BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Archivo de la categoría ‘¡Noticia Bomba!’

Bibliofilia a la neozelandesa

Desde ya ondean dos banderas en el portón de reginaexlibrislandiana, la propia y la de Nueva Zelanda. Y todo por un anuncio que el divino Electronauta tuvo a bien poner en bandeja virtual a éste mi regio pelucón hace unas horas.

Se trata de la campaña de promoción de la lectura lanzada desde el Consejo del Libro de Nueva Zelanda (New Zeland Book Council), desarrollada por Colenso BBDO y animado por Andersen M Studio. Antes de nada, hétela aquí:

 

No se cómo se os habrá quedado la bibliofilia tras el visionado, queridos, pero yo sólo tengo una cosa que añadir: BRAVO. BRAVÍSSSIMO. BRAAAVO.

El mensaje es tan fuerte, las imágenes tan impactantes que entiendas o no el inglés de la voz en off al menos a mí el spot me atiza directamente en todo el pelucón.

Con esta iniciativa los neozelandeses demuestran que, cuando de lo que se trata es de utilizar la propia experiencia lectora como cebo para revitalizarnos la bibliofilia o inoculársela a los menos receptivos a zambullirse en estos mares de letras, son los reyes.

 

 

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿habíais visto el anuncio? ¿Cómo llegasteis a él? ¿Qué os parece? ¿Qué os sugiere? ¿Echáis de menos campañas semejantes en España?

¿Cómo que ‘Your face tomorrow’?

Si me dicen hace unas horas que las ediciones en inglés de las novelas de Javier Marías me iban a revolucionar tanto el patio reginaexlibrislandiano no hubiera dado crédito.

Pero, queridos, así ha sido. Y lo ha sido hasta el punto de que si la mismísima Sofía Coppola nos hubiera visto por un agujero se hubiera topado con una versión entre anaqueles y de serie B de su maravillosa Lost in Translation aunque, eso sí, trasladada de Tokio a Reginaexlibrislandia y con un Bill Murray bibliófilo y tricéfalo.

Veréis, estábamos otros dos libreros y yo atrincherados en mi escritorio en plena bacanal de pedidos otoñales cuando el carraspeo de una mujer nos llamó al orden:

 

– Clienta: Buenas tardes- Regina: ¡Hola! ¿Puedo ayudarla?

– C.: Pues verá, quiero La sonrisa etrusca.

– R.: ¿De José Luis Sampedro? ¡Un segundo!

– C.: Sí, pero la quiero en inglés.

– R.: ¡Ah, en inglés! Pues me temo que no la tengo. Verá, mi fondo en inglés es limitado: clásicos y algún best-seller reciente.

– C.: ¿Y qué tiene de autores españoles?

– R.: Uy, me temo que ahora mismo nada… en inglés, claro. Pero, ¿sabe si tradujeron a Sampedro?

– C.: Digo yo que sí, ¿no? ¿O no traducen a los españoles a otras lenguas?

– R.: Bueno, deberían… Pero lo cierto es que no todos los libros españoles están en otros idiomas. Cosas del mercado del libro.

– C.: Ah, vaya, pues no lo sabía. Gracias de todas formas. ¡Adiós!

 

Y se fue dejándonos a los tres en uno de esos silencios reflexivos que preceden a una tormenta de ideas. Tres, dos, uno…

 

– Librero 1: ¡Mira a ver qué tienen de Sampedro en Amazon!- Librero 2: ¡Eso, eso, míralo!

– Regina: Mmm, a ver… pues tienen ediciones de sus libros en castellano, en alemán, en francés y algún artículo en inglés… ¡pero ni rastro de sus novelas!

– Librero 1: ¡Joder! ¿Y de Javier Marías?

– Regina: Mmm, de Marías parece que sí…

– Librero 2: Pero, ¿en inglés o en castellano?

– Regina: ¡Anda! Ja, ja, ja, ja… ¡No me lo creo! Ja, ja

– Librero 2: ¿Qué te pasa?

