Entradas etiquetadas como ‘leche’

Las fotos dando el pecho ahora tienen un nombre: #brelfie

311310901_62156540cb_bMe gusta que se visibilice el dar el pecho, ese momento que es al mismo tiempo un acto de amor y lo más natural y cotidiano del mundo (o debería).

No me gusta que se imponga y se criminalice a aquellas madres que no amamantan.
Tampoco me gusta que se reste el valor que tiene dar el pecho y se ataque a las que defienden que es la opción más natural y saludable, porque lo es. Me parece tan obvio se puede ser tan buena madre dándolo como cogiendo el biberón que me resulta absurdo tener que ponerlo en negro sobre blanco.

Me guardo para mí las sensaciones de tener a mis hijos junto a mi corazón, vencidos a dulces sueños y regalándome aromas aún más dulces. Y luego las risas, los dientes, las miradas de complicidad… recuerdos que me acompañarán hasta el final, solo míos pese a ser semejantes a los de millones de mujeres.

Confieso que cuando veo a otras madres amamantando, sentadas en un banco esquinado de un centro comercial, en una sala de espera, en la playa, en la calle… me enternece y sonrío para mí, recordándome ahí.
Lee el resto de la entrada »

A partir del año, leche entera ¿pero qué marcas de leche entera son mejores?

Mi pediatra me dijo que a partir del año podía dar a mis hijos leche entera, igual que la que tomamos los adultos.

No es algo que me preocupase mucho ya que la leche entera que han tomado mis hijos hasta los dos años y pico ha sido la mía. Y ni Julia (que sigue tomando pecho para dormir) ni Jaime tomaron jamás biberones ni toman vasos de leche. Yogures, queso y otros lácteos sí.

El consumo de leche en edad infantil es un tema polémico que quiero tratar otro día, pero lo cierto es que sin entrar hoy en esos berenjenales hay muchos niños pequeños tomando mucha leche entera, así que me ha parecido interesante traer a este blog esta noticia que acaba de publicar la OCU: Bebemos peor leche que hace diez años, según la OCU. Os pego un fragmento:

La OCU ha denunciado que la calidad de la leche hoy es peor que la leche analizada hace diez años y que las marcas más caras no son necesariamente las mejores.

Esta organización ha analizado 47 marcas de leche entera que se venden en 222 establecimientos de quince ciudades, y ha concluido que las diferencias de calidad entre unas y otras son “abismales” y que la composición de algunos de estos productos puede calificarse como “fraude”.

Fruto de su análisis, publicado en el último número de su revista “OCU-Compra Maestra”, esta organización considera que en el mercado existen marcas de buena y mala calidad a precios de todo tipo, y que no es necesario gastar más dinero para beber una buena leche.

Respecto a los precios, la OCU ha señalado que el ahorro según la marca que se elija puede ser muy elevado, y cita que una familia de cuatro miembros con un consumo medio de 120 litros anuales por persona gastaría 422 euros si optara por Pascual -la marca que encabeza el ránking-, frente a los 244 euros que gastaría si optara por la marca Muu, que según esta organización ofrece la mejor relación calidad-precio (es para la OCU “compra maestra”).

Las diez firmas que han obtenido una mejor calificación por la OCU son, por orden descendente, Pascual, Hacendado, Consum, Kaiku, Gallega, Deleite, Carrefour, Muu, Dia y Covap.

Por el contrario, las últimas de la clasificación son, de mejor a peor, Altamira, Carrefour Discount, Condis, El Castillo, Llet Nostra, Puleva, RAM, Reny Picot, Rio y Poles.

Multilacta, apoyo a la lactancia en partos múltiples

Me escribe Eloísa, mamá, asesora de lactancia, blogger y periodista, de parte de Multilacta.

Multilacta es un grupo de apoyo para la lactancia materna en caso de partos múltiples y me piden ayuda para la difusión del siguiente comunicado:

Defender el derecho de todas las mujeres a amamantar a sus hijos tanto tiempo como deseen y a recibir todo el apoyo social y profesional” no es un objetivo vano. Puede ser complicado, difícil de alcanzar y generalizar para el 100% de las mujeres, pero no por utópico o lejano tenemos que renunciar a la lucha constante por conseguirlo.

