Madre Reciente Madre Reciente

La maternidad es tan cambiante que siempre eres una recién llegada a ella

Entradas etiquetadas como ‘excursion’

Ruta del Cidacos, a la caza de los dinosaurios que poblaron La Rioja

image¿Qué tendrán los dinosaurios que tanto gustan a los niños? Gigantes, extraños, reales, con restos visibles… La verdad es que no me cuesta imaginarlo. A Julia le entusiasman, tanto que una de sus opciones de respuesta a “¿qué quieres ser de mayor?” es paleontóloga. Su favorito es el T-Rex, que abunda como protagonista de cuentos, películas e ilustraciones.

En España tenemos diferentes opciones para acercarnos a ellos. En el centro, en Madrid, el museo de ciencias naturales es un lugar muy recomendable, que además organiza actividades infantiles todos los fines de semana.

Hace un par de años fuimos a Dinópolis en Teruel, un parque temático que nos pareció tranquilo y asumible en un solo día, con un museo paleontológico bien organizado y atracciones que a los niños les gustaron. Bien merece una visita, igual que la ciudad de Teruel.

Y muy cerca de Dinópolis se encuentran los diferentes puntos de interés de la Ruta del Cidacos. Toda esta zona de La Rioja es otra opción fantástica de escapada en casa rural y exploración de entornos al aire libre en los que ver sus enormes huellas, las marcas de sus zarpazos y de sus nidos en la roca.

También reconstrucciones de cómo serían esos enormes animales que recorrieron el interior de España hace miles de años.

image

Nosotros fuimos en otoño, con una temperatura fantástica que invita a correr y disfrutar con el cielo como techo. Tendría que haber escrito hace muchos meses recomendando esta excursión de fin de semana, pero bueno, en primavera también hace un tiempo agradable para seguir el rastro de los dinosaurios.

Lee el resto de la entrada »

Cabárceno, acuarios y dinosaurios: tres planes con niños en el norte

Este verano hemos pasado una semana en Asturias. Estando allí hemos procurado hacer unas cuantas excursiones con los peques. Tras valorarlo decidimos hacer tres.

La primera de ellas fue al Acuario de Gijón. Pelín caro, aunque este tipo de instalaciones lo suelen ser por su elevado mantenimiento. Fue la que más le gustó a Jaime, sin duda alguna. Probablemente también a Julia, sobre todo por la zona en la que se puede tocar desde estrellas de mar hasta erizos de mar (los que se atrevan). Y por la nutria. Apuesta mucho por los acuarios que representan la vida marina de la zona. El gran acuario de tiburones también les gustó mucho.

La segunda fue el Museo Jurásico (museo de los dinosaurios para Julia) de Colunga (si podéis, id o volved por Lastres, que es precioso), que tenía una exposición especial sobre huevos de dinosaurios. A Julia le gustó mucho, aunque con sus cuatro años le sobraba mucha información y carteles y lo recorrió a tan buen paso que en unos cuarenta minutos nos lo habíamos ventilado. Para cuando sea algo mayor, las aulas didacticas que organizan tienen muy buena pinta. A Jaime no le gustó, la verdad. Los dinosaurios no le llaman la atención y los sitios algo oscuros no le gustan. Ambos disfrutaron luego de un rato en el parque que tienen fuera, las reproducciones de dinosaurios y el arenero repleto de falsos fósiles en el que jugar.

La tercera fue fuera de Asturias, a unas dos horas de Gijón: el parque natural de Cabárceno, en un paraje fantástico. Para Jaime fue poco más que un paseo en coche. A Julia le gustó más, pero se le hizo largo. Sobre todo tanto bajar y subir del coche, para muchas veces no ver apenas nada. Disfrutó sobre todo viendo los osos, los elefantes africanos, los lobos y el espectáculo de los leones marinos. Aunque se llevó un buen chasco al no ser la elegida para subirse a la barquita pese a lo mucho que se esforzó por poner carotas, que era el supuesto criterio de selección; “¿por qué no me ha elegido a mí?” preguntaba conteniendo un puchero. Yo os confieso que esperaba algo más, tal vez me habían creado unas expectativas demasiado elevadas.

Y, desde luego, si estáis en Gijón no os perdáis el parque de Isabel la Católica.

El próximo día os cuento las excursiones que hicimos por Huelva. ¿Cuáles han sido las vuestras este verano? ¿Qué nos recomendáis?

