BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

“¡No leo un libro desde hace tres hijos!”

Si reginaexlibrislandia fuera un ring de boxeo hoy me hubieran dejado cao al primer asalto, queridos.

En apenas un segundo de conversación me atizaron un sopapo dialéctico de esos que no hay púgil librero que encaje: Tres, dos, uno… ¡PLAF! así que terminé noqueada y con el pelucón del revés en mi propio territorio.

La cosa fue así: estaba yo a punto de comerme literalmente un montadito de facturas por revisar cuando frenó en seco ante mi mesa un cochecito flanqueado por bolsas de supermercado repletas y hábilmente enganchadas a todos los salientes imaginables del minivehículo, en cuyo centro dormitaba un bebé.

Detrás apareció una mujer de poco más de cuarenta años con un bolsón en cada hombro y, aferrada a su pierna, otra criaturita con dos coletas que apenas levantaba cuatro palmos del suelo reginaexlibrislandiano y para quien el mundo parecía empezar y terminar en su chupete.

– Clienta: (casi sin aliento) Pe-perdona… ¿me puedes ayudar?- Regina: Si, claro, dígame

– C.: Mi ahijado cumple 16 años y, además del dichoso jueguecito para la Play, quiero regalarle un libro, alguno que le guste de verdad y que no tire sin más.

– R.: Por lo que dice no es muy aficionado a la lectura…

– C.: No, y la verdad es que estoy perdida, muy perdida en esto de los libros.

– R.: ¿No ha leído alguno últimamente que le haya gustado?

Aquí ella me clavó una de esas miradas cargadas de impotencia y aderezadas con unas gotas de ironía que me obligaron a bajar la guardia.

Y entonces ZAS, me asestó el golpe:

– C.: ¿YO? ¿LEER? ¡HIJA MÍA DEJÉ DE LEER HACE TRES HIJOS! Primero vino Carlitos, el mayor, y aparqué la lectura lo que creía que iba a ser una temporadita, porque cuando no estaba con el niño estaba trabajando y demás. Luego llegaron éstos dos, y afronto la realidad: hasta dentro de unos años no podré volver a leer. Ya casi lo asumí.- R.: Ah, pues… claro…

– C.: Hace un par de años le regalé El Guardián entre el centeno y creo que le gustó, pero no sé de otro relativamente similar y que no sea demasiado ‘profundo’.

– R.: Pues se me ocurre Botchan, de Natsume Soseki, uno de los grandes de la literatura japonesa. Esta novelita en concreto se tradujo al castellano por primera vez hace unos meses, y es muy divertida y entrañable, la verdad. Este Botchan ha sido a muchas generaciones de nipones lo que Holden Caulfield a los de Occidente.

– C.: ¿Y de qué va?

– R.: Es de un joven tokiata de ventipocos años que, recién licenciado, va a trabajar de profesor en un instituto de provincias. La cosa está en que es un poco bobalicón y presuntuoso, y se rige por un código de honor un tanto peculiar. Además, el choque entre su presencia en lo que él considera un pueblucho atestado de paletos y la imagen que éstos se hacen de él -un pelagatos engreído de ciudad- es delirante. Cae allí como una cucaracha en un plato de arroz.

– C.: ¿A ver? Mmm, si, lo cierto es que algo así es lo que buscaba.

Entonces la melodía del Para Elisa a un volumen de escándalo la arrancó a ella de sus meditaciones y a mi de las mías. Pero no fuimos las únicas: el bebé empezó a llorar y, acto seguido, su hermanita, como poseída por el mismo demonio, estalló en lágrimas y gritos ininteligibles.

Sin saber muy bien cómo la madre atendió la llamada, serenó a sus dos criaturas y me hizo señas para que le cobrara Botchan y le hiciera el favor de colocárselo bajo el cochecito, todo al mismo tiempo y con una extraña mezcla de decidida resignación en sus ojos.

Y se fue. Pero el eco de su

¿YO? ¿LEER? ¡HIJA MÍA DEJÉ DE LEER HACE TRES HIJOS!

resuena aún ahora, casi diez horas después, bajo mi pelucón.

