Madre Reciente Madre Reciente

La maternidad es tan cambiante que siempre eres una recién llegada a ella

Entradas etiquetadas como ‘asturias’

Un plan con niños en Asturias: la senda del oso

Por la senda verde. Hicimos un amigo de siete años en el camino.

Por la senda verde. Hicimos un amigo de siete años en el camino.

Cuando comencé ese blog Jaime era un bebé que acababa de cumplir el año. Pronto cumplirá ocho años. Su hermana ya tiene cinco. El embarazo, la lactancia, el puerperio… cada vez tienen menos posts y otros temas van ocupando sus huecos. Uno de ellos son los planes y actividades con niños. Otro son los viajes con ellos. Más en las fechas que se nos vienen encima.

En mi anterior post ya os contaba que tuvimos excursión a Asturias. Pues el sábado recorrimos por primera vez la senda del oso, una experiencia totalmente recomendable que nosotros repetiremos.

Se trata de una vía que se puede recorrer en distintos tramos, desde más de veinte kilómetros hasta apenas dos, tanto andando como en bicicleta. De hecho juraría que hay muchos más sobre dos ruedas que caminando. A cada poco hay lugares en los que alquilar bicicletas, algunas en plan tándem infantil (bicicleta grande delante, otra para niños justo atrás) y otras con carros para llevar detrás desde a un bebé (al que auguro una buena siesta) hasta un par de niños pequeños.

Jaime y Julia observando a Furaco en su cercado.

Jaime y Julia observando a Furaco en su cercado.

La dificultad es nula. Hay sombra, es entre llano y cuesta abajo. Y en el lugar en el que están los cercados de los osos (Paca, Tola y Furacu) hay dos piscinas (para adultos y niños) tranquila y muy barata (probablemente fresquita, eso sí) en la que recuperar fuerzas o perderlas jugando en el agua.

Que por cierto, hay polémica respecto a los osos. Y efectivamente decir que están en semilibertad es un poco excesivo. Pero justo las oseras me parece lo menos espectacular de todo el recorrido. Me quedo con los paisajes de barrancos, montañas, túneles y manatiales.

Nosotros lo hicimos en plan exploración. Recorrimos un par de tramos andando a los que llegamos en coche, pero repetiremos en bici y parando en la piscina. Y la ruta de las Xanas, también ahí cercana, es otra asignatura pendiente para hacer caminando. Julia quiere ver el manantial en el que en la noche de San Juan esas ninfas salen a hilar con oro y cumplir sueños.

oso3

kyfoikughkgv

Por la zona hay muchos sitios en los que comer a buen precio y también muchos merenderos en los que disfrutar de un bocadillo, aunque nada impide pararse en medio del camino, allá dónde apetezca, para comer lo que llevemos.

Nosotros comimos magníficamente en el restaurante de unos amigos: La Casa del Cura, que tiene una zona exterior cerrada y verde perfecta para los niños y un menú infantil que vale para tres. Su cocinera es Ángeles Díaz Simón, experta en historia antigua y autora del libro Recetas con historia y os recomiendo muy mucho su pote de castañas (mi santo haría lo mismo con el cachopo).

kjiukfjjjj

Mi parque favorito para ir con los niños está en Gijón. ¿Y el vuestro?

1093250645_2619da5841_bEste pasado fin de semana tuvimos una escapada de tres días con los niños en Asturias, verde, fresca y boscosa. La verdad es que nos cundió, nos dio tiempo a pasar por la playa, a estar con la familia en el prao, a bañarnos en la playa y a disfrutar del parque de Isabel la Católica en Gijón.

No os perdáis ese parque si vais por allí, para mí es el parque perfecto para niños: con muchos y variados columpios y archiperres infantiles para distintas edades, amplias zonas de hierba, jardines, ardillas rojas, esculturas, aviario, un lago en el que además de patos y cisnes hay nutrias, al lado del mar, con un circuito vial pegado y en el que los perros no están vedados (solo están proscritos en la pequeña zona de arena justo bajo los distintos archiperres).

3Me encantan los buenos parques urbanos y este es un buen ejemplo. Julia lo llama “el parque divino”, así, tal cual. “El parque de los patos” lo llamaba yo de pequeña.

Está justo al lado del parador y no le falta de nada, os lo aseguro. En una ciudad llena de buenas zonas verdes, algo que me corroe de envidia cuando vuelvo a mi tristemente dotada ciudad de la periferia madrileña, el parque de Isabel la Católica es el mejor de todos ellos. Y no es precisamente de reciente creación. Creo que no hay niño gijonés que no tenga una foto junto al lago.

Que sí, que el Retiro es un lugar bellísimo, una maravilla en pleno centro de Madrid que nada tiene que envidiar al Central Park neoyorquino (en todo caso lo contrario), pero las zonas para niños del madrileño son muy convencionales y es demasiado grande para las exploraciones infantiles. En cambio el parque gijonés tiene el tamaño perfecto: quince hectáreas ganadas al pantano que era la desembocadura del cercano Río Piles lleno de rincones a descubrir.

¿Cuáles son vuestros parques urbanos favoritos para ir con niños?

En ese parque, por cierto, hace pocos años tuvo lugar un suceso terrible. El 23 de julio de hace exactamente diez años un hombre con esquizofrenia paranoide degolló a un niño de seis años. Tal vez os suene ese suceso que conmocionó a toda España. El niño era de Deva, el lugar en el que nació mi padre. Y comparte con él un apellido. Hoy ese niño estaría cerca de convertirse en un adulto. Por él y por su familia, cuyo dolor no quiero ni imaginar, va este post.

Cabárceno, acuarios y dinosaurios: tres planes con niños en el norte

Este verano hemos pasado una semana en Asturias. Estando allí hemos procurado hacer unas cuantas excursiones con los peques. Tras valorarlo decidimos hacer tres.

La primera de ellas fue al Acuario de Gijón. Pelín caro, aunque este tipo de instalaciones lo suelen ser por su elevado mantenimiento. Fue la que más le gustó a Jaime, sin duda alguna. Probablemente también a Julia, sobre todo por la zona en la que se puede tocar desde estrellas de mar hasta erizos de mar (los que se atrevan). Y por la nutria. Apuesta mucho por los acuarios que representan la vida marina de la zona. El gran acuario de tiburones también les gustó mucho.

La segunda fue el Museo Jurásico (museo de los dinosaurios para Julia) de Colunga (si podéis, id o volved por Lastres, que es precioso), que tenía una exposición especial sobre huevos de dinosaurios. A Julia le gustó mucho, aunque con sus cuatro años le sobraba mucha información y carteles y lo recorrió a tan buen paso que en unos cuarenta minutos nos lo habíamos ventilado. Para cuando sea algo mayor, las aulas didacticas que organizan tienen muy buena pinta. A Jaime no le gustó, la verdad. Los dinosaurios no le llaman la atención y los sitios algo oscuros no le gustan. Ambos disfrutaron luego de un rato en el parque que tienen fuera, las reproducciones de dinosaurios y el arenero repleto de falsos fósiles en el que jugar.

La tercera fue fuera de Asturias, a unas dos horas de Gijón: el parque natural de Cabárceno, en un paraje fantástico. Para Jaime fue poco más que un paseo en coche. A Julia le gustó más, pero se le hizo largo. Sobre todo tanto bajar y subir del coche, para muchas veces no ver apenas nada. Disfrutó sobre todo viendo los osos, los elefantes africanos, los lobos y el espectáculo de los leones marinos. Aunque se llevó un buen chasco al no ser la elegida para subirse a la barquita pese a lo mucho que se esforzó por poner carotas, que era el supuesto criterio de selección; “¿por qué no me ha elegido a mí?” preguntaba conteniendo un puchero. Yo os confieso que esperaba algo más, tal vez me habían creado unas expectativas demasiado elevadas.

Y, desde luego, si estáis en Gijón no os perdáis el parque de Isabel la Católica.

El próximo día os cuento las excursiones que hicimos por Huelva. ¿Cuáles han sido las vuestras este verano? ¿Qué nos recomendáis?