BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

La trágica historia del hombre que olía mal, y por qué debería preocuparnos

Tal vez hayan conocido la historia a través de los medios. Pero lo que probablemente no les hayan contado es que lo ocurrido al ruso Andrei Suchilin, lejos de tratarse de una rareza imposible, no solo podría sucedernos a cualquiera, sino que cada vez va a ser más probable que algo así pueda sucedernos a cualquiera.

La historia se narró en dos partes. La primera se contó dentro de esas secciones de curiosidades que suelen embutirse en los programas de radio para desahogar al oyente de tanto bombardeo político: que Google Maps encuentra un pene gigante dibujado en el suelo en Australia, o que un tipo se tatúa la cara de Rajoy en el brazo. En este caso, la noticia decía que a finales de mayo un avión de la compañía Transavia que volaba de Gran Canaria a Holanda se había visto obligado a un aterrizaje no planificado en Faro (Portugal) debido al insoportable hedor que despedía uno de los pasajeros, y que a algunos incluso llegó a provocarles el vómito.

Noticias parecidas suelen aflorar de vez en cuando: un avión hace una escala de emergencia a causa de algún incidente provocado por un pasajero por motivos variados, ya sea una borrachera o un episodio de flatulencia incontenible. En este caso la tripulación trató de resolver el problema esparciendo ambientadores, pero ni siquiera confinando al pasajero en el baño consiguieron aliviar el hedor. Finalmente y ante las protestas del resto del pasaje, el responsable del percance fue desalojado del avión en Faro y trasladado a un hospital. Otro viajero declaró entonces que era como si aquel hombre no se hubiera lavado en varias semanas.

Después del suceso el pasajero en cuestión, el guitarrista ruso Andrei Suchilin, de 58 años, publicó en su Facebook que durante sus vacaciones en Canarias había contraído algo que el médico español al que acudió había diagnosticado como “una infección normal de playa”. “Lo trágico y lo cómico de toda esta situación es que cogí una enfermedad que (no digamos cómo ni por qué) hace que un hombre apeste”, escribía Suchilin.

El guitarrista ruso Andrei Suchilin en 2017. Imagen de Krassotkin / Wikipedia.

El guitarrista ruso Andrei Suchilin en 2017. Imagen de Krassotkin / Wikipedia.

Por desgracia, la segunda parte de la historia demostró que la situación no tenía nada de cómico, y sí mucho de trágico. A finales de junio se supo que Suchilin había fallecido en el hospital portugués en el que fue internado. La causa de su mal olor resultó ser una fascitis necrosante, una terrible enfermedad bacteriana que puede describirse como una descomposición progresiva del organismo cuando el paciente aún está vivo; partes de él ya han muerto y están descomponiéndose, por lo que el olor es el de un cadáver. Cuando la infección alcanza a los órganos vitales, el paciente muere.

Lo terrorífico de la fascitis necrosante es que no se trata realmente de una enfermedad infecciosa definida con una causa específica, como la malaria o el ébola, sino de una fatal complicación de lo que puede comenzar como una infección cotidiana e inocente. De hecho y aunque son varios los tipos de bacterias que pueden causarla, uno de ellos es un estreptococo, un microbio que convive habitualmente con nosotros provocándonos las típicas infecciones de garganta y otras dolencias leves.

En muchos casos estas infecciones no avanzan más allá de la piel y los tejidos superficiales. Pero si llegan a afectar a la fascia, la capa que conecta la piel con los músculos, la infección puede empezar a progresar en los tejidos profundos, diseminándose por la sangre a todo el organismo y destruyendo los órganos vitales. Y todo ello sin que desde el exterior se note nada demasiado visible; el dolor y el olor, como el de Suchilin, pueden revelar que algo espantoso está sucediendo por dentro, pero a menudo un diagnóstico rápido en una consulta externa puede pasarlo por alto. Se calcula que la cuarta parte de los afectados fallecen; en algunos casos, incluso en solo 24 horas.