Me pareció una declaración demoledora, entre vosotros y yo.

Y vosotros, queridos reginaexlibrislanianos de pro… ¿conocéis algún caso similar, alguien que os haya abofeteado así con una verdad similar? ¿Habéis leído Botchan? ¿Qué os parece? Y los que aún no lo hayáis hecho… leedlo, no os arrepentiréis. Palabra de Regina.

37 comentarios

  1. Dice ser Victoria

    siempre le quedarán los cuentos de hadas…

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. yo no leo un libro desde preescolar. prefiero las pelis de vaqueros o de lo que sea, porque leer es muy aburrido.

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  3. Dice ser Sra. Castro

    Yo soy lectora compulsiva, no tengo hijos y lo cierto es que muchas veces me planteo si, de tenerlos, podría continuar el ritmo de lectura que llevo ahora. La respuesta está clara: no. Desde luego es cuestión de organizarse, pero con las jornadas laborales que tenemos, si a eso añadimos el cuidado y la atención de un niño, se acabó.No obstante, al leer todos los comentarios que aquí se han dejado, no puedo evitar hacerme una pregunta: ¿dónde están los padres de esas criaturas?, ¿han renunciado ellos a sus aficiones por dedicarse a sus hijos?

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  4. Dice ser Sra. Castro

    Ah, por cierto, acabo de terminarme “Botchan”. Es realmente divertido aunque, a parte del narrador en primera persona, le veo muy pocas similitudes con “El guardián entre el centeno”. Creo que Botchan es mucho más inocente que Caulfield, a pesar de ser mayor.

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  5. Dice ser Carpe-diem

    Yo precisamente cuando más libros estoy leyendo es ahora que soy madre, claro que son de cuentos infantiles.Tengo dos hijos de corta edad, y sigo leyendo, de vez en cuando.El último uno de una compañera de afición que recomiendo: Antes muerta que sencilla.Barbarita Rubio.Yo particularmente pienso que para leer se puede sacar tiempo con hijos o sin ellos.Saludets.

    29 Mayo 2008 | 1:19

  6. Dice ser Carpe-diem

    Perdón quise decir: Antes muerta que sin silla.

    29 Mayo 2008 | 1:22

  7. Dice ser maru

    Es verdad q siendo madre se leen muchísimos libros infantiles, y resulta muy agradable volver a la infancia. En mi caso tengo el carnet de la biblioteca municipal y voy con los niños, sacamos un cuento para cada uno y un libro para mí. Yo era una lectora compulsiva antes de tener hijos, podía pasarme horas ante un libro hasta que me lo terminaba, y me daban las tantas de la madrugada porque estaba interesantísimo. Ahora leo menos, normalmente cuando acuesto a los peques, una hora al día. Cuando algo te gusta sacas tiempo de donde sea. Aunque hay días en los q de los cansada q estoy me apetece quedarme delante de la tele y no pensar, es q mis niños aún son muy pequeños.

    29 Mayo 2008 | 9:03

  8. Dice ser camelia

    yo me pasaria el dia leyendo, no encuentro otra actividad mas completa, ni deporte, ni viajar, que me llene mas, el problema que no se que hacer con tanto libro

    29 Mayo 2008 | 9:08

  9. Dice ser Vanessa

    Tengo un hijo de 11 meses y si es verdad que al principio no tenia tiempo pero ahora en el trayecto del tren y un ratito por la noche sigo con mi afición de leer. Los últimos:Los 36 hombres justosSaideEl secreto de SofonisbaEl MétodoEl niño con el pijama de rayasSaludospd: trabajo y tambien saco tiempo para el Gimnasio

    29 Mayo 2008 | 9:25

  10. Dice ser Lidia

    De siempre me han encantado leer libros me los comía como churros y he leído de todo un poco,y digo que me los comía porque desde que nació mi hija casi no tengo tiempo, es una niña muy absorbente y en transporte público me quedo dormida.Ahora que se va haciendo mayor (2 añitos) he podido retomar algo mi afición , mi último libro ha sido el de ISABEL ALLENDE ‘La suma de los días’. Que coste que ella tiene una colección de libros que leemos y vemos todos los días (porque mi intención es que se aficione a los libros).pd: Vanessa dime como los haces???

