BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Cada vez tiramos más comida a la basura

En tiempos de crisis nos hacemos más ahorradores, pero en lo fundamental, en la alimentación, seguimos apostando por el derroche. La culpa la tiene esa confusión entre límite de venta y límite de consumo.

Según estadísticas oficiales de la Unión Europea, el 18% de los europeos no conoce la diferencia entre “consúmase preferentementey “caduca, cuando la primera sólo hace referencia a la calidad, mientras que la segunda se refiere a seguridad alimentaria. Y así nos va.

Cada europeo tira anualmente a la basura una media de 179 kilos de alimentos en perfecto estado, medio kilo al día. O lo que es lo mismo, cerca del 50% de productos comestibles se pierde en el intrincado camino que une a productor con consumidor, la mitad desechados directamente por nosotros mismos desde casa.

Esto no hay quien lo entienda. 79 millones de personas viven en Europa en la pobreza, mientras casi 90 millones de toneladas de alimentos en perfecto estado terminan todos los años en los contenedores. Y como nos creemos más ricos que nadie, en las tiendas, cuando el producto fresco ya no está en óptimas condiciones o está próximo a caducar, en lugar de venderlo más barato como se hace en muchos países, aquí directamente lo tiramos.

Frente a este despropósito se nos olvida lo auténticamente importante, la calidad de lo que comemos. Adoramos las marcas de todo lo superfluo y regateamos dos céntimos en la leche sin valorar su origen incierto. Obviamos así la presencia en los alimentos de conservantes, colorantes y otros componentes poco saludables como grasas hidrogenadas. Y apostamos con alegría por la insostenibilidad de comprar productos de orígenes transcontinentales despreciando los producidos en nuestro entorno más inmediato.

Ya lo dice El Roto: Cada vez hay más comida en la basura y más basura en la comida.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

10 comentarios

  1. Dice ser Marta

    Una posibilidad es utilizar productos frescos de temporada y locales. Eso de comer melones en Diciembre puede tener su gracia pero es aberrante.

    Marta
    http://www.mivibrador.es

    17 Febrero 2012 | 01:12

  2. Dice ser kifli

    Pues en mi casa no sera , ni en la mía ni en de nadie que conozca , seve que se han pasado por casas de banqueros o algo para hacer el estudio.

    17 Febrero 2012 | 01:37

  3. Dice ser Maestra

    kifli… tú se ve que has visto pocos contenedores de supermercados, verdad????

    17 Febrero 2012 | 01:53

  4. Dice ser Toño

    Está claro que en esto, como en tantas otras cosas, nos organizamos fata. Se ve que seguimos las pautas que nos marcan nuestros políticos. Así nos va.

    17 Febrero 2012 | 07:30

  5. Dice ser Petardufa

    Maestra, Kifli habla de su casa en particular o conocidos, no de los supermercados que, evidentemente, tiran de todo.

    17 Febrero 2012 | 08:19

  6. Dice ser Alarico

    Es una vergüenza que haya gente en el mundo que no tiene para comer.

    17 Febrero 2012 | 10:11

  7. Dice ser Casandra

    Para evitar esto se podria aplicar esta tecnologia que utiliza el ejercito de EEUU a los civiles

    Ejército de Estados Unidos desarrolla un sándwich que dura fresco dos años

    Cazar serpientes con un cuchillo tipo Rambo o tomarse aceite de los tanques para sobrevivir en la guerra es parte de la ficción que nos ha dejado Hollywood. La realidad es que lo que comen los soldados no llega a un nivel tan extremo, pero puede saber igual de asqueroso.

    Actualmente los miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos se alimentan de las MRE (Comidas listas para ingerir, por sus siglas en inglés), que consisten en bolsas con comida deshidratada que al prepararse parece papilla de bebé.

    Las MRE son prácticas y ofrecen el contenido de energía necesario para rendir en el campo de batalla, lamentablemente saben a guano (o algo así dicen los soldados). La buena noticia es que los miembros del ejército no tendrán que sufrir más, ya que científicos desarrollaron un sándwich que dura fresco hasta dos años.

    Sin magia ni ayuda de esos recipientes mágicos que venden en la televisión, el sándwich contiene ingredientes que impiden que la humedad haga de las suyas y genere bacterias que descompongan el alimento. También el paquete cuenta con un pequeño sobre que captura el oxígeno o cualquier rastro de humedad que pudiera quedar dentro del empaque.

    La pregunta de oro es ¿sabe bien? Al parecer los soldados que lo probaron quedaron complacidos. Si quieren echar un vistazo al video para conocer más sobre el proceso de preparación, basta ir al sitio de la BBC.

    17 Febrero 2012 | 10:13

  8. Dice ser Casandra

    También esta esta mas que interesante tecnología seguramente lo suyo es combinar ambas la del “sándwich inmortal” y los “electrodomésticos inteligentes”

    19 de abril de 2011

    LG DIOS Smart Fridge, el frigorífico WiFi que conserva tu comida divinamente

    LG se ha propuesto dotar de cierta inteligencia a todos los electrodomésticos de gama blanca que pueblan nuestras cocinas. Ya en el pasado CES pudimos ver un pequeño atisbo de las aplicaciones de esta tecnología y ahora la coreana anuncia el lanzamiento de su primer frigorífico inteligente de la gama que ellos mismos han llamado Thinq, el LG DIOS Smart Fridge.

    Aparte de las innovaciones propias de la marca en materia de refrigerar y conservar comida, este primer Smart Fridge está dotado de una pantalla táctil y conexión WiFi que utiliza para enviarnos información al móvil o al tablet.

    El frigorífico utiliza una aplicación propia llamada Smart Access con la que nos envía mensajes sobre qué alimentos están a punto de agotarse o van a caducar. Lo que LG no especifica es cómo funciona esta tecnología exactamente. Lo ideal sería que la propia nevera incorporara sensores que leyeran etiquetas RFID al introducir cada alimento, pero como la mayor parte de productos comestibles aún no disponen de esas etiquetas, suponemos que deberá ser el propio usuario el que introduzca la información. Quizá incluso nos sorprendan con algún tipo de cámara que cuente los huevos restantes o un lector de código de barras. Habrá que esperar a que la coreana amplíe las características de esta nevera ultraconectada para salir de dudas a este respecto.

    Aparte de chivarse de que la lechuga está criando su propia civilización no deseada, el LG DIOS Smart Fridge también nos sugiere recetas de cocina en función de la comida disponible, o informa de las predicciones meteorológicas. Todo el software puede manejarse de manera remota o desde la pantalla táctil de su frontal, en la que también podemos encontrar algunas aplicaciones para, por ejemplo, dejar notas. El software se actualizará desde la propia conexión WiFi.

    Aparte de este gestor de comida, el frigorífico dispone de varios modos de ahorro de energía en el que destaca la compatibilidad con Smart Grid. Smart Grid es el nombre que define a las nuevas redes eléctricas informatizadas que ajustan automáticamente el consumo para lograr el máximo ahorro energético en función de la hora. En España, este tipo de redes aún forman parte de proyectos de innovación. Muchos nos tememos que habrá que esperar unos años para que estén instaladas en todos los hogares.

    El LG DIOS Smart Fridge tiene un precio acorde a su celestial nombre, 3.296 dólares al cambio del Won coreano. De momento sólo se está empezando a comercializar en el país asiático. De aquí a pocos años no nos extrañaría nada que presenten frigoríficos en los que todo el frontal sea una pantalla táctil en la que colgar nuestras medallas de Foursquare o Miso como si fueran imanes.

    17 Febrero 2012 | 10:19

  9. Dice ser EL HOMBRE DEL SAQUITO

    ESO DE TIRAR LA COMIDA…, SE NOS TENDRÍA QUE CAER LA CARA DE VERGÜENZA.

    17 Febrero 2012 | 10:42

  10. Dice ser Yo soy rico, ¿y tú?

    Vamos a ver, a quien bebe en la calle le denuncian, a quien fuma donde no corresponde también, a quien se encela donde no toca lo mismo, y a quien tira la comida no le denuncian.
    Tirar la comida es un insulto a los demás que debería estar penado en una sociedad medianamente racional.
    Mi propuesta: a quien vean tirando comida o dejándose los platos de los restaurantes semillenos que les rebajen el sueldo y el patrimonio hasta que “arrebañen” con la lengua los platos. Con la que está cayendo y aquí de ricos y sobrados. ¡Qúe vergüenza! Atajo de tarados prepotentes, un mesecito por la Africa pobre (sin safaris y sin guías) y se acaba la tontería.

    18 Febrero 2012 | 12:27

Los comentarios están cerrados.