BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘literatura juvenil’

Libros infantiles y juveniles para leer y pasar un verano a la bibliofresca

Satisfacer los bibliopaladares en construcción de los más pequeños no siempre es tarea fácil, y menos aún durante las vacaciones veraniegas. Por eso en reginaexlibrislandia hemos preparado una selección con títulos de literatura infantil y juvenil que lograrán que, al menos en ratos muertos, esos pequeños tunantes salgan del agua, suelten la tableta, te dejen dormir la siesta y, lo que es mejor, se evadan y diviertan a la bibliofresca.

Así que va mi selección Regina ExLibris de títulos que recomiendo en reginaexlibrislandia para que los pequeños lectores de entre 3 y 14 años pasen un verano de libro

¿Listos? ¡Allá vamos!

A partir de 3 años => Un elefante un pelín inoportuno. D. Williams y Tony Ross. Beascoa. Desternillante álbum ilustrado en el que un niño un poco despistado que no presta atención a lo que firma acoge en casa a un elefante pelín insoportable. Así que el pobre Sam tiene que aprender a vivir con un elefante gruñón, desordenado y exigente que inunda el baño, arrampla con toda la comida, monopoliza el mando de la TV y, para colmo, ronca mucho. Sam revisa el contrato y ve que, no solo tiene que acoger al elefante, sino que, además, tiene derecho a llevar a otros elefantes.

 

A partir de 4 años => Br1. Sebastián de la Serna. Loqueleo. Br1 vive en una galaxia muy, muy lejana y tiene una nave con la que viaja por el espacio. Un día, tras una expedición sideral descubre un planeta totalmente diferente a cuantos ya había conocido. Es un planeta lleno de vida y poblado por una especie sorprendente, donde todo es distinto y donde se da cuenta que tiene mucho que aprender. Un álbum delicioso capaz de reactivarle la curiosidad a cualquier lector.

 

A partir de 5 años => ¡Puag, menuda mascota! Andrés Guerrero. SM Barco de Vapor Blanco. Título que pertenece a la divertida serie Estos monstruos no dan miedo, que descubre a los peques a unos amigos muy especiales, y les enseña que no todas las criaturas grotescas o diferentes no son malvadas ni aterradoras. En este caso Clarisse, una vampirita muy peculiar, irrumpe en casa del protagonista con un regalo para él. Un regalo que se movía y que podía ser cualquier cosa. Lo que estaba claro es que a partir de entonces sería su mascota, y que su madre NO podía enterarse de nada.

A partir de 6 años => La vaca dijo Mua. Gloria Sánchez. Loqueleo. Un día cualquiera las vocales desaparecen de las palabras de los libros y la gente no se entiende, ni cuando habla ni cuando escribe. Todos están enfadados y tristes, pero Ada, una niña del pueblo, sale en busca de las vocales para recuperar la alegría. Lo que Ada no imagina es que solo gracias a la ayuda de una vaca muuuuuuuu pesada logrará su objetivo. Una bella historia en la que los libros, las letras y los besos pueden llegar a ser una misma cosa.

A partir de 6 años => Las lavanderas locas. John Yeoman y Quentin Blake. Océano Travesía. Un hilarante clásico contemporáneo en formato álbum ilustrado con las fantásticas ilustraciones de Quentin Blake. En él siete trabajadoras lavanderas que están hartas de trabajar para un jefe tirano y déspota deciden rebelarse y montan una divertida y alegre revolución que pondrá patas arriba el pueblo y las convertirá en un huracán salvaje e hilarante. Estas carismáticas lavanderas son la encarnación de la valentía y la alegría, son independientes, toman sus propias decisiones y son capaces de unirse y levantarse en contra de una situación injusta. Y, claro, salen victoriosas.

 A partir de 7 años => Pablo diablo. Francesca Simon. SM Varco de Vapor Azul.  Con este pequeño tunante de andar por casa es prácticamente imposible errar el bibliotiro en lo que a entretener a pequeños lectores respecta. Pablo Diablo es un auténtico diablo, sobre ese tema nadie afirma lo contrario. Pero Pablo está harto de que le consideren un gamberro y decide que será un “niño bueno”. ¿Lo conseguirá? Un libro en el que se muestran las peripecias de un transgresor dispuesto a cambiar.

 A partir de 8 años => Princesas Dragón: El misterio del huevo dorado. Pedro Mañas y Luján Fdez. SM. Título inaugural de una serie desternillante y original, en el que las princesas pueden ser de muchas maneras: deportistas, cursis, gruñonas, alegres, osadas… Algunas hasta se juntan y, ¡BUUM! se convierten en dragón, como Bamba. Ella vive tranquilamente en su castillo hasta que recibe una carta en la que el príncipe Rosko le declara su amor y le pide matrimonio. Pero ella no quiere, ¡ni hablar! Menos mal que hay otras princesas, y un mago, y un huevo de dragón e incluso dos ladrones en un bosque lleno de setas venenosas para impedírselo…

A partir de 8-9 años => Jacobo Lobo. Cumpleaños lobuno. Paul van Loon y Hugo van Look. SM. Jacobo es un chico normal que vive con su amigo Tino y su familia, porque sus padres lo abandonaron cuando aún era un bebé. Su vida transcurre sin muchos incidentes hasta la noche de su séptimo cumpleaños en la que ocurre algo inesperado que cambiará sus vidas. ¿Cuál será la nueva vida de Jacobo Lobo? Una historia de aventuras cargada de humor e ironía. Una novela de aventuras y risas que nos enseña a aceptar la diferencia como parte de nosotros mismos y de los demás.

A partir de 9 años => Apestoso tío Muffin. Pedro Marías. Anaya. Novela ganadora del Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil que narra la historia del señor Muffin, un caballero que por más que se lava, por más que se perfuma y por más que prueba cualquier cosa que logre perfumarlo, él no deja de oler mal. Este problemilla fétido no solo le impide llevar una vida normal, sino que además le empuja  a vivir una vida un tanto solitaria. Pero todo cambia para el pobre apestoso Muffin el día que irrumpe en su vida una niña que dice ser su sobrina. ¿Qué sucederá entonces? ¿Logrará dejar de ser apestoso? ¿Se sentirá menos solo?