    29 Mayo 2008 | 9:41

  11. Dice ser madre reciente

    Soy madre y no he dejado de leer. A mi siempre me ha influido más si al trabajo he tenido que ir en transporte público o en coche.Y podré leer más o menos, pero siempre me traigo un libro entre manos.

    29 Mayo 2008 | 9:43

  12. Dice ser olga

    Esta mujer no se ha leido un libro en su vida, que el Hola no cuenta. No me digas que no tiene media hora al día para dedicarle a la lectura. No se lo cree nadie, para ver la telenovela bien que tiene tiempo. Qué fácil inventarse excusas cuando no se lee porque no gusta

    29 Mayo 2008 | 9:44

  13. Dice ser maru

    Los últimos que me he leído y que recomiendo:Travesuras de la niña mala, de Vargas Llosa.Los renglones torcidos de Dios, de Luca de TenaEl amor en los tiempos del cólera, de García Márquez (la 3ª vez q me lo leía)Fortunata y Jacinta, de Pérez GaldósEl juego del Ángel, de Ruíz Zafón (me gustó más la sombra del viento)Y el último de Harry Potter.Yo tampoco sabía q hacer con tanto libro q me compraba, ahora los cojo en la biblioteca y si alguno me gusta mucho me lo compro y pasa a engrosar mi biblioteca. Hace poco además hice limpieza y regalé algunos al centro cívico y al colegio de los peques.Lo q es una gozada es ver a tus hijos coger los cuentos con tanta ilusión y descubrir que van cogiendo el hábito de leer porque se lo transmites sin darte cuenta. Mis pqs aún no saben leer, pero se quedan ensimismados mirando las ilustraciones y están deseando descifrar lo qe hay escrito. Un saludo y seguid leyendo.PD: Yo también trabajo, pero estoy contigo Vanessa, y es q querer es poder.

    29 Mayo 2008 | 9:45

  14. Dice ser Mamiajornadacompleta

    Yo tengo un nene de 18 meses y otro de 1 mes y sigo sacando tiempo para leer…es cuestión de organizarse, aunque también depende mucho de lo tranquilos o no que sean los niños…Un libro precioso:”AUtobografía de un Calabacín”

    29 Mayo 2008 | 9:48

  15. Dice ser houellebecq

    Yo no leo un libro desde hace tres minutos. De todas formas mientras leo uno ya me preocupa averiguar cual será el siguiente. ¿Alguna recomendación para un admirador de Houellebecq, Borges, Nabokov, Bukowski, Kafka, Cervantes, Shakespeare, Julian Barnes, McIWan, Proust, Mario Vargas Llosa, etc.? No me vale cualquier cosa.

    29 Mayo 2008 | 9:59

  16. Dice ser Lidia N/R

    Durante la carrera me aparté de la lectura “autopropuesta”. Estudiaba Filología Hispánica y las asignaturas de literatura me tenían saturada de libros incluso en verano, algunos de ellos no los habría cogido por mí misma ni loca; pero reconozco que con otros disfruté mucho, y abrieron mi universo de lecturas enormemente.De hecho creo que mi peor pecado es centrarme sobre todo en escritores de habla hispana, porque algunos traductores no tienen cuidado con lo que escriben…Aun así, la presentación que has hecho del libro de Botchan ha picado mi curiosidad. 😉

    29 Mayo 2008 | 10:13

  17. Dice ser Blank

    ¡Gracias por la indicación! Hoy mismo me haré con Botchan: tu descripción me ha hecho muy apetecible la novela.Un saludo muy afectuoso

    29 Mayo 2008 | 10:16

  18. Dice ser Blank

    Sobre “frases-bofetón”, la más gruesa es de mi sobrino, un gañán de diecisiete años que me aseguró hace poco que no había leído un solo libro completo en toda su vida.Tiene a quien salir: mi hermano es idéntico.

