Entradas etiquetadas como ‘pintar’

Libros para mucho más que colorear: trabajar la atención, la psicomotricidad fina, la creatividad…

01-10-blusas-para-todo-gucciSi tenéis en mente que los libros para colorear son esos cuadernillos baratos con dibujos sencillos para que los niños llenen de color sin salirse de los bordes a Caperucita Roja, la Patrulla Canina o cualquier otro personaje infantil, librillos como el de la primera imagen de los Little Einsteins que entretienen un rato a los niños más pequeños pero absurdos para los más mayores, no es que solo que estéis equivocados, es que os estáis perdiendo muchas maravillas impresas.

Me consta también que hay padres que consideran que es un entretenimiento baldío, nada creativo, con pocas virtudes. Tampoco es cierto, un buen libro de colorear permite relajarse, aprender a dibujar, ser creativos y trabajar la concentración y nuestra psicomotricidad fina.

De hecho es una actividad que, si el libro tiene un formato suficientemente grande, podemos hacer los padres con nuestros hijos. Ahí nos tenéis por ejemplo coloreando a seis manos la primera página de una hermosa selección de dibujos inspirados en los cuentos infantiles populares: Colorea los cuentos clásicos de Rachel Cloyne (Anaya) que cuesta menos de cinco euros.

 

4

Es bastante conocido que lo de los colorear libros se había extendido a los adultos, con muchos productos pensados para ellos, sobre todo mandalas, pero es que la originalidad y calidad de estos libros también está ampliándose para los niños. Y no sólo para niños pequeños, también más mayores. La última compra que he hecho en esta línea es un libro inspirado en el universo de Harry Potter (Timun Más, 15 euros), que a Julia le apasiona.

Lee el resto de la entrada »

La imaginación de un niño en un peluche

IKEA_SoftToys_SAGOSKATT_ColecciónUna amiga que sabe bastante de esto de dibujar me comentaba que ojalá nunca hiciéramos a nuestros niños copiar dibujos, calcar, colorear lo ya dibujado. Según ella, estamos homogeneizando una mirada única, sin influencias, maravillosa y sujeta a una mano que aún está aprendiendo a manejarse.

De ahí salen creaciones maravillosas. Enseñarles a dibujar, me decía, es otra cosa, debería ser enseñarles a hacerlo libremente, respetando su creatividad y su manera de ver y representar el mundo y aquello en lo que sueñan, no procurar que todos hagan casitas cuadradas con dos ventanas, una puerta y un tejado rojo equipado con una chimenea.

Yo, que no sé apenas nada de técnica de dibujo o de cómo instruir en ese arte, tiendo a estar de acuerdo con ella cuando veo lo que son capaces de hacer los niños pequeños. Ya os he contado que mis cuadros favoritos en casa son aquellos que han hecho mis hijos y que los tengo colgados en casa y animo a hacerlo porque es algo les llena de orgullo y les anima a seguir dibujando. El último en incorporarse a nuestra particular galería fueron unas amapolas. ¿Recordáis?

Respetar sus creaciones, darles mayor entidad, convertirlas en algo más y dejarnos inspirar por ellas sin pensar desde la superioridad de la edad adulta que somos capaces de hacer mejor cualquier cosa en la que se embarquen ellos.

Lee el resto de la entrada »

Una galería de arte en casa al alcance de todos

Con toda seguridad será pasión de madre, pero lo cierto es que Julia pintó ayer un cuadro, con su pequeña paleta de plástico, sus tres pinceles y pintura de dedos, que a todos en casa nos ha encantado.

Son estas amapolas.

image

Llegan además justo cuando he acabado La sombra blanca, una recomendable historia de fantasmas ambientada en las trincheras de la Primera Guerra Mundial del escritor y periodista Carlos Fidalgo cuyas páginas están llenas de los pétalos de estas flores.

Julia no ha leído este libro, ideal para disfrutar en silencio y en penumbra, así que las amapolas han llegado por pura casualidad, por conexión mística entre madre e hija o porque Normandía aún está reciente y también llena de amapolas, las flores que se llevan a los soldados en los cementerios militares y que crecen en los campos que antes albergaron baterías de cañones y bombardeos.

Os dejo pensando la opción más probable.

image

No es el único cuadro que pintó. También hizo uno abstracto. Y ambos ocupan ya un marco en nuestra particular galería de arte infantil. Mis cuadros favoritos de toda la casa.
image

Que sí, pasión de madre, ya lo sé.

En cualquier caso tener una galería así, única y de nuestros hijos, está al alcance de cualquiera por muy poco dinero. Y a ellos les encanta ver que valoremos así sus creaciones.

Nosotros arrancamos con esta costumbre hace cinco años, os lo conté entonces como sugerencia de decoración. Los marcos son los mismos, saludos de Ikea, la pared es otra, también algunos de los dibujos. Los viejos siguen ahí dentro, agazapados dentro del marco tras los nuevos.

No es el único objeto de decoración que ha salido de sus manitas. Uno de los últimos es este tiranosaurio de madera que montamos juntas y que Julia ha bautizado, tras su paso por su paleta y purpurina, como el T-Rex arco iris.

image

Si hay pequeños artistas en la casa, que se note. Ellos van a estar de acuerdo.