A partir de 10 años => Vacaciones en el hotel encantado. Thomas Brezina. SM. Primera entrega de la divertida serie Todos mis monstruos en el que un niño algo miedoso descubre que un viejo vagón fantasma es el escondrijo de los últimos monstruos. Durante el verano, sus padres envían a Max y Dola, su hermana mayor, a un campamento, y nada más llegar los chicos deciden hacerle la vida imposible al pobre Max. Pero los verdaderos amigos siempre están cerca para ayudar en los momentos difíciles, y sus monstruosos camaradas acudirán al rescate de Max. Una historia de aventuras, humor y amistad. Un divertido relato que refleja valores como amistad, tolerancia y respeto a los demás

A partir de 11 años => Pippi Calzaslargas. Astrid Lindgren. Blackie Books. Gracias a Pippi, los niños y niñas de ayer y de hoy se sienten más fuertes. Más fantasiosos, más feministas, más generosos, más libres. Pippilotta Delicatessa Windowshade Mackrelmint es huérfana de madre e hija del capitán de barco Efraín Calzaslargas, que fue el rey de los mares y hoy es el rey de los caníbales. Pippi es su hipocorístico y, anclada en sus 9 años, vive con un caballo, un mono y ningún adulto a la vista. Imaginativa (que nunca demasiado mentirosa), valiente (que no lianta, incivil o temeraria), incorruptible y leal, pero no siempre ecuánime, Pippi es más fuerte que cualquier malhechor. Y, aunque tiene armas, administra justicia a sopapos. La gran niña rebelde y pelirroja de la literatura da más biblioguerra que nunca.

A partir de 12 años => Las arenas de isla Tiburón. Alexander Mccall Smit. Siruela. ¡Acompaña a la tripulación del barco escuela Tobermory en esta nueva aventura de salitre y adrenalina! Los gemelos Ben y Fee viajan con el resto de la tripulación rumbo al Caribe donde están las mejores aguas del mundo para navegar a vela. Pero sus rutinas diarias haciendo esnórquel, kitesurf y saltos de trampolín se verán interrumpidas el día que el capitán Macbeth recibe un misterioso mapa. Cuando alguien lo roba y un nuevo miembro de la tripulación abandona el barco, Ben, Fee y sus amigos deciden investigar. Sus pesquisas los llevarán hasta la siniestra isla Tiburón, donde los peligros acechan por doquier.

A partir de 13 años => Los escarabajos vuelan al atardecer. María Gripe. SM Gran Angular. David, Annika y Jonás, que cuidan durante el verano las plantas de la Quinta Selanderschen, creen que allí ocurre algo extraño, empezando por una enigmática planta que en lugar de buscar La Luz apunta al piso de arriba del caserón. Decididos a investigar suben y descubren un estuche de cartas del siglo XVIII que rebelan no solo una historia de amor, sino la desaparición de una estatua egipcia de 3000 años de antigüedad. Así detona un verano lleno de aventuras y misterios donde resulta que nada es lo que parece, y que incluso la dueña real de la casa resulta ser un fantasma aficionado al ajedrez. Una novela de misterio y aventura que atrapa desde los primeros párrafos.

A partir de 14 años => El gran sueño. Jordi Sierra i Fabra. Loqueleo. Primavera de 1881. En el Odisea, un barco que parte de Barcelona con destino a Nueva York, se cuela como polizón Alberto, un muchacho sin familia ni dinero. Entre los pasajeros de tercera clase se encuentra un matrimonio de pequeños comerciantes arruinados, que aspiran a una nueva vida, Joaquina y Ventura, con sus dos hijas adolescentes. Con la misma intención y huyendo de la justicia, viaja Ricardo con su esposa y su hijo Gerardo. Otro pasajero, Narciso Redolat, quiere encontrarse con la hija única de un próspero comerciante catalán de tejidos con quien se ha casado por poderes. Todos emigran a Norteamérica para encontrar un futuro mejor. Durante la travesía surgirán amistades, rivalidades, amores… Pero en Nueva York resulta muy difícil sobrevivir sin dinero, y los sueños cada vez parecen más lejanos e inaccesibles.

Y eso es todo desde reginaexlibrislandia para que los pequeños lectores pasen un veranito a la bibliofresca

Pero si te has quedado con ganas de más, sigo prescribiendo títulos a discreción:

7 libros para leer y reír a cualquier edad con el genio subversivo de Roald Dahl

Con Roald Dahl la bibliodiversión está garantizada. Porque a imaginación, irreverencia y humor hay muy pocos que igualen a este genio subversivo. Un titán de las letras que ha conquistado a legiones de lectores de todo pelaje, edad y condición con sus historias originales, desternillantes, inesperadas y casi siempre demoledoras. Y, eso sí, maravillosamente ilustradas por Quentin Blake. Otro que tal baila…

Aunque conocido fundamentalmente por sus míticos libros infantiles cargadas de rimas y de situaciones disparatadas, el británico Roald Dahl es también un consumado maestro del relato para adultos, aun cuando explota sus miserias con una ironía y un efectismo sobrecogedores.

Pero todos y cada uno de sus artefactos librescos son reflejos de un ingenio tan perverso como brillante e incisivo, donde el reverso más retorcido del hombre se revela en tramas cargadas de suspense, de humor mordaz y de mensaje, pobladas por criaturas marcadas por su diferencia y cerradas con finales abruptos y certeros.

Así que con semejante bibliopanorama cuando en la librería me preguntan por dónde empezar a leer a Roald Dahl me vengo arriba y suelto sin pestañear mi selección reginaexlibrislandiana de siete libros para leer, reír y rendirse al genio subversivo de Roald Dahl a cualquier edad:

  • Desde 8 años => ¡Qué asco de bichos! El cocodrilo enorme. Roald Dahl. Loqueleo. Roald Dahl, maestro en la personificación de animales, disecciona en nueve desternillantes historias en verso las aventuras y desventuras de distintos animales que necesitan poner en jaque al ser humano para sobrevivir, al tiempo que muestran a los más pequeños las grandezas y las miserias de una especie –la suya- caricaturizada en todo su estúpido, tierno, cruel y torpe esplendor. Una divertida e imaginativa manera de colocar al hombre en el lugar que le pertenece, es decir, un par de escalones más abajo del sitio que pretende ocupar en el reino animal. Escenas divertidas, rimas hilarantes y un buen rato de risas de letras aseguradas.