    29 Mayo 2008 | 10:20

  19. Dice ser Astrain

    A mí me gusta leer, pero no leo porque no tengo paciencia. Cuando empiezo un libro siempre se queda a medias aunque me interese. Con la tele me pasa lo mismo, y al cine he ido 2 veces en los últimos 7 años y ha sido por obligación a llevar a ver alguna peli de Disney a mi sobrino.Debo de tener un trastorno de ansiedad crónica desde los 20 años que fue cuando dejé de leer tanto como leía.Si a alguien le pasa lo mismo que lo diga por favor… me sentiré un poco consolada, como el dicho “mal de muchos remedio de tontos”.

    29 Mayo 2008 | 10:20

  20. Dice ser Ele

    No me parece justo ajusticiar a la mujer. Cada uno en sus circunstancias que haga lo que buenamente pueda. No soy madre y,con mi jornada librera, ya me cuesta encontrar huecos para leer. Si tengo que estar con mi pareja, con mis padres a comer, trabajar, tareas domésticas (que el sueldo de librera no da para servicio doméstico)sólo me queda robarle el tiempo al sueño. Ya veremos cuando lleguen los retoños.PARA MI, leer es importante, pero no lo puede ser todo. Si hay que sacrificar algo… puede ser un candidato, antes que los míos.Con jornadas laborales intensivas, buenos sueldos… tal vez.

    29 Mayo 2008 | 10:24

  21. Dice ser Astrain

    De todas formas recomiendo un libro que me leí hace mucho y que cuando me relajo un poco soy capaz hasta de leerme una página suya de nuevo:”El Regreso del Hijo Pródigo (Maditaciones ante un cuadro de Rembrandt)” de Henri J. M. Houwen

    29 Mayo 2008 | 10:25

  22. Dice ser sandrita

    Pues a mí me parece una pena que la mujer no pueda leer porque no tenga tiempo. Yo, desde hace poco más de un año, leo más y leo menos, según cómo se mire… Me paso el día leyendo, porque soy correctora de textos de revistas. Así que después no me quedan ganas para leer las lecturas que realmente me interesan; éstas las he dejado un poco aparcadas.No he leído Botchan, pero sí el Guardián entre el centeno. Un clásico que debería ser lectura obligatoria, aunque algunos piensen que decir esto es políticamente incorrecto, y lo sustituyen por el término “lecturas recomendadas”. Creo que todos nos podemos sentir más o menos identificados con Holden Caulfield, porque en la adolescencia llevabamos dentro, como él, algo de su espíritu rebelde, que hace que te des cuenta de la hipocresía del mundo adulto.Quizás le hubiera recomendado El señor de las moscas, también otro clásico que se lee cuando vas al instituto.

    29 Mayo 2008 | 10:28

  23. Dice ser miriam

    Pues yo me siento identificada con esta señora. Con dos niños pequeños y mi trabajo de 8 a 3, apenas tengo tiempo para leer, el tiempo que invierto en ello, son horas que robo de sueño nocturno que NECESITO para seguir funcionando, aunque alguna noche me quede una horita o dos para “matar el gusanillo”, ya que he sido lectora compulsiva.Mis dos últimos libros:”La fortuna de Matilde Turpin””El cuento número trece”

    29 Mayo 2008 | 10:59

  24. Dice ser miriam

    Vuelvo a escribir mi mensaje, no se por que ha desaparecido…Me siento identificada con esta mujer, tengo dos hijos pequeños y con mi jornada de 8 a 3, apenas tengo tiempo para leer, a no ser que robe horas de un sueño nocturno que NECESITO para seguir funcionando. Aún así, alguna noche me quedo leyendo una horita o dos para matar el gusanillo de la lectura. Dos de los últimos libros que he leido y me han gustado:”La fortuna de Matilde Turpin””El cuento número trece”

