BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘dormir’

¿Por qué hay personas que se despiertan justo antes de que suene el despertador?

¿Por qué hay personas que se despiertan justo antes de que suene el despertador?

A la mayoría de personas nos cuesta muchísimo despertar por la mañana y lo hacemos gracias a que el despertador nos avisa de que ha llegado la hora de ponerse en pie y comenzar la jornada, pero sin embargo hay quien tiene la facultad de despertarse y abrir los ojos justo un instante antes de la hora programada y sin que haga falta que suene el despertador.

Esto es debido a lo que se conoce como ‘ritmo circadiano’ o ‘reloj biológico/interno’, por el cual nuestro organismo (y el de los seres vivos en general) se sincroniza con nuestras necesidades y rutinas.

El cuerpo nos avisa cuándo es la hora de comer proporcionándonos la sensación de tener hambre (solemos escuchar el rugido de nuestro estómago y si nos pasamos de la hora incluso nos ponemos de mal humor), también nos indica que ha llegado el momento de acostarnos haciéndonos entrar sueño (y bostezos) ocurriéndonos lo mismo con el momento de levantarnos para empezar nuestra jornada: nos despertamos (en algunas ocasiones) antes de que suene el despertador.

Evidentemente esto último no le ocurre a todas las personas, siendo más frecuente que les pase a aquellas que llevan un modo de vida meticuloso y rutinario: se despiertan, comen y se acuestan siempre a la misma hora, ya sea día laborable, festivo o estén de vacaciones.

Pero también podemos encontrarnos con que, de forma excepcional, hay ocasiones puntuales en las que debemos levantarnos a una hora inhabitual a la nuestra (hemos de salir de viaje, acudir a una entrevista de trabajo, hacer un examen…) y sin que suene el despertador nos despertamos justo un instante antes de la hora que hemos programado el despertador. Ahí no solo ha intervenido nuestro reloj biológico, sino una serie de hormonas que son las encargadas de que nuestro cerebro esté ‘alerta’, ya que, sin ser conscientes, hemos dado instrucciones a éste de nuestra necesidad de levantarnos ese día a una hora que no es la habitual.

Cabe destacar que gracias al ritmo circadiano somos conscientes de en qué momento del día nos encotramos y el motivo por el que personas que pasan una temporada aisladas (y sin reloj) pueden saber cuándo les toca ir a dormir, comer o levantarse (evidentemente según pasa el tiempo de aislamineto se les va desajustando el reloj interno).

 

 

Te puede interesar leer:

 

 

Fuentes de consulta: sciencedaily / xatakaciencia / huffingtonpost / nature
Fuente de la imagen: barkbud (Flickr)

¿Cuál es el origen del término ‘almohada’?

¿Cuál es el origen del término ‘almohada’?

Sabido es que una almohada es un cojín rectangular relleno de un material blando (espuma, látex, plumas…) y que sirve para apoyar la cabeza, sobre todo a la hora de dormir.

El término ‘almohada’, como otros tantos vocablos que actualmente se utilizan en el idioma español, proviene del árabe hispánico ‘almuẖádda‘ (al muẖádda) y que procede del árabe clásico ‘miẖaddah’ cuya traducción literal es ‘mejilla’ pero se le dio el sentido de ‘donde se apoya la mejilla’.

Así pues, la almohada (también llamada comúnmente almohadón) es aquel colchoncillo que sirve para apoyar la mejilla cuando recostamos nuestra cabeza.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué algunas personas creen que tomar un vaso de leche les ayuda a conciliar el sueño?

¿Por qué algunas personas creen que tomar un vaso de leche les ayuda a conciliar el sueño?Llevo toda la vida viendo a mi madre hacer el mismo ritual todas las noches: prepararse un vaso de leche caliente antes de ir a dormir porque así (según ella) le ayudará a conciliar el sueño mucho más rápido.

Por mucho que he tratado de explicarle que éste es uno más de los muchísimos mitos que llevan décadas transmitiéndose de una generación a otra y sin tener detrás una validez científica, mi madre sigue empeñada en que sí que es eficaz y que le ha funcionado desde que siendo niña su madre se lo inculcó.

