Entradas etiquetadas como ‘muerte’

No es la muerte, es el miedo. ¿Cómo segar el miedo a morir?

En el post anterior te invitaba a recordar tu muerte. Lo hacía argumentando que no es la muerte lo problemático, sino el miedo a ella. Y es precisamente ése miedo el que hay que afrontar si queremos evolucionar.

LA MUERTE DE SOSLAYO

Existen dos formas de relacionarse con la propia muerte. La primera y más habitual es mirar la muerte de soslayo, así como quien no quiere la cosa. Sabes que existe, que tendrá lugar pero prefieres no pensarla, no nombrarla, no considerarla. ¡Quien sabe, a lo mejor al final no te toca! El problema con este enfoque, a menudo inconsciente es que alimenta el miedo a la muerte y aumenta el apego a lo que tienes y a lo que eres. El miedo te contrae desconectándote del momento presente y el apego aumenta tu sufrimiento.

MIRAR LA MUERTE A LOS OJOS

La segunda y a la que te invito es la de mirar a la muerte de frente, llevándola a tu consciencia a menudo, sin obsesionarte con ella. Imagínate que estás dormido, te levantas y te das una ducha de agua fría. ¡Te despertarás en seguida! Pues llevar la consciencia de la muerte tiene el poder de desarticular el miedo a ella y despertarte a la vida. Una vez atravieses el portal del miedo a morir, te darás cuenta de cuán insustancial es y podrás paradojalmente volver a la vida. Disipado el miedo, puedes relajarte y orientarte hacia aquello realmente importante para ti. La conciencia de la muerte es un aniquilador rotundo de neuras sin importancia, procrastinación y otros patrones sin sentido.

Araña gigante y figura humana

(Vadim Bogulov, UNSPLASH)

DESARMAR EL MIEDO A MORIR EN DOS PASOS

Te presento dos formas para desarmar el miedo a morir.

1- LOS CINCO RECORDATORIOS

La primera es recitar los cinco recordatorios1 tres veces una vez al día durante ocho semanas. Luego observa lo que ocurre.

  1. Estoy hecho de la naturaleza del envejecer. No evitaré la vejez.
  2. Estoy hecho de la naturaleza del enfermar. No evitaré la enfermedad.
  3. Estoy hecho de la naturaleza del morir. No evitaré la muerte.
  4. Todo lo que me gusta y todos los que quiero están sujetos a la naturaleza del cambio. No evitaré separarme de ellos.
  5. Mis acciones son mis compañeras más cercanas. Soy el receptor de mis acciones. Mis acciones son el suelo sobre el que me planto.

2- HABLA DE TU MUERTE

Hablar de tu muerte no tiene por que ser algo morboso. Lo puedes hacer con candidez y naturalidad. Considera estas preguntas para abrir un diálogo sincero con personas cercanas sobre tu muerte: ¿Cómo imaginas tu muerte? ¿Cómo te gustaría? ¿Qué sientes al respecto? ¿Qué te da miedo? ¿De qué te gustaría estar orgulloso en el momento de morir?  ¿Cómo puedes incorporar estos aprendizajes en tu vida, ahora?

Una vea lo hagas, olvídate de ello.

Tu miedo a morir volverá crecer al igual que la maleza. Cuando lo haga, conocerás su naturaleza. Siégalo con estas prácticas u otras de tu cosecha y será tu aliado para vivir ;).

 

(1) Del Upajjhatthana Sutta

 

Encuéntrame en FacebookInstagram y Twitter.

Ahora que el año muere, recuerda

En plena excursión de montaña, empezamos a jugar a las preguntas y respuestas con mi hija. Se trata de preguntar aquello por lo que sientes verdadera curiosidad del otro. Después de ¿Conoces al director del cole mami? ¿Qué asignatura te gustaba más de pequeña?...llegó un rotundo ¿A qué tienes miedo mamá? A lo que respondí sin vacilar a qué os pase algo a vosotros, a la enfermedad, a morir… – el aire se estremeció.