Las madres que viven partos múltiples tienen que vencer más obstáculos en su empeño de amamantar a sus hijos, ya que son muchos los familiares, amigos o profesionales que pueden llegar a poner en duda su capacidad para amamantar a dos o más bebés. Ayudar y apoyar a estas madres en sus lactancias fue el objetivo con el que Multilacta inició su andadura en el seno de Amapamu…

Y precisamente por eso, Multilacta no puede obviar o dejar pasar lo que ya es vox populi en el ámbito profesional de la lactancia materna:

* Que la asociación de padres de partos múltiples Amapamu viola repetidamente el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Lactancia Materna (transpuesto a la legislación española en el Real decreto 867, del 23 de mayo del 2008, sobre preparados para lactantes).
* Que dicha entidad ofrece a sus asociados “importantes” descuentos en leche de fórmula para bebés, una práctica expresamente prohibida por la legislación española, además de ser poco ética e ir en contra del interés económico y sanitario de las madres y de sus bebés y de la sociedad en general.
* Que dicha entidad “presume” en su web y otros materiales impresos de ofrecer un “grupo de apoyo a la lactancia materna” que se llama “Multilacta” como uno de sus servicios.

Teniendo en consideración que:

* Multilacta nació en el seno de Amapamu cuando ambas entidades compartían filosofía y objetivos.
* Multilacta está constituida como asociación independiente desde 2007, con su propia entidad jurídica, estatutos e infraestructura organizativa.
* Multilacta es una entidad totalmente independiente y ajena a AMAPAMU y no comparte ni participa de ninguna manera en sus objetivos ni fines.
* Nos parece poco ético e inmoral que una institución como Amapamu pretenda presumir de “defender y promover” la lactancia materna y a la vez incentive la alimentación de los bebés con leche de fórmula, con “importantes descuentos”.
* Conocemos que dichas prácticas son ilegales y que, además, entran en colisión frontal con todo lo que defendemos y por lo que luchamos en Multilacta.

No podemos sino confirmar:

* Nuestra completa independencia y desvinculación con Amapamu.
* Nuestra intención de no seguir colaborando en esta entidad como veníamos haciendo hasta ahora en ocasiones puntuales (charlas sobre lactancia en feria Bebés & Mamás).
*
Que tomaremos cartas en el asunto denunciando, si es necesario, la violación del Código ante algunos organismos internacionales encargados de su vigilancia y que seguiremos denunciando las prácticas ilegales y desleales con el resto de comercios (como distribuir productos por debajo de su coste) a través de todos los canales pertinentes.
* Que hemos extinguido cualquier relación/lazo de amistad/servidumbre con Amapamu, deshabilitando por ejemplo el servicio de consultoría en una dirección albergada en el dominio de Amapamu y ofreciendo a las familias el servicio de asesoría a través del correo consultas@multilacta.org / multilacta@multilacta.org.

Además, aprovechamos esta declaración para recordar que:

* Las madres que deseen recibir información sobre lactancia materna con gemelos no necesitan hacerse socias de Amapamu, ya que nuestro servicio de apoyo en grupo es totalmente gratuito y no vinculado a ninguna afiliación, ni siquiera la nuestra.
* Los socios de Amapamu no cuentan con privilegios especiales por ser miembros de la misma para ser atendidos por las asesoras de Multilacta.

A mí me sirve su petición de difusión de este comunicado para ayudar a dar a conocer a esta asociación. Aquellas madres futuras de gemelos, mellizos, trillizos… que deseen dar el pecho pueden encontrar en Multilacta información y apoyo.

Por cierto, el dibujo es de Atahensic, diosa iroquesa de la fertilidad (Imagen de www.breastfeeding-art.com)

Donar leche salva vidas

Hace unos días me escribió Arancha. Me decía lo siguiente:

Hola mama reciente, es la primera vez que escribo, pero te leo desde que me quedé embarazada.

El post de hoy sobre los prematuros me ha encantado, y aprovechando este, sería muy bueno para los prematuros que comentaras algo sobre el banco de leche humana del hospital 12 de Octubre.

No se si habrá en otras ciudades, yo soy de Madrid y conozco este, creo además que es el único aquí.

Estoy segura que muchas mamás no lo conocen y por eso no donan.

Principalmente la leche materna donada la utilizan para prematuros, aunque tambien me comentaron que tienen (o por lo menos cuando yo donaba tenían) un becario que tambien la analizaba. Es muy facil donar, te hacen un test y una analítica, y si eres apta para donar, ellos te dan todo lo necesario, sacaleches, biberones, nevera para el transporte de la leche, placas de frio…

La verdad es que te lo ponen muy facil, y a las mamas no nos cuesta nada, solo llevarlo al hospital.

Tú que tienes en tu mano dar a conocer temas a mucha gente a la vez, por ellos, hazlo.

Yo no llegué a donar leche nunca, todo lo que me extraía se lo zamparon mis peques. Pero sobre todo con Jaime recuerdo una época en la que mi congelador parecía una pequeña factoría de leche humana. O s aseguro que si me hubiera sobrado, no se me hubiera ocurrido tirarla. Me habría informado sobre la posibilidad de donarla.