Bacterias Streptococcus pyogenes al microscopio en una muestra de pus. Imagen de PD-USGov-HHS-CDC / Wikipedia.

Bacterias Streptococcus pyogenes al microscopio en una muestra de pus. Imagen de PD-USGov-HHS-CDC / Wikipedia.

Pero si el hecho de que la causa pueda ser una simple bacteria común y corriente ya es de por sí un dato inquietante, en realidad son otros dos los que deben ponernos los pelos de punta. Primero, y ahora que estamos en plena temporada de vacaciones, es preciso recordar una advertencia médica que contradice un mito muy extendido: el agua del mar NO desinfecta ni cicatriza las heridas. Pensar en el mar como un desinfectante es sencillamente un inmenso contrasentido, ya que está lleno de vida, grande y pequeña, por lo que es una peligrosa y frecuente fuente de infecciones en las llagas abiertas.

Sobre todo, los expertos alertan de los cortes producidos directamente dentro del agua, ya que pueden introducirnos en tejidos profundos algunas bacterias que viven en el medio marino, que crecen mejor sin aire y que preferiríamos sinceramente no tener dentro de nosotros, como Vibrio y Aeromonas. En particular, las Vibrio han sido la causa de la fascitis necrosante en varios casos descritos de turistas heridos durante excursiones de pesca, y un estudio de 2010 demostró la presencia de estas bacterias en la costa valenciana. Hasta donde sé, no se ha publicado cuál fue la bacteria o bacterias que causaron la muerte al infortunado Suchilin, pero es muy posible que contrajera la infección en el mar.

El segundo motivo es infinitamente más preocupante y requiere una explicación aparte. Porque no solo afecta a la fascitis necrosante, sino a muchas otras infecciones bacterianas, y es el motivo por el que casos como el de Suchilin no solo nos deberían llevar a lamentar su mala suerte y compadecer a su familia, sino también a hacer todo cuanto esté en nuestra mano para evitar un futuro en el que cualquiera podríamos vernos en una situación similar. Mañana seguimos.

17 comentarios

  1. Dice ser Iván Gómez.

    Debiera aprender a manejar el idioma. Cualquiera es singular.

    09 julio 2018 | 01:05

  2. Dice ser lin

    “es algo que le podría suceder a cualquiera de nosotros”.
    “es algo que nos podría suceder a cualquiera.” (A cualquiera de nosotros).
    “es algo que podría sucedernos a cualquiera.” (A cualquiera de nosotros).

    No veo el error que señala el otro comentario.

    09 julio 2018 | 10:52

  3. Dice ser Mauro Picotto

    “no solo podría sucedernos a cualquiera, sino que cada vez va a ser más probable que algo así pueda sucedernos a cualquiera.”

    Más bien es una redundancia.

    09 julio 2018 | 10:58

  4. Dice ser LLL

    Cualquiera puede caer en una redundancia en la que cualquiera caería.
    En estlio Rajoiniano.

    09 julio 2018 | 11:02

  5. Dice ser Jonas A R

    La frase conflictiva está al final: «cualquiera podríamos vernos en una situación similar».
    Completa sería «cualquiera de nosotros podría verse…» y parece que la omisión del «nosotros» ha forzado al autor a cambiar el «podría» por «podríamos».

    09 julio 2018 | 11:09

  6. Dice ser Javier

    Lo del tema sobre la palabra “cualquiera” está muy bien, pero me preocupa más lo de la fascitis necrosante.

    09 julio 2018 | 11:53

  7. Dice ser un ser

    PA LOS CATEDRATICOS,
    -TENGO UNA TEORIA, SI UN GILIPOLLAS TE PUEDE CORREGIR LO HARA
    -ESO NO ES UNA TEORIA, ES UNA HIPOTESIS
    PUES ESO, CENTRAROS EN LA NOTICIA QUE ES SUPERCURIOSA Y DEJAROS DE HACEROS EL LISTO Y MIRAROS VUESTRAS PELOTILLAS OMBLIGALES

    09 julio 2018 | 11:57

  8. Dice ser Fran

    Y el ser que se manifestó, obviamente era el abusón de la clase que después de que le expulsasen, sigue dando por culo

    09 julio 2018 | 12:28

  9. Dice ser Otro Ser

    Pues le doy la razon, dejar de dar el coñazo con la puñetera sintaxis linguistica y comentar la noticia.

    09 julio 2018 | 12:46

  10. Dice ser Ramon

    El médico que lo atendió se ha lucido. Y seguirá cobrando como si nada.

    09 julio 2018 | 13:24

  11. Dice ser Kally

    Lo más trágico es que al pobre Andrei Suchilin no se le van a recordar por su música, su trabajo creativo y su talento, sino por su olor causado por una infección y que no fue culpa suya en absoluto. Tanto trayecto musical y dando placer a tantos fans, y su vida acaba con una fama alcanzada por la vergÜenza de haber hecho aterrizar un avión porque apestaba.
    Una buena lección en la humanidad: espero que los demás pasajeros sientan tanta vergÜenza como el pobre Andrei por su forma de humillarle públicamente. Entiendo que la situación era insoportable y provocaba vómitos y desmayos, pero era tan anormal que debería haber sido obvio que este hombre estaba gravemente enfermo. Nadie huele como un cadáver si está totalmente sano, y hace falta un poco de empatía y comprensión en vez de burlarse, criticar y humillar.
    Sólo espero que Andrei estuviera tan enfermo que no se daba cuenta de los comentarios a su alrededor, y que no leyera los medios después de ingresar en el hospital de Faro.

    09 julio 2018 | 14:49

  12. Dice ser Marisa

    Mañana seguimos……………………….. vayase a paseo
    indecente el metodo.

    09 julio 2018 | 15:28

  13. Dice ser Juanma

    Creo que cualquiera se da cuenta de que cualquiera podría contraer esa enfermedad, pero si lo ha contraido un extranjero cualquiera, entonces es más que probable que cualquiera de quienes solemos entrar en comunicación con el agua de mar de pequeños, de toda la vida si, de repente, nos diere por conocer una bacteria cualquiera de esas…, es más que probable que seamos capaces de eliminarla del interior de nuestro cuerpo porque nuestro sistema inmunológico ya estuviere acostumbrado a lidiar con esa familia de bacterias o con cualquiera que se le parezca.

    A propósito, yo le he dado al click de la noticia porque el buscador me ha dicho que aquí se hablaba de los que tenemos un problema con la palabra “cualquiera”, a ver si cualquiera de vosotros me ayuda porque…

    09 julio 2018 | 17:52

  14. Dice ser ReynodeNavarra

    Yo tengo otra teoría. Si alguien se molesta por que le corrijan (o peor aún, por que alguien corrija a un tercero), es más que probable que se trate de un ignorante. Pero además, y por encima de su ignorancia, es un imbécil que se ufana de su desconocimiento. Y que cada quién comente lo que le apetezca 🙂

    09 julio 2018 | 21:01

  15. Dice ser jordi

    Felicidades 20 minutos¡¡¡¡ Me ha encantado vuestro artículo, es divulgativo y muy interesante¡¡¡¡ Me lo he leido de un tirón, está muy bien redactado y es superameno…

    Es muy bueno que os intereseis por la salud y nos enseñeis cosas tan interesantes como lo que habeis explicado…

    Muchas gracias¡¡¡ seguid así.

    10 julio 2018 | 00:23

  16. Dice ser mariano

    Como sociólogo, me encantan las respuestas al artículo.

    Unos mirando al Sol, y otros al dedo.

    10 julio 2018 | 01:36

  17. Dice ser like si

    Like si crees que los que comentan ortografía en una noticia de ciencia son im-bé-ci-les..

    10 julio 2018 | 12:09

Los comentarios están cerrados.