MUERTE POR TODAS PARTES

El año muere una vez al año. Los días que lo componen mueren a mayor velocidad y con él una infinitud de dimensiones, cosas y seres. Todo está compuesto de otras cosas y nada es permanente. La muerte te acompaña aunque no la quieras ver. Lo que comes está muerto. Mueren tus células, muere tu mascota, muere alguien lejano. Mueren las plantas. Mueren proyectos. Mueren relaciones. Mueren a tu lado.
Mar y arena

(Engin Akyurt, UNSPLASH)

¿POR QUÉ PREPARARSE PARA MORIR?

No, no estoy preparada para la muerte. Morimos sólo una vez así que no podemos practicar.  Pero ¿por qué deberíamos prepararnos para morir? Morir no es un problema en sí mismo, en cambio estar preso del miedo a morir si que lo es. El miedo te secuestra el presente en pro de un futuro que no existe. Te roba la vitalidad contrayendo tu cuerpo. El ancestral miedo a morir está tan enraizado en nuestras células que por esta razón abordarlo tiene premio. No solamente explorarlo una vez, sino periódicamente.

AFRONTAR TU MUERTE TE ABRE A LA VIDA

Las muertes dentro y fuera de ti insinúan otra muerte que tal vez no te apetezca considerar: la tuya. Vas a morirte amigo mío. No importa lo joven o viejo que seas. Ni cuán bien de salud estés. El momento llegará sin que lo puedas controlar. Y solamente desarticulando el miedo a morir puedes abrirte de verdad a la vida. Descubre cómo hacerlo en mi próximo post.

Te puede interesar:

Encuéntrame en FacebookInstagram y Twitter.

La persona que murió te dejó un legado. Recíbelo plenamente

Mi suegra Mercedes tenía una capacidad de estar con sus nietos maravillosa. Les tomaba en serio, les escuchaba y les daba el espacio que necesitaban. Sin prisas, exigencias, ni contrapartidas. Verla interactuar con ellos me fascinaba, literalmente podía ver las alas de sus niños crecer durante el tiempo que pasaba con ellos. Durante la desgarradora enfermedad que terminó con su vida, me dijo con pena, no voy a poder cuidar de tu niña. Le dije que no se preocupara, y también que intentaría hacerlo tan bien como ella me había enseñado, uno de los muchos legados que me brindaba haberla conocido.

Este post continúa la exploración del proceso de perder a una persona cercana, en concreto del post anterior ¿Cómo reconstruirte después de la pérdida de alguien cercano?

MATRIUSKAS RUSAS

Hace poco visité el Museo de la Miniatura de Andorra lleno de maravillas sorprendentes. Una de mis favoritas es una cabeza de alfiler tamaño normal con una pirámide, una palmera y tres camellos en su interior, desafiando sin palabras el proverbio bíblico. También cuenta con exquisitas colecciones de matriuskas rusas. Por alguna razón, de pequeña tuve en mis manos varias de esas enigmáticas muñecas. Al jugar con ellas me gustaba imaginar que yo era la pequeña de las matriuskas pues mi madre me había llevado en su vientre, y mi abuela a ella,…Sin embargo, observando de nuevo las colecciones con sus intrincados diseños, me di cuenta de que había otra forma de comprender el significado que albergaban: considerar que cada uno nosotros es una matriuska grande, con todos los ancestros dentro nuestro, hasta… el comienzo de la vida.

Desde esta perspectiva, cada vida como expresión única del universo, es sagrada. Al apagarse, esa vida deja un legado, que como libro abierto quiere ser leído y honrado.

Album fotos

(Laura Fuhrman, UNSPLASH)

RECIBIRLO TODO

Si ahondas en esta exploración, encontrarás belleza, dolorosos errores, aprendizajes, mensajes que van siendo revelados. Una buena amiga que perdió a su madre hace tan solo unos días, al preguntarle por ella, me relató entre sollozos: “me dio tanto…me dio todo su amor”. En ese momento íntimo y devastador, sus palabras hicieron mella en mi. Así de grande había sido esa mujer. Tanto, que sin haberla conocido, su historia y su vida me invitaban a “dar todo mi amor” .