Pero no sólo es la que te sobre. Es la que quieras sacarte mientras amamantas. O la que “sobra” cuando tus hijos están dejando el pecho o se lo estás retirando tú.

Julia aún mama, pero poco. Para dormir por las noches. Ahora que leo más despacio sobre el tema, la verdad es que me arrepiento un poco de no haber hecho el esfuerzo de donar un poco de mi leche.

Os dejo la información que facilita el Hospital 12 de Octubre (Madrid) sobre su Banco de Leche Humana. Aquí hay más.

DONACIÓN DE LECHE HUMANA

La lactancia natural es el mejor alimento para cualquier niño, especialmente si está enfermo o es prematuro. Después de la leche de su propia madre, la leche humana donada es la mejor opción para esos bebés porque se asimila mejor que la fórmula artificial, les protege de infecciones y mejora sus posibilidades de recuperación, supervivencia y desarrollo (Organización Mundial de la Salud y UNICEF)

¿Qué es un Banco de Leche Humana?

Un centro especializado donde la leche donada por algunas madres se recibe, se procesa, se almacena y se distribuye según indicación médica, a niños enfermos que no pueden recibirla de sus propias madres. Tanto la donación como la dispensación son gratuitas.

La selección de las donantes, la recogida y almacenamiento de la leche en condiciones óptimas y su pasteurización previa al consumo, junto con estrictos controles de calidad, otorgan a la leche humana donada la seguridad y los beneficios que ofrece la leche materna.

Este hospital apoya a las madres que quieren lactar a sus hijos y también dispone de un Banco de Leche.

¿Quién puede ser donante?

Las madres sanas y con un estilo de vida saludable, que estén amamantando a su hijo y quieran donar parte de su leche de forma voluntaria y altruista.

En el Banco se realiza una entrevista y un análisis de sangre para descartar situaciones que contraindiquen la donación. No podrá ser donante la mujer que:

* consume drogas ilegales, o tabaco, alcohol, cafeína u otros tóxicos en exceso.
* tiene infecciones como VIH (virus del SIDA), hepatitis o sífilis, o padece ciertas enfermedades.
* toma medicamentos o hierbas que puedan perjudicar a otro niño que no sea el suyo propio.

¿Necesita más información sobre la donación de leche?

Puede contactar con el Banco para concertar una cita y los profesionales del mismo contestarán a todas sus preguntas

1. Servicio de Neonatología. Edificio Materno-Infantil (planta baja)
2. Teléfono: 91 390 88 11 begin_of_the_skype_highlighting              91 390 88 11      end_of_the_skype_highlighting begin_of_the_skype_highlighting              91 390 88 11      end_of_the_skype_highlighting begin_of_the_skype_highlighting              91 390 88 11      end_of_the_skype_highlighting begin_of_the_skype_highlighting              91 390 88 11      end_of_the_skype_highlighting.
3. Horario provisional: de 8 a 15 horas, laborables
4. e-mail: bancodeleche.hdoc@salud.madrid.org

Si finalmente llega a ser donante, se le informará detalladamente de cómo extraer, almacenar y transportar al Banco su leche, para proporcionar a los niños que la reciban un producto seguro y de calidad.

¡Donar leche salva vidas!

En nombre de todos los niños enfermos, de sus padres y en el del hospital, gracias por su interés.

Si alguien sabe de otro hospital en España que tenga también banco de leche, por favor, que lo comparta con el resto en los comentarios. Yo no he sido capaz de encontrarlo.

———————-

ACTUALIZACIÓN: La doctora Medina del Banco de Leche del Hospital 12 de Octubre de Madrid ha tenido la delizadeza de contestar mis dudas. Comparto su mensaje con vosotros:

Afortunadamente hay otros bancos de leche humana en España y estamos en fase de crecimiento.

En Palma de Mallorca existe el primero que se abrió y que está operativo y en alza, ellos hacen recogida domiciliaria, se encuentra en el Banco de Sangre y Tejidos.

Otro hay, desde la pasada primavera (2010), en el Hospital La Fé de Valencia.

Recientemente ha comenzado a trabajar otro más en Granada en el Hospital Virgen de las Nieves.

Esperamos que pronto se abran nuevos bancos en Cataluña y en Aragón.

Estas son las noticias que nosotros tenemos.

Respecto a madres que quieran donar leche al banco del Hospital 12 de Octubre viviendo fuera de Madrid, es dificil, pero no imposible, tenemos alguna donante de Toledo y otra muy colaboradora de León, son casos extraordinarios, que se deben valorar en forma individual.