– Regina: Decidme si no os choca el título: Tu rostro mañana 1: Fiebre y lanza es Your face tomorrow 1: fever and spear... ¡ja, ja, ja!

– Librero 1: ¿Cóoooomooooo? Ja, ja, ja

– Librero 2: ¡Qué raro suena eso, por Dios!

– Librero 1: ¿Y los otros?

– Regina: Pues mira, Tu rostro mañana 2: Baile y sueño es Your face tomorrow 2; Dance and dream. Y Tu rostro mañana 3: Veneno y sombra y adiós es Your face tomorrow 3: Poison, shadow and farewell

– Librero 2: Desde luego… se han pasado con la traducción literal, ¿no? vamos, que estará muy bien, pero pierde la fuerza del título, ¿no?

– Librero 1: Yo no sé qué le parecerá el título ese a un inglés, pero a mi me suena fatal… no sé, ¿hueco?

– Regina: Sí, la verdad es que a mi también me choca.

Y así seguimos un buen rato, escarbando en los fondos virtuales del gigante Amazon, guiados por una insaciable e insana curiosidad proyectada sobre la traducción de títulos del español al inglés, y preguntándonos qué pensarán de esos libros bibliófilos de allende los mares… ¿serán el reclamo adecuado?

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿os topasteis alguna vez con ediciones en inglés de libros de autores españoles cuyo título os dejó petrificados? ¿Creéis que os ‘perderíais en la traducción?

Si hay algún reginaexlibrislandiano -asiduo o no- familiarizado con el escasamente reconocido arte de la traducción que se manifieste, por favor….

¡Vuelve Savage, el padre de Firmin!

Los bibliófilos con desviaciones biblio-bulímicas estamos de enhorabuena. Sam Savage, el padre literario de la ya mítica rata Firmin que más de uno acogeríamos de buena gana en nuestras librerías, regresará a nuestros anaqueles reginaexlibrislandianos por partida doble en apenas dos semanas.

Sí, queridos, sí, porque el día 4 de septiembre desembarca la esperada edición de bolsillo de Firmin (en Booket, a 6,95 euros), y apenas cinco días después sale a la venta El lamento del perezoso, lo último en español del autor norteamericano que, al menos yo, espero con ansiedad lectora. Llamadme ilusa, pero previendo el tsunami de novedades otoñales ‘de encargo’ que pronto sacudirá Reginaexlibrislandia este título brilló como una perla varada en hojarasca por entre la montonera de catálogos de títulos por venir…

Aquí va la sinopsis de Seix-Barral que, hasta que lea mi ejemplar y venga rauda a emitir mi veredicto regino, es lo único que os puedo adelantar:

La vida de Andrew Whittaker se derrumba: la revista literaria que dirige está a un paso de la bancarrota, el edificio que posee se cae a trozos y su mujer lo ha dejado. Sin embargo, Andrew no abandona. Es una máquina de crear proyectos, ilusiones y deseos vanos. Y escribe sin parar: bocetos de relatos o novelas; cartas de rechazo a aspirantes a escritores, a periódicos fi ngiendo ser otro, a antiguos compañeros con más éxito que él; listas de la compra; carteles para sus incívicos vecinos…

El lamento del perezoso se compone de los textos que Andrew escribe durante cuatro intensos meses. De ellos emerge el retrato de un entrañable visionario, un verdadero Don Quijote de nuestros días, empeñado en ser feliz y en defender pluma en mano su visión del mundo. Con este tragicómico relato, Sam Savage celebra el poder de la escritura para vencer la soledad. Una novela divertida, pero con un trasfondo serio, literario, que retrata la soledad y la búsqueda de la felicidad.

 

 

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿os gustó Firmin? ¿Cómo llegásteis a él? ¿Leeréis El lamento del perezoso? ¿Qué os parece la sinopsis?