Por esta razón, una vez encuentres cierta paz frente a tu pérdida, te invito a recibir el legado que la persona difunta dejó. ¿Qué puedes aprender de ella? ¿De qué fue testimonio su vida? ¿Qué vas a encarnar tú de ella? ¿Qué harás diferente?

 

Te puede interesar:

 

Encuéntrame en FacebookInstagram y Twitter.

¿Cómo reconstruirte después de la pérdida de alguien cercano? Dos pautas para hacerlo con coraje y creatividad

En el post anterior te daba pautas para orientarte al duelo como un peregrinaje. Si ya transitaste este camino o deseas conocer los pasos a dar para remontar al otro lado del valle, en este post te lo explico.

Mientras que la ayuda terapéutica puede ser una línea de vida que nos acompañe durante todo el proceso del duelo, existen dos orientaciones muy efectivas que te animo a considerar:

CREA EL RITUAL

Los rituales marcan momentos importantes. Finales y nuevos comienzos. Ritualizar la pérdida es una forma de honrar la persona que ya no está y de abrir una nueva forma de relacionarnos con ella, con su recuerdo, con sus enseñanzas, con su amor. El velatorio y el entierro o cremación son rituales perfectamente válidos, sin embargo, puedes considerar otros. Ir a cierto lugar, dejar de hacer algo o empezar a hacerlo.

Esther que perdió a su hija Ámbar de diez años, en días de celebraciones o fiestas lleva con ella amuletos de ámbar. Los comparte con personas como un regalo especial. Con este gesto Esther celebra el amor a Ámbar y la vibración de la niña sigue resonando en los corazones de quienes reciben el presente.

Magdalena, -mi abuela materna que murió repentinamente cuando yo tenía catorce años- siempre tenía un jarrón con ramas de sálix de gato en su casa. Desde hace ya unos años, en mi pequeño altar luce un ramillete de sálix y con él puedo sentir su presencia cada vez me siento a meditar.

Piedras semi preciosas

(Sarah Brown, UNSPLASH)

PALABRAS EN RELACIÓN

Hace tiempo aprendí que una de las peores ofensas que puedes hacer a madres y padres que han perdido a un hijo es relacionarte con ellos como si la pérdida no hubiese tenido lugar. Porque cuando perdemos a alguien que amamos, obviar su pérdida es negar una parte de nosotros.

Por esta razón nombrar a la persona amada que te ha dejado es un ritual sanador. Nombrarla cuando estés con otras personas. Habla de ella, de cómo era, aquello que os gustaba hacer juntos, de qué forma enriquecía tu vida. Otra forma de poner en práctica este ritual es hablar con ella cuando sientas que lo necesitas. Lo puedes hacer con tu pensamiento o escribiendo. No es tan importante lo que le dices sino el hecho que estés en relación y que puedas expresarte.

Cualquier ritual que decidas poner en práctica no es un deber al que estás obligado, sino un gesto de devoción al que te sientes llamado internamente. Cuando sientas que ya no tiene sentido, habrá llegado el momento de dejar de practicarlo.

Te puede interesar:

Encuéntrame en FacebookInstagram y Twitter.

5 pautas para vivir el duelo como un peregrinaje

Llevo dos semanas explorando la muerte de una persona cercana. Empecé esbozando el proceso básico que nos ocurre cuando perdemos a un ser querido. Y continué con las razones por las que no nos podemos saltar el proceso de duelo y las consecuencias de hacerlo.

