BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

9 novelas para regalar y quedar como una Regina ExLibris

Selección de Novelas de Regina ExLibris

Selección de Novelas de Regina ExLibris

A veces me siento más un pedazo de carne trémula con pelucón suelta por The Walking Dead que librera. Y las vísperas de Nochebuena y Reyes son dos buenos ejemplos. No exagero, queridos. Zum, zum, zum.

Pero por suerte mi experiencia en las trincheras librescas de reginaexlibrislandia me ha preparado para capear con bibliodignidad esos momentos navideños en los que legiones de reginaexlibrislandianos acuden a mi librería en masa y con prisas a buscar el biblioregalo perfecto para destinatarios de perfiles y paladares dispares.

Así que como librera una tiene que saber encajar, procesar y satisfacer a velocidad de trineo motorizado y con el sello de calidad “by Regina ExLibris” peticiones del tipo:

Mira, Regina, quiero un libro para mi suegro, pero no le gustan las novelas. Algo de historia, ningún muermo. Y para la novia de mi hermano, que esa sí es una ratilla de biblioteca que ha hecho Filología. Y, claro, para mi madre, que como lee tanto ya se ventiló los bestseller y estoy perdidísima. ¡Ah! Y dame algo curioso para mi médico, que se porta tan bien siempre que…”

Y he pensado en compartir con vosotros mis reginazos: sugerencias de biblioregalos by Regina ExLibris. Las dividiré en tres: selección de Novelas, de No ficción y sugerencias para bibliomaníacos con un paladar más exquisito.

¿Listos?

Arrancamos con mis 9 novelas para regalar y quedar como una Regina ExLibris:

1. El Desencantado. Budd Shulberg. Acantilado. Scott Fitzgerald que, alcohólico y arruinado, trabaja a sueldo para Hollywood inspira El desencantado, de Budd Schulberg. Un retrato impecable y fascinante del mundo del cine, los locos años 20 del siglo pasado y la Gran Depresión, en el que un genio en decadencia y un joven principiante coescriben un guión y enfrentan, sin saberlo, dos épocas irreconciliables. Maravilloso.

El desencantado

El desencantado

2. Guía para Viajeros inocentes. Mark Twain. Ediciones del viento. Impagables crónicas de viaje que hace siglo y medio envió Mark Twain a un periódico para el que cubría el primer crucero turístico de norteamericanos al Viejo Mundo y Tierra Santa. Fue su obra más vendida, y es una curiosa guía de viajes que muchos estadounidenses se traen bajo el brazo cuando vienen a Europa. Inmensamente curioso, culto, pícaro y socarrón, Twain caricaturiza todo y a todos, empezando por él mismo. Y ése es precisamente el secreto de su éxito, de su brillantez y de su atemporalidad. 

Guía para viajeros inocentes

Guía para viajeros inocentes

3. El club de los mentirosos. Mary Karr. Errata Naturae. La tragicómica niñez de Mary en una localidad petrolera del este de Texas nos retrata a unos personajes tan singulares como divertidos: un padre bebedor, una hermana de 12 años que le planta cara al sheriff y una madre extravagante y también deshidratada con varios matrimonios a sus espaldas y cuyos secretos amenazan con destruirlos a todos. Relato lúcido, veraz e hilarante de una infancia no tan peculiar.

El club de los mentirosos

El club de los mentirosos

4. La excursión. Beryl Bainbridge. Ático de los libros. Freda es rubia, pesa cien kilos y tiene un rostro angelical, un genio endiablado y una tozudez extrema. Brenda, su compañera de piso, la sobrelleva con resignación. Ambas trabajan en una fábrica italiana de botellas, rodeadas de operarios italoparlantes y cada una batallando en su frente: Freda a la caza del sobrino del dueño, y Brenda esquivando sobones. Si el día a día ya es surrealista, todo se complica cuando Freda organiza una excursión a Windsor para los trabajadores. Divertidísima novela cargada con un humor negro y surrealista, pero siempre inteligente.

La excursión

La excursión

5. Apegos feroces. Vivian Gornik. Sexto Piso. Brillante, acerado, descarnado y realista retrato de la infancia y la juventud de Vivian Gornik en el Bronx neoyorquino de los sesenta, en concreto en un edificio habitado por familias trabajadoras y sin muchos recursos, donde destacan -en el conjunto de vecinos, familiares y amigos- las mujeres. Tanto el padre como el hermano de Gornick, desdibujados en la penumbra, apenas aparecen. Libro profundo, bello y sobre todo ferozmente honesto sobre los vínculos familiares y la identidad femenina. 

Apegos feroces

Apegos feroces

6. El mago. John Fowles. Anagrama. En algún punto entre la novela gótica, el thriller, la novela erótica y la obra filosófica John Fowles cimenta la historia de la iniciación de Nicholas, que tras abandonar Londres y a su amante se establece en una isla griega como profesor de inglés. Allí conoce a un excéntrico millonario que le empuja a protagonizar extrañas experiencias. Fascinado por este mago enigmático, que le envía para seducirle a dos hermanas gemelas, Nicholas es conducido a través de un complicado juego de invenciones con decorados múltiples a las fronteras movedizas de la realidad y el sueño.

El Mago

El Mago

7. Diario de un ama de casa desquiciada. Sue Kauffman. Libros del Asteroide. Quienes comulguen con el humor ácido de la serie Mujeres desesperadas no pueden dejar de leer Diario de un ama de casa desquiciada, en cuyas páginas verán el referente literario del éxito catódico, y en su protagonista a la que podría haber sido la madre de Susan, Lynette, Gabrielle y Bree. La Tina Balser de Sue Kaufman es el prototipo de fémina ideal de la Norteamérica de finales de los 60: mujer perfecta, madre entregada y devota esposa. Pero bajo esa capa de barniz de armonía, se abre paso una mujer insatisfecha que empieza una bitácora en la que despelleja a todo lo que se mueve. Su catarsis literaria es un hilarante retrato de una época. Una delicia divertida y venenosa. 

Diario de una ama de casa desquiciada

Diario de una ama de casa desquiciada

8. Con el traje de los domingos. Bernice Rubens. Alba (Rara Avis). George Verrey-Smith es un profesor de mediana edad que está casado y sobrelleva como puede su dura infancia con un padre alcohólico. Además, todos los domingos sube a su desván, se maquilla y se viste de mujer y hace el crucigrama dominical. Su mujer lo sabe y no le molesta, hasta que George decide transformarse definitivamente en la «viuda» Emily Price, asistir con un elegante vestido de seda al funeral de un vecino y mudarse a Brighton. Impecable e hilarante thriller que es también una sátira de costumbres y convenciones sociales.

Con el traje de los domingos

Con el traje de los domingos

 9. Siempre hemos vivido en el castillo. Shirley Jackson. Minúscula. Merrycat y Constantine son las hermanas Blackwood y viven en una mansión con su viejo tío Julian, que delira y reescribe sus memorias. Merrycat es salvaje e independiente, y Constantine es bella y solo quiere cuidar de los suyos. Años atrás, el resto de la estirpe murió envenenado en el comedor del caserón. Desde entonces el pueblo los margina y desprecia, y acusan a Constantine de asesinar a sus parientes. Pese a eso, el trío Blackwood cohabita en armonía y a lo suyo, según Merrycat. Pero todo cambia cuando irrumpe un pariente a la caza de fortuna y de Constantine que amenaza con romper el peculiar equilibrio doméstico de este singular trío. Historia sombría e inquietante, que es una obra maestra del terror doméstico del bueno.

Siempre hemos vivido en el castillo

Siempre hemos vivido en el castillo

1 comentario

  1. Dice ser Norma Desmond

    En mi caso, los libros no faltan nunca como regalo. Siempre recurro a ellos. Y también dejo caer a mi “rey mago” algún título para mi. De los que mencionas me he “pedido” el de Mary Karr. Me llamó la atención en cuanto lo vi expuesto en una de las librerías que suelo frecuentar. A ver si tengo suerte y me cae…

    18 diciembre 2017 | 17:00

Los comentarios están cerrados.