 

  • Desde 8 años => El Superzorro. Roald Dahl. Loqueleo. Pasen y lean las andanzas de Don Zorro, un superhéroe de pelo en pecho valiente, bondadoso, inteligente, divertido y definitivamente astuto que debe anticiparse a las sucias artimañas de Bufón, Buñuelo y Benito, tres bribones que lo acechan y atormentan en el bosque y desde sus granjas. Una divertida historia que empieza como un cuento de hadas pero que un par de páginas más allá pulveriza el género para demostrar que bondad y astucia pueden ir perfectamente de la mano o, mejor aún, vestir la piel de un zorro.

  • Desde 10 años => Los Cretinos. Roald Dahl. Loqueleo. El señor y la señora Cretino son dos odiosos personajes, tan malvados como mugrientos y repulsivos, que se dedican a hacerse la vida insoportable, no solo entre ellos sino a cualquiera que se les cruza. Y no solo eso: los Cretino son especialmente crueles y abusones con una simpática familia de monos, a los que tienen prisioneros y a los que tampoco dejan vivir en paz. Pero la irrupción del pájaro Gordinflón va a poner patas arriba el turbio hogar de los Cretino. ¿Recibirán los Cretino su merecido? Una desternillante fábula sobre un par de abusones que terminan por recibir su merecido de la forma más insospechada.

  • Desde 10 años => Las Brujas. Roald Dahl. Loqueleo. Las brujas de todo el mundo están celebrando su Congreso Anual en la costa de Inglaterra. Capitaneadas por la idolatrada y temida Gran Bruja planean aniquilar a todos los niños sirviéndose de un ratonizador mágico. El problema añadido es que estas brujas no son las típicas que aparecen en los cuentos tradicionales, sino que son unas mujeres corrientes que se visten con ropa corriente y llevan una vida corriente, como la de cualquier mujer corriente. Si es así, ¿conseguirán vencerlas un niño de 7 años y su abuela? Una divertidísima fábula apta para cualquier edad y paladar libresco. 

 

  • Desde 12 años => Matilda. Roald Dahl. Loqueleo. Los bibliófagos del mundo caímos rendidos a los pies de Matilda, una niña de 5 años que es una voraz devoradora de libros. Es superdotada y traviesa, algo que desestabiliza e incomoda a sus padres y al resto de adultos que la rodean, y eso haría de esta historia un drama familiar de no ser por el humor y el ingenio de esta pequeña bibliófila que, además, tiene algún que otro poder secreto. Armada con una curiosidad insaciable y un empeño rotundo en ser feliz a toda costa, esta princesita de armas tomar es un derroche de inteligencia, gracia y humor que un buen día decide desquitarse y empezar a actuar ante quienes la quieren hacer daño o la tratan injustamente. Divertido, tierno y lúcido relato del amor por los libros y del poder de la imaginación y de la lectura como armas contra la mediocridad.

  • Desde 12 años => Charlie y la Fábrica de Chocolate. Roald Dahl. Loqueleo. Charlie vive junto a sus padres y sus abuelos en un hogar donde escasea prácticamente todo menos el amor. Juntos sobreviven sin quejarse del hambre ni del frío, y la cosa empeora cuando su padre pierde el trabajo. Mientras tanto el excéntrico Señor Wonka, dueño de una fábrica de chocolate local, ha escondido cinco billetes de oro en sus chocolatinas y los afortunados que los encuentren tendrán libre acceso a sus misteriosas instalaciones. En un golpe de suerte es Charlie quien se hace con uno de esos preciados pasaportes dorados, y desde el momento en que accede a la Fábrica nada será como hasta entonces. Hilarante fábula que recomiendo leer con el buche lleno donde lo verdaderamente importante se impone a lo superficial, y donde se suceden escenas tan escalofriantes como divertidas. Roald Dahl en estado puro.

 

  • Desde 13 años => Relatos. Roald Dahl. Loqueleo. Para los lectores más creciditos que quieran profundizar en el al universo literario más adulto de Roald Dahl no hay mejor opción que sus relatos, y hete aquí una selección pensada para paladares adolescentes. Son trece sorprendentes historias que reflejan el indiscutible talento de uno de los grandes titanes de la literatura universal. El humor, la ironía y la imaginación de Roald Dahl se mezclan para crear situaciones y personajes inolvidables y levantar relatos con un lenguaje directo y rico, un humor corrosivo y sarcástico, y finales atípicos e inesperados que invitan a una sonrisa cómplice. Sin duda un efectivo bibliopasaporte al resto de la alucinante bibliografía de Dahl.

Así que, reginaexlibrislandianos de pro, pasen y lean solos o en familia a este genio llamado Roald Dahl, ese que sin miedo a ser subversivo logra ser luminoso y oscuro al mismo tiempo. Palabra de Regina ExLibris.

 

10 libros infantiles y juveniles para regalar y quedar como una Regina ExLibris

Selección Infantil y Juvenil Regina ExLibris

Selección Infantil y Juvenil Regina ExLibris

Satisfacer los bibliopaladares en construcción de los más pequeños no siempre es tarea fácil. Por eso desde reginaexlibrislandia os hemos preparado una selección con títulos de literatura infantil y juvenil que, al menos por un rato, lograrán que esos pequeños tunantes suelten la tableta y se evadan y diviertan entre líneas.

Va mi selección Regina ExLibris de títulos que recomiendo en reginaexlibrislandia para pequeños lectores de entre 2 y 14 años.

¿Listos? ¡Allá vamos!