¿Os dejáis pintarrajear por vuestros hijos pequeños?

No estoy hablando de si os dejáis maquillar por vuestros hijos pequeños, que también podría ser. De hecho Julia ha querido pintarnos tanto a su padre como a mí, y solo lo ha logrado conmigo y dependiendo de lo que yo fuera a hacer después.

Me refiero a si os dejáis pintar con sus pinturas infantiles. A modo de juego. Les encanta. Les gusta mucho pintarse ellos mismos. Os recomiendo trasladar un día la pintura de dedos a la bañera. Y les encanta que seamos su lienzo. A mí también me divierte que lo haga. Salvo que tenga que salir corriendo al trabajo, claro.

Es muy probable que la piel sea el primera superficie que usaron los humanos para dar rienda suelta a su creatividad, para jugar con los niños dejándoles que les pintaran, para adornarse, para transmitir mensajes a los demás…

Si nunca os habéis dejado pintarrajear os lo recomiendo. Sentáos un día con ellos a dibujar en un folio y proponedles que se salgan de él y colonicen vuestras manos, vuestros brazos.

Yo voy a intentar la próxima vez convertir mis dedos en personajes de un cuento. La idea me la ha dado una compañera:

El lobo guardián del sueño de mis hijos

Vivian me hablaba hace dos días en los comentarios del cuadro que adorna la habitación de mis hijos.

Es un cuadro de un estudiante de arte prácticamente idéntico a una obra de Franz Marc, uno mis pintores favoritos. En mi casa hay varias reproducciones de lienzos suos.

Y ese lobo dormido es el guardián del sueño de mis hijos.

Cuando sean capaces de entenderlo les explicaré que cuando ellos duerman despertará para vigilar y mantener a raya las pesadillas. Me vino la inspiración nada más verlo colgado en la pared de su dormitorio y me pareció una buena idea.

De momento es sólo para ellos el lobo bonito que hace “aauuuu”.

¿Qué cuadros o fotos tenéis vosotros en las habitaciones de vuestros hijos? ¿Tienen su historia?

Altamira en el pasillo

Tenía que llegar, imagino que es un paso casi obligado para la mayoría de los padres recientes: estaba trabajando en casa con mi hija pintando tranquilamente a mis pies. En apenas dos minutos que me he despistado, no más, ha debido salir de la habitación con el rotulador en la mano y ha vuelto para seguir pintando como un angelito.

Al poco he oído a mi santo en el pasillo: “¡Noooo! ¡Julia! ¡Qué has hecho!”.

Pues lo que ha hecho es un bisonte con rotulador negro en el pasillo. Seguro que a muchos os suena.

Le he dicho que eso no se hacía, hemos ido por dos paños húmedos para comprobar hasta que punto es lavable la pintura lavable y me ha ayudado a quitarlo.

Ha quedado bastante más desvaído, aunque sigue presente. Las pinturas lavables no están pensadas para los rotuladores de punta gorda infantiles.

¡Qué se le va a hacer! A fin de cuentas es sólo una pared. Una pared que viene a hacer juego con la que hay salpicada de comida en la cocina, con el pasillo raspado por el carro, con la pared en la que están los pictos de su hermano y se está desconchando…

Las paredes se pueden volver a pintar.

A ver si aguanta la pintura medianamente decente al menos hasta que hayan pasado las ansias de hacer murales.

Mis cuadros favoritos

En casa tengo unos cuantos cuadros, alguno incluso firmado. Ninguno tiene valor monetario, pero a mí me parecen todos preciosos. Por algo los he escogido yo, claro 🙂

Pero mis favoritos están desde hace pocos días en la pared de la cocina. Los han hecho mis hijos, con pintura de dedos mucha ilusión y (salvo en uno de ellos, seguro que adivináis cuál) ninguna ayuda.

Con unos marcos comprados en Ikea por poco dinero y las obras de arte de mis hijos, la pared ha quedado estupenda. No hace falta gastarse demasiado dinero decorando… ¿no creéis?

Uno de ellos lo hemos titulado “el escorpión“, ese y el de arriba son cosa de Julia. El niño a base de esponja y pintura de dedos es de Jaime. Las manos que hay arriba de ambos.

¿Os gustan?

La maternidad y el arte

Conozco a Tamara de Lempicka, he visto reproducciones de sus obras en infinidad de sitios. Me gusta sin entusiasmarme, tal vez por eso tampoco había indagado demasiado en la vida y obra de esta talentosa pintora, que logró un estilo propio tan definido.

Tenía en mente sus lujosos retratos de mujeres ataviadas como en los años 20, 30 y 40, adornadas de joyas, ataviadas a la última moda, rodeadas de los primeros rascacielos o con la última tecnología de la época: los automóviles.

Tal vez por eso me ha sorprendido su obra Maternity fechada en 1928, la época en la que tuvo a su única hija en París, con esa mujer ensimismada, en otro mundo, mientras da el pecho a un recien nacido.

