Entradas etiquetadas como ‘consciencia’

La sexta extinción masiva y tú

LA SEXTA EXTINCIÓN MASIVA

La semana pasada, en dos círculos con los que colaboro se habló del momento actual como la sexta extinción masiva del planeta Tierra. La vida en nuestro planeta se ha extinguido cinco veces en el pasado, y ha resurgido de nuevo a partir de las pocas formas de vida que sobrevivieron.

Googleo sobre la sexta extinción masiva y entiendo que no hay consenso científico sobre sus causas. Sin embargo, estudios rigurosos alertan del ritmo alarmante de las especies que se extinguen y de su efecto cascada en los ecosistemas. Estamos jodidos, me digo. Al mismo tiempo una parte en mi se relaja, como si no fuera nada nuevo, porque en cierta forma… no lo es. El ancestral Sutra budista de Los cuatro recordatorios, nos invita a considerar esa verdad y tres más para vivir con sentido.

La Tierra

(NASA, UNSPLASH)

NO PERMANENCIA

Lo único que sabemos con certeza es que nuestra vida, con extinción masiva o no, es limitada. Tiene un punto final. Por mucho que nos distraigamos, por mucho que lo neguemos, por mucho que miremos hacia otro lado. ¿Qué efecto tiene en ti entrar en contacto con esta verdad? Al considerarlo tienes dos opciones: hundirte en la miseria o despertar al milagro de estar vivo.

TU EXISTENCIA ES PRECIOSA

Sí, lo es por lo singular de tu forma. Eres una persona única, con experiencias, dones y capacidades particulares. No importa si estás enfermo, si tu vida no es como te gustaría, ni tampoco si tuviste mala suerte. No importa que te equivocaras en el pasado. Deja de identificarte con todo ello y experimenta esa parte de ti que nunca ha cambiado. Esa con la que estabas en contacto de niño: tu consciencia. Esa parte que rehúsa etiquetas y simplemente responde a “yo soy” sin nada que le siga. Cada momento es un instante nuevo en el que despertar a ella, a tu verdadera esencia.

EL CÓMO IMPORTA: LEY DE LA CAUSA Y EFECTO

Aunque te digas que tu vida es pequeña, que solo eres uno entre muchos, que no hay para tanto,… no te engañes, no da igual de qué forma vives. No lo da porque nuestras acciones físicas o mentales tienen consecuencias para el prójimo y el entorno: o bien lo machacan o bien lo liberan. Y esta elección se da en cada momento.

LA FUTILIDAD DE BUSCAR FUERA

Ayer, una persona a la que acompaño a través del coaching, considerando un cambio profesional me preguntaba: ¿Qué pasa si luego el nuevo trabajo no me ilusiona? Buscar la ilusión (o cualquier estado interno) en las circunstancias externas raramente funciona,  pues al hacerlo cedemos parte de nuestro poder. El ciclo de Samsara, nos habla de la imposibilidad de encontrar la felicidad fuera de nosotros. Vivir así en el mundo es una receta para hundirnos pues como dice la Dakini, todo lo que puede ser perdido, será perdido.

Solamente hay un espacio donde ir más allá de los vaivenes de la vida y encontrar el sentido: dentro de ti. Ya y ¿cómo llegar allí? tal vez te preguntes. Bien, pues lee con atención: con quererlo basta. Ella, tu intención, te mostrará el camino.

 

Te puede interesar:

5 pautas + 1  para salir de Matrix y volver a la vida

Uno de los efectos secundarios de la crisis del covid es que nos ha virtualizado a todos todavía más. Al no poder salir a la calle, o de la ciudad, o a cenar, o al monte…nos hemos ido a internet. Es natural. Nuestra naturaleza curiosa, activa y deseosa de actividades que nos llenen, lo ha facilitado. Ahí está la red, a punto para saciarnos con todos sus contenidos y posibilidades. ¿Pero es realmente capaz de hacerlo?