  • A partir de 2 años => Yo duermo con un Oso. A. Acebal y B. Sauras. Pintar-Pintar ¿El peque tiene miedo a los monstruos nocturnos? Con este libro, ya no los tendrá. Una poética historia sobre un niño que tenía miedo a esos monstruos que, al caer la noche y apagar la luz, invadían su habitación. Una historia muy tierna cargada de rimas y de delicadas imágenes que espantarán los miedos nocturnos del pequeño lector.
Yo duermo con un oso

Yo duermo con un oso

  • A partir de 4 años => Empanada de mamut. J. Willis y Tony Ross. El Zorro Rojo. Willis y Tony Ross proyectan en sus historias la parte más traviesa y tierna de la infancia, esa que no atiende a normas, se rige por las emociones y el sentido humor. Divertidísimo relato prehistórico con hilarantes ilustraciones, y un texto que es todo rimas, musicalidad, humor y aventuras con un final desternillante, que subraya la importancia de la familia como refugio y el amor a la naturaleza y los animales.
Empanada de Mamut

Empanada de Mamut

  • A partir de 5 años => Brunilda la Bruja. Valerie Thomas y Korky Paul. Brume. La bruja Brunilda siempre se ve envuelta en desternillantes situaciones porque sus hechizos no suelen ser demasiado atinados. En esta primera aventura de la serie la Bruja Brunilda, desesperada porque en su casa negra le resulta difícil dar con Bruno, su gato negro, decide darle al felino un toque de color… Una historia divertidísima con dibujos maravillosos y donde cada detalle esconde una sorpresa.
La bruja Brunilda

La bruja Brunilda

  • A partir de 7 años => Los Dragones no saben volar. Vivian French. Edelvives. Primera entrega de El Aprendiz de Caballero donde Sam, un niño que reside en el Castillo Mothscale con sus tíos y su prima, sueña con convertirse en un caballero. Sin embargo su vida es rutinaria, excepto cuando rescata al dragón Godfrey, atrapado en el fondo de un pozo. Pero, ¿y si su sueño se cumpliera? Un pergamino que yacía en la cavidad donde estuvo Godfrey puede cambiar los destinos de los protagonistas.
Aprendiz de caballero

Aprendiz de caballero

  • A partir de 8 años =>Isadora Moon va al colegio. Harriet Muncaster. Alfaguara. Isadora Moon es especial porque es diferente y única: es mitad hada y mitad vampiro. Le encanta la noche, los murciélagos y su tutú negro de ballet, pero también la luz del sol, las varitas mágicas y su conejo rosa Pinky. Cuando llega el momento de empezar el colegio, Isadora no sabe a cuál debe ir: ¿al de hadas o al de vampiros. Un personaje entrañable para demostrar que ser diferente no te hace raro, sino especial.
Isadora Moon va al colegio

Isadora Moon va al colegio

  • A partir de 9 años => Cosas que te gustará saber sobre el cuerpo humano. J. Farndon. Edebé. Este gran libro permite a los pequeños lectores aprender cómo funciona el cuerpo humano a través de ilustraciones y de curiosidades. Con él estarán entretenidos mientras aprenden, por ejemplo, de qué color es la sangre, cómo se unen los huesos, qué sucede con lo que comen, qué son las hormonas o cómo funciona una célula.
Cosas que te gustaría saber sobre el cuerpo humano

Cosas que te gustaría saber sobre el cuerpo humano

  • A partir de 10 años => ¡Que viene el zorro! Cornelia Funke. Siruela. Cornelia Funke es sinónimo de fantasía, emoción y diversión aseguradas, y esta entrega de Las Gallinas Locas, la pandilla de chicas más alocadas de la literatura, lejos de defraudar sube el listón. Cuando la abuela Slättberg decide sacrificar a las mascotas de las Gallinas Locas, las niñas tienen que idear un plan para rescatarlas. Pero no parece fácil y no saben dónde pueden ponerlas a salvo. Así que, después de pensarlo mucho, no les queda más remedio que volver a pedir ayuda a la pandilla de los niños, los Pigmeos. Una historia con mucho humor sobre el amor hacia las mascotas.
¡Que viene el zorro!

¡Que viene el zorro!

  • A partir de 12 años => El manual de las 50 aventuras que tienes que vivir antes de los 13 años. Destino. De la mano de dos de los más importantes autores italianos de literatura infantil y juvenil nace un divertido manual que propone las aventuras más emocionantes y divertidas que hay que vivir antes de cumplir los 13 años. Misiones para intrépidos aventureros deseosos de enfrentarse a retos como construir un iglú, explorar antiguas ruinas misteriosas, fotografiarse con animales salvajes, preparar pan, observar las estrellas… ¡misiones para dejar la tableta, salir de casa y vivir experiencias únicas!
El manual de las 50 aventuras

El manual de las 50 aventuras

  • A partir de 13 años => La bella salvaje. Philip Pullman. Roca Editorial. Philip Pullman regresa al mundo de La Materia Oscura con esta maravillosa primera entrega de su nueva trilogía, El libro de la Oscuridad. Malcolm Polstead, un joven adolescente de once años, y su daimonion Asta viven con sus padres muy cerca de Oxford. Al otro lado del río Támesis (en el que Malcolm navega habitualmente utilizando su amada canoa, llamada La Bella Salvaje) está la abadía de Godstow, habitada por las monjas de la región. Malcolm descubrirá que ellas tienen un huésped muy especial, una niña con el nombre de Lyra Belacqua…
La bella salvaje

La bella salvaje

  • A partir de 14 años => La ciudad del sol poniente. Yazumi Yumoto. Nocturna. A los cuarenta años, la infancia parece muy lejana… Por eso, cuando el protagonista rememora la suya, lo hace con incertidumbre por los momentos cotidianos al lado de su madre y su abuelo, el Viejo Teko, un anciano con un comportamiento misterioso y hosco que evoca su juventud frente al niño en una atmósfera llena de calidez. Tierna, sencilla y divertida refleja el enigmático mundo de los adultos a través de los ojos de un niño. Un relato maravilloso cargado de ternura, encanto y lucidez.
La ciudad del sol poniente

La ciudad del sol poniente

Y eso es todo para los más pequeños. Pero si decides que ahora es tu turno, sigo prescribiendo títulos a discreción:

Selección Día del Libro Regina ExLibris

Selección Día del Libro Regina ExLibris

Trivial: ¿Cuánto sabes de la novela La Historia Interminable, de Michael Ende?