El proceso de navegar el duelo por la pérdida de alguien cercano puede asemejar a bajar al fondo de un pozo. Según el imaginario colectivo el pozo al que vamos está repleto de lágrimas, es oscuro y tal vez no logremos salir de él nunca más. En contraste, yo te propongo que te orientes a caminar el duelo como un peregrinaje. Los peregrinos son personas movidas por un viaje interior que deciden caminar hacia el lugar que les llama, asumiendo riesgos y dificultades. Sí, puedes orientarte al duelo como a un peregrinaje. Estas son las pautas que te doy para hacerlo:

1-    Ten un  mapa del viaje del duelo y no lo tengas

Informarte de las fases del duelo y de lo qué puedes esperar del mismo puede ser útil. Al mismo tiempo sé consciente de que tu proceso de duelo es único y que como tal es imprevisible. Conocer las fases de duelo te puede ayudar, pero forzarte a caminar una fase tras otra no es una buena idea, pues se trata de un proceso orgánico que se irá desvelando a su ritmo.

2-    Recibe lo que sientes y acepta el ciclo

Recibe emociones, pensamientos, recuerdos,…tal vez contradictorios. Si las sientes plenamente, las emociones pasan. La tristeza también. Evocarla cuando se ha ido o forzarte a sentirla cuando ya no está asemeja golpearse una herida a medio curar. Aceptar el ciclo es ser testimonio de los paisajes del duelo, permitiéndonos el inevitable transcurrir de emociones, recuerdos y pensamientos.

Peregrino

(Jorge Luis Ojeda, UNPLASH)

3-    Trátate con amor y no te mires al ombligo todo el rato

Es importante que tengas paciencia contigo mismo, te des espacio y tiempo para sentir. Y al mismo tiempo, procura no caer en la trampa de mirarte al ombligo todo el rato. Compaginar momentos meditativos, con momentos activos en los que ocuparte y realizar algún tipo de actividad te ayudará a mantener cierto equilibrio mental y emocional.

4-    Encuentra apoyo y no rehúyas la soledad 

Contar con apoyo de familiares, amigos y/o profesionales es fundamental para todos los momentos de la vida. Durante un proceso de duelo todavía más. Y al mismo tiempo, mientras te dejas acompañar, es importante que no conviertas el acompañamiento en una excusa para no sentir el dolor. En algunos momentos del proceso, la soledad es el único camino para sanar y por ello transitarla es necesario.

5-    Siente el dolor y agradece el duelo

Sentir el dolor es fundamental. Y quedarte anclado en él te puede ahogar en el mar del drama y el victimismo. Por ello, al tiempo que sufres, mantente conectado con la gratitud. ¿Por qué te sientes agradecido? ¿Hacia quién? ¿Qué has aprendido? ¿Qué harás diferente de ahora en adelante? ¿Cómo vas a relacionarte? La gratitud es la gran alquimista que te permitirá transmutar el dolor y las dificultades en energía para vivir, para amar.

 

Encuéntrame en FacebookInstagram y Twitter.

3 razones + 1 para tocar fondo después de la pérdida de un ser querido


En el post anterior abordaba cómo gestionar el shock inicial frente a la pérdida de un ser querido. En el de hoy, exploro por qué es importante transitar el camino hasta el fondo de tu pérdida.

Si has vivido la pérdida de alguien cercano, tal vez te digas que ya has sufrido bastante y que lo único que quieres sea pasar página. Sin embargo, saltarse el duelo, es decir, no darse el tiempo y el espacio para recibir los estados emocionales que van aflorando puede ser problemático por varias razones:

1- El duelo no vivido puede convertirse en crónico en forma de depresión, resentimiento u otros estados emocionales

Cuando Juan empezó su programa de coaching, pronto descubrimos que no había sentido plenamente toda la rabia por perder a su madre en plena adolescencia. Esta rabia se había instalado en él, generándole una permanente disconformidad con todo y todos, incluso con los que amaba. De explorar esa dolorosa cicatriz juntos y las emociones que contenía, surgió un nuevo Juan, más abierto a la vida.