Gracias por tu colaboración en bien de los pacientes que reciben la leche y de las posibles donantes

¿Mamá o vaca? ¿Qué tal mamá y vaca?

Simplemente la elección de esa vocal en el titular del reportaje, esa o en lugar de una y, ya indicaba por dónde iban los tiros. Cuando lo tuve en las manos no daba crédito.

Aparentemente cedía la palabra tanto a defensores de la lactancia materna como a aquellos que la ponen en duda. Pero en realidad no existía tal igualdad, dejando de lado extractos la mar de divertidos como que los profesionales sanitarios empujan a las madres hasta la depresión a costa de presionar para que den el pecho, tenía demasiado eco esa vieja rama feminista que propugna la igualdad de la mujer a costa de convertirnos casi en hombres.

Aquella que nos quiere convencer de que aquella mujer que elija la maternidad por encima de los intereses personales o laborales está loca, vive engañada por oscuros complots masculinos o no sabe lo que es bueno para ella.

Por favor, no maquillemos los beneficios de la lactancia materna, que son muchos para madre e hijo. Seamos más naturales. Dejemos elegir a cada cual lo que desee, teta o biberón, sin buscar crear estériles batallas con ello.

Me encantaría encontrar el artículo original para ofrecerlo a vuestro juicio, pero me temo que está disponible sólo previo pago en esa cosa de El mundo llamada Orbyt.

Tal vez buscando la polémica (cosa que ha logrado), tal vez por basarse en su experiencia o prejuicios personales, tal vez por los interlocutores elegidos… no lo sé, pero me pareció como bien dicen en todos estos blogs:

– Una maternidad diferente: Vaca no, mamífera sí… y por supuesto, madre.
– Criando amando: ¿Madre o vaca? No, mamífera humana
– Aprendiz de madre: De “madres vaca” y periodistas fatuas
– Jesusa Ricoy-Olariaga: Ignorancia o información
– Papá Conejo – Mamá Piojo: La era de las madres-vaca
– Cavilaciones: Nada como mamá, nada como mamar
– La mamá vaca: Lo siento, yo soy madre y vaca
– Ser mamás: Mamás, a secas
– Una mamá sin complejos: ¿Vacas? ¡No! Madres y mujeres, por favor.
– Nace una mamá: ¿Madre o vaca? Madre lactante
– Criar creando: Mamá o vaca… o lo que es igual: estás conmigo o contra mí

Hay un grupo en Facebook llamado Me indigna que El Mundo haga este ataque contra la lactancia materna que ya tiene casi 2.800 seguidores.

Y que conste que a mí las fotos que ilustraban el artículo no me molestan en absoluto, aunque me parezcan algo chuscas…

Comenzando con los sólidos

En pocos días una madre reciente y su bebé de seis meses a los que conozco bien abandonarán la lactancia materna en exclusiva. Comenzarán con los famosos cereales sin gluten, que igual son los polvos de farmacia como el arroz hervido de toda la vida. Toda una nueva etapa para ambos.

Recuerdo que cuando en esos momentos, sobre todo con mi primer hijo, me dió por pensar que hasta ese momento todo su ser procedía de mí. Durante las 38 semanas de embarazo fue mi sangre y los seis meses siguientes fue mi leche lo que le aportó todo el alimento. Sus huesecillos, su carne tierna y firme, todo en él venía de mí.

Comenzar con otros alimentos era también comenzar a despedirme de todo eso. Algo bueno, ilusionante, pero también un poco triste.

Con ambos pasamos directamente del pecho a la cuchara. Ni Jaime ni Julia han probado jamás un biberón ya que la leche la continuaron tomando de su envase original. Y la transición fue natural y sencilla.

Pero es lo único que tienen en común.

Jaime era un niño que comía cantidades industriales de cereales y papillas desde el primer momento. En torno al año bajó la cantidad de alimento durante unos meses, pero pronto volvió a recuperarse.

Eso sí, nunca mostró interés por ver o probar lo que había en nuestros platos. Tampoco por coger él la cuchara o la comida con los dedos. Ahora sé que eso era parte de su problemática.

Además, aunque al año ya devoraba aspitos, tardó mucho en comenzar a masticar como es debido. Todo tenía que estar trituradísimo. Eso, aunque puede que también, no tiene por qué deberse al autismo. Muchísimos niños de entre uno y dos años tienen el mismo problema.

De hecho recuerdo en un programa de televisión a una niña de unos cinco o seis años que, salvo las palomitas de maíz y alguna que otra chuche más, también quería todo triturado.