(La Historia Interminable, 1984 / Warner Bros.)

(La Historia Interminable, 1984 / Warner Bros.)

La Emperatriz Infantil agoniza y su reino de Fantasía corre tal peligro que su salvación depende del joven Atreyu, un valiente guerrero de los pieles verdes, y de Bastián, un niño tímido y regordete que, en el mundo de los hombres, lee con pasión un enigmático libro. La Historia Interminable (Alfaguara) del alemán Michael Ende encierra mil aventuras y una troupe de fantásticos personajes que enredarán al lector de cualquier edad y bibliopaladar  en una experiencia lectora absolutamente inolvidable.

Si eres de los que sí leyó la novela original demuéstralo respondiendo al trivial “La Historia Interminable” de Regina ExLibris. ¿Listo? ¡Vamos!

 

¡Alunizo con Julio Verne!

Han pasado casi cincuenta años de la teórica llegada del hombre a la Luna y yo lo festejo como mejor sé: a librazo limpio. Por eso no titubeé el sábado al reconducir en reginaexlibeislandia a mi trinchera de anaqueles un acalorado debate sobre si las míticas imágenes de Neil Armstrong paseándose por la superficie lunar fueron una retransmisión televisiva o una burda ficción catódica made in Universal Studios.

Sí, queridos, porque cuando un reginaexlibrislandiano asiduo y uno de mis libreros insistían en que metiera baza en su discusión sobre montajes, carreras espaciales, Apollos 11 y astronautas me atusé el pelucón a lo Barbarella y adoptando la pose entre sinuosa y firme de la diva intergaláctica setentera esputé a quemarropa:

 

– Regina: Ay, que yo sólo alunizo con Julio Verne. – Cliente: ¿Perdona?

– R.: Lo que oyes, que en reginaexlibrislandia lo que cuentan son los libros, y poco más. Así que, ya sabéis…¡a la luna a lomos de cualquier libro, queridos!

– Librero1: Vaya telita, cómo estamos hoy…

– R.: A ver, ya que el mundo se acuerda de Armstrong y compañía dejarme que yo desenpolve a Julio Verne, ¿no? Después de todo, un siglo antes de la NASA el francés ya escribió De la Tierra a la Luna y Alrededor de la Luna, su continuación.

– C.: ¡Anda! Pero, ¿eran dos? Yo solo conocía De la Tierra a la Luna y, si te digo la verdad, no me la leí. De Verne sólo La vuelta al mundo en 80 días y 20.000 leguas de viaje submarino…

– L1: Me vas a matar, Regina, yo tampoco sabía nada de Alrededor de la Luna. Y la otra, de oídas, pero tampoco me la leí.

– Regina: ¿Veis? Pues eso. Primero publicó De la Tierra a la Luna, en la que se centra en narrar los preparativos para lanzar un proyectil a la Luna. Los implicados eran los dueños de una empresa especializada en construcción de cañones y de otra de escudos que, acabada la Guerra de Secesión, se plantean realizar esa hazaña porque ya no tienen que fabricar ni cañones ni balas ni nada de eso. Vamos, que se aburren, y se lanzan a la ‘carrera espacial’. Luego se les une un intrépido francés para ofrecerse como piloto…

– C.: Ya veo, ¿Pero llegan?

– R.: Eso mejor lo lees en el libro, ¿no? Lo que si te digo es que su continuación, Alrededor de la Luna, ficciona el viaje en sí abordo de la bala de cañón-cohete y lo que sus tripulantes descubren sobre el reverso de la Luna. Y lo más alucinante es pensar que se inventó ambas historias en 1865 y 1870 respectivamente… Cuando los leáis veréis cómo a veces la ficción supera a la realidad o, al menos, ¡se le adelanta!

– L.: Pues nada, otros dos libros para la lista. Aunque os diré que los cuelo, porque me picó la curiosidad y me los llevaré hoy. ¿Los tenemos, no, Regina?

– R.: Sí, en Edaf. Por suerte pedí tres de cada la semana pasada, cuando empezó el bombardeo mediático recordándonos que se acercada este 20 de julio.

– C.: ¡Eres grande, Regina! Yo también me los llevo. Me marcho una semanita a Canarias, uno de los mejores observatorios celestes del mundo, y no imagino mejor entorno para leerme los alunizajes de Verne, la verdad.

 

Y poco después, mientras echaba el cierre regino aún con la Barbarella que llevo dentro puesta, decidí que yo también me llevaría De la Tierra a la Luna y Alrededor de la Luna del maestro visionario Jules Verne para festejar el 20 de julio a librazos con un alunizaje verniano en toda regla.

Pero lo haré no sin antes regalaros dos grandes hitos televisivos:

 

La llegada de Neil Armstrong a la Luna (¿o no?) en 1969:

Y el trailer original de la mítica Barbarella que en 1968 protaginizara Jane Fonda en su adaptación cinematográfica:

 

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿leísteis De la Tierra a la Luna? ¿Y Alrededor de la Luna? ¿Qué otra lectura de alunizajes sugeriríais?

¿Qué leen quienes leen en España?

El 81,9% de los chicos y chicas menores de 14 años leen, de los cuales un 65,5% afirman hacerlo semanalmente y un 74,5% dicen ser hijos de padres lectores. Y no sólo eso: el 59% surca mares de letras porque les gusta, ¡les gustaaa!, frente a un 10,6% que lo hace por imposición escolar una o dos veces por trimestre… ¡Loadas sean sus córneas e insaciable su apetito lector!

Son datos del último barómetro de hábitos de lectura y compra de libros elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España con los que he decidido irrumpir en el 2009 porque, como comprenderéis, levantan el ánimo a cualquier bibliófilo de corazón.

Claro, queridos, si en pleno S.XXI jovencitos flanqueados por dispositivos electrónicos de ultimísima generación arañan minutos al día para dejarse llevar por espirales de letra impresa no todo está perdido: una nueva generación de devoradores de libros está en el horno, y yo, eufórica perdida, lo celebro en mis confines.

