Entradas etiquetadas como ‘reseña’

‘1793’: Un ‘true detective’ escandinavo en el siglo XVIII

Panorámica de Estocolmo. Imagen de marcelkessler en Pixabay

Irrumpe con fuerza, precedida de gran éxito y premios en su país. 1793 (traducción de Patricia Antón de Vez, Salamandra 2020) llega a España con la vitola de traspasar el reciente buen momento del género negro escandinavo al thriller histórico. ¿Lo logra? Seguramente sí. Y, agárrense, que vendrán más pues el arranque de una trilogía, la siguiente salió en Suecia en 2019 y se tituló 1794.

Firmada por un hijo de la nobleza más antigua de Suecia, Niklas Natt och Dag (Estocolmo, 1979), 1793 nos lleva al Estocolmo de esa época, recién asesinado Gustavo III, que impulsó el absolutismo en el país, y coronado su hijo Gustavo IV Adolfo. En una de las lagunas de la ciudad aparece un cuerpo brutalmente mutilado que une los destinos de un veterano tullido de guerra metido a guardia, Mickel Cardell, y de un abogado tísico y moribundo, pero sagaz e incorruptible, Cecil Winge, que investigarán el macabro crimen.

Natt och Dag deslumbra con una ópera prima bien trazada donde destacan su ambientación, atmósfera y personajes sobre la trama, aunque esta esté bien urdida. La novela nos hace vagar por un Estocolmo sucio, frío, peligroso y corrupto, donde los aires y las noticias que llegan de Francia y su Revolución recorren las calles, ya sean como esperanza o como aterrador aviso. El autor parece conocer cada barrio, cada calleja, y edificio de la ciudad. El lector se siente deambular por la urbe junto a los personajes.

Con una prosa precisa y dura, con descripciones atmosféricas y diálogos rápidos y reflexiones de altura, la novela avanza con fuerza y sabe aprovechar los cambios de registro que presenta. Las fuerzas de la ley, las tabernas, los burdeles, las prisiones, los abogados, los veteranos, los pícaros, los nobles, las mujeres… todos son retratados, como la época, con pulso maestro y con un realismo que a veces apabulla en su crudeza y violencia, pero que otras empatiza y demuestra que los humanos no somos tan distintos, no importa dónde y en qué época estemos. Es por todo eso por lo que esta novela, que se sirve del gancho de la intriga y lo policial, se eleva más allá como una espléndida ficción histórica: por su recreación impresionante de una época.

Retrato de Gustavo VI Adolfo de Suecia (cuadro de Johann Baptist Lampi d.ä.: / Nationalmuseum)

Cuando uno lee 1793, con goce y disfrute, uno reconoce el gusto por la sutil referencialidad. Y no se siente como imitación o copia, sino como afortunada asimilación. En las entrevistas concedidas a medios españoles, el escritor sueco cita al poeta sueco de la época Carl Michael Bellman (que hablaba sobre las clases bajas), Umberto Eco (El nombre de la rosa), Patrick Süskind (El perfume), Hilary Mantel (La sombra de la guillotina), Allan Moore (con su cómic From Hell) o Patrick O´Brian (Capitán de mar y guerra). Todas ellas válidas e incluso rastreables, pero a mi me surgen otras.

En primer lugar, 1793 es hija del género negro escandinavo (el de Mankell, Stieg Larsson y tantos otros), tan preocupado por las tramas adictivas como porque éstas reflejen el lado oscuro de la sociedad. En esta novela, es casi tan importante descubrir al asesino como percibir una Suecia regida por monarcas caprichosos e incompetentes, sacerdotes corruptos y una nobleza aburrida que solo encuentra placer en las prácticas más abusivas y salvajes, una ciudad llena de corrupción, picaresca y apariencia. Es verdad que ya hay otras novelas llegadas del norte de Europa que mezclen negra con histórica (pienso en las novelas de otra sueca, Cecilia Ekbäck, publicadas en España por Roca y con las que guarda alguna similitud) pero creo que 1793 es la más lograda que he leído.

También hay ecos del clásico Estudio en Escarlata, de Conan Doyle, al menos estructurales, pues el autor no duda en hacer una larga parada en la investigación para adentrarnos en dos historias secundarias, relacionadas con el caso, al estilo de aquella larga digresión sobre los orígenes de la iglesia mormona de la historia clásica de Sherlock Holmes. Historias, por cierto, que funcionan y que no sólo ofrecen claves para la resolución de la historia si no muestra al lector dos logrados y originales retratos de la sociedad danesa como es la picaresca de la época y las cárceles femeninas.