Playboy publicará al Nabokov inédito

Dimitri Nabokov vuelve a la carga, y nada menos que de la mano del ideólogo de la revista Playboy. Tras anunciar hace unos meses que, por el bien bibliófilo general, desobedecería la orden explícita de su padre de quemar las 138 fichas de su inacabada The Origin of Laura, ahora llega el bombazo mediático: parte del texto aparecerá en la revista masculina del polémico Hugh Hefner, según The Wall Street Journal. Y en reginaexlibrislandia al enterarnos hemos dejado de ser un gallinero bibliófilo para metamorfosearnos en conejitas y conejitos de una mansión tan mítica como de dudosa reputación.

Al publicar parte del manuscrito de Nabokov, Hefner, que ya publicara en la década de los sesenta una entrevista a Nabokov y más tarde fragmentos de su novela Ada o el Ardor, pretende rescatarel acento literario que en su día tuvo Playboy, cuando recogiera textos de Normal Mailer, Henri Miller, adelantos de las novelas de Ian Flemming protagonizadas por James Bond, cuentos de Alberto Moravia y hasta un debate textual a doce voces entre Truman Capote, Lawrence Durrell, James T. Farrell, Allen Ginsberg, Le Roi Jones, Arthur Miller, Henry Miller, Norman Podhoretz, Georges Simenon, Isaac Bashevis Singer, William Styron y John Updike.

 

 

The Origin of Laura, que quedó inconclusa en 1977 a la muerte de Nabokov, disecciona la tristeza de un hombre que, abatido por la escandalosa promiscuidad de su esposa, se refugia en el recuerdo de una entumecida obsesión de antaño por una muchacha mucho más joven que él.

El texto, que aparecerá en el número de Playboy de diciembre de 2009, también saldrá a la venta en formato libro unos días antes, el 17 de noviembre, editado por Alfred Knopf, según lleva Amazon anunciando varios meses en su web.

 

 

Así que a nosotros en reginaexlibrislandia, que ya en su día nos revolvíamos ante la desobediencia de Dimitri con respecto a la voluntad de Nabokov sobre su incloncluso parto literario, nos humean hasta nuestras orejas de conejitos. Porque el hijo, amparándose en el bien bibliófilo general, primero saca a subasta el texto y ahora, además, negocia publicar parte del texto en Playboy.

No se trata de dónde aparezca The Origin of Laura, queridos. Cuando se trata de leer un texto, cualquier soporte es bueno, sea en formato libro o seriado en periódicos y revistas. En mis confines libreros lo que cuestionamos es el proceder del tal Dimitri.

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿qué opináis del quehacer de Dimitre con respecto de la inacabada y póstuma novela de su padre? ¿Conocíais el ramalazo literario de Playboy? ¿Os gusta leer Literatura en revistas y periódicos?

Réquiem por las librerías Crisol

Estoy de luto como librera y como bibliófila. El todopoderoso Grupo Prisa echa el cierre a sus tres últimas librerías Crisol, ubicadas las tres en Madrid. Y digo ‘librerías’ porque, aunque ofertaban discos y películas, lo cierto es que su función era más presencial que otra cosa, ya que lo que se vendía realmente era literatura. Pero parece que cuando la crisis aprieta al Poseidón- Prisa las tiendas Crisol, que pasaron de 17 a 3 en dos décadas, eran un Ulises al que flagelar y destruir:

 

Yo me debato entre la rabia y la tristeza. Aunque a la sombra de Prisa, Crisol era, de una forma u otra, una librería y como tal lamento su cierre.

Dejando a un lado el debate en torno a si, más que librería, cada Crisol era, como muchos decían, ‘una cadena o un supermercado donde los libros no son libros sino productos‘ el hecho es que, como librera, conocí a alguno de sus gestores y libreros y os aseguro que sabían del negocio y, mejor aún, muchos de ellos eran de la estirpe suicida de quienes no vendían ‘productos’ sino ‘libros’. Ese matiz es esencial.

Por eso y por más para ellos y para sus crisolandianos de pro van mis más sinceras y reginas condolencias. Los primeros se han quedado sin un trabajo que amaban, y los segundos sin ‘su librería’. El llanto me desborda, queridos.