2- El dolor del duelo no experimentado reduce tu capacidad de sentir

Zoe había realizado dos abortos voluntarios de acuerdo con su pareja. Aunque a nivel mental su discurso era coherente, su expresión de lo ocurrido era fría y distante. No se había permitido sentir el dolor por la pérdida de dos vidas.

Reprimir el dolor emocional nunca funciona. Si lo haces dejas de sentir el dolor, pero también todas las emociones, incluida la capacidad de alegrarte o ilusionarte.

3- El duelo no vivido te cierra el corazón dificultándote conectar con los demás

Jorge había cerrado su corazón después de la infidelidad de su mujer que les llevó al divorcio. Mientras se aseguraba que nada parecido le volviera a ocurrir, también se privaba de conectar con los demás de forma auténtica y vulnerable.

Muchas cosas nos pueden cerrar el corazón y perder a alguien querido es una de ellas. El antídoto consiste en saber que tu corazón está hecho para lastimarse, sentir tremendo dolor y después volver a sentir, volver a abrirse.

4- El duelo no vivido se muestra en expresiones emocionales inoportunas

Al terminar una relación amorosa de varios años, Eva no se había permitido vivir plenamente el duelo. Cada vez que empezaba una nueva relación, le embargaba el miedo a ser abandonada llenando de gravedad las primeras veces, condenándolas así al fracaso.

Las naturaleza de las emociones es agresiva. Si no les damos el cauce necesario para que puedan expresarse e irse, estas nos visitarán en los peores momentos.

Si has leído hasta aquí, espero haberte convencido de la importancia de vivir plenamente el duelo. Descubre las pautas básicas para este viaje imprescindible en mi próximo post.

Te puede interesar:

Encuéntrame en FacebookInstagram y Twitter.

Muerte inesperada de una persona cercana. ¿Cómo hacerle frente?

La covid y tantas enfermedades se siguen cebando con muertes en todo el planeta. El martes pasado se suicidaba el padre de la víctima del kamikaze de la M-50.  Mientras escribo este artículo dos personas de mi entorno cercano han muerto súbitamente contra pronóstico en pocos días de diferencia. El shock por estas muertes me llega en forma recordatorio de mi muerte y la de todas las personas que me rodean.

Desaparecemos. Llega el día en que no estamos. La tierra sigue girando como si nada mientras los vivos quedamos perplejos. Dicen que el ser humano no está preparado para entender la muerte. Sin embargo cuando esta nos toca, no nos queda más remedio que lidiar con ella. El proceso de duelo después de la pérdida de una persona querida se divide en dos grandes fases1:

Fases del dueloDECONSTRUCCIÓN

En esta fase nuestra identidad de descompone frente a la pérdida. Transitamos de forma más o menos intensa un periodo de negación de la pérdida, confrontación de la misma, negociación y depresión. Al final de esta fase tocamos fondo.

RECONSTRUCCIÓN

En esta fase, viajamos desde el fondo de la máxima desolación, hacia un proceso de aceptación de la pérdida que reconfigura nuestra identidad y nos permite seguir adelante.

GESTIONAR EL SHOCK

Si hace poco has perdido a alguien cercano, tendrás el susto dentro. Cuando compartimos la vida con alguien nos amoldamos inconscientemente a esta persona y al desaparecer ella, nuestro cuerpo y almas se sienten desahuciadas. Si te encuentras en esta situación te invito a expresar lo que sientes, confusión, miedo, devastación,… durante los días que necesites. Hazlo con lágrimas, gritos, perdiéndote en el bosque, escribiendo o de cualquier otra forma. Si necesitas ayuda psicológica, acude a ella. En este sentido enfoques terapéuticos centrados en el cuerpo te pueden ser de gran ayuda.

Después del shock inicial, empieza una travesía en el desierto que puede durar de meses a años. Descubre en el próximo post porqué no puedes dejar de transitar este viaje.

(1) Adaptado de las cinco fases del duelo según Elisabeth Kübler-Ross

Te puede interesar:

Encuéntrame en FacebookInstagram y Twitter.

5 pautas + 1 para convertir la muerte en tu aliada

Hace un par de noches, mi hija me contaba impresionada al acostarla sobre una erupción del Etna, en la que torrentes de lava se habían llevado a cientos de personas: “Sabes mamá, había un perro que caminaba por allí y se quedó tieso. Igual que el tendero y las personas que paseaban por la calle… ¿Cómo puede ser?” me decía con los ojos como platos y la voz llena de asombro, mientras imitaba a las personas en el momento del baño mortal. Un escalofrío me recorrió el cuerpo. Bueno, ya es suficiente le dije. Balbuceé algo como “la vida es así”. Ahora, al relatarlo, me doy cuenta de mi nada sutil prisa por dejar el «temilla» y pasar a las canciones y a los mimos.

En la promoción del libro Tu vida épica, al hablar con los medios, me encuentro inconscientemente pasando de puntillas por la primera regla de Tu vida épica: el hecho de que somos mortales. Y aunque en el libro le dedico un capítulo entero, sé que la muerte no vende. Más allá de las calaveras que puntualmente se ponen de moda, nuestra cultura la rechaza y pocos quieren escuchar sobre ella. Y sin embargo, aquí estoy yo con este artículo.

EL REGALO DE LA MUERTE

A menudo trágica e injusta, la muerte se nos antoja incómoda. Pero sobretodo es natural. La muerte no es lo contrario a la vida, es la otra cara de nacer. Con el gesto de nacer, llegamos, con el de morir, nos vamos. Por esto, considerar la propia muerte es fundamental, como insisten distintas tradiciones espirituales. Lo es porque saber que nuestro tiempo es limitado nos ayuda a ordenar prioridades, a discernir lo importante y a enfocarnos en lo que tiene sentido para nosotros.

Rosa mustia

(Sharon Mccutcheon, UNSPLASH)

5+1 PAUTAS PARA CONVERTIR LA MUERTE EN TU ALIADA

Como casi todas las enseñanzas, ser conscientes de la muerte no es algo que podamos hacer una vez y pasar a otra cosa. Hay que recordarlo, es decir, llevarlo al corazón de uno, periódicamente, de forma consciente. Te comparto algunas pautas para hacerlo:

  • Cuando te levantes por la mañana, pregúntate: ¿Qué voy a hacer hoy, y cómo voy a hacerlo, sabiendo que mi vida no está garantizada?
  • Al final del día, antes de irte a dormir pregúntate: ¿Si me fuera a morir esta noche, habría aprovechado bien mi día? No te lo preguntes desde el punto de vista hedonista – pasártelo bien – sino considera si has aprovechado y honrado tu vida. Toma nota de las respuestas y si el día siguiente te levantas, aplica las lecciones de la noche anterior.
  • Cuando muera un familiar o persona cercana, date permiso para sentir el impacto. Deja que te llegue la pérdida con toda su magnitud, marcándote para siempre con sus aprendizajes.
  • Cada vez que te encuentres con alguien, considera que tal vez sea la última vez que le veas. Hazlo también con tus personas cercanas. Date cuenta de cómo cambia la naturaleza de la interacción, con esta verdad en ti.
  • Cuando te sientas apegado a algo: a una relación, a una persona, a un objeto o posesión…date cuenta de que no podrás llevártelos cuando te mueras. Deja que esta consciencia te ayude a abrir la mano, la mente, y el corazón deshaciendo con este gesto el apego.
  • Deja que las noticias te acerquen a la muerte. Las noticias están repletas de ella. En lugar de insensibilizarte, pensando “es solamente una muerte más”, considera las muertes ajenas con cuidado y date cuenta de qué forma tu podrías ser uno de ellos. Sin duda lo serás en un día cercano y, muy probablemente, no salgas en las noticias.

Un momento en el que intimé con la muerte fue durante un retiro espiritual. Consistía en recitar sin parar una versión de la siguiente letanía: “No voy a resistir envejecer, ni enfermarme. Cuando muera, perderé todas mis relaciones y posesiones.”, frente a un compañero con el que nos íbamos turnando. Después de nadar en esa música durante sesenta minutos nos dijeron ”ahora, salid afuera y experimentad el mundo”. Para mi sorpresa, al tocar aquella verdad cruda y pesada me sentí libre, ligera y extáticamente viva. Porque llevar la muerte a la conciencia no nos hunde, sino que nos despierta a la realidad. Y es entonces cuando podemos llamar a la muerte nuestra aliada.

 

Te puede interesar:

 Encuéntrame en Facebook y en Instagram.

La sexta extinción masiva y tú

LA SEXTA EXTINCIÓN MASIVA

La semana pasada, en dos círculos con los que colaboro se habló del momento actual como la sexta extinción masiva del planeta Tierra. La vida en nuestro planeta se ha extinguido cinco veces en el pasado, y ha resurgido de nuevo a partir de las pocas formas de vida que sobrevivieron.

Googleo sobre la sexta extinción masiva y entiendo que no hay consenso científico sobre sus causas. Sin embargo, estudios rigurosos alertan del ritmo alarmante de las especies que se extinguen y de su efecto cascada en los ecosistemas. Estamos jodidos, me digo. Al mismo tiempo una parte en mi se relaja, como si no fuera nada nuevo, porque en cierta forma… no lo es. El ancestral Sutra budista de Los cuatro recordatorios, nos invita a considerar esa verdad y tres más para vivir con sentido.

La Tierra

(NASA, UNSPLASH)

NO PERMANENCIA

Lo único que sabemos con certeza es que nuestra vida, con extinción masiva o no, es limitada. Tiene un punto final. Por mucho que nos distraigamos, por mucho que lo neguemos, por mucho que miremos hacia otro lado. ¿Qué efecto tiene en ti entrar en contacto con esta verdad? Al considerarlo tienes dos opciones: hundirte en la miseria o despertar al milagro de estar vivo.

TU EXISTENCIA ES PRECIOSA

Sí, lo es por lo singular de tu forma. Eres una persona única, con experiencias, dones y capacidades particulares. No importa si estás enfermo, si tu vida no es como te gustaría, ni tampoco si tuviste mala suerte. No importa que te equivocaras en el pasado. Deja de identificarte con todo ello y experimenta esa parte de ti que nunca ha cambiado. Esa con la que estabas en contacto de niño: tu consciencia. Esa parte que rehúsa etiquetas y simplemente responde a “yo soy” sin nada que le siga. Cada momento es un instante nuevo en el que despertar a ella, a tu verdadera esencia.

EL CÓMO IMPORTA: LEY DE LA CAUSA Y EFECTO

Aunque te digas que tu vida es pequeña, que solo eres uno entre muchos, que no hay para tanto,… no te engañes, no da igual de qué forma vives. No lo da porque nuestras acciones físicas o mentales tienen consecuencias para el prójimo y el entorno: o bien lo machacan o bien lo liberan. Y esta elección se da en cada momento.

LA FUTILIDAD DE BUSCAR FUERA

Ayer, una persona a la que acompaño a través del coaching, considerando un cambio profesional me preguntaba: ¿Qué pasa si luego el nuevo trabajo no me ilusiona? Buscar la ilusión (o cualquier estado interno) en las circunstancias externas raramente funciona,  pues al hacerlo cedemos parte de nuestro poder. El ciclo de Samsara, nos habla de la imposibilidad de encontrar la felicidad fuera de nosotros. Vivir así en el mundo es una receta para hundirnos pues como dice la Dakini, todo lo que puede ser perdido, será perdido.

Solamente hay un espacio donde ir más allá de los vaivenes de la vida y encontrar el sentido: dentro de ti. Ya y ¿cómo llegar allí? tal vez te preguntes. Bien, pues lee con atención: con quererlo basta. Ella, tu intención, te mostrará el camino.

 

Te puede interesar: