Entradas etiquetadas como ‘celos’

Celos: ¿Una expresión de amor? ¿Es normal sentirlos? ¿Cómo actuar?

«¿Otra vez vas a quedar con él/ella?», «Eres solo mí@», «¿Quién te ha escrito? Déjame el móvil», «No puedo vivir sin ti», «No salgas de fiesta y quédate conmigo», «Te quiero tanto que no quiero compartirte con nadie», «Nadie va a quererte como yo»…

Licencia CCO

Celos, posesión, victimismo, chantaje emocional, control, coacción… Palabras fuertes que se esconden detrás de esas frases, lamentablemente, muy cotidianas y aparentemente inofensivas entre las parejas.

Los celos no son una emoción única, sino que este sentimiento nace de la suma de varias emociones, como por ejemplo: el miedo, la ira, la vergüenza o la tristeza. Surgen ante la sospecha real o imaginada de una amenaza a una relación considerada valiosa.

Los celos no son una expresión de amor, nacen de la inseguridad, de la ansiedad, de un bajo auto-concepto, de posibles traumas pasados, o de la desconfianza.

Estos son estados contrarios al amor sano y no dependiente, que además nos conducen hacia conductas agresivas o poco asertivas con nuestra pareja (es uno de los factores más influyentes en las separaciones y en la violencia de las relaciones románticas).

Ahora bien, ¿es normal sentir celos? Sí, es totalmente natural reaccionar con recelo ante una amenaza para la continuidad de nuestra relación, el problema es cómo gestionamos esa emoción. La intensidad, la frecuencia y el modo de actuar ante ese estado de celos.

Rebuscar en la ropa a diario, registrar su móvil y mail, prohibirle salir o relacionarse con ciertas personas, sentirse humillado, ansioso, estresado, obsesionado, en definitiva, sufrir continuamente.

Son conductas absurdas que no llevan a evitar nada, sea real o no la infidelidad del otro. No debemos preocuparnos, tenemos que ocuparnos, hacer caso a lo que sentimos y buscar la mejor solución para todos.

Solo hay dos opciones para afrontar los celos de una forma adaptativa y saludable: analiza tus sentimientos y exprésaselos a tu pareja. Cuéntale lo que te ocurre, qué te hace daño, por qué te sientes así y cómo podéis arreglarlo.

Quizás pase demasiado tiempo con alguien que nos genera desconfianza y sus explicaciones sean suficientes para volver a confiar, quizás no sea consciente de tu sufrimiento y te de de nuevo a ti más tiempo y protagonismo, quizás vuestra relación no tenga pilares firmes sobre los que puedas sentir seguridad, quizás lo ves cambiado pero no es por lo que piensas y hay otros motivos…

Muchas situaciones tendrán fácil solución a través de una conversación asertiva y empática.

Otros casos más complejos pueden ser susceptibles de terapia de pareja, una figura mediadora siempre puede venir bien para reconducir la relación o para detectar los problemas reales tras este sentimiento.

Si aún con todo sigues sufriendo, no ves su compromiso, no puedes confiar en el otro, crees firmemente en su infidelidad, en que no te aporta lo que necesitas, no te sientes querido/a, respetado/a, etc, lo mejor es alejarte, tomándote un tiempo o valorando romper con esa relación.

Estas son las únicas dos salidas para tu bienestar y para afrontar de forma no tóxica los celos en una relación romántica o de amistad.

Más sobre los celos:

¿Dónde has estado? Cómo leer los celos en el lenguaje corporal

La comunicación no verbal de la infidelidad: ‘La Isla de las Tentaciones’ (Tom y Melyssa)

El secreto no verbal de las flechas de Cupido

Cómo reconocer a una persona tóxica: 7 señales infalibles

La comunicación no verbal de la infidelidad: ‘La Isla de las Tentaciones’ (Tom y Melyssa)

La comunicación no verbal ofrece muchos indicios visibles sobre una infidelidad, otra cosa es que queramos asumirlas o no. Me llamó mucho la atención la percepción de Melyssa desde el principio al ver las imágenes de su pareja Tom, vio secuencias mucho más subidas de tono con Luzma (lametón de cuello incluido), sin embargo la pareja de Tom lo tuvo claro enseguida, «el peligro lo veo con Sandra».

¿Por qué su intuición apuntaba a esa chica con una relación más ‘inocente’ con Tom?

No es magia, según los resultados de la investigación llevada a cabo por el psicólogo Nathaniel Lambert, y su equipo en la Universidad de Brigham, «los seres humanos tenemos la capacidad de realizar juicios muy precisos sobre otros viendo sólo un breve ejemplo de su comportamiento (sobre todo, si ya conocemos a esa persona previamente). En vídeos de cinco minutos podemos evaluar ciertas pistas verbales o visuales que ya apuntan a una cierta ambivalencia y/o falta de credibilidad”.

