Entradas etiquetadas como ‘Contaminación’

Una nueva victoria de la sociedad organizada frente a las petroleras

Carlos Bravo – Coordinador del Secretariado Técnico de la Alianza Mar Blava

windmill-1330517_640

Cuesta mucho enmendarle la plana a una gran multinacional del sector petrolero, pero uniendo fuerzas entre los diferentes sectores de la sociedad, configurando entre todos una buena estrategia y aplicando buenas dosis de dedicación y perseverancia, se puede lograr.

Y, de hecho, eso es lo que está consiguiendo la Alianza Mar Blava frente a los proyectos de prospecciones petrolíferas en el mar Mediterráneo, y no sólo una vez, sino ya dos, y esperemos que próximamente se puedan celebrar nuevas victorias.

La Alianza Mar Blava es una plataforma intersectorial nacida en las Islas Baleares, actualmente constituida por más de un centenar de miembros tanto de las Administraciones públicas (Govern balear, Consells insulares de Formentera, Ibiza, Menorca y Mallorca, y diversos ayuntamientos de estas islas) como del sector privado (entidades de sectores económicos como el turismo, la pesca o el náutico) y de la sociedad civil (organizaciones sociales y ecologistas; sindicatos y otras instituciones públicas y privadas). La unión de todos estos actores, para trabajar juntos con un mismo objetivo supone un hito de gran relevancia, pocas veces conseguido, y concede a la Alianza Mar Blava una representatividad social extraordinariamente alta.

Lee el resto de la entrada »

Ciudades sostenibles: el cambio es posible

Por Fundación Renovables

 

ciudad sostenibleLa transformación de los espacios urbanos en entornos vitales más habitables y sostenibles no solo es recomendable sino también posible. Así lo demostraron, a través de sus experiencias particulares, representantes de diferentes ciudades que ya se han erigido pioneras en el escenario del cambio en un jornada organizada por la Fundación Renovables, con la colaboración de ANPIER, el pasado 27 de mayo.

Para lograr este objetivo, algunos Patronos de la Fundación expusieron una hoja de ruta, basada en El Manifiesto ‘Ciudades con futuro. Necesidad y oportunidad de un sistema energético sostenible’. Un documento en el que subyace, por un lado, un modelo energético capaz de garantizar la consecución del objetivo de emisiones cero y por otro la necesidad de desarrollar políticas energéticas basadas en la rehabilitación de edificios, la movilidad sostenible y la generación de electricidad en el consumo.

Domingo Jiménez Beltrán, Presidente de la Fundación Renovables, lanzó a los asistentes un mensaje cargado de positivismo, ya que, tal y como señalo “es posible hacer un empoderamiento de los ciudadanos ya que el potencial de España y su margen de mejora son enormes, solo hace falta que nos ilusionemos por el cambio”. Una oportunidad que, opina, estamos obligados a saber aprovechar ya que “hay cambios enormes e innovadores que ya nos están esperando a la vuelta de la esquina”.

En su intervención, el Vicepresidente de la Fundación Renovables, Fernando Ferrando, señaló que, pese a la dificultad de cambiar el modelo si las normas centrales no lo permiten, “entre todos, y desde los Ayuntamientos, debemos forzar que este modelo cambie”. Recordó así mismo que  “uno de nuestros mayores compromisos no es solo con las energías renovables, sino también con la eficiencia” así como la necesidad de crear ciudades “comprometidas con el futuro donde las actuaciones en política energética funcionen como motor de cambio”.

Lee el resto de la entrada »

No se hace país con imaginación, sino con energía

Por Hugo Morán – Exdiputado

energía eólica

La caída del precio del barril de Brent de los cien a los cincuenta dólares le supone a nuestro país en cómputo anual un ahorro en la balanza por cuenta corriente del entorno de los 28.000 millones de dólares; en la actual situación de crisis se convierte el bajo precio del petróleo en un notable alivio para países crudo-dependientes como es el caso de España, de igual manera que un repunte en su cotización actuaría como un potente freno en la salida de la misma. Imagínense una sociedad que, tras un “sorpasso” tecnológico, hubiese dado el salto a la total electrificación energética, incluido el transporte, con una factura de petróleo a cero; nos habríamos situado en un escenario presupuestario ciertamente atractivo en términos de estabilidad, y notablemente tranquilizador frente a los actuales riesgos que se ciernen sobre el Estado del Bienestar y las tensiones que se aducen para poder financiarlo.

España registra unas 27.000 muertes al año debido a la contaminación del aire. Uno de cada cuatro europeos enferma o fallece prematuramente a causa de la polución. Las 600.000 muertes prematuras que cada año traen causa en Europa de un deterioro ambiental que pagamos en términos de salud en forma de cánceres de pulmón, enfermedades respiratorias y vasculares, le suponen al Viejo Continente un coste aproximado de 1´5 billones de euros, lo que viene a ser una cifra equivalente a una décima parte de su PIB. En nuestro país, considerando los datos entre 2010 y 2012, casi 40.000 millones de euros y un 2´8% del Producto Interior Bruto.  Imagínense que viven en un país que ha conseguido erradicar los tubos de escape de sus calles y carreteras, y ha sustituido su enorme bosque de chimeneas por una industria de emisiones cero, y que además lo hacen con la tranquilidad de saber que no van a estar en la lista negra de los 27.000 que han de pagar el luctuoso tributo de la contaminación.