En mi práctica de coaching muchas personas me comparten su malestar por estar enganchados a las redes sociales o a las series. Aunque lo sufren, no consiguen despegarse de sus tentáculos. La naturaleza adictiva de lo virtual, hace que pasemos enganchados más tiempo del que nos gustaría. Nuestra relación con lo virtual me recuerda al soma de Huxley, en un Mundo feliz y a la distopía de Matrix, en la que vivimos sin saberlo.

Pantalla de ordenador

(Markus Spiske, UNSPLASH)

Sin embargo, no hace falta que te conviertas en Neo o en Trinity para salir de Matrix. La clave está en no combatir lo virtual que tiene por supuesto aspectos positivos, sino en dar espacio a todo lo de afuera de Matrix, ignorando a las maquinitas cuanto más tiempo mejor. Te doy 5 pautas + 1 que te allanen el camino de vuelta:

  1. PRACTICA EL ARTE DE NO HACER NADA. Como afirma Eckhart Tölle somos “seres humanos”, no “hacedores humanos”. Por ello, necesitamos alternar periodos de acción con periodos de no hacer nada – ni siquiera pensar. Hay muchas formas de no hacer nada. Te invito a considerar la contemplación, entendida como la práctica de observar tu entorno (descuida, navegar por internet no vale): observa a una planta, a tu mascota, a tu hijo, al techo blanco,… sin ninguna intención. Relájate en este ver. Date cuenta de qué forma la consciencia que mira es la misma que la que recibe la mirada.
  2. REGOCÍJATE EN EL TACTO. La piel es el mayor órgano del cuerpo. Recorre sus autopistas de alta sensibilidad achuchando a tus seres queridos. Llenaos de arrumacos, mimos o pellizcos. Abraza a tu mascota, acaricia a tus plantas. Enloquece dando cosquillas o recibiéndolas. Date un masaje en el cuerpo y permite que este gesto sea una declaración de amor a ti mismo.
  3. VIVE DESDE LAS MANOS. Eres una persona a unas manos pegadas. Si queremos, nuestras manos son el portal a experiencias que hunden nuestras raíces en la tierra: dibujar como cuando éramos niños, modelar barro sin que importe lo creado, cocinar y luego degustar, garabatear poemas, escribir chistes guarros, cultivar un pequeño huerto….
  4. CELEBRA TU CUERPO. Baila al son de tu música preferida, despierta a tus células con una ducha helada, haz el amor, sal a recorrer tu ciudad o pueblo…Siente lo maravilloso de tener dos piernas que, con suerte, todavía pueden caminar y no las des por sentadas, sentándolas a todas horas. Pregúntales qué quieren y simplemente sígueles. ¿Que quieren caminar? pues a caminar, ¿Que prefieren ir en bici? pues ya sabes.
  5. ENTRA EN CONVERSACIÓN con otra persona. Empieza por escuchar. Mientras lo haces, no mires al móvil, no cocines, no te pongas a planchar. Escucha con atención como si fuera lo más importante que está ocurriendo en tu vida, porque lo es. ¿Qué te genera curiosidad? Cuando lo encuentres pregunta. Deja espacio al silencio y date cuenta de cuán generosamente carga de energía el espacio entre vosotros.

+ 1 VIAJA A TRAVÉS DEL PAPEL. Lee libros de papel. Recorre sus páginas como harías con la piel de tu amante. Respira y encuéntrate en ellas. Trasládate a otra dimensión con una novela. Deja que te confundan, que pongan tus ideas patas arriba. Cuando te sorprendan o te provoquen, déjales tu huella escribiendo en sus páginas. Entabla una relación con cada libro. Recomiéndalos, y consigue así que ellos también viajen.

Seguramente volverás a Matrix, pero no te angusties, porque una vez tomes la pastilla roja, ya sabes,… no hay vuelta atrás 😉

Te puede puede interesar:

Cuando descubres lo que hay tras el porno

Llegas a casa cansado. Tu pareja está preocupada por vuestro hijo pre-adolescente que lleva fatal la vuelta al cole. Hace días que no tenéis relaciones. Te sientes cargado y los problemas en el trabajo no ayudan. También está el fichaje nuevo, un pedazo de mujer de unos suculentos cincuenta. Aunque fantaseas recorriéndole sus curvas, sabes que no es buena idea y lo descartas.

