Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

El ser humano no busca vida extraterrestre. Parte 3: pero algo está cambiando

El pasado mayo, el Congreso de EEUU aprobó un proyecto de ley de presupuestos que recomendaba a la NASA destinar 10 millones de dólares en los próximos dos años para “buscar firmas tecnológicas como transmisiones de radio para cumplir el objetivo de la NASA de investigar el origen de la vida, su evolución, distribución y futuro en el universo”. Traducido, significa que por primera vez desde hace 26 años la búsqueda de inteligencia extraterrestre, lo que se conoce como SETI, podría recibir el apoyo de fondos públicos.

Según comentan en internet quienes entienden cómo funciona esta maquinaria burocrática en EEUU (o esta maquinaria burocrática en general), esto no significa aún que haya un cheque de 10 millones de dólares esperando a que la NASA lo recoja para comenzar a buscar civilizaciones alienígenas; la propuesta debe pasar por un proceso con varios puntos de control, en alguno de los cuales podría desviarse hacia el camino de la papelera.

Un fotograma de la película 2010: Odisea dos (1984) mostrando la evolución de la vida en Europa, la luna de Júpiter. Imagen de MGM / UA.

Un fotograma de la película 2010: Odisea dos (1984) mostrando la evolución de la vida en Europa, la luna de Júpiter. Imagen de MGM / UA.

Pero es un signo de que algo puede estar cambiando. Desde 1993, cuando un senador demócrata logró desmantelar el programa SETI de la NASA proclamando que se había acabado la temporada de caza de marcianos, los científicos que siguen convencidos de que haberlos, haylos, han seguido pegando la oreja al espacio sin desfallecer, sacando el dinero de debajo de las piedras para mantener vivos sus proyectos. Y en los últimos años han encontrado de repente unos aliados inesperados: los multimillonarios de internet.

Personajes como Elon Musk, Jeff Bezos, Paul Allen o Yuri Milner, todos ellos millonarios gracias a sus negocios tecnológicos, han irrumpido con más o menos ímpetu en el que solía ser el terreno de las agencias espaciales públicas y las instituciones de investigación, promoviendo y financiando ese tipo de ideas que antes ni siquiera se llevaban a la discusión por considerarse ilusorias, alocadas, peliculeras, casi infantiles. ¿Fundar una colonia en Marte? ¿Enviar un coche al espacio? ¿Mandar una flotilla de robots a la estrella más próxima?

El dinero manda, y cuando el ruso Milner pone 100 millones de dólares encima de la mesa con los que comprar horas de radiotelescopio para escuchar señales alienígenas, su proyecto Breakthrough Listen no solo se convierte en el programa SETI mejor financiado, sino que al mismo tiempo también contribuye a dar un empujón al resto de proyectos en marcha. Y con ello, a hacer estas investigaciones más presentes en los medios. Y con ello, a que el público sepa que existe un renovado interés en encontrar de una vez por todas a nuestros vecinos galácticos, si existen. Y con ello, a que los políticos empiecen a darse cuenta de que no quieren quedarse atrás.

Pero no todo el mérito es cosa de Milner y sus compañeros de golf. Frente a las anteriores reticencias de los científicos de verse de algún modo manchados por el estigma de los hombrecitos verdes, se diría también, aunque es una impresión personal, que cada vez son más los investigadores que han decidido abrir de nuevo esa oscura y polvorienta cripta de la vida extraterrestre para ver qué hay dentro.

Así, las ideas frescas y audaces crecen: el SETI óptico, que busca posibles señales láser en lugar de ondas de radio; el uso de algoritmos de Inteligencia Artificial para rastrear las estrellas; el intento de identificar firmas biológicas en las atmósferas de los exoplanetas lejanos o de llegar a deducir la existencia de una cubierta vegetal. La comunidad científica reúne a muchas de las mentes más brillantes de esta roca mojada. Y cuando se ponen a pensar, saltan chispas.

Ante todo este empuje de una nueva ciencia de búsqueda de vida alienígena, la primera respuesta de la NASA no se ha hecho esperar: en septiembre la agencia celebraba en Houston una reunión sobre firmas tecnológicas (Technosignatures Workshop), dedicada a debatir las perspectivas sobre posibles señales que puedan detectarse desde la Tierra y que puedan revelar la presencia de civilizaciones alienígenas. La idea es ampliar el enfoque clásico de los proyectos SETI, dedicados a la búsqueda de señales de radio u ópticas, para incluir también otros posibles signos de tecnologías avanzadas, como la construcción de enormes estructuras para cosechar la luz de las estrellas (lo que se conoce como esferas de Dyson) o incluso la existencia de exoplanetas con atmósferas contaminadas por la actividad tecnológica industrial.

Pero aquí no acaba este soplo de aires nuevos. Como ya conté aquí recientemente, en julio un informe de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EEUU instaba a la NASA a revisar sus políticas de protección planetaria, esa directriz que evita enviar misiones espaciales a lugares del Sistema Solar donde podría haber vida, por miedo a contaminarla con microbios terrestres agazapados en las sondas. Lo cual implica que por fin alguien se está dando cuenta de que, con políticas de protección planetaria tan estrictas, es imposible estudiar la presencia de vida en nuestro vecindario cósmico.

Ilustración artística de la superficie del exoplaneta TRAPPIST-1f. Imagen de NASA / JPL-Caltech.

Ilustración artística de la superficie del exoplaneta TRAPPIST-1f. Imagen de NASA / JPL-Caltech.