Descanse en paz, Crisol. En reginaexlibrislandia llevamos crespón negro en señal de duelo y colgamos una esquela en nuestro corcho.

Y vosotros, reginaexlibeislandianos de pro, ¿conocíais las librerías Crisol? ¿Qué os parecían? ¿Os parece adecuada la decisión de Prisa y el Grupo Santillana?

¡Reeditarán El Padrino en marzo!

Está visto que la Providencia Librera aprieta pero no ahoga: habrá reedición inminente de El Padrino, de Mario Puzo.

Sí, queridos, nuestras plegarias han sido atendidas y algún demiurgo editorial ha visto la luz.

Más o menos cuando algunos reginaexlibrislandianos de buena fe -Martín y Tomicheis- me lo anunciaban en comentarios al post sobre su descatalogación el milagro se obraba en mis confines cuando el comercial de Ediciones B que abastece Reginaexlibrislandia de los fondos del Grupo Zeta se materializó ante mí con su catálogo de lanzamientos previstos para marzo.

La cosa fue más o menos así:

 

– Comercial: Buenas tardes, Regina.- Regina: ¡Hola! ¿Qué tal todo?

– C.: Bien. Mira, te traigo el catálogo de marzo, que me lo acaban de dar.

– R.: ¿A ver?

– C.: Míralo, la estrella es la nueva de Vázquez Figueroa, porque…

 

Él siguió con su verborrea. Yo le oía hablar, pero no le escuchaba. Dejé de hacerlo cuando, tras abrir el catálogo al azar, me di bruces con la imagen de la nueva portada de El Padrino

 

– Regina: ¡EL PADRINO¡ ¡EL PADRINO! – COMERCIAL: Sí, lo reeditamos ahora. Sale el 4 de marzo. Lo aceleraron porque como es el 40 aniversario de su publicación…

– R.: Ya, ya, si es que hasta ayer estaba descatalogado. En rústica dejó de circular hace años y en bolsillo, desde lo de Byblos, imposible hacerse con un mísero ejemplar. Y mira que me lo pedían…

– C.: Pues, nada, ya lo tendrás otra vez.

– R.: ¿Sólo lo reeditáis en tapa dura?

– C.: De momento sí, aunque igual para junio ya estará de nuevo en bolsillo. Vamos, en unos meses, depende, ya sabes cómo va esto…

– R.: Mmm, vale, y sale a 20 euros, ¿no?

-C.: Sí, ese es su pvp.

 

Así que increíble pero cierto: la obra magna de Mario Puzo ha sobrevivido al agujero negro de la descatalogación indiscriminada en el que estuvo flotando un par de meses.

Ojalá me llevara estos alegrones bibliófilos y deliciosamente inesperados con todos y cada uno de los títulos que, pese a merecer la pena, tienen sus días contados en negro sobre blanco.

Y vosotros, queridos, ¿os animáis con El Padrino? Según mis datos, en cuarenta años se han vendido 21 millones de ejemplares del novelón sobre los Corleone en todo el mundo… ¿a cuánto subirá este año?

Si pudierais hacerlo, ¿qué título rescataríais del limbo de los descatalogados?

¡Dos copias por segundo de ‘Cuentos de Beedle el bardo’!

No hay como un buen sopapo de cifras para que una humilde librera entre en calor un lunes glacial a primera hora. Por eso cuando hace unas horas leíamos en reginaexlibrislandia que durante el pasado diciembre se vendieron un total de dos ejemplares por segundo de Los Cuentos de Beedle el Bardo, de madama J.K.Rowling , la noticia nos dejó KO, y de la tiritona mañanera pasamos a los sudores fríos en décimas de segundo.

Porque, queridos, eso traducido al lenguaje universal de las cifras vienen a ser 4,5 millones de euros que se embolsa organización benéfica que apadrina y financia la madre literaria de Harry Potter. Y eso implica que legiones de harrypottermaiacos de todo el mundo han leído los Cuentos de Beedle el Bardo.

Si eso no es noquear el mercado editorial con un gancho de derecha que venga el mismísimo Toro Salvaje y lo vea, queridos…

En lo que a reginaexlibrislandia respecta he de decir que desde que saqué a la venta el pasado 4 de diciembre los Cuentos de Rowling en castellano y en inglés de hemos mantenido un goteo constante pero no masivo de ventas de ejemplares. Y lo mismo con los siete libros de la saga del aprendiz de mago, cuyos ejemplares van y vienen sin tregua a mis confines.

Así que, las cosas como son, esta reinona bibliófila se sigue descubriendo el pelucón ante la escritora británica.

Por cierto, queridos, ¿leísteis Los Cuentos de Beedle el Bardo? ¿Hasta dónde llegará J.K.Rowling?

Ahí os dejo las preguntas no sin antes brindaros imágenes de ‘la maga’ de las letras anglosajonas leyendo fragmentos de su Beedle:

 

Con Maruja Torres van 11 las escritoras con el Nadal en 66 años

Maruja Torres se ha llevado el Nadal de este año con “Esperadme en el cielo”. Fiel a su ingenio venenoso y certero, la escritora y articulista soltó, agazapada por entre su discurso de agradecimiento, una frase bicéfala, que a unos conmovió y a otros nos atizó en la conciencia con la intensidad de un latigazo.

Sí, queridos, la señora Torres dijo:

El Nadal es un galardón de mujeres de tremenda dignidad, ya que la primera edición la ganó Carmen Laforet con ‘Nada’ y justo hace 50 años que se hizo con él Ana María Matute -presente en el acto- con ‘Primera memoria’.

Fue oirlo y a mi, sin quererlo, se me dispararon más alarmas que a un submarino ruso en plena Guerra Fría, y me puse a conjurar en plena madrugada:

Mmm, mujeres, dos grandes damas de las letras ganadoras del Nadal, Laforet y Matute. Pero también estaban Martín Gaite y Regás, tesoro, ¿y quién más? ¡Ah, si, la Etxebarría! Pero tiene que haber más, cielo, no puede ser que en 66 años de vida del Premio sólo hayan sido ellas las agraciadas… ¿cuántas habrá en total?

 

Y, claro, antes de darme cuenta estaba con el pelucón metido literalmente en el ordenador en una búsqueda febril que poco después me dio de morros con una agridulce conclusión: entre 1944 y 2009 sólo once escritoras se han llevado el Nadal, que se concede cada 6 de enero.

Las afortunadas han sido:

– 1944 Carmen Laforet por Nada

– 1950 Elena Quiroga por Viento del Norte

– 1952 Dolores Medio por Nosotros, los Rivero

– 1953 Lluïsa Forrellad por Siempre en capilla

– 1957 Carmen Martín Gaite por Entre visillos

– 1959 Ana María Matute por Primera memoria

– 1981 Carmen Gómez Ojea por Cantiga de agüero

– 1994 Rosa Regàs por Azul

– 1998 Lucía Etxebarria por Beatriz y los cuerpos celestes

– 2002 Ángela Vallvey por Los estados carenciales

– 2009 Maruja Torres por Esperadme en el cielo

No sé cómo lo veréis vosotros, queridos, pero aún sabiendo que la de las Letras es una República que no distingue entre géneros, os mentiría si no os dijera que esa proporción de 55 a 11 a mi me escuece un poco.

¿Por qué será? Y a vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿qué os parece? ¿Y qué opináis del Nadal como premio, leísteis alguno de sus ganadores?

Si no eres V. Hugo ¡deja en paz Los Miserables!

Corren malos tiempos para quienes padecemos intolerancia congénita a las continuaciones apócrifas de grandes obras literarias.