Lee el resto de la entrada »

Coche eléctrico y renovables, el tándem que deja sin argumentos a Brufau

Por Fernando Ferrando – Vicepresidente de la Fundación Renovables

Coche eléctrico en punto de carga

La semana pasada en la Junta General de Accionistas de la petrolera Repsol, su presidente Antoni Brufau hizo unas manifestaciones que reflejaban su impotencia frente a la imparable, aunque lenta todavía, irrupción en el mercado del vehículo eléctrico manifestando que era falso que este no emitía CO2.

El comentario de persona tan relevante en el mundo de la energía no ha pasado desapercibido y todos los medios de comunicación se han hecho eco de la afirmación manifestando su extrañeza tanto por el contenido de la afirmación como por realizarla en un entorno como es la Junta General sobre un tema que todavía no dispone de cuotas de mercado significativas.

Tampoco es muy lógico que haga estas manifestaciones cuando Repsol es el propietario del 50% de IBIL, cuyo objeto social es la implantación de sistemas de carga de vehículos eléctricos trabajando en toda la geografía española y máximo accionista, con un 30%, de Gas Natural Fenosa con importantes intereses en la generación de electricidad a partir de fuentes energéticas contaminantes como son el carbón y el gas.

Bajo mi punto de vista la afirmación del Presidente de Repsol, encierra una señal de impotencia de ver como los productos derivados del petróleo empiezan a mostrar un declive como negocio a pesar de disponer Repsol del máximo apoyo por parte de los distintos gobiernos que hemos tenido en España que han antepuesto sus intereses económicos a los de los ciudadanos: por permitir márgenes más altos sobre litro de combustible producido, por acceder a realizar prospecciones de petróleo en Canarias o por la defensa a ultranza de sus intereses en el extranjero, proteccionismo con el que no han contando las energías renovables.

Sin olvidar que en España cubrimos nuestras necesidades energéticas en casi sus tres cuartas partes con petróleo y gas natural, suministradas de forma mayoritaria por Repsol o por su filial Gas Natural-Fenosa. Combustibles de los que no disponemos, que contaminan y que además son menos eficientes energéticamente que otras opciones.

Pero al margen de las razones que motivaron la sincera manifestación del Señor Brufau, es más importante analizar la veracidad de la misma y los efectos que el vehículo eléctrico puede tener en el futuro modelo energético.

El vehículo eléctrico no emite CO2 en su utilización, de hecho su implantación es básica si queremos reducir los niveles de contaminación que nuestras ciudades tienen principalmente por el transporte y por las necesidades de climatización (si bien en este último caso la influencia solamente se produce en los meses de invierno mientras que en el caso del transporte es todo el año).

Lee el resto de la entrada »

‘Fracking’ no, gracias

Por Luis Mª de la Maza – Socio protector de la Fundación Renovables

Fuego en un río de Chinchilla, en Australia, por la contaminación con gas del agua debido al fracking.

Fuego en un río de Chinchilla, en Australia, por la contaminación con gas del agua debido al ‘fracking’.

El fracking está de moda, qué le vamos a hacer. Como en casi todo lo que circula por este mundo de la energía, con muy poca información para el común de los mortales, debidamente dosificada y orientada y con los políticos dándoles el peor sesgo que se le pueda dar a un tema técnicamente complicado pero económica y empresarialmente “muy interesante”.

Y es que seguimos enganchados a la idea de que no podemos vivir sin petróleo y de que hay que sacarlo de donde sea, de debajo de las piedras (nunca mejor dicho) si hace falta. Sigue importando poco si cuesta un potosí o si continuamos deteriorando el medioambiente; lo que importa es que podamos mantener nuestro estilo de vida derrochador e irracional y, claro, que los oligopolios energéticos sigan con su brutal negocio, le pese a quien le pese.

Para los que todavía no lo sepáis, el fracking es una técnica de extracción de gas no convencional mediante fracturación del subsuelo en el que este se encuentra atrapado; se utiliza una técnica de perforación mixta, primero hasta 5.000 metros en vertical y después varios kilómetros en horizontal. Se inyecta agua con arena (98%) y una serie de aditivos químicos (2%) a gran presión, la roca se fractura y el gas se libera y asciende a la superficie a través del pozo. Hasta aquí todo relativamente inocente, aunque caro de narices, y teniendo en cuenta que ese 2% de aditivos químicos ya es en sí un enorme problema porque una parte de la mezcla inyectada vuelve a la superficie.

Lee el resto de la entrada »

No nos hacemos idea de cuánto CO2 emiten nuestros coches

carlosbravomini

Carlos Bravo – Gerente de la Fundación Renovables 

¿Qué pensarías si, después de hacer un viaje en coche de Barcelona a Madrid (624 kilómetros, según Google Maps, por el recorrido más corto) tuvieras que recoger del tubo de escape de tu vehículo una bolsa con 72 kilos de dióxido de carbono (CO2), el principal gas responsable del calentamiento global del planeta y por tanto causante del cambio climático?