El convencimiento que tiene hacia esta panacea es tal que incluso coge la tablet que le regalamos hace un par de navidades y tras una búsqueda en Google me muestra los resultados de aquellas páginas que aseguran que tomar un vaso de leche ayuda a dormir (evidentemente yo le muestro aquellas que dicen lo contrario). Pero a pesar de ello me dice categóricamente que alguna que otra noche que no ha podido tomar su vaso de leche no ha podido conciliar el sueño y cuando sí lo bebe el efecto sedante es inmediato.

Y es que la verdad, para mi madre y una infinidad de personas, el hecho de tomar un vaso de leche antes de acostarse sí que les ayuda a conciliar el sueño, pero esto ocurre en realidad por puro efecto placebo debido a que lo que les funciona es el ritual de realizarlo cada noche y no el hecho de que la leche sea un alimento que contenga triptófano, un aminoácido que  ayuda a mantener los niveles de serotonina y melatonina en el cerebro (tal y como indican aquellos que defienden la hipótesis de que es un buen somnífero).

Si el hábito de tomar leche antes de acostarse lo sustituimos por el de cualquiera de estos otros: leer un libro, rezar unas oraciones, escuchar un poco de música, masturbarse, realizar ejercicio relajante o yoga e incluso que te cuenten un cuento, encontraremos que el resultado es exactamente el mismo: todos ayudan a conciliar el sueño y es que a cada persona le funciona una cosa distinta, aquella que de manera rutinaria esté acostumbrada a realizar el momento previo a meterse en la cama (o cuando ya esté dentro de ella).

Posiblemente más de un lector del blog se esté preguntando que si, tal y como he comentado un par de párrafos más arriba, la leche es rica en triptófano y está demostrado que éste es un aminoácido que ayuda a inducir el sueño, por qué no va a ser efectivo en un vaso de leche caliente antes de dormir…

Y es que la respuesta es muy sencilla: porque la cantidad de triptófano que un vaso de leche contiene es ínfima y para que realmente pudiese hacernos efecto dicho aminoácido tendríamos que ingerir varios litros. Incluso está demostrado que el triptófano presente en otros productos lácteos (como el yogurt o el queso) es muy superior al de un vaso de leche, así como en otros alimentos como el bacalao (hasta diez veces más); legumbres como las lentejas, la soja o garbanzos; cereales como el arroz silvestre o el trigo; frutas como el aguacate o las naranjas; la carne, infinidad de pescados e incluso multitud de frutos secos.

En resumidas cuentas… lo que realmente va bien para conciliar el sueño más rápidamente es realizar una rutina que nos sea placentera y será nuestro propio cerebro el que se encargue de proporcionarnos la serotonina y melatonina que necesitamos para dormir rápida y placenteramente pero el triptófano de la leche nada habrá intervenido en ese proceso.

 

 

Te puede interesar leer: ¿De dónde proviene la idea de que contar ovejitas ayuda a conciliar el sueño?

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos’

 

 

 

Fuentes de consulta: Juan Revenga (El nutricionista de la general) / sabescuidartehoy / cocinatis / uamshealth / sleepbetter
Fuente de la imagen: zac-attack (Flickr)

¿Por qué en los cómics los ronquidos se representan con un ‘Zzz’?

¿Por qué en los cómics los ronquidos se representan con un ‘Zzz’?

Es habitual a la hora de leer un cómic, tebeo o viñeta cómica, ver una triple zeta sobre un personaje que representa estar dormido.

La primera referencia de una viñeta en la que aparecen las Zzz la encontramos en ‘The Katzenjammer Kids’ del 2 de agosto de 1903 (imagen al pie de este post) una tira cómica de Rudolph Dirks que aparecía en el suplemento ‘American Humorist’ que se entregaba todos los sábados junto al periódico ‘New York Journal’ y que alcanzó gran fama durante la primera década del siglo XX.

Dirks necesitaba hacer saber al lector cuándo uno de sus personajes estaba dormido y si lo dibujaba simplemente tumbado no llegaba a transmitirlo, por eso al incorporar esas zetas lo podía conseguir (además de añadir el componente de que estaba ‘profundamente dormido’, en la fase en la que se ronca o representando el sonido de la respiración que suele ser más grave).

