BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

El caso de Brandon Mayfield y el fiasco de las huellas dactilares del 11-M

Probablemente no les suene el nombre de Brandon Mayfield. Abogado estadounidense, 51 años, residente en Oregón… ¿Nada? ¿Y si les cuento que este tipo fue arrestado por el FBI en 2004 como sospechoso de haber perpetrado la masacre del 11-M en Madrid? ¿Y que la detención fue motivada por una presunta coincidencia de sus huellas dactilares con las halladas en una mochila con explosivos utilizada en los atentados… a pesar de que Mayfield jamás había estado en España?

Atentados del 11-M. Imagen de EFE/20 Minutos.

Atentados del 11-M. Imagen de EFE/20 Minutos.

La historia de Brandon Mayfield tiene diversos matices, pero me interesa destacar uno: la ciencia no es infalible, pero lo verdaderamente grave sucede cuando quienes toman las grandes decisiones no saben distinguir la ciencia buena de la mala o la pseudociencia.

Después de los atentados del 11-M, la policía española envió a Interpol las huellas dactilares halladas en los escenarios de los ataques. Las huellas llegaron así hasta el FBI, que las cotejó con sus bases de datos. La comparación resultó en posibles coincidencias con 20 individuos fichados. Uno de ellos era Brandon Mayfield, cuyas huellas figuraban en los archivos del FBI por haber servido en el ejército.

Pero Mayfield era, además, musulmán, convertido al islam a través de su mujer egipcia. Y aún peor (para el FBI), como abogado había defendido a un integrante de los llamados Siete de Portland, un grupo de estadounidenses que habían tratado de viajar a Afganistán para unirse a Al Qaida; pero no en un juicio relacionado con este hecho, sino en un caso de custodia.

Al FBI le bastaron estos débiles indicios para seleccionar a Mayfield de su lista de 20 y convertirlo en su sospechoso favorito, sometiéndole a un dispositivo de vigilancia. Sus teléfonos fueron pinchados y su casa allanada. Finalmente, a principios de mayo, Mayfield fue detenido y puesto en aislamiento, sin contacto con su familia y con limitada asistencia legal.

Lo curioso y terrible del caso es que en abril, semanas antes del arresto de Mayfield, nuestra Policía Nacional había enviado un escrito al FBI descartando la concidencia entre las huellas del abogado y las halladas en la mochila, y apuntando a otros posibles sospechosos. ¿Cuál fue entonces la respuesta de la agencia estadounidense? Simplemente, ignorar la conclusión de la policía española y aferrarse a su tesis de que la coincidencia estaba verificada al cien por cien.

A la izquierda, huella dactilar recuperada de una mochila de los atentados del 11-M. A la derecha, huella dactilar de Brandon Mayfield en el archivo del FBI. Imagen de Science.

A la izquierda, huella dactilar recuperada de una mochila de los atentados del 11-M. A la derecha, huella dactilar de Brandon Mayfield en el archivo del FBI. Imagen de Science.

El 19 de mayo, la policía española anunciaba por fin que las huellas pertenecían al argelino Daoud Ouhnane. Sólo al día siguiente, cuando la prensa internacional divulgó la noticia, el FBI se vio obligado a liberar a Mayfield. Unos días después, un juez estadounidense archivaba el caso.

Según el posterior informe del Departamento de Justicia de EEUU, por cierto censurado en las partes que refieren los métodos de seguimiento y obtención de pruebas, “después de que el Laboratorio del FBI hubiera examinado las huellas dactilares del argelino, retiró la identificación de Mayfield y lo liberó de su custodia”. El informe exculpaba al FBI de mala praxis, limitándose a sugerir que todo se había debido a “errores” y que existían ciertos “problemas de desempeño”.

Mayfield recibió una disculpa y una indemnización de dos millones de dólares. Pero aunque tal vez lo más llamativo de esta historia sea la chapuza del presuntamente todopoderoso FBI y su olímpico menosprecio hacia la policía de otro país, en este caso el nuestro, en la raíz de todo ello yace un problema que no es político ni policial, sino científico. El FBI encontró no una coincidencia, sino 20. ¿Es que acaso las huellas dactilares no son una prueba tan inequívoca como siempre se nos ha hecho creer?

La respuesta, en la próxima entrega.

Los comentarios están cerrados.