Titulaba esta entrada definiendo esta novela como “un True Detective escandinavo en el siglo XVIII”, y esa es otra referencia que surge de manera natural. La comparación con la célebre serie (me refiero a la primera temporada) es sencilla: dos investigadores con trasfondo y pesadas cargas que investigan un grotesco crimen, una estampa casi gore, con demasiadas aristas e intereses, que salpica a distintas clases sociales y donde lo más importante es la atmósfera y los personajes.

Podría parecer que la atmósfera y la ambientación, que los logrados personajes y sus conflictos, solapan la trama de intriga, pero no es, afortunadamente, así. Con pocos pero efectivos giros, Natt Och Dag logra resolver de manera sencilla (quizá demasiada) un crimen en apariencia complejo. No es lo más brillante de la novela, pero funciona y lo culmina con una gran resolución que aporta y hace evolucionar a los personajes. Un final, por cierto, potente, pues enfrenta los ideales de uno de los protagonistas con la realidad y el supuesto bien común y que resuelve, de manera ciertamente conservadora, con su ingenio.

¿Es perfecta? No, pero ¿qué novela lo es? Sin embargo, sus pequeños defectos -¿acaso no chirría leer a un personaje del siglo XVIII pensar que se sentía como un extraterrestre?- no empaña un conjunto global muy logrado.

Una muy buena novela, en forma y contenido, que vuelve a demostrar el gran momento que vive este subgénero que mezcla lo negro y lo histórico. Será uno de los títulos de la temporada.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha interesado esta entrada, quizá te guste…

1898: Cuba: un gran cómic bélico para el Desastre del 98

Pagina del cómic 1898 Cuba (Cascaborra Ediciones)

La guerra de Cuba, como parte de ese Desastre del 98, que para muchos ha marcado la historia de España hasta incluso hoy, es uno de esos capitales hechos de la historia de nuestro país que ha despertado poca atención de las narrativas y la ficción en general. Será porque resulta difícil contar las derrotas, o por las posibles lecturas presentistas, pero es así. Así que me sorprendió gratamente recibir el cómic 1898: Cuba, nueva entrega de la cada vez más sólida e interesante colección Historia de España en viñetas, de Cascaborra Ediciones y de la que su editor nos habló hace unos meses en este blog. Lee el resto de la entrada »

‘El reino imposible’, de Yeyo Balbás | La novela que la conquista musulmana del 711 merecía

Batalla de Guadalete, de Marcelino Unceta y López (1858). ©Museo Nacional del Prado

El 711 y lo que supone esa fecha, la caída del reino visigodo de Toledo y la conquista islámica de la Península Ibérica, es uno de los puntos de inflexión de la historia peninsular. Por eso, sorprende que haya sido tan poco tratada por la ficción histórica nacional y, en los pocos casos en los que se ha hecho, haya pasado desapercibida. Pienso que hay varios motivos para que así sea: el primero, histórico, por ser unos hechos en donde se mezclan entre brumas la propaganda, la leyenda y la historia y donde resulte, en ocasiones, separarlas; el segundo, sociológico y político, porque hablar de aquellos hechos, de la conquista de los musulmanes, despierta lecturas interesadas actuales.

El escritor cántabro Yeyo Balbás ha desafiado todas esas convenciones y problemas en su última novela El reino imposible (Ediciones B, 2019). En su tercera ficción, Balbás logra erigirse como uno de esos autores a los que hay que seguir en el género nacional y da, por fin, al 711 una de esas novelas que tal fecha merecía. Lee el resto de la entrada »

‘Astérix: La hija de Vercingétorix’ | Revolución adolescente en la aldea gala

Estaba claro que el nuevo cómic de Astérix, que saldría publicado coincidiendo con su 60 aniversario, tenía que ser especial. Nadie habría entendido una historieta mediocre o que no funcionara en fecha tan especial. Afortunadamente La hija de Vercingétorix (Salvat, 2019) no lo es y cumple adecuadamente con lo que se espera. Parece que los padres adoptivos de los galos, el guionista Jean-Yves Ferri y el dibujante Didier Conrad han cogido el aire y el gusto por la creación de Goscinny y Uderzo.

La hija de Vercingétorix plantea una historia sencilla que ahonda en una fórmula clásica de la serie: mucha comedia y adentrarse en algún aspecto interior de la famosa aldea. En este caso, la llegada de la hija adolescente del célebre líder derrotado por César, va a despertar las sensibilidades de los adolescentes de la aldea… Obélix incluido. Y provocará un amago de revolución hormonal. Lee el resto de la entrada »

‘El Ateniense’ | El épico puzle literario de Pedro Santamaría sobre Alicibíades

Quien siga XX Siglos, sabrá de la predilección que siento por el santanderino Pedro Santamaría (1975). Con sus, hasta ahora, siete novelas se ha convertido en una de las voces más interesantes y de mayor proyección de la nueva hornada de autores de novela histórica de nuestro país. En este 2019, presentó su última obra, El ateniense (Pàmies, 2019), que trata de reconstruir, desde la ficción, la atribulada existencia de un conocido político de la antigüedad, cuya fama no pasó en exceso de esa edad: Alcibíades.

Santamaría recurre para esta especie de novela biográfica a una fragmentada narración, donde cada breve capítulo está narrada desde la perspectiva de un personaje diferente, que nunca es Alcibíades hasta el último. Esa especie de composición en forma de mosaico, da la posibilidad al autor de ofrecer al lector la vida del demagogo en forma de puzle, llena de luces y de sombras, de visiones y contravisiones, de, en definitiva, la complejidad del ser humano. En su recorrido desde la infancia a la muerte, mirarán a aquel político excepcional, personajes ficticios y reales, como Sócrates, Pericles, Lisandro, Tucídides y muchos más. Lee el resto de la entrada »

‘Sidi’: el Cid entra en la galería de héroes de Arturo Pérez-Reverte

Estatua del Cid en Burgos (UTRILLA / WIKIMEDIA)

Termino Sidi (Alfaguara, 2019), con sensaciones contrapuestas. Por un lado, la de reencontrarme con el autor que puso patas arriba la ficción histórica española y colocó las bases de lo que es hoy el género en España. Tras bastantes libros, entre ellos la entretenida trilogía de Falcó, he vuelto a encontrar a aquel autor en las páginas. Sidi es una novela histórica recia, vibrante, y bien construida.

Por otra, cierro el libro con una pequeña sensación de ¿y ya está? Porque claro, uno ya ha leído decir a su autor, Arturo Pérez-Reverte, que no habrá otra novela del Cid y entiende que el final es el que es. Y está bien, pero cuando se espera a ver qué nace de la mezcla entre este personaje con tanto de historia como de leyenda con el escritor de Cartagena espera, quizá, más. Más novela de largo alcance. Lee el resto de la entrada »

‘Metrópolis’, el primer y el último Bernie Gunther

Policía quitando una barricada en el Berlín de 1929 (Bundesarchiv, Bild 102-07707 )

Llegó Metrópolis como un último regalo tras la noticia de la muerte de su autor Philip Kerr, que dejó al gran Bernie Gunther, huérfano, pero al menos narrativamente apañado. Y ese regalo, ese bonus, fue como debía ser: un final, que en realidad es un principio. Porque al bueno de Bernie, ese detective de alma chandleriana al que habíamos visto en el Berlín nazi, en la Segunda Guerra Mundial, en Cuba, Argentina, Viena, Grecia de las décadas de los 40 y 50, le vemos en su decimocuarta y última novela mucho más joven y en un escenario, sino nuevo, diferente: el Berlín de la República de Weimar, el Berlín de 1928. Similar, pero diferente.

[ENCUESTA | ¿Cuál es la mejor novela de Bernie Gunther escrita por Philip Kerr?]

Es verdad que, probablemente, Metrópolis no será recordada como una de las mejores novelas de la serie, pero su condición casi de prólogo, de precuela, le da un delicioso aire de nostalgia de, como decía, regalo al lector fiel, que hará que guste. Kerr no defrauda y, aunque el arranque sea algo inocuo, regala un policíaco con todos los sellos de la serie: una ambientación detallista y vívida, con antológicos detalles históricos (el hedor en el gigantesco refugio para indigentes, los cameos cinematográficos y artísticos, el cabaret con una silla eléctrica de verdad, ¡hasta la aparición de los tours de Thomas Cook! etc); algunas reflexiones filosóficas y vitales de enjundia y acción y misterio a raudales. Con el joven Bernie, recién abandonada la unidad antivicio para ir a la de Homicidios, pasearemos por un Berlín convulso y libertino, plagado de veteranos vagabundos, de prostitutas, de nazis y de asesinos.  Lee el resto de la entrada »

Falanges contra legiones: el sueño húmedo de la novela histórica bélica

Falangistas macedonios en la película Alejandro Magno (Oliver Stone, 2004)

Las falanges macedónicas, con sus largas sarisas y sus cerradas formaciones, contra el orden y el ímpetu de las legiones romanas. Es un sueño húmedo de cualquier lector y escritor de novela histórica centrada en los avatares bélicos del pasado. Es cierto que resulta históricamente complicado pensar en un enfrentamiento de esas unidades en sus momentos más esplendorosos: las falanges de Alejandro Magno (o su padre Filipo) contra, por ejemplo, las legiones de Escipión, Julio César o los primeros emperadores. Javier Negrete ya trató hace unos años, en una interesante ucronía, enfrentar a legiones y falanges en Alejandro Magno y las águilas de Roma (Minotauro, 2007) donde el célebre conquistador macedónico no moría asesinado y acababa volviendo su mirada hacia la incipiente República Romana.

El keniano Ben Kane no ha necesitado tirar de fantasía para relatar esos míticos enfrentamientos en su última novela, Guerra de imperios (Ediciones B, 2019), que apunta a trilogía (en inglés ya está disponible la segunda parte): ha recurrido a la Segunda Guerra Macedónica, donde ya una decaída Macedonia, pero regida por un ambicioso Filipo V, se enfrentó al ataque de las tropas de la República Romana, eufóricas tras derrotar a Cartago. Kane, en su mejor tradición -es casi un artesano de este subgénero-, coloca el foco tanto en los dirigentes de ambos bandos como en las tropas de a pie de los dos ejércitos. Lo demás, ya lo saben: épica, luchas políticas, mucho detalle histórico, algo de realismo sucio y batallas a mansalva. Es recomendable leer la nota final donde el autor explica algo de su labor documental y del batiburrillo de referencias que incluye y que sonarán a muchos aficionados. Lee el resto de la entrada »

Patrañas que contó mi libro de historia en el colegio

El ruido del forro para los libros de texto, las mochilas cargadas hasta el límite y la chavalería corriendo hacia los centros escolares me han hecho recordar Patrañas que me contó mi profe (traducción de Jesús Cuellas, Capitán Swing, 2018), del historiador y sociólogo James Loewen (Decatur, EE UU, 1942). El libro tiene por subtítulo el sugerente: En qué se equivocan los libros de historia de los Estados Unidos. El arranque del curso escolar me ha impelido a hablaros de este interesante libro que leí a saltos el año pasado y del que no tuve ocasión de hablaros en XX Siglos.

Loewen repasa doce de los principales libros de texto de historia de la enseñanza secundaria estadounidense y los destroza sin piedad. Principalmente, por dos razones: porque ninguno logra emocionar o captar de manera memorable la atención de los estudiantes y porque todos ofrecen una visión única, una versión patriótica y acrítica, optimista sin sentido y llena de tópicos y contenidos casi legendarios.

Lee el resto de la entrada »

El rescate de Agripina la menor de Emma Southon

Relieve que muestra a Agripina coronando a su hijo Nerón del Museo de Afrodisias, actual Turquía (FOTO CARLOS DELGADO / WIKIMEDIA)

Es habitual que a las grandes mujeres de la historia, a aquellas que decidieron asumir el poder y lo quisieron hacer al mismo nivel que los varones se las haya tildado de mujeres ambiciosas, lujuriosas, malvadas, intrigantes… Les pasó a las egipcias Hatshepsut y Cleopatra, a la romana Livia o la china Cixí. Es una constante de la historia que, afortunadamente, en los tiempos del #Metoo y el feminismo se intenta, en muchos casos, desmontar. Sin embargo, resulta difícil navegar en esas aguas turbulentas, marcadas por siglos de tradición y de documentos realizados con óptica exclusivamente masculina, donde a veces resulta difícil evitar tanto las manipulaciones heredadas del pasado como las creadas por los deseos presentes.

Un espléndido ejemplo de recuperación y lavado de cara de una estas figuras históricas antes mencionadas ha sido el ensayo Agripina. La primera emperatriz de Roma, de Emma Southon (traducción de Marc Figueras, Pasado&Presente, 2019), que ha llegado este año a España. Southon, doctora en Historia Antigua por la Universidad de Birmingham y podcaster de History is sexy, revisita la figura de Agripina la menor, primera emperatriz de Roma, hermana, sobrina, mujer y madre de emperadores, y otro ejemplo de poderosas mujeres de memoria mancillada. Lee el resto de la entrada »