Entradas etiquetadas como ‘ser’

Tú y el instante después del orgasmo

Sin previo aviso, el deseo llega al mayor órgano del cuerpo: tu piel. Te preguntas cuando será el instante propicio. No dices, ni haces nada. Tu cuerpo, conectado con el resto de cuerpos más de lo que nunca sabrás, lo hace por ti.

Persona con puntos dorados

(Christopher Campbell, UNSPLASH)

Transcurre el día y el deseo es tu sombra. Le susurra al amante y prende el suyo. Más pronto de lo que creías, os encontráis.

Sin agenda, entras en el juego de la piel. Dos ríos de cauce oscilante. El placer discurre salvaje hasta disolverte, hasta disolveros en el revuelto mar del orgasmo.

No hay rastro de aquello que crees que eres. Los poros de tu piel bajaron sus defensas y ya no son tu frontera. Vacío y permeable estás en todas partes. Permaneces un instante en ese estado de consciencia. Sin saberlo, acaricias la iluminación, rozas a Dios.

Te puede interesar:

 

Encuéntrame en Facebook y en Instagram.

Libérate de tener que “convertirte en alguien”

Una de las cosas que lleva a las personas a mi consulta de coaching es el sufrimiento. Una fuente común de sufrimiento es el deseo de “convertirse en alguien”, de cierto reconocimiento social. A ello, le atribuyen la capacidad de hacerles felices.

No hay nada malo en querer destacar, centrarse en un tema, profesión o especialidad y convertirse en un experto en la materia. A veces, cuando esto se logra, uno consigue cierta visibilidad social. En muchas ocasiones no es así.

De modo que si quieres ser un fotógrafo magnífico, adelante: fórmate, trabaja, aprende. Pero no lo hagas para conseguir reconocimiento social. Lo mismo si quieres destacar como enfermero, panadera, periodista o en cualquier otro trabajo.

Mientras que querer ser bueno en algo es legítimo, se convierte en problemático, cuando lo que nos mueve es obtener reconocimiento social.

ERROR DE ENFOQUE

Para mostrar este error de enfoque tomemos un ejemplo, digamos que tienes hambre. Pero en lugar de comer, decides hacerte una foto con comida esperando a que te sacie. Pero la foto no sacia tu hambre. Y sin embargo, muchas personas insisten en que para saciar su hambre necesitan hacerse la foto (reconocimiento social) en lugar de comer (encontrar sentido en el mismo hacer).

Mujer tumbada

(Kinga Cichewicz, UNSPLASH)

CAER EN LA DISPERSIÓN

Una dinámica común que comparten las personas que se mueven por el reconocimiento externo es el de diluirse en mil empeños para ver si así alguno de ellos triunfa. Y esto es precisamente, lo que les lleva a no destacar en ninguno.

ENCUENTRA TU CENTRO

Si lo que has leído encaja en tu situación, te animo a considerar lo siguiente:

  • Suelta el foco en lo externo y empieza a mirar dentro de ti: ¿Qué te da sentido? ¿Qué es aquello que te llena?
  • Concentra tus esfuerzos como los rayos de un láser. Fulmina a tus frentes abiertos, quedándote con uno, máximo dos.
  • Descubre el sentido en la acción en si misma, más allá de cualquier resultado.
  • Disfruta del ser – despojado de cualquier anhelo de reconocimiento social- mientras haces, mientras eres.

En lo profundo, sabes bien que no tienes que esforzarte para convertirte en nadie, porque ya lo eres: un ser humano completo. Tal vez, ni tan siquiera tengas que ser bueno. Más bien lo único que debas hacer sea respirar y dejar que el animal suave de tu cuerpo, ame lo que ama.(1)

(1) Del poema Wild Geese de Mary Oliver.

 

Te puede interesar:

Encuéntrame en Facebook y en Instagram.