Entradas etiquetadas como ‘responsabilidad’

La responsabilidad radical es la solución: ponla en práctica con cinco pautas

En cuestión de un mes extravié mi cartera tres veces. La primera, en la capucha de la chaqueta de mi hija después de sacarla del bolso. La segunda, un día por la calle siento que alguien urga en mi mochila y me grita con malas pulgas“¡eh que andas con la mochila abierta,… te van a robar!”. «Vale, vale gracias» le digo y me la devuelve. El tercer día, fue saliendo del súper a última hora cuando se cayó al suelo y no me di cuenta.

LOS SÍNTOMAS

Tuve la suerte que una cajera la encontró y pude recuperarla. Después de esto, pude haberme olvidado del tema y ya. Sin embargo, hubiese sido engañarme a mi misma. Para mi horror, esa misma mañana tras examinar un extracto de cuenta descubrí varios cargos de conceptos raros de los que no tenía constancia…Aunque esta es otra historia, apuntaba en la misma dirección. Mi relación con la materialidad necesitaba ser examinada sino quería «invitar» cosas peores…

Árbol con raíces

(Eilis Garvey, UNSPLASH)

Este post es una continuación de mi post anterior Por qué tienes que soltar la esperanza. La vida nos muestra constantemente las dimensiones de las que rehuimos responsabilidad. Nos lo muestra con todo tipo de cosas que “nos pasan”, mientras miramos a lado y lado como diciendo, ¿de dónde se viene ésto?

CÓMO TOMAR RESPONSABILIDAD RADICAL EN 5 PAUTAS

¿Pero qué significa tomar responsabilidad radical? Pues dejar de mirar al otro lado. No esconder la cabeza bajo el ala. Tomar el toro por los cuernos. Más en concreto:

  1. DESPERTAR A LO QUE OCURRE. Una forma de despertar a lo que ocurre es fijándote en los SÍNTOMAS. Digamos que llevas meses, tal vez años muy cansada. Las analíticas salen bien, pero algo en tu vida no fluye. En este momento no tienes que hacer nada. Simplemente aceptar que hay algo que no cuadra y ojo lo más importante: tú estás contribuyendo a crearlo aunque no sepas cómo. Observa este hecho y sostenlo.
  2. EXAMINAR TUS CREENCIAS sobre el tema. Pongamos que tu pareja te habla con cierto resentimiento de un tiempo para aquí. Tal vez pienses, algo como «bueno las parejas que lleven tantos años juntos ya se sabe». ¡BANG! Ahí está la creencia que sin que te des cuenta te ata de manos para tomar cartas en el asunto. Esta creencia justifica tu inacción y con ella contribuyes a alimentar el problema. Soltar esa creencia te libera para tomar cartas en el asunto.
  3. HACER ALGO SIGNIFICATIVAMENTE DISTINTO de lo que has venido haciendo hasta ahora. Si tu caso tiene que ver con auto-estresarte llenándote de actividades sociales, pues tomar responsabilidad pasa por empezar a jugar con espacios y momentos sin programar. Tal vez pase por practicar el aburrirte. En cualquier caso no hace falta que tengas la solución. Más bien se trata de empezar a cambiar el guión que has venido interpretando hasta el momento y ya.
  4. SOSTENER EL CAMBIO tal vez sea lo más difícil. En cualquier caso es imprescindible. Si estás hasta arriba de tu trabajo vas a tener que dedicar energía a buscar otro. Sostener el cambio significa dedicar tiempo, dinero, recursos y atención a la esfera que deseas transformar.
  5. SIN CULPA. Tomar responsabilidad radical nada tiene que ver con sentirte culpable, todo lo contrario. En cuanto la culpa emerge te estás autojuzgando desde un espacio externo a ti o bien estás juzgando a otros. Mantenerte en la responsabilidad radical no deja espacio al juicio, solo a la aceptación de tu situación lo que te fortalece.

Tomar responsabilidad radical no significa que te vayas a librar del problema. Lo que sí se va a transformar es tu relación con él. Y esto es mucho. Lo es todo. Porque en lugar de ver a tu problema como algo ajeno y externo a ti, pasarás a entenderlo como algo en lo que tu participas íntimamente. Con este tectónico cambio se abrirán ante ti insospechadas posibilidades de evolución.

