo porque la felicidad de tener a tu hija te hará olvidar a tu otra Compañera por un rato cada día….

    15 Noviembre 2015 | 22:03

  16. una-de-cada-mil

    #15 Sara Navarro: Muchas gracias por tu comentario, me ha animado un montón! Sé que de alguna manera lo conseguiré, pero siento tanta incertidumbre a cómo va reaccionar mi cuerpo, al cansancio, al no dormir,… que estoy hecha un mar de dudas!

    17 Noviembre 2015 | 09:24

  17. Dice ser Sílvia

    Hola Paula!! Yo tengo una peque de 23 meses, ya tengo que dejar de contar meses y hablar en años. Es imposible que no tengas inseguridades, yo tenía muchas y a veces la ansiedad me asfixiaba. Veía a las madres sanas con los niños a cuestas y lo veía un mundo pero que va!! Es superfácil, una amiga me dijo que cuando fuera madre sacaría fuerzas y no sabría de donde y es verdad. A lo largo de estos meses he tenido algún brote, he pasado diez o doce resfriados que me pegó mi hija, he dormido cuatro horas durante semanas y lo he hecho.
    Yo ya te digo que no soy una superwoman tengo la EM desde hace cuatro años y todavía tengo muchas etapas de ansiedad y depresión de asumir que estoy enferma, tengo una pierna de palo y peso apenas 45 quilos. Vaya que soy bastante enclenque!
    A mí lo que me funciona mucho es el sentido común i el sentido del humor. Ríete y sé un poco insconsciente, el primer año es bastante difícil para todo el mundo, para todas las chicas, todas necesitan ayuda y tú tienes unos papis y una pareja encantadores que los he visto en video. Osea que será fácil con tanta gente que a tu bebé no le van a faltar brazos que lo cojan. Y todo irá bien!! Somos superresolutivas en nuestro día a día y cuando eres madre lo eres igual, encontrarás la manera rápidamente de facilitar las cosas. Yo un consejo, cambiar al bebé en el cambiador, tú de pie, en la cama para mí es una tortura pero cada uno… y si no siempre está el papi para hacerlo. Mi marido es el que baña a mi hija todos los días y se lo pasan bomba los dos y a mí me salpican.
    Muchos besos guapa. Ya verás, que es más fácil de lo que crees.

    17 Noviembre 2015 | 13:00

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.