El motivo por el que escogió la zeta para representar los ronquidos no se sabe a ciencia cierta cuál es, debido a que Rudolph Dirks nunca desveló el porqué lo hizo. Según las fuentes consultadas tres son las hipótesis más defendidas sobre la posible razón: por el simple hecho de ser la onomatopeya (en inglés) más parecida al ronquido; del término ‘buzz’ –zumbido- (debido a que un ronquido es tan molesto como el zumbido de una mosca/abeja); o sacando la zeta del término ‘snooze’ –dormitar-.
¿Por qué en los cómics los ronquidos se representan con un ‘Zzz’?

¿Por qué en los cómics los ronquidos se representan con un ‘Zzz’?

 

Relacionado: ¿Por qué los personajes de los dibujos japoneses tienen los ojos grandes y redondos?

 

 

Fuentes de consultas: straightdope / stackexchange / knowswhy
Fuentes de las imágenes: pixabay / robertloerzel.tumblr

¿Cuál es el origen del término ‘cementerio’?

¿Cuál es el origen del término ‘cementerio’?

Como es habitual en aquellos lugares con predominio del cristianismo, cada primero de noviembre infinidad de personas acuden a los cementerios para visitar las tumbas de sus difuntos, rezarles una oración o llevarles flores. Esta tradición originalmente se realizaba el 2 de noviembre que es la fecha en la que cae el Día de los Santos Difuntos y que la iglesia católica dedicó a las almas de los fallecidos, pero al no caer en festivo se comenzó a realizar el día 1.

Pero, tal y como indico en el título, el post de hoy trata sobre el origen del término ‘cementerio’ que es el nombre con el que conocemos habitualmente al lugar destinado para dar entierro a los fallecidos.

El término cementerio tiene mucho que ver con el cristianismo y cuando éste comenzó su expansión, ya que se impuso a la palabra que, hasta aquel momento, se usaba para designar a los emplazamientos donde se realizaban los entierros: necrópolis.

La palabra necrópolis (de origen griego) significa literalmente ‘ciudad de los muertos’ (necro: muerte, polis: ciudad).

Ante la creencia cristiana de que la muerte solo es un tránsito y, por tanto, al fallecer lo que se hacía era ‘dormir’ para posteriormente ‘resucitar’ se sustituyó el termino necrópolis por el de cementerio, cuyo significado literal es ‘dormitorio’.

Cementerio proviene del latín vulgar cemeteriu’, éste del latín culto ‘coemeterium’ que a la vez venía del griego ‘koimeterion’ -κοιμητήριον-: lugar donde dormir/dormitorio (koimo: dormir/estar echado/acostarse, -terion: sufijo de lugar).

Al castellano nos llegó como ‘cemeterio’ (desde el latín vulgar cemeteriu), pero a través de los siglos se le coló al término una ‘n’ intercalada, la cual los expertos se dividen entre dos motivos las posibles causas de que el término acabase siendo conocido por todos como ‘cementerio’ y no ‘cemeterio’. Por un lado por la facilidad a la hora de ser pronunciada, ya que es mucho menos complicada hacerlo con esa ene extra. Por otro lado, muchos son los que defienden la hipótesis de que hubo quien confundió el origen etimológico de la palabra y se lo adjudicó al término latín ‘caementa’ (piedra quebrada) que derivó en ‘cemento’, al utilizarse esta argamasa para construir y cerrar las tumbas/nichos/mausoleos.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuentes de consulta: RAE 1 / RAE 2 / etimologias.dechile 1 / etimologias.dechile 2 / etimologias.dechile 3 / etimologiasymitologia / diocesisdecanarias
Fuente de la imagen: pixabay

La curiosa historia tras la famosa canción ‘Mister Sandman’

La curiosa historia tras la canción ‘Mister Sandman’ (The Chordettes)

En 1954 irrumpía en el panorama musical estadounidense la canción ‘Mister Sandman’ interpretada por el cuarteto femenino ‘The Chordettes’. El tema había sido compuesto ese mismo año por Pat Ballard y esa era su segunda versión, la cual se convirtió en un auténtico éxito, alcanzando el número uno en las listas de discos más vendidos.

Tal y como cantaban The Chordettes (y las docenas de intérpretes que la han versionado a lo largo de estas seis décadas), la canción Mister Sandman trata de un peculiar personaje (en castellano conocido como ‘el arenero’) encargado de proporcionar dulces y placenteros sueños cada noche a través de la arena mágica que echaba en los ojos de las personas dormidas tras colarse en sus dormitorios.