Esos 72 kg. de CO2 sería la cantidad que generaría en ese viaje el coche promedio español ya que, según los datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA), el promedio de emisiones de CO2 de los vehículos en España en 2015 fue de 115,3 gramos de CO2/km.

Tubo de escape

Ya prácticamente todo el mundo reconoce que el cambio climático es un problema grave y que urge resolver, pero al mismo tiempo casi nadie al que le pregunto es consciente de la cantidad de CO2 que emitimos cuando usamos el coche y, en consecuencia, de la contribución que con ello hacemos al calentamiento global del planeta, muchas veces absurdamente, pues el coche se utiliza cada vez más para hacer desplazamientos cortos, que podrían evitarse fácilmente si nos trasladáramos a pie, en bicicleta o transporte público. Cada 8-9 km que hagamos andando o en bici en vez de en coche, es un kilo menos de CO2 que echamos a la atmosfera.

Y ello por no hablar de otras sustancias contaminantes. Lamentablemente, la inmensa mayoría de los coches en circulación siguen teniendo motores de combustión interna que usan sólo gasolina o gasoil como combustible. Por sus tubos de escape se desprende a la atmósfera una serie de sustancias muy nocivas para el medio ambiente y la salud: el ya citado dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOx), los compuestos orgánicos volátiles (COV), hidrocarburos no quemados (HC), compuestos de plomo y otros metales pesados, anhídrido sulfuroso y partículas sólidas.

Es verdad que hay diferencias a ese respecto entre los vehículos de motor diésel y los de gasolina. Estos últimos emiten más CO2, CO y compuestos de plomo que los primeros. Pero los que utilizan diésel emiten más NOx y micropartículas sólidas en forma de hollín, hidrocarburos no quemados y dióxido de azufre (SO2). Es decir, un verdadero asco todos.

Lee el resto de la entrada »

Je suis Jordi Évole

juancastromini

Juan Castro – Gil  Secretario y abogado de ANPIER 

En España hay dos tipos de personas: aquellos a los que les cae bien Jordi Évole y aquellos que no le soportan. Es una historia como la del Barça y el Madrid, la izquierda y la derecha, el nacionalismo o el no nacionalismo… No valoro si es bueno o es malo, solo evidencio que aquí, o eres de los unos o eres de los otros.

Mi adscripción a esa batalla Evolil se inclina hacia sus admiradores. Es cierto que, para los que luchamos en esa causa, sus diferentes escaramuzas contra la cosa eléctrica le otorgan muchos puntos a favor. Al margen de ello, su valor que más me atrae es la forma natural de preguntar cosas que a todos nos gustaría conocer.

Jaume d'Urgell

Jordi Évole dando discurso de aceptación del Premio Nicolás Salmerón de Derechos Humanos (Jaume d’Urgell)

Pues bien, todos en alguna ocasión nos hemos sentido protagonistas de alguna película que nos ha gustado y ese divertido ejercicio lo voy a hacer yo hoy. Como no creo que tenga la oportunidad de presentar algún día ‘Salvados’, me voy a permitir el lujo de convertirme en su presentador virtual y lanzar al aire de forma mundana diferentes preguntas a importantes personajes imaginarios. Hoy, Je suis Jordi Évole.

Así, enseñaré en mi Tablet, a un ministro imaginario, un video donde se vea la boina de contaminación que vive encima de Madrid y le preguntaré con aparente simpleza: “¿no cree que sería mejor tomar medidas para que los madrileños no acaben como los niños de Pekín, que van al cole con mascarilla?”.

También me inventaré algún pequeño chascarrillo para preguntarle ¿cómo es posible que, en España, a los ciudadanos productores de energía renovable se les acose sin piedad mientras que en el resto del mundo se les considera parte del cambio hacia un futuro mejor?

Lee el resto de la entrada »

No, el cambio climático no es culpa de los extraterrestres

Mariano Sidrach de Cardona – Catedrático de la Universidad de Málaga Mariano Sidrach de Cardona

Puede ser que existan, no digo que no, pero yo no creo en los extraterrestres. Así que tengo una muy mala noticia que daros: “los responsables del cambio climático somos nosotros”. A la vista está que nos cuesta asumirlo, pero más vale que lo hagamos y rápido.

¿Qué estamos haciendo mal?

Globo terráqueo

Hemos basado nuestro crecimiento económico en el consumo de combustibles fósiles y estamos produciendo graves daños sobre el medio ambiente. Conforme una sociedad es más próspera consume más, aumenta el gasto de los recursos, genera más residuos y produce más emisiones de CO2, lo que implica más problemas para el medio ambiente y provoca el llamado cambio climático. La sostenibilidad está relacionada con los recursos y con el uso que hacemos de los mismos.

Los países más desarrollados hace tiempo que superamos los límites de la sostenibilidad y utilizamos cada vez más recursos de forma poco eficiente. A nuestro lado, muchos millones de personas en el mundo no tienen todavía un acceso razonable a recursos suficientes que