Seguramente Melyssa no supo ponerle nombre a aquella intuición inicial, pero ésta no proviene más que del rápido y acertado análisis que hizo sobre el sutil comportamiento no verbal de Tom, en el que observó las miradas, el trato, su tono de voz, la vigilancia hacia a ella y ciertas actitudes de afecto más profundo con Sandra que con Luzma. No se equivocó.

Anoche culminó la infidelidad, aunque la deslealtad ya comenzara mucho antes y su lenguaje corporal le delatara desde el principio ante los ojos de la atenta Melyssa. ¿La reacción de Tom? Tremendamente egoísta e inmadura. Destaca su deseo de ver que Melyssa también le había traicionado en la otra casa, era su única esperanza para tratar de desprenderse de la culpa.

Una actitud que demuestra una carencia absoluta de gestión emocional y de empatía por los demás (más si cabe por la persona a la que supuestamente amabas). No quiere enfrentarse a sus actos ni responsabilizarse de lo que él sabe perfectamente que es un comportamiento más que reprobable, solo quiere centrarse en sus impulsos y que el sufrimiento de Melyssa ‘no le moleste’ en su nueva etapa.

 

*También te puede interesar:

Las señales de que tu pareja te será infiel #EstudioCientífico

La Isla de las Tentaciones: Por qué Fani se ríe al ver su infidelidad y Cristopher reacciona con ese grito desgarrador

¿Dónde has estado? Cómo leer los celos en el lenguaje corporal

 

Cristiano Ronaldo no solo despierta celos profesionales (y qué no cuadra en esta imagen)

Y es que existen muchos tipos de celos: infantiles, de autorrealización, laborales, de pareja… Todos ellos con un denominador común, por un lado, un sentimiento de que cada pequeño éxito del resto de personas es un agravio a nuestra propia autoestima; desconfianza, ira, desprecio, miedo, envidia, son muchas las emociones que se entremezclan en un cóctel explosivo de hostilidad. Y aquí viene la frase más repetida en este blog: todo ello debe filtrarse en nuestro lenguaje corporal inevitablemente.

Ya vimos anteriormente cómo leer la emoción de celos a través del lenguaje corporal, pero aquí hay algo que no cuadra… Como apreciamos en la fotografía, un simple gesto, un saludo, una sonrisa pícara o simplemente cortesía pueden desatar todo un huracán emocional alrededor. C.Ronaldo saluda a la mujer de Messi, pero este hecho tampoco deja indiferente a Neymar (que en principio, ‘ni pincha ni corta’).

En estos casos, el patrón expresivo de género suele estar invertido, es decir, en el caso de los hombres, éstos se vuelven más expresivos al experimentar la sensación de celos, sobre todo, es común que muestren el ceño fruncido, en las mujeres su expresividad emocional decae, mostrando un rostro más neutral que no deje entrever sus sentimientos.

Observamos algo peculiar, en el caso de Messi, no parece estar celoso, más bien adopta una corporalidad incómoda, sonrisa nerviosa, mirada tímida, y se toca la oreja, un gesto automanipulador que sí demuestra nerviosismo, tensión e inquietud, pero poco más.

La reacción emocional de Neymar sería más propia del ‘marido celoso’, mirada penetrante, inclinación significativa (se prepara para el ataque), ceño fruncido y postura tensa. ¿Curioso verdad? Realmente el compañero de equipo de Messi es quien más parece estar molesto y disgustado con la situación. Desde luego, otra cosa no será, pero empático sí, mucho.

 

 

¿Dónde has estado? Cómo leer los celos en el lenguaje corporal

celosniñosExisten muchos tipos de celos, pero hoy me centraré en explicar las señales no verbales de los celos románticos (tipificados así en Psicología Social) y es que ¿quién no ha sentido esa sensación de temor o sospecha de que nuestra pareja va a abandonarnos por otro/a? Los celos aluden a la percepción de que una relación significativa está amenazada y puede llegar a desaparecer, o deteriorarse como consecuencia de la acción de una tercera persona, con independencia de que dicha amenaza sea real, o imaginaria. Así pues, en los celos suele haber alguien de por medio, lo que se define tradicionalmente como una relación triangular.

Los celos no son emociones simples, sino que es una experiencia compuesta de al menos tres emociones básicas: ira, tristeza y miedo. Entonces, para leer los celos necesitaremos conocer más especificidades del caso, como por ejemplo, rasgos de la personalidad y el contexto de la situación para determinar que un enojo, por ejemplo significa en ese caso, celos. Sin esta información solo podremos leer la emoción sin identificar el motivo.

En general, el modo de proceder en los celos se caracteriza por una excesiva hipervigilancia de la pareja mediante la selección de ciertas informaciones, tales como encuentros sociales en los que se relaciona la otra persona, palabras, fotografías en las redes sociales, o incluso supuestos cambios producidos en la conducta del otro.

Lee el resto de la entrada »