Tamara de Lempicka, según la Wikipedia:

Tamara de Lempicka o Tamara Łempicka, nacida Maria Górska, (Varsovia, 16 de mayo de 1898 – Cuernavaca, 18 de marzo de 1980) fue una pintora polaca que destacó por la belleza de sus retratos femeninos, de pleno estilo art decó. Pinta mujeres etéreas, aunque a la vez férreas; son sus mejores ejemplos, junto con los desnudos. Sus influencias principales son Botticelli, Bronzino, el retrato manierista en general, y el Cubismo, pero sin llegar al arte abstracto. Por ejemplo “La mujer dormida”. También retrató a su hija en varias ocasiones y a personas relacionadas con la burguesía artística de París y Nueva York. Su estética ha atraído a estrellas del espectáculo como Barbra Streisand y Madonna, de quienes se dice que coleccionaban sus pinturas. Madonna se inspiró en esta pintora para su video musical Vogue de 1990. También aparece un cuadro de Tamara en el de Open your heart, de la misma cantante.

Y el cuadro de Tamara de Lempicka me ha recordado varias obras de Picasso y una famosísima de reproducido hasta la extenuación Gustav Klimt.

No sé cual os gustará más. Yo creo que me quedo con el segundo boceto de Picasso, me gusta incluso más que el de su etapa azul. Y después me quedaría con Klimt. Tamara de Lempicka me sigue resultando demasiado fría.

¿Sabéis de más obras de arte moderno relacionadas con la maternidad?

Sus primeros dibujos

Hoy os quiero mostrar algo que nos hizo especial ilusión. Imagino que si tenéis bebés mayores os habrá pasado lo mismo.

Hablo de su primer dibujo, que hizo en noviembre de este año.

Tal vez los primeros pasos o las primeras palabras son más trascendentes, desde luego a mí este dibujo me emocionó.

Son unos garabatos sin sentido, pero los tengo enmarcados y colgados en su cuarto.

Han llegado un poco tarde eso sí. Con tres años debería estar iniciéndose en el figurativismo, pero teniendo en cuenta que hace tres meses era imposible lograr que sostuviera el rotulador en la mano para nosotros es un gran logro.

Nosotros le damos a elegir los colores de los rotuladores. Y él pintarrajea.

En los últimos dos meses ya nos ha hecho unos cuantos y hemos repartido bastantes a abuelas, tíos y algún amigo.

¿Os gusta?

Evolución de la creación plástica infantil

1- Etapa sin manifestación plástica concreta

*

No deja marcas intencionales, puede hacerlo accidentalmente.

*

Es activoreceptor de estímulos senso-motrices y socio-emocionales

2- Etapa prefigurativa o garabato

En esta etapa es posible diferenciar tres fases:

Primera fase: garabato descontrolado

*

Deja trazos intencionales.

*

Carece de control visual sobre su mano.

*

A menudo mira hacia otro lado mientras gráfica.

*

Los trazos varían en longitud y dirección.

*

Con frecuencia excede los límites del soporte gráfico.

*

Recoge sensaciones táctiles y kinestésicas; visuales en menor grado.

*

Percibe modificaciones en la superficie donde gráfica. pero se da escasa cuenta de la causa.

*

Toma el utensilio de maneras diversas y suele ejercer mucha presión con él sobre el soporte.

*

Experimenta con las propiedades físicas de materiales y utensilios (bi y tridimensionales).

*

Puede apilar dos o tres piezas de construcción.

*

A los materiales moldeables los pone en contacto con sus sentidos (huele, degusta, etc).

Segunda fase: garabato controlado

*

Dirige su mano, con la vista, sobre la superficie donde gráfica. (coordinación viso-motora).

*

Al placer táctil y kinestésico se le suma el interés visual por las conquistas gráficas que va obteniendo.

*

Aparecen reiteraciones de trazos: circulares, líneas cortadas, puntos, etc. con un centro de intersección.

*

Controla los espacios gráficos aunque a veces por el entusiasmo excede los límites del soporte.

*

Se reconoce autor de los trazos.

*

Puede superponer y alinear algunas piezas de construcción, sin combinarlas entre sí.

*

Se interesa por dejar marcas reiteradas en los materiales moldeables.

Tercera fase: garabato con nombre

*

Aparece la imaginación como motor de la creación plástica.

*

Ejecuta formas cerradas, generalmente circulares y trazos sueltos que asocia con objetos de la realidad, dándoles así un nombre.

*

Hay intención representativa, aunque un adulto no puede reconocer el objeto representado.

*

A veces anuncia qué es lo que hará antes de comenzar, y muy a menudo cambia de nombre mientras trabaja o cuando ha terminado.

*

Usa el color con criterio subjetivo para reforzar el significado de las formas.

*

Al modelar aísla trozos de material, les da nombre y puede hacerlos actuar como si fueran objetos reales.

*

Con material de construcción logra estructuras sencillas.

Sacado de aquí y basado en el libro “La expresión plástico artesanal, jardín maternal, nivel inicial y primeros grados.” de María Angélica Chamorro.