Con la crisis del covid han caído las ventas en la editorial y tu jefe no te deja en paz. Estás harto de los semi-confinamientos, del teletrabajo y de no poder volver a tu vida de antes, con tu deporte, tus salidas con amigos, tus escapadas en bici. Tienes ganas de liberar toda esa tensión. Nada mejor que montártelo tú solo. Tu mujer y tus hijos ya duermen, es el momento.

Móbil entre sábanas

(Charles Deluvio, UNSPLASH)

Pillas el móvil y te encierras en el baño. Tecleas las palabras mágicas y… ¡tachan!: menú del día. Hoy eliges por detrás. O mejor un trío. Mira por dónde ¡hoy puedes ver a una chica de verdad en tiempo real y pedirle lo que quieres que haga! Venga, vamos a probarlo, te dices excitado. Aceptas el pago con tu tarjeta ya en el sistema, y de pronto te encuentras a Sara en la pantalla.

O más bien el culo de Sara, que se muevo al ritmo de una canción de Coldplay. Lleva puesto un tanga fucsia y por lo que consigues ver, una camiseta transparente por detrás. Te pones manos a la obra. Ves el chat, al que acceden otros clientes con peticiones de todo tipo. Al lado hay los tokens, lo que paga cada uno para que su deseo se convierta en realidad. La visión te excita y empiezas. Todavía no le has visto la cara, pero tampoco te hace falta. La han pedido que se introduzca el móvil con el que juega. Ahora la chica se da la vuelta, y consigues ver sus tristes ojos. No lo puedes creer….Aunque va maquillada a fondo, te das cuenta de que no es mayor que tu hija Leila de 15 años. Se te corta el rollo,… te dices ¡al carajo! y cierras la pantalla.

Al día siguiente, surfeando internet te cruzas con una entrevista en la que hablan del site que visitaste ayer. La entrevistada, cineasta y activista, explica de qué forma niñas como Sara, son captadas, obligadas y extorsionadas. Una vez los videos se hacen públicos, las tienen pilladas. Su reputación queda manchada para siempre. También descubres que la misma mafia del porno que consumes es la que cada año engaña y explota a miles de mujeres, niñas y niños en situación de pobreza, en prostíbulos de todo tipo, para romper y tirar sus cuerpos impunemente. Tu estómago se revuelve, te sientes mal.

Pasan los días y sigues investigando sobre el tema. Tanto te abruma lo que descubres que cambiar de lado y empezar a combatir la esclavitud del siglo XXI te resulta inevitable. Se te ocurren muchas formas de hacerlo. Sabes por dónde empezar: nunca más volverás a consumir esa mierda.

5 antídotos para neutralizar las prisas navideñas y de cualquier tipo

En mi artículo anterior, exploraba dos de las prisas más comunes que nos dominan y sus efectos en nosotros. Hoy quiero darte cinco antídotos para neutralizarlas – para nada exhaustivos ;=) que te ayuden a llenar de paz verdadera estas fiestas navideñas.

Mujer bebiendo en taza navideña

(Drew Coffman, UNSPLASH)

1. LA MUERTE COMO AMIGA

Todas las prisas palidecen ante el hecho que estamos aquí de paso. Tus días y los de todos están contados, y darnos cuenta de ello nos lleva eléctricamente al momento presente. Es justamente lo contrario de lo que parecería: recordar la muerte te invita a vivir sin prisas, en cambio, como reza el proverbio marroquí “el que tiene prisa, ya está muerto”.

2. TIEMPO ABUNDANTE

El budismo zen nos invita a hacer las cosas dándonos abundante tiempo para hacerlas. A menudo esto se traduce en reducir tus planes. Por ejemplo, si querías hacer cinco cosas en una mañana, decide hacer solamente dos con calma y concentración.