“Mamá, quiero conocer la nieve”

jack_frost_by_lollilover18-d5n65w3Eso lleva varias semanas pidiendo Julia. Cuando estaba embarazada de ella y el año siguiente, cuando era apenas bebé, nevó en Madrid capital. Pero obviamente no lo recuerda. Tanto cuento, tanta película navideña blanca y nevada al mejor estilo de la costa este de Estados Unidos o del norte de Europa, la tiene loca por ver de cerca la nieve, probar que es eso de lanzar bolas, de levantar un muñeco con una zanahoria por nariz.

Y yo quiero complacerla. A ella y a Jaime, que no lo pide pero que probablemente también disfrute la experiencia. Yo nunca he sido de nieve.Vivimos en la zona sur de Madrid, muy lejos de la nieve.  Jamás he esquiado, es un deporte que no me llama la atención. Solo recuerdo  haber pisado la nieve tres días de mi vida, en uno de ellos porque tuve una nevada excepcional en la puerta de mi casa. Es el día al que corresponden las imágenes, tomadas en el Cerro de los Ángeles por mucho que parezca Oslo.

Llevo desde hace dos meses pendiente del tiempo, de las webcams de las estaciones de esquí, importunando a mi compañero Emilio Rey (@digitalmeteo) para ver si va a haber nieve de una vez. Julia ya estuvo pidiendo nieve el año pasado y no pudo ser, este año estoy empeñada en que la conozca. Pero no estamos teniendo suerte. Jack Escarcha no quiere venir a vernos” me dice convencida de la existencia de la magia a sus casi cuatro años.

Creo que este fin de semana podremos intentarlo. He visto que en Valdesquí hay nieve, no la suficiente para abrir las pistas, por lo que puede ser el momento ideal para acudir y que no esté demasiado masificado.

Iremos abrigadísimos, con botas y ropas baratitas pero pensadas para la nieve.

Como novata absoluta que soy en estos temas, os pido ayuda: ¿Alguna recomendación para disfrutar más y mejor de la experiencia? ¿Dónde ir exactamente? ¿A qué horas  y días?

 

De excursión a Cosmocaixa

Ayer estuvimos con unos amigos y su hijo de año y medio en Cosmocaixa Madrid.

Tenía interés en ir por que la clase de mi peque fue allí de excursión en enero y él se lo perdió.

Probablemente no elegimos el mejor día. Al llegar nos dimos cuenta de que, por ser el último domingo de mes, la entrada era gratis y había más gente que en la guerra.

Estábamos interesados en tres actividades: el clik de los niños, explora los cinco sentidos o toca toca, pero no había plazas.

Estuvimos dando una vuelta por lo que sí había abierto, lo pasamos bien, aunque nos llevamos la impresión de nuestros niños aún eran muy pequeños para disfrutar viendo funcionar en directo las leyes de la física.

Para los niños a partir de los cinco años deber ser un museo fascinante.

Pero lo importante es no quedarse aplatanados los fines de semana en casa. Cuántos más estímulos mejor. ¿No creéis?

Por cierto, se agradece cualquier sugerencia de posibles planes para futuros fines de semana.

Su primera excursión con el cole

Hoy estoy sola con Julia. Su hermano ha tenido su primera excursión escolar de todo un día. Ya había ido al teatro, pero había ido conmigo y fueron apenas un par de horas por la mañana.

Es la primera vez que se sube a un autobús para pasar todo un día lejos de sus padres o sus abuelos, con sus profes y sus compañeros.

Se va a una granja-escuela.

En niños con su diagnóstico los barullos y los cambios de rutina son algo complicados de afrontar. Él lo lleva especialmente bien, pero ya veremos qué tal ha ido el día.

Tanto en el colegio como en casa creemos que debe intentar participar e integrarse en todas las actividades posibles.

Dentro de un ratito iremos a recogerle. En realidad la excursión es mucho más larga: son tres días y dos noches. Con él hacen una excepción.

De los 50 niños que hay en su colegio me ha llamado la atención que apenas van 17.

Me consta que hay de todo: niños que querían ir a los que no se lo han permitido. Y niños a los que sus padres han animado a ir y que se han negado.

Imagino que con tres añitos sólo los más autónomos e independientes están preparados para una separación así de sus familiares.

Lo mismo se puede decir al contrario: no todos los padres están listos para mandarlos tres días fuera de excursión.

A veces el cordón umbilical es más largo y duradero de lo que parece.

Y habrá casos en los que los 90 euros que cuesta también será un impedimento. Es la única actividad que hay que pagar aparte en su cole.

¿Vosotros os atreveríais a mandar a vuestros peques a los tres años tres días fuera? ¿Se atreverían ellos?