Y no sólo eso, es que además de pequeños lectores natos, la onda expansiva de bombazos editoriales como J.K.Rowling o Stephanie Meyer han logrado que jovencitos con lecturafobia congénita se atraquen de negro sobre blanco con sendas sagas de siete y cuatro volúmenes de una media de quinientas páginas por libro. ¿Corren o no corren buenos tiempos para la lectura?

Dándole vueltas al tema y como homenaje regino decidí montar una mesa con los títulos que más me piden o a cuyas baldas van como kamikazes cuando irrumpen en reginaexlibrislandia esos chicos y chicas de entre 8-10 y 14 años que tanto me leen.

Ahí va:

Gerónimo Stilton; Kika Superbruja, de Knister; El pequeño vampiro, de Ángela Sommer Bodenburg; El pequeño Nicolás, de René Gosciny; El pirata Garrapata, de Juan Muñoz Martín; Fray Perico y su borrico, de Juan Muñoz Martín; Las brujas, de Roald Dhal; La Orden de la Academia Spencer, de Libba Bray; Manolito Gafotas, de Elvira Lindo; Crónicas de Narnia, de C. S. Lewis; Ghostgirl, de Tonya Hurley; Memorias de Idhún, de Laura Gallego; la Trilogía Mundo de Tinta, de Cornelia Funke; las Crónicas de Spiderwick, de T. Diterlizzi y Holly Black; Crepúsculo, de Stephanie Meyer; Harry Potter, de J.K. Rowling.

 

Y vosotros, queridos, ¿qué opináis sobre los datos del barómetro de lectura? ¿Tenéis a alguno de esos pequeños lectores en vuestro entorno? ¿A qué pensáis que se debe, a las campañas externas o a los padres? ¿Habéis leído alguno de esos libros que cito?

La academiaspencemanía llega a las madres

Llamadme sentimental, queridos, pero cualquier indicio de ansia lectora en un cliente me conmueve, me desarma, me conquista.

Ya puede tratarse del prospecto de un fármaco o del texto aparecido en vete tú a saber dónde ni cómo: si alguien lo pide con la mirada cargada de voracidad a mi se me activa la maquinaria librera y por mi pelucón que localizo el objeto impreso de su deseo. Palabra de Regina.

Y ayer tarde me topé con uno de esos gloriosos episodios. Estaba yo dale que dale al papeleo y al café bien cargadito cuando una señora se adentró en mis confines. Como fue directa a la zona de literatura juvenil supuse que buscaba algún libro para su retoño (El Cantar del Mio Cid, El Conde Lucanor, El Sí de las niñas, Rebeldes, Rimas y Leyendas de Bécquer, Cuando Hitler robó el conejo rosa… Vamos, los ‘más buscados’ en esta época de curso escolar).

Pero no, nada más lejos de la realidad. AL cabo de un rato ella misma evidenció mi error de cálculo:

– Clienta: Buenas tardes…- Regina: ¡Hola! ¿Qué tal está?

– C.: Bien, verá, busco un libro

– R.: ¿Puedo ayudarla?

– C.: Igual sí. Mire es que necesito leerme un libro que le dejaron a mi hija, al que ella estaba enganchadísima, pero que devolvió antes de que pudiera ojearlo.

– R.: ¿Recuerda el título, el autor o algún dato?

– C.: Pues la verdad es que no mucho. Sé que iba de una orden secreta de chicas dentro de una academia, y que hay dos partes. La que tenía Rebe, mi niña, era la segunda porque ya se había leído la anterior, y era algo así como ‘el ángel rebelde’, creo. Yo quiero las dos.

– R.: ¿Y por qué no se lo pregunta a ella?

– C.: Verá, es que me da vergüenza. Del libro no hablé con ella, no me atreví a preguntar, y como lo tenía forradito y lo leía en la cama me daba cosa decirle nada. Lo ojeé un día mientras se duchaba, pero el caso es que me intriga. Por lo visto todas están como locas con los libros. Además si encuentro los dos, pues serán para ella.

– R.: Mmmm, pues igual… Verá, hace dos o tres días vino una chica de unos trece años pidiédome uno que sonaba muy parecido a eso. No lo tenía. Como mis compañeros me contaron que habían venido pidiéndonos esos libros dos o tres chicas más, les seguí el rastro.

– C.: ¿Y cuáles eran?

– R.: A ver, un segundo… ¡Ah, sí, aquí lo tengo! De una tal Libba Bray, la saga se llama ‘El Círculo Secreto’, y tiene dos partes: La orden de la academia Spence y Ángeles Rebeldes.

– C.: ¡ESOS, ESOS SON! ¡SEGURO!

– R.: Pues investigué y en España, además de El Círculo de Lectores, lo edita RBA. Pero con la fiebre que se ha desatado van a reeditar el primero, La Orden de la Academia Spence, y a lanzar el segundo, Ángeles Rebeldes.

– C.: ¿Y para cuando me lo puede conseguir?

– R.: Verá, iban a lanzarlos juntos ahora, pero la cosa se ha retrasado hasta el día 23.

– C.: Ya veo, ¿y me los podrá conseguir?

– R.: Si, si, yo le consigo dos para el día que salgan, y la llamo por teléfono cuando me lleguen a reginaexlibrislandia.

Y se fue con una sonrisa que le daba la vuelta a la cabeza. Estoy deseando que RBA los saque del horno para ver la cara que se le pone a la buena mujer cuando los tenga delante. Lo que es a mi, me han contagiado el apetito lector por La Orden de la Academia Spencer y Ángeles Rebeldes, así que ya os daré el parte cuando me los lea.

Y vosotros, queridos, ¿habéis oído hablar de los dos libros de Libba Bray? ¿Os ha ocurrio alguna vez algo similar a lo de mi clienta, es decir, que no os atrevierais a preguntar directamente sobre un libro que os intrigara?

“Joeee, mama, ¿Y eso me lo tengo que leer YO?”

Con lo dada que soy yo a somatizar por la epidermis no podía ser de otra manera: hoy echo el cierre con el sarpullido puesto. Y la verdad es que no sé qué me escuece más, si la erupción cutánea en sí o su causa: una intolerancia congénita a según qué estados carenciales de interés bibliófilo en terceros.

Aunque la cosa me enerva, me escandaliza y me entristece es cierto que hay casos en que aún podemos atajar el mal. Y como el de ésta tarde me da a mi en el pelucón que ha sido uno de ésos, los picores son molestos, sí, pero tolerables con la ayuda de algún remedio casero.

Veréis, la cosa empezó así: una madre y su hija adolescente adentrándose en reginaexlibrislandia. Mientras la retoña parlotea por el móvil, la señora me planta frente al pelucón un pedazo de papel diciendo:

– Clienta: ¿Tiene esos libros?- Regina: ¿A ver? Si, un segundo que se los traigo.

– C.: ¡Pero tienen que ser esos, en esas editoriales y todo!

– R.: Si, si, no se preocupe.

– C.: Es que son para la nena, ¿sabe? Y el profesor es un tiquismiqui. Como no le lleve justo los que ha pedido me la suspende sin más.

– R.: Bueno, imagino que si él ha elegido esos títulos en esas ediciones por algo será, así que vamos a por ellas.

– C.: Vale, aquí esperamos. NENA, ¿QUIERES DEJAR YA EL MALDITO TELÉFONO? VAMOS QUE LLEVAS TODA LA SANTA TARDE PEGADA…

– R.: Mire, aquí están: El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger, en Alianza; El misterio de la cripta embrujada, de Eduardo Mendoza en bolsillo; la Apología de Sócrates, de Platón, en Espasa-Austral, y Romeo y Julieta, de Shakespeare también en Espasa-Austral.

– C.: Uy, ¡qué maravilla, así no tengo que pasearme! Mira, nena, están todos tus libros.

– Chica: Joeee, mama, ¿Y eso me tengo que leer? Pues vaya planazo…

– C.: Al menos mientras te los estés leyendo dejarás un poquito el dichoso teléfono.

– R.: Bueno, igual te sorprenden y hasta te gustan

– C.: ¿Cuáles, uno de ÉSTOS? Bahh

– R.: Mira, éste, por ejemplo, va de un chico de tu edad al que expulsan de la escuela y decide pasarse unos días el solito en Nueva York gastándose todos sus ahorros antes de volver a casa a dar la noticia a sus padres…

– C.: ¿Éste, el blanco?

– R.: Si, ese, el de Salinger.

– C.: No se yo…

– R.: Y con el de Mendoza te vas a reír, y llorarás con el de Shakespeare

Y antes de que acabara la frase Shakira a pleno pulmón polifónico me puso el corazón en la punta del pelucón: el móvil de la muchacha. Mientras tanto, la madre alzó la vista al techo de reginaexlibrislandia como buscando por entre mis grietas un último resquicio de paciencia. Pagó y se fueron.

Pero tras su estela a mi me quedó la duda: ¿lograrán Salinger, Mendoza, Shakespeare o Platón encerrar a la criaturita en una gloriosa jaula de letras, esa de la que yo no escaparía ni por todo el oro de un jeque árabe?

¡Hagan sus apuestas! Y si no, díganme, regislandianos de pro, ¿qué libro les clavó en el sendero de las letras? ¿La lectura obligada de qué libro en la escuela empezó siendo un tormento para terminar como una fantasía alucinante?

“Mejor me llevo los de Los Cinco, que a Harry Potter llegará ella solita”

Quizá sea un efecto secundario del oficio librero, pero en reginaexlibrislandia impera el dogma que reza “Soy lo que leo”. No es que correteemos por entre nuestras baldas farfullándolo en plan mántrico, pero a veces alguna anécdota con clientes o comerciales o cualquier noticia de los medios nos devuelve a él.

Y esta semana, en una de esas paradas técnicas mediamañaneras para repostar café, leíamos en la prensa: “Enid Blyton vence a la ‘mamá’ de Harry Potter como autora más querida en el Reino Unido”. Ay, queridos, mi otro librero y yo pasamos de la estupefacción a la euforia a velocidad de crucero, y eso que aún no habíamos metido el morro en la cafeína, ni leído el texto íntegro.

Pero sólo con saber que se trataba del resultado de una encuesta realizada entre 2.000 adultos, para quienes a día de hoy su escritora preferida es Enid Blyton (Los Cinco, Los Siete Secretos, la Serie Secreto, etc), seguida por Roald Dahl (Charlie y la Fábrica de Chocolate; Las Brujas; James y el melocotón gigante, etc) y por J.K.Rowling nos bastaba.

Ojo, pero no por desprestigiar a la madre literaria de Harry Potter ni su gloriosa saga de la que yo misma soy devota, sino porque volvíamos a nuestro citado dogma: ‘Soy lo que leo’. Eso demuestra que las generaciones que han crecido leyendo a Blyton y a Dahl, habrán leído o no la saga de Rowling, pero siguen apegados sentimentalmente a quienes les revelaron la magia de la lectura décadas atrás.

Y hacia ahí, hacia el espacio que ocupa el universo Blyton en reginaexlibrislandia, derivó nuestra charleta de mostrador:

– Regina: Mira, en la balda a ras de suelo está la saga completa de Los Cinco, que son 21 aventuras, y la de Los Siete Secretos… Tráete alguno un momento,- Librero: Uy, pues si es de reciente edición. Ahora no caigo en cifras ¿las vendemos?

– R.: Sí, salen al mes unos 5 o 6 ejemplares de media.

– L.: Nada comparado con los 20 Harry Potter en el peor mes.

– R.: Ya, pero Los Cinco no tienen película ni merchandising ni nada, van de boca a boca o, mejor, de adulto a niño.

– L.: ¡Madre mía, mira esta cubierta! ¡Es igualita a la que yo tenía!

– R.: La verdad es que no sé qué tiene más mérito: si que una saga de aventuras publicada en llos 40-50-60 del S.XX venda a día de hoy diez millones de ejemplares en el mundo (continúan disponibles en noventa idiomas) sin campañas de publicidad, o el fenómeno mediático a escala planetaria llamada harrypottermanía que mueve cifras astronómicas.

– L: Pues creo que…

Y aquí apareció una mujer que había cogido los dos primeros volúmenes de Harry Potter de las baldas:

– Clienta.: Voy a la playa con mi sobrina de 12 años y, como se aburre, a ver si logro que lea.- Regina: Muy bien

– C.: Pero estoy perdidísima en libros para esa edad, así que con esto espero no fallar.

– R.: Hombre si quiere puedo recomend….

– C.: ¿ESO de ahí son libros de LOS CINCO? ¿Los de toda la vida?

– R.: Estooooo, sí. Son los mismos, los de Enid Blyton

– C.: Ah, pero entonces ¿aún existen los de Los Cinco?

– R.: Como puede ver, sí, por suerte aquí siguen.

– C.: ¡Dios mío, si yo los devoraba de pequeña! ¡Qué veranos!

– R.: Aunque no lo crea, la gente los compra, normalmente para regalar a parientes menores.

– C.: No me digas más, me llevo dos de Los Cinco en lugar de los de Harry Potter.

– R.: Como quiera, pero… justo hablábamos de eso, ¿puedo preguntarle por qué?

– C.: Eran… son especiales para mí. A Harry Potter llegará tarde o temprano, pero no quiero que se pierda Los Cinco. Por intentarlo que no sea, ¿no?

Y se fue con sus dos volúmenes (Los cinco y el tesoro de la isla; Los cinco se escapan) de la grandísima Enid Blyton.

Ah, visto lo visto hemos colocado las colecciones de Blyton más a la vista en reginaexlibrislandia, para los adultos más olvidadizos.

Y vosotros, queridos, ¿Erais de Los Cinco, de Los Siete Secretos, de La Serie Secreto o de las otras? ¿Sabíais que los libros de Enid Blyton siguen en circulación? ¿Los habéis regalado o recomendado alguna vez?

Para los nostálgicos unas imágenes de la adaptación televisiva de Los Cinco que la televisión británica emitió años atrás:

“¡No leo un libro desde hace tres hijos!”

Si reginaexlibrislandia fuera un ring de boxeo hoy me hubieran dejado cao al primer asalto, queridos.

En apenas un segundo de conversación me atizaron un sopapo dialéctico de esos que no hay púgil librero que encaje: Tres, dos, uno… ¡PLAF! así que terminé noqueada y con el pelucón del revés en mi propio territorio.

La cosa fue así: estaba yo a punto de comerme literalmente un montadito de facturas por revisar cuando frenó en seco ante mi mesa un cochecito flanqueado por bolsas de supermercado repletas y hábilmente enganchadas a todos los salientes imaginables del minivehículo, en cuyo centro dormitaba un bebé.

Detrás apareció una mujer de poco más de cuarenta años con un bolsón en cada hombro y, aferrada a su pierna, otra criaturita con dos coletas que apenas levantaba cuatro palmos del suelo reginaexlibrislandiano y para quien el mundo parecía empezar y terminar en su chupete.

– Clienta: (casi sin aliento) Pe-perdona… ¿me puedes ayudar?- Regina: Si, claro, dígame

– C.: Mi ahijado cumple 16 años y, además del dichoso jueguecito para la Play, quiero regalarle un libro, alguno que le guste de verdad y que no tire sin más.

– R.: Por lo que dice no es muy aficionado a la lectura…

– C.: No, y la verdad es que estoy perdida, muy perdida en esto de los libros.

– R.: ¿No ha leído alguno últimamente que le haya gustado?

Aquí ella me clavó una de esas miradas cargadas de impotencia y aderezadas con unas gotas de ironía que me obligaron a bajar la guardia.

Y entonces ZAS, me asestó el golpe:

– C.: ¿YO? ¿LEER? ¡HIJA MÍA DEJÉ DE LEER HACE TRES HIJOS! Primero vino Carlitos, el mayor, y aparqué la lectura lo que creía que iba a ser una temporadita, porque cuando no estaba con el niño estaba trabajando y demás. Luego llegaron éstos dos, y afronto la realidad: hasta dentro de unos años no podré volver a leer. Ya casi lo asumí.- R.: Ah, pues… claro…

– C.: Hace un par de años le regalé El Guardián entre el centeno y creo que le gustó, pero no sé de otro relativamente similar y que no sea demasiado ‘profundo’.

– R.: Pues se me ocurre Botchan, de Natsume Soseki, uno de los grandes de la literatura japonesa. Esta novelita en concreto se tradujo al castellano por primera vez hace unos meses, y es muy divertida y entrañable, la verdad. Este Botchan ha sido a muchas generaciones de nipones lo que Holden Caulfield a los de Occidente.

– C.: ¿Y de qué va?

– R.: Es de un joven tokiata de ventipocos años que, recién licenciado, va a trabajar de profesor en un instituto de provincias. La cosa está en que es un poco bobalicón y presuntuoso, y se rige por un código de honor un tanto peculiar. Además, el choque entre su presencia en lo que él considera un pueblucho atestado de paletos y la imagen que éstos se hacen de él -un pelagatos engreído de ciudad- es delirante. Cae allí como una cucaracha en un plato de arroz.

– C.: ¿A ver? Mmm, si, lo cierto es que algo así es lo que buscaba.

Entonces la melodía del Para Elisa a un volumen de escándalo la arrancó a ella de sus meditaciones y a mi de las mías. Pero no fuimos las únicas: el bebé empezó a llorar y, acto seguido, su hermanita, como poseída por el mismo demonio, estalló en lágrimas y gritos ininteligibles.

Sin saber muy bien cómo la madre atendió la llamada, serenó a sus dos criaturas y me hizo señas para que le cobrara Botchan y le hiciera el favor de colocárselo bajo el cochecito, todo al mismo tiempo y con una extraña mezcla de decidida resignación en sus ojos.

Y se fue. Pero el eco de su

¿YO? ¿LEER? ¡HIJA MÍA DEJÉ DE LEER HACE TRES HIJOS!

resuena aún ahora, casi diez horas después, bajo mi pelucón.

Me pareció una declaración demoledora, entre vosotros y yo.

Y vosotros, queridos reginaexlibrislanianos de pro… ¿conocéis algún caso similar, alguien que os haya abofeteado así con una verdad similar? ¿Habéis leído Botchan? ¿Qué os parece? Y los que aún no lo hayáis hecho… leedlo, no os arrepentiréis. Palabra de Regina.