Encuéntrame en FacebookInstagram y Twitter.

Por qué tienes que soltar la esperanza

Muchas personas vienen a mi práctica de coaching con la creencia que la vida les ha tratado mal. Ignacio carpintero, a sus sesenta y pocos, mira su vida atrás con resentimiento y pena. Él que se sabe buena persona, cansado de trabajar demasiado y vivir en una casa vacía, se pregunta perplejo ¿Por qué la vida me ha tratado así? Mila siente otra versión de lo mismo. A sus cuarenta y muchos siente que la vida es injusta. Ella no se merecía todo lo que le ocurrió. Ni sus fracasos amorosos, sus jefes incompetentes, ni tan siquiera el divorcio de sus padres. Ignacio y Mila viven inconscientemente en el resentimiento y la amargura lo que no hace más que empeorar las cosas.

ESPERANZA NAIF

Si resuenas con Ignacio y Mila tal vez al igual que ellos, junto a reprocharle a la vida las cartas que te dio, coexista la esperanza boba de que alguien venga a salvarte. Tal vez un nuevo trabajo, tu coach o una nueva pareja. En este sentido, la esperanza mal orientada refuerza la falsa creencia – de que la vida no es justa-, apuntando a algo externo para la resolución de todos tus males.

Manos

(Jeremy Yap, UNSPLASH)

SÍ, ES TU KARMA

Sin embargo, tras examinar las vidas de muchas personas – y por supuesto la mía – la conclusión es la misma: una parte de la responsabilidad de lo que ocurrió, por terrible que fuera, estaba en nuestras manos. Un 100% de las veces. Bien no se quiso ver aquello que era evidente en el primer momento. Bien no se habló, cuando se tenía que hacerlo. Bien se descuidó una relación. Bien no se escuchó al cuerpo cuando daba las primeras señales. Y un sinfín actos como estos.

El concepto de karma encapsula la ley de la causa y efecto. Es decir que cualquier acción que realices tiene sus efectos. Estos pueden tardar a llegar – incluso pueden saltarse generaciones – pero siempre llegan. Por otro lado está la suerte, buena o mala. Circunstancias ajenas a tí que contribuyen en un sentido u otro a lo que nos pasa. Mientras que la suerte no se puede controlar, sí que puedes responsabilizarte de tus acciones. De hecho es lo único que está en tus manos. Tomar conciencia de las mismas y darte cuenta de cómo tus circunstancias presentes, son un resultado más o menos directo de tus acciones anteriores.

DA IGUAL QUE NO LO VEAS

Si no ves el vínculo entre tu situación actual y tus acciones pasadas, esfuérzate un poco y terminarás por verlo. Y si no lo logras, da igual. Toma la premisa de que lo que ocurre en cualquier momento es correcto. En cierto modo te lo mereces. Hacerlo es la vacuna perfecta contra el victimismo, el pelotas fuera y el resentimiento de serie. Sobretodo te inocula sobre la dañina esperanza naif de que la salvación vendrá de afuera. Es, definitivamente, el primer paso para tomar responsabilidad radical sobre tu vida, y transformarla. Más en mi próximo post.

Te puede interesar:

 

Encuéntrame en FacebookInstagram y Twitter.

Cuando descubres lo que hay tras el porno

Llegas a casa cansado. Tu pareja está preocupada por vuestro hijo pre-adolescente que lleva fatal la vuelta al cole. Hace días que no tenéis relaciones. Te sientes cargado y los problemas en el trabajo no ayudan. También está el fichaje nuevo, un pedazo de mujer de unos suculentos cincuenta. Aunque fantaseas recorriéndole sus curvas, sabes que no es buena idea y lo descartas.

Con la crisis del covid han caído las ventas en la editorial y tu jefe no te deja en paz. Estás harto de los semi-confinamientos, del teletrabajo y de no poder volver a tu vida de antes, con tu deporte, tus salidas con amigos, tus escapadas en bici. Tienes ganas de liberar toda esa tensión. Nada mejor que montártelo tú solo. Tu mujer y tus hijos ya duermen, es el momento.