    29 Mayo 2008 | 11:10

  25. Dice ser cristina

    Yo ya no se lo que es pasar toda una amena tarde leyendo en el sofa desde hace tres años que nacio mi niño….Intento buscar ratos para coger el libro o me lo llevo a la cama… cosa bastante improductiva porque despues de trabajar 9 horas, recoger al niño, ir al parque, a comprar, llegar a casa, bañar al infante, hacerle la cena, darle de cenar, preparar la cena nuestra y acostar al enano….me quedo durmiendo con el libro en brazos…Ah! a todo esto hay que añadirle mi mania de leer dos libros a la vez.. ahora mismo me estoy leyendo”un mundo sin fin” y”entelequia”Dos buenos libros que sin duda recomiendo, muy diferentes entre si.A parte de todo, todos los días encuentro 10 minutos para leerle al niño alguno de sus cuentos, ya sean de disney o de caillouLo unico bueno de todo es que el niño esta creciendo entre “libros sin dibujos como los de mama” y ya espera saber leer para empezar con ellos como yo.Lo que vean los niños desde pequeños, es lo que probablemente repetiran en su crecimiento, no se puede obligar a que te guste algo, pero puedes enseñarle lo bueno que te aporta.

    29 Mayo 2008 | 11:22

  26. Dice ser Roberto Samper

    Yo llevo un año sin poder leer un libro, pero no por culpa de niños, sino por preparar oposiciones, después de horas diarias de estudio por desgracia no me apetece seguir delante de letra escrita, intento al menos que la música o el cine, que requieren menos concentración, ocupen su lugar, pero a veces hasta me cuesta ponerme con una película muy profunda. Es una pena, pero si todo va bien dentro de unos meses se habrá acabado y podré ponerme al día, ¡quién sabe si incluyendo Botchan en mi lista!Por cierto al que pedía una recomendación estilo Bukowski, Proust, Nabokov… supongo que voy a descubrir la pólvora, pero quizás si aún no has leído a Henry Miller sus “Trópicos” puedan ser una buena opción. O Celine que tanto recomendaba el propio Bukowski.

    29 Mayo 2008 | 17:52

  27. Dice ser Ele

    Ante la inquietante pregunta de la sra Castro, espero que los padres NO hayan sacrificado todas sus aficiones. Pero creo que los hijos también son una afición, que luego puede llegar el momento en que ellos pueden compartir las tuyas. Desde luego la emancipación me ha enseñado que ya hay menos tiempo para mis aficiones (leer); figúrate cuántas cosas “terribles” te pueden enseñar los hijos. Pero tenerlos es asumir que las cosas cambian. Si no, no los tengas

    29 Mayo 2008 | 19:07

  28. Dice ser Ele

    Los cuentos infantiles pueden ser otro vicio, sin duda, perfectamente compaginable, incluso más… adictivo, más ansia de coleccionar. Hay ilustradores fantásticos, y hay historias sorprendentes. En mi librería tenemos bastante fondo infantil, los ficho, los leo… disfruto. Hago camino para ser mamá

    29 Mayo 2008 | 19:16

  29. Dice ser Abel Ruiz

    Yo conozco un caso bastante directo, el mío.No puedo más que compadecer a tu pobre clienta, porque es muy cierto que los hijos agotan el tiempo de casi todos los pequeños placeres que un padre o madre pueda tener. Quizás algunos se pregunten el por qué, si no ven razón para ello, pero inciertamente es así.A mí me encanta leer. Cada año, unas veinte nuevas novelas engrosan mis estanterías. Pero es muy cierto que antes de ser padre de dos hermosas niñas, leía cuando me daban ganas de leer, a cualquier hora, en cualquier momento. Hoy en día, mi único momento de placer literario se encuentra justo 30 o 40 minutos antes de dormir. He tomado ese hábito porque me resulta imposible seguir al autor de un libro mientras una niña me pregunta algo, la otra me lanza un juguete y entre una cosa y otra, gritos y risas por doquier.¿Cómo puede un padre ignorar tan juguetonas chiquillas?Por lo tanto, comprendo muy bien que al caer la noche, en la intimidad de una almohada, muchos prefieran sumirse a los brazos de Morfeo antes que leer, pero, en mi caso, es mi momento de lectura.Mi ansiado momento.Un saludo.

