Entradas etiquetadas como ‘felicidad’

¿Por qué es un problema creer que te mereces ser feliz? Tres razones y un antídoto

En mis posts recientes he explorado los problemas de creernos historias sobre nosotros mismos, cómo soltarlas y cómo crear narrativas que nos ayuden a desarrollarnos.

Con este artículo inicio la exploración de narrativas populares, historias que nos cuentan o nos contamos que sin saberlo, pueden ser altamente perjudiciales. La de este post es que: te mereces ser feliz.

Muchas personas acuden a mi práctica de coaching con la creencia de que están vivos para ser felices. Buscan incesantemente la felicidad pero ésta se les escapa como agua entre las manos. Creer que merecemos la felicidad tiene varios problemas:

  1. TE MANTIENE MIRÁNDOTE AL OMBLIGO, creyéndote el centro de mundo, ahogándote en el charco de tus pequeños y grandes dramas, mientras tu vida pasa de largo.
  2. GENERA APEGO Y REDUCE TU VITALIDAD. Del apego a la felicidad nace la mala costumbre de evitar emociones negativas: miedo, rabia, tristeza…Y como todas las emociones se muestran de igual intensidad, al restringir la fuerza de tu sentir, reduces tu vitalidad – es decir te vuelves una momia.
  3. TE VUELVE TEMEROSO FRENTE AL CAMBIO. El apego a la felicidad es apego a perder aquello que consigues atesorar. Sin embargo, todo está sujeto a cambio. Fíjate sino en tu cuerpo cada día frente al espejo, la pérdida de personas queridas, los cambios de circunstancias. La galaxia es no permanente. Incluso el sol como cualquier estrella se apagará un día.
Chica con paraguas

(Edu Lauton, UNSPLASH)

EL ANTÍDOTO

Cuando te encuentres preso de la narrativa “estoy aquí para ser feliz” y la persistente insatisfacción que crea: obsérvala y deja que se evapore. Sustitúyela por una narrativa de desarrollo, encontrando tu propósito vital, algo que te de sentido y que te permita darte a los otros y a la vida.

Viktor Frankl el psiquiatra austríaco superviviente de los campos de concentración nazis te invitaba a preguntarte a ti mismo “¿qué espera la vida de ti?”. En ella están todas las respuestas. Porque si te enfocas en generar sentido en tu vida, no solamente te será más fácil surfear los altibajos inevitables, sino que también serás más feliz1.

(1) Según el trabajo de investigación del psicólogo Roy Baumeister.

 

Encuéntrame en Facebook y en Instagram.

Cómo (y por qué) deconstruir la isla de las tentaciones

Es necesario sentir profunda reverencia hacia nuestra situación kármica – es decir hacia todo lo que somos y nos pasa – rezan las escrituras budistas. En cristianismo consiste en dar las gracias por todo lo bueno y todo lo malo que nos pasa, ejemplificado por la aceptación radical de su muerte en la cruz por parte de Jesús.

Sin embargo hoy día, cuando llega el dolor, el sufrimiento por las cartas que nos ha dado la vida, lo más común culturalmente es revelarnos. Es revelarse, diciendo…¿Pero bueno, esto qué es? Te puede pasar con lo más pequeño: que se te estropee el lavaplatos, te salga una caries o con lo más grande: enfermar, perder a alguien querido,…

LA ISLA EN LA QUE TODO FUE DE MARAVILLA…

Vivimos en una época de vacío espiritual. Dios ha muerto y se ha llevado mucho de valor consigo. Se ha llevado la conciencia que en la vida el sufrimiento viene de serie. Date cuenta de ello. Lo es para ti y para todo el mundo. Incluso para los habitantes de la isla. No, no es la isla de las tentaciones aunque seguramente el programa se haya inspirado en ella. Se trata de La isla en la que todo fue de maravilla. Según la cultura popular, ciertas personas viven en esa isla – celebrities, ricos, influencers, maestros espirituales,…-  y si te esfuerzas lo bastante, conseguirás llegar a ella. Esa isla es particular por que cuando las personas llegan allí…¡consiguen (por fin) ser felices!

Bañistas al borde de un lago

(Jakob Owens, UNSPLASH)

…¡NO EXISTE!

Ahora voy a contarte un secreto, lee con atención: esa isla, no existe. En serio. Es un montaje como el del Show Truman. No solamente no existe, sino que las personas que aparentemente están allí, no son felices. O mejor dicho, no son más felices que cualquier persona de la calle. Tienen todos los males que el resto de los humanos y alguno más, si además tienen que gestionar éxito social: pierden a personas queridas, otros pillan cáncer, envejecen, tienen dolor, se deprimen, se separan, se arruinan…y mueren.

TÚ ELIGES

Si insistes en creer en la isla, refuerzas la ignorancia sobre tus circunstancias presentes, por jodidas que sean, mientras persigues una zanahoria imaginaria. Al hacerlo, cada vez estás más lejos de ti y de cualquier posibilidad de evolución.

En cambio, si decides romper el hechizo de la ilusoria isla, dejarás de buscar fuera como un fantasma hambriento y podrás por fin, hacerte amigo de tu circunstancia vital. Esto te situará en la verdad, en el momento presente: ese lugar dentro de ti, donde la vida que has venido a vivir te está esperando.

 

Encuéntrame en Facebook y en Instagram.