Pero detrás de la letra de esta canción hay una curiosa historia que se remonta a hace muchísimos siglos, ya que el tal Mister Sandman no fue fruto de la invención de Pat Ballard sino que era un mítico y curioso personaje de leyendas y cuentos que se ya se explicaban hace centenares de años en la cultura norteuropea (sobre todo celta y sajona) y que se fue transmitiendo de boca en boca de una generación a otra.

Al igual que en la canción, según la tradición, se explicaba que el arenero entraba en la habitación cuando las personas ya estaban durmiendo y para desearles unos dulces sueños les echaba arenilla mágica en los ojos. El rastro de esa arena era (según este mito) la que por la mañana se convertía en las legañas.

La curiosa historia tras la canción ‘Mister Sandman’

Cabe destacar que cuando realmente este personaje alcanzó una fama a nivel de todo el continente europeo y traspasó fronteras hacia América fue a raíz del cuento escrito en 1842 por Hans Christian Andersen titulado ‘Ole Lukøje’ (arenero en danés).

Fue a partir de ahí cuando se incorporó en las costumbres y cultura de muchísimas personas que nombraban a este peculiar personaje, en algunos casos como si fuera un duendecillo, y que lo hicieron tan popular en un gran número de lugares como puede ser para nosotros Papá Noel, los Reyes Magos o el Ratoncito Pérez (por poner unos pocos ejemplos).

En cada lugar se le describe, nombra y viste de una manera diferente y, aparte del cuento de Andersen y la canción de Pat Ballard, ha sido incorporado en obras, películas, comics, e incluso en algunos casos confiriéndole una maligna personalidad con la que en lugar de procurar dulces sueños provocaba pesadillas.

 

Lee y descubre en este blog más posts sobre otros Curiosos Personajes

 

 

Post realizado a raíz de una entrada de Eduardo Basterrechea en su muro de Facebook
Fuente de la imagen: Wikimedia commons / captura Youtube

El falso mito sobre el peligro de dormir en una habitación con plantas

El falso mito sobre el peligro de dormir en una habitación con plantas

Este es uno de los mitos más comunes y más repetidos hasta la saciedad por nuestras madres y abuelas que insistían en que no se podían tener plantas en los dormitorios debido a que éstas, durante la oscuridad de la noche, absorben oxígeno y liberan dióxido de carbono. Incluso muchos son los hospitales en los que cuando llega la hora de dormir las enfermeras o familiares del paciente retiran las flores o plantas y las dejan en los pasillos.

En realidad la persona que tiene en su dormitorio alguna planta (o incluso varias) no corre peligro alguno de morir por falta de oxígeno. El consumo que hacen las plantas de este elemento, tan necesario para nosotros para poder vivir, es mínimo en comparación al que tiene cualquier ser humano e incluso animal. Lo curioso del asunto es que, quienes defienden la teoría de que hemos de retirar las plantas, en ningún momento se plantean si corremos peligro o no por compartir el dormitorio con otras personas.

De correr algún peligro por quedarnos sin oxígeno todos dormiríamos en habitaciones individuales. Si os ponéis a pensar, podréis recordar un buen puñado de ocasiones en las que habéis compartido y dormido en un mismo cuarto con otras personas (en unas colonias junto a docenas de niños y niñas, en la mili, en un albergue, con vuestros hermanos o primos…) o incluso con algún animal de compañía.

Otro de los motivos por el que es prácticamente imposible quedarse sin oxígeno por la noche al dormir junto a plantas es porque los dormitorios no son unas estancias que quedan cerradas herméticamente. Aunque se cierren las ventanas y puerta siempre hay alguna rendija por la que, por poco que sea, entra oxígeno a la habitación.

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos’

 

Fuente de la imagen: pixabay

Clinofobia, el miedo irracional y patológico a meterse en la cama

Clinofobia, el miedo irracional y patológico a meterse en la cama

El cerebro humano es complejo y éste es el que determina qué cosas sentimos y por qué las sentimos (enamorarnos, tener miedo, reprimirnos, dejar soltar nuestra euforia, cólera o tristeza…, por poner unos poquísimos ejemplos)

También es el que se encarga de determinar si padecemos una fobia y qué es a lo que le tenemos esa aversión irracional e injustificada (en una gran mayoría de ocasiones) que se convierte en algo compulsivo.

De los centenares de fobias que existen, una de las más curiosas es la ‘clinofobia’, que es el miedo irracional y patológico que sienten algunas personas en el momento de tener que meterse en la cama.

Los clinofóbicos, a la hora de ir a dormir, comienzan a sentir una extraña ansiedad que les impide meterse en la cama, conciliar el sueño y descansar debidamente. Muchos son los motivos que pueden ocasionar esta fobia que no solo es miedo al acto de ir a la cama física, sino todo lo que representar que llegue la hora de acostarse.

Esa ansiedad, un gran número de veces injustificada, es debido en la mayoría de ocasiones al miedo que sientena que les ocurra algo mientras están durmiendo (morir, ser atacados, que entre alguien a robar, que haya algún tipo de monstruo o espíritu bajo la cama, orinarse encima…). A pesar de que nunca han vivido uno de estos episodios, los clinofóbicos sienten ese miedo irracional que les impide ir a dormir cuando llega la hora de acostarse. Muchas de estas personas acaban quedándose dormidas en el sofá, sin darse cuenta y rendidas por el sueño y el cansancio.

Seguramente muchos de los lectores rápidamente habréis identificado esta fobia con lo que sentían los protagonistas de la saga de películas ‘Pesadilla en Elm Street’.

 

Lee en este blog más posts sobre otras curiosas fobias

 

Fuente de la imagen: youthkiawaaz

¿De dónde proviene la idea de que contar ovejitas ayuda a conciliar el sueño?

¿De dónde proviene la idea de que contar ovejitas ayuda a conciliar el sueño?

Posiblemente en alguna de esas noches de insomnio en la que no has podido conciliar el sueño has intentado contar ovejitas, pero veías como iba pasando el tiempo y no había manera de dormirse. También era muy típico de nuestras madres contestarnos eso de «pues si no puedes dormir cuenta ovejitas».

Ciertamente un buen número de investigaciones que se han realizado en los últimos años han llegado a la conclusión de que contar ovejitas para que nos entre el sueño antes no sirve para nada. Así que… ¿de dónde proviene la idea de que sí funciona?

El origen es algo incierto, pero casi todas las fuentes apuntan a un antiguo cuento que se contaba a los niños al acostarlos y que tenía una estructura repetitiva y sin fin. Siempre pasaba algo que hacía que fuese inacabable y cuyo final era inventado por la persona que lo contaba en el momento que veía que el pequeño ya se había dormido.

Dentro de esta estructura sin fin se encontraba la historia del pastor que tenía un rebaño de muchísimas ovejas y debía pasarlas al otro lado del río a través de un estrecho puente. Cada oveja iba pasando de una en una y el pastor debía contarlas, para asegurarse que habían pasado todas. Eran tantas, que, en el transcurso de ese pasar ovejitas de un lado a otro mientras el adulto lo relataba, el niño se dormía.

 

Ya está a la venta la edición de bolsillo del libro ‘Ya está el listo que todo lo sabe’

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (366 curiosidades para descubrir el porqué de las cosas cada día) de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/ya-esta-el-listo

 

 

Fuente de la imagen:  jordanrippy

¿Por qué cuando dormimos dejamos la mano semiabierta?

En condiciones de relajación total, cuando los músculos y los tendones se distienden, la mano adopta una posición que no es del todo abierta ni cerrada. Su grado de abertura depende de cómo esté apoyada: si descansa sobre el dorso, tiende a quedarse semiabierta, porque los dedos caen sobre la palma por su propio peso; si se apoya sobre la palma, entonces el peso de la mano y del brazo la aplasta de modo que se queda prácticamente abierta o por el contrario, cerrada en un puño.

Las distintas posiciones de relajación ocurren en función del equilibrio entre la fuerza de la gravedad, el peso de la mano y el rozamiento con la superficie de apoyo.

No siempre las posturas que parecen naturales, como la de la mano extendida, se corresponden con un estado de relax muscular. De hecho, para poner los dedos estirados hay que hacer un esfuerzo adicional.

Lo mismo sucede con la cabeza. Esta se mantiene erguida todo el día aparentemente sin esfuerzo, pero en realidad lo logra gracias a la mediación de la poderosa musculatura del cuello. Sin su trabajo, la testa estaría tan inestable como la de un recién nacido.

 

(Extraído de Muy Interesante)