    30 Mayo 2008 | 17:01

  30. Dice ser beatriz

    Cuando he abandonado la lectura ha sido en tiempos de examenes de facultad pero luego en vacaciones recuperaba el tiempo perdido…leer es placez y la verdad que no comparto lo de “sacar tiempo bajo las piedras: en paradas de autobus y demas” , creo que asi lo se disfruta verdaderamente un libro.Me ha dado curiosidad por leer “Botchan”( a ver si lo encuentro por la biblioteca, porque yo hago lo mismo que maru, solo me los compro si me gustan mucho por cuestiones de espacio)aunque el guardian entre el centeno no me gusto nada, no entiendo porque este libro tiene tanta fama, hay muchos mejores

    31 Mayo 2008 | 22:29

  31. Dice ser Blank

    Estoy leyendo “Botchan”; me falta una tercera parte para terminarlo. La comparación con el libro de Salinger me parece algo forzada, pero sí que advierto un par de elementos que pone en relación a ambas novelas. Por un lado, Botchan recuerda a Holden Caulfield en la constatación de la hipocresía del mundo: se enseña una cosa a los jóvenes, pero la realidad es después muy diferente. Por otra parte, la criada de la casa familiar de Botchan es ese personaje inocente e idealmente bueno que también representa Phoebe, la hermana de Holden Caulfield.De momento, “Botchan” me está gustando muchísimo. Y me sorprende su sentido del humor. Todas las novelas japonesas que he leído hasta ahora son muy solemnes…Y, por cierto, me ha dado muy buena impresión la editorial, Impedimenta. El libro está editado con todo mimo.

    01 Junio 2008 | 17:26

  32. Dice ser Pivalak

    En fín, no lo he podido resistir. Tras dos o tres días dudando entre si añadir Botchan a la lista de libros pendientes por leer (a la que voy a tener que poner a dieta en las próximas vacaciones), esta mañana lo he comprado con toda la ilusión del mundo.El caso es que esas similitudes con “El guardián entre el centeno” me tentaban sobremanera, por vagas que resulten según comentan algunos. Así que ahora solo queda encontrar un hueco en la agenda para disfrutarlo como se merece.

    01 Junio 2008 | 18:25

  33. Dice ser Alluman

    Tengo dos hijos, de cuatro y dos años, mi marido tiene un trabajo que le obliga a viajar a menudo y me quedo sola con ellos, tambien trabajo, llevo la casa, las actividades extraescolares y todo lo demas, y aun asi siempre saco un rato para leer. Mi hija mayor ya no se duerme sin un cuento y el pequeño va por el mismo camino. No creo que haya nada que me haga mas feliz. El Guardian entre el centeno fue uno de los libro que mas me marco en mi adolescencia y con el que consegui que mi hermana se enganchara a la lectura. El Botchan no lo he leido, lo intentare en la biblioteca.

    02 Junio 2008 | 9:40

  34. Dice ser Martin Cid

    Pues si recuerda a Salinger no sé yo…

    02 Junio 2008 | 15:20

  35. Dice ser Albert

    Bueno yo madre no soy, soy padrea que para el caso es casi (repito casi) es lo mismo. Solo tengo una (pitufa) que aunque lo intenta no me distrae de la lectura. Así que sigo consumiendo libros aunque no va en función de mi descendencia sino de otros asuntos.

    02 Junio 2008 | 20:44

  36. Dice ser Superwoman

    Mira Regina, antes lo dejo todo: Internet, el blog, de depilarme, de comer y si me apuras, hasta a Superman… pero los libros NOOOOOOO, sería como pensar en cortarme un codo. Mi truco, tengo los libros en el cuarto de pensar (y así han salido Superboy y Supergirl, que el otro día les lleva su padre a “meditar” un rato y al pasar por la habitación le pidien los dos un libro para llevarse).Un supersaludo

    06 Junio 2008 | 16:54

  37. Dice ser Rosetta

    Pues comentar… que no leo nada desde hace… tres hijos también!. Pero es que no leo, no duermo, no sé que como, no respiro… no vivo!. Esto es literalmente vivir por y para los hijos. Y ayer me enteré de que se han multiplicado los casos de violencia por parte de los hijos hacia los padres. No sé si se acabará el mundo en 2012, pero si uno medita sobre el… ¡tampoco se acabaría nada del “otro mundo!”

    22 Noviembre 2009 | 20:10

Los comentarios están cerrados.