 3. LAS PERSONAS PRIMERO

Muchas prisas derivan de centrarnos en conseguir cierto resultado: realizar tantas tareas, terminar tantos proyectos…El foco en el resultado, hace que el cómo lo conseguimos, pase a un segundo plano. Es el conocido “fin que justifica los medios”. Poner las personas por delante del resultado, significa que das prioridad a las interacciones. Es decir, el cómo te tratas a ti mismo y a los otros en el proceso. Digamos que vas a comprar regalos. En lugar de enfocarte en conseguirlos, pones el foco en cómo interaccionas con las personas de la tienda. O si estás atareado cocinando para las fiestas, dejas de hacer varios aperitivos para poder estar más relajado y participar mejor de la fiesta con tus seres amados.

4. LA VIDA ES JUEGO

Date cuenta de que la vida en todas sus facetas… ¡no es más que un gran juego! El juego es todo lo serio que nosotros queramos. Juega a la Navidad, juega a ser padre, a ser abuela, juega a ser profesional. No te tomes nada demasiado en serio. ¡Ojo! Esto no significa hacerlo mal o de forma superficial. Al no aferrarte a tus roles, ni actividades, es muy probable que seas más efectivo. Lo fundamental es que participarás de la bella concentración que tienen los niños cuando están jugando, y al igual que a ellos, se te irán las prisas.

5. ¡MÚSICA MAESTRO!

La música calma a las fieras… ¡y a las prisas! Esto es así por la forma en cómo la música impacta nuestro cerebro. Según estudios en la materia, la música puede transformar tu capacidad de percibir el paso del tiempo. Las prisas nacen de una percepción del tiempo escasa. Cambia la música de tu vida eligiendo un ritmo sereno, y te conectarás con la abundancia del momento presente. Sirven villancicos o tu música deseada, siempre que el efecto sea calmante. La música de Alexia Chelun es una de mis preferidas.

¡Ah!, y si en medio del fragor festivo te acechan de nuevo las prisas, no servirá de nada fustigarse por ello. Simplemente date cuenta y retoma tu intención de bajar el ritmo.

Te puede interesar:

Las prisas del hámster que llevas dentro

Voy todo el día corriendo. Cuando hago una cosa, ya estoy pensando en la próxima que tengo que hacer. Sin tregua. Es domingo y vamos de excursión en familia. Estoy todo el rato, “venga va, más aprisa, que no llegamos”, aunque en realidad vamos bien de tiempo y no existe motivo por el que correr. Me impaciento con las personas que tienen ritmos más lentos que yo, esto genera malos rollos y tensiones.

Las prisas son el elemento común de estas situaciones. Aunque cada persona es diferente, en mi práctica de coaching he observado que a la mayoría nos dominan dos tipos de prisas.

La primera es la prisa interna. Según la neurociencia se trata de una versión de la respuesta a una situación de peligro, en el que se activan las reacciones viscerales de lucha, huida o congelación. Cuando esto ocurre tu sistema nervioso se pone en alerta preparándose para huir, como si estuvieras ante la amenaza de un león. Sin embargo la mayoría de veces, o vivimos permanentemente activados o nos activamos ante un gatito callejero, derrochando energía cómo si nos sobrara.

La segunda es la prisa cultural. La del ser productivo mola y estar mega ocupado es sexy. Ésta te empuja a hacer más, más rápido. Esta prisa ve el presente como un problema, algo que tiene que ser resuelto para llegar a un futuro en el que todo estará bien y podremos descansar. Sin embargo, cuando este momento llega seguimos corriendo como un pobre hámster en la rueda.

Hámster

(Frenjamin Benklin, UNSPLASH)

“No hace falta que corráis que cuando os llegue la hora de morir, no podréis ir a ningún lado” dice mi maestra de yoga. La mera contemplación de nuestra muerte revienta la ilusión de que vamos a llegar a alguna parte. Cuando te permitas sentir esta verdad – y recordarla a menudo – podrás soltar las prisas, poner atención en el cómo vives y despertar al eterno aquí y ahora.

Así que…¡venga despierta que ya vamos tarde! 😉