Cuando apenas hemos digerido la inminente publicación en 2009 de la segunda parte de Drácula, que a España llegará de la mano de Roca Editorial, la Providencia Librera nos remata con la peor de las noticias: en Francia han dado luz verde a la edición no de una, sino de dos secuelas de Los Miserables, una de las cimas creativas de Víctor Hugo.

Sólo pido que desde el rinconcito que ocupe el genial escritor francés dentro del olimpo de las deidades literarias sea capaz de perdonar semejante desfachatez, porque lo que es yo no. ¡Nunca!

La cosa va así, queridos:

No sé a vosotros, a mi se me abren las carnes y me arde el pelucón.

Yo, que bajo el árbol navideño me dejé este año la maravillosa edición en un tomo que lanzó en septiembre la editorial BackList, me aferro a mi flamante volumen de mil seiscientas páginas y mientras la ira me sube en oleadas desde el estómago, me escucho a mi misma vociferar con el puño cerrado en plan Scarlett O’Hara:

François Ceresa, querido, el señor Victor Hugo selló en su día los destinos de sus criaturas de carne y tinta con un punto y final divinamente colocado. Y lo mismo os digo a vosotros, Dacre Stoker y Cía, por profanar Drácula. La ignorancia es tan atrevida como vanas vuestras tentativas de mejorar lo inmejorable…

Sólo por esto empezaré ahora mismo mi relectura de Los Miserables, uno de los novelones más conmovedores, intensos, duros y fascinantes con los que mi voracidad bibliófila se haya topado nunca.

Un viaje alucinante al París revolucionario en el que Jean Valjean, condenado y perseguido por robar un mendrugo de pan, busca la redención en Cosette, su hija adoptiva, mientras los parisinos buscan su identidad por entre los escombros de sus ideales y al pie de la guillotina.

Una clase magistral de literatura, de historia, de realismo y una impecable disección del alma humana. Regina dixit.

Y vosotros, queridos, ¿leísteis Los Miserables? ¿Conocéis la trama? ¿Leeríais alguna de esas dos continuaciones apócrifas?

¡Fabrica tu propio best seller!

Levantar todo un artefacto hecho de palabras que tenga coherencia, sentido y despierte alguna que otra emoción en el lector logra que nosotros, bibliófilos de corazón, respetemos en silencio y desde la distancia a su Demiurgo.

Sí, queridos, sí. Yo me descubro el pelucón ante cualquiera que haya logrado terminar un libro. Independientemente de que su criatura me remueva algo dentro o no, de que me sienta deliciosamente aferrada a sus líneas o de que el tema me absorba, lo cierto es que dar la estocada final a un texto no es algo que todos logren. Es un pequeño gran milagro que no deja de asombrarme.

Quizá por eso, cuando leo noticias como una con la que me topé ayer en estos mares de bits 20minutosianos, no sé si afeitarme el pelucón o cardármelo hasta el infinito y más allá.

Y todo porque en ella se hablaba de la existencia de un generador automático de novelas de Dan Brown que un ingenio anónimo colgó en su día en la web para que cualquiera pudiera fabricarse su propio best seller a golpe de la tecla F5 y en cuestión de minutos:

No se que opinareis vosotros, reginaexlibrislandianos de pro. Comentándolo con otro de mis libreros os diré que a él, con inquietudes creativas, la sola mención del tema le provocó la generación espontánea de una gran bola de rabia en la boca del estómago que le metamorfoseó en milésimas de segundo en un enorme dragón escupefuego que me vociferaba llamaradas…

Supongo que no fue el citado Generador de Best Sellers en sí lo que desató su ira, sino también el temita ‘libros prefabricados’, ‘novelas de encargo’ o ‘títulos de molde’ que tantos ingresos reportan a los grandes grupos editoriales y que tantas puertas cierran a nuevos escritores.

En cualquier caso, queridos, ¿qué opináis del artefacto? ¿Creéis que algún titán de las superventas planetarias se vale de ardides semejantes para escupir novelas en tiempo récord? ¿Os picó la curiosidad? ¿Lo probaríais solo para ver que suerte de engendros vomita?