Julia en cambio durante los primeros tres meses (de los seis a los nueve) apenas comía otra cosa más que el pecho. Los cereales y purés, muy poquito. Afortunadamente lo tenía a su disposición.

Al contrario que su hermano, muy pronto comenzó a querer probar y masticar lo que teníamos en nuestros platos. Y a día de hoy, con casi catorce meses, come de todo con las manos y no toma nada triturado. No lo quiere. Desayuna pan con queso, o galletas y fruta. Pero en trocitos.

Y come bastante cantidad. La que ella quiere.

Hace ya mucho tiempo que aprendí que es una guerra absurda pretender que un niño coma más de lo que desea. Convertir las comidas en una guerra es un desgaste inútil para la madre y para el hijo.

Nunca he obligado a comer a mis niños. Creo que nadie mejor que ellos sabe lo que necesitan sus estomaguitos. Recuerdo perfectamente cómo me intentaban obligar a mí. El tiempo perdido ante un plato de lentejas frías. El uso de la comida como arma arrojadiza. Era una comedora horrible de niña y ahora como absolutamente de todo.

Nuestra experiencia de niños siempre marca nuestras reacciones como padres.

En cualquier caso, independientemente de los planes que los padres tengamos, nuestros hijos vendrán a romperlos marcando sus preferencias desde el principio. También con apenas seis meses y la introducción de nuevos alimentos.

Más vale estar abierto a lo que sea y ser fléxibles.

Creo que la madre reciente de la que os hablo lo tiene bastante claro.

Esperando la subida de la leche

Post express para agradeceros vuestros buenos deseos y felicitaciones. En el post de ayer ya puse una foto de la peque.

Ya en casa os contaré el parto y estos dìas con más detenimiento.

Y también me conecto para contaros que ahora en lo que ando es en intentar dormir los ratitos que me deja Julia y en esperar la subida de la leche.

Que por cierto, con su hermano mayor no fue dolorosa ni me causo fiebre: tan sólo mucho calor en el pecho y ¡voila! leche presente.

Con Jaime tardó tres días, pero Julia se está enganchando mucho mejor al pecho y desde el primer momento. En cuanto salimos del paritorio le cogió el truco.

Entre eso y que no ha sido cesárea, confío en tener la leche pronto conmigo, que el calostro es poca cosa para una niña tan grande y con tantas ganas de crecer.

¿Cuánto os tardó a vosotras en subir la leche?

¿Cuajada de leche materna?

La noticia bizarra del día es la siguiente:

Un restaurante suizo prepara platos cocinados con leche materna

El propietario de un restaurante para paladares exclusivos de un hotel de Suiza condimentará su creaciones culinarias con, al menos, un 75% de leche materna, como informa Telegraph.

El propietario del restaurante, decidió insertar anuncios en la prensa en los que buscaba mujeres donantes de leche materna, a las cuales se les recompensaría económicamente por ello.

“Experimenté por primera vez con la leche materna cuando nació mi hijo”, ha declarado el cocinero, “se pueden obtener comidas realmente deliciosas con ella”.

Las autoridades sanitarias suizas reaccionaron confusamente cuando los medios de comunicación dieron la noticia, pues aparentemente existe un agujero legal sobre el uso de leche materna para cocinar en locales comerciales.

Tenéis la noticia entera con sus enlaces aquí.

Yo particularmente me he quedado de piedra.

La primera reacción, casi instantánea, es ¡Puaj!

La segunda es ¿Y por qué no?

Aunque yo antes donaría mi leche sobrante a un hospital, aunque no creo que probase una cuajada de leche humana (y eso que soy de probarlo casi todo), lo cierto es que también para un adulto debería ser mejor la leche humana que la de vaca o cabra.

Tal vez el que nos suene tan extremadamente extraño no deja de ser otra convención social, ¿No?

El primer y el último alimento

Viendo la segunda temporada de la serie de televisión Roma (muy recomendable, por cierto), me llamó la atención una escena del primer episodio.

Julio César ha sido asesinado, está tendido y amortajado mientras su esposa le vela. Se acerca entonces una esclava acompañada de una mujer joven con grandes pechos, un ama de cría, que se descubre un pecho y deja caer un chorro de leche sobre la boca del cadáver.

Me resultó tan curioso que volví a poner el fragmento con los comentarios de los creadores de la serie.

Allí explicaron que se trataba de una antiquísima práctica de origen etrusco.

Consistía en despedir al muerto de la misma manera que se le recibió cuando nació, dándole como último alimento el que había sido el primero y cerrando así perfectamente el ciclo.

Y aunque a muchos les pueda parecer grotesco, a mí me pareció un ritual funerario precioso.