La última y magnífica noticia ha saltado esta semana: un nuevo informe de las Academias, encargado por la NASA a petición del Congreso, insta a la agencia espacial de EEUU a “expandir la búsqueda de vida en el universo y hacer de la astrobiología una parte integral de sus misiones”. El organismo que aglutina toda la ciencia de EEUU pide a la NASA que “incorpore el campo de la astrobiología en todas las fases de futuras misiones de exploración”, reconociendo que hasta ahora las misiones espaciales, incluso aquellas que incluyen objetivos astrobiológicos, “han tendido a estar más fuertemente definidos por perspectivas geológicas que por estrategias orientadas a la astrobiología”.

Para ello, el informe recomienda tanto la búsqueda de firmas biológicas que puedan delatar formas de vida “similares a las terrestres”, como también la investigación de “vida potencial que difiera de la vida como la conocemos”, y que todo ello se aborde mediante la detección in situ, es decir, sondas espaciales equipadas con tecnologías de detección de vida en entornos como el subsuelo de Marte o los océanos en varias lunas del Sistema Solar.

Por otra parte, el informe recomienda también la puesta a punto de tecnologías que faciliten la investigación de la posible existencia de vida en lugares lejanos del universo a los que no se puede acceder con sondas espaciales, es decir, exoplanetas detectados mediante telescopios terrestres y orbitales.

Evidentemente, todo esto no va a llenar de astrobiología las misiones de la NASA de la noche a la mañana. Las agencias espaciales trabajan con planificaciones a plazos muy largos, y ya está bien definido y en marcha lo que va a ejecutarse en los próximos años, por lo que el cambio, si lo hay, será lento. Pero al menos parece un firme propósito para que la astrobiología deje por fin de ser el patito feo de las misiones espaciales. Y para que por fin podamos decir que el ser humano sí busca vida alienígena. La haya o no.

8 comentarios

  1. Dice ser Cristobal

    Y para que por fin podamos decir que el ser humano sí busca vida aliena. La haya o no.
    Con un universo conocido que tiene noventa y seis mil millones de años luz de diámetro y con cuatrocientos mil millones de galaxias , por lo visto solo se ha dado la vida desde mil millones de años aquí en la tierra .
    es poco brillante terminar el articulo con ” La haya o no” hay que tener mas creatividad , es mas fácil que me toque la lotería 10 veces seguidas sin comprar ningún boleto a que la única vida en el universo solo este en la tierra

    14 octubre 2018 | 22:21

  2. Dice ser Javi

    Bueno, aún así puede haber vida y no haberla. Todavía son dos opciones posibles. Y habiéndola podría ser indetectable para siempre, por lo que sólo viviremos con un conocimiento inferencial.

    15 octubre 2018 | 00:04

  3. Dice ser Adelaida

    Javier como siempre con artículos que aportan poco menos que cero…

    15 octubre 2018 | 00:32

  4. Dice ser Kathleen Williams

    ¿NECESITAS UN PRÉSTAMO?

    Actualmente estamos ofreciendo un esquema de préstamo flotante a una tasa de interés del 2% con una tarjeta de identidad válida y válida para la verificación.

    Puede enviar su solicitud de préstamo para cualquier cantidad de préstamo que necesite.

    Ofrecemos préstamos que van desde $ 5,000.00 USD Min. $ 50,000,000.00 USD Máx.

    Damos crédito a largo plazo de uno (1) a cincuenta (50) años como máximo.

    Ofrecemos los siguientes tipos de préstamos: préstamos para proyectos, préstamos de refinanciamiento, préstamos de inversión empresarial, préstamos para automóviles o vehículos, préstamos estudiantiles, consolidación de deudas, préstamos para vivienda, préstamos personales, préstamos para viajes y vacaciones, préstamos para Navidad y año nuevo.

    Póngase en contacto con nosotros en la oficina de QUICK ASSESS LOAN FIRM por correo electrónico: quickassessloanfirm@gmail.com

    ¡Gracias por su patrocinio!

    Atentamente,

    Kathleen Williams

    15 octubre 2018 | 13:46

  5. It would be nice to witness a change, maybe we are going to change to more genius species by evolution. Then that people will found medicines for all deceases, and we can all be immortal

    16 octubre 2018 | 09:07

  6. Dice ser Rompecercas

    La NASA tiende a ser un negocio como otro cualquiera. Si quieres fondos y nadar en la abundancia, no vale hablar de tipos de ondas electromagnéticas, sino que hay que montar auténticas películas de extraterrestres y vida extraterrestre. Esto es lo que capta la atención de las masas. Sencillamente, fantasías, cómic, películas…esto sí que lo viven de verdad los terrícolas.

    Siempre ha sido así, milagros, seres del cielo o del infierno, dioses o duendes, religión, emociones…todo esto de la vida extraterrestre es una evolución de las viejas fantasías. Ahora volcamos esa atracción por los ultramundos en cosas como esta. Y algunos lo aprovechan, como en el pasado.

    17 octubre 2018 | 00:14

  7. Dice ser Aravind K

    Humans are behind extraterrestrial life a very long time ago. There are indications of aliens spacecraft from the ancient times. It would be great if we could find some other planet with life. The best ready to occupy villas in Kottayam is Altin Properties. They have luxury villas at affordable prices for middle classes also.

    17 octubre 2018 | 11:28

  8. There are so many studies have done on the evolution and basis on those studies they defined some theories like Bing bang, Faraday etc. Still, a lot of studies are undergoing the evolution of living occupancy. Majority of the people accpeting the theory rest of the people are believed in just myths which may be related with some Religious

    22 octubre 2018 | 07:03

Los comentarios están cerrados.