Móbil entre sábanas

(Charles Deluvio, UNSPLASH)

Pillas el móvil y te encierras en el baño. Tecleas las palabras mágicas y… ¡tachan!: menú del día. Hoy eliges por detrás. O mejor un trío. Mira por dónde ¡hoy puedes ver a una chica de verdad en tiempo real y pedirle lo que quieres que haga! Venga, vamos a probarlo, te dices excitado. Aceptas el pago con tu tarjeta ya en el sistema, y de pronto te encuentras a Sara en la pantalla.

O más bien el culo de Sara, que se muevo al ritmo de una canción de Coldplay. Lleva puesto un tanga fucsia y por lo que consigues ver, una camiseta transparente por detrás. Te pones manos a la obra. Ves el chat, al que acceden otros clientes con peticiones de todo tipo. Al lado hay los tokens, lo que paga cada uno para que su deseo se convierta en realidad. La visión te excita y empiezas. Todavía no le has visto la cara, pero tampoco te hace falta. La han pedido que se introduzca el móvil con el que juega. Ahora la chica se da la vuelta, y consigues ver sus tristes ojos. No lo puedes creer….Aunque va maquillada a fondo, te das cuenta de que no es mayor que tu hija Leila de 15 años. Se te corta el rollo,… te dices ¡al carajo! y cierras la pantalla.

Al día siguiente, surfeando internet te cruzas con una entrevista en la que hablan del site que visitaste ayer. La entrevistada, cineasta y activista, explica de qué forma niñas como Sara, son captadas, obligadas y extorsionadas. Una vez los videos se hacen públicos, las tienen pilladas. Su reputación queda manchada para siempre. También descubres que la misma mafia del porno que consumes es la que cada año engaña y explota a miles de mujeres, niñas y niños en situación de pobreza, en prostíbulos de todo tipo, para romper y tirar sus cuerpos impunemente. Tu estómago se revuelve, te sientes mal.

Pasan los días y sigues investigando sobre el tema. Tanto te abruma lo que descubres que cambiar de lado y empezar a combatir la esclavitud del siglo XXI te resulta inevitable. Se te ocurren muchas formas de hacerlo. Sabes por dónde empezar: nunca más volverás a consumir esa mierda.

Estas Navidades, no decidas tú por tus mayores

El miedo a contagiar a nuestros mayores estas Navidades está presente en muchos de nosotros. Las familias con niños o adolescentes estamos más expuestas al virus por la escuela, las extraescolares, el parque…

El riesgo de contagio es real. No sólo en Navidad, sino en cualquier momento. Todo tiene un riesgo. La soledad tiene un riesgo. Ponerse hasta arriba de comer tiene un riesgo. Amar a corazón abierto tiene un riesgo. Los entornos libres de riesgos son de otros planetas. Hasta los vampiros que son inmortales son vulnerables. Y al igual que ellos, es precisamente nuestra vulnerabilidad lo que nos humaniza.

Mano de niño

(Markus Spiske, UNSPLASH)

No te engañes. ¿A ti qué te mueve? ¿Detestas las Navidades y el Covid-19 es la excusa perfecta para saltártelas? ¿No te sientes capaz de cargar la culpa de ser fuente de contagio? ¿O eres tú el que no te quieres contagiar? Acepta tus motivos sin juzgarte. Examina tu miedo y sentimiento de culpa ante un posible contagio a tus seres queridos. Si puedes asumir estos sentimientos, sin negarlos, ni dejarte llevar por ellos, estarás preparado para la conversación sobre qué riesgos asumir con tu familia.

Cuando abras este melón, ten cuidado de no infantilizar a tus mayores. Es decir, decidir tú por ellos. La tentación es grande, porque claro, nosotros “sabemos” mejor que ellos lo que les conviene. Haz todo lo contrario y pregúntales qué Navidades quieren celebrar. Solo ellos pueden decidir si asumir el riesgo o no. ¡Y ojo! si eres una persona mayor, la decisión está en tus manos.

Decidas lo que decidas, recuerda que la vida no es un problema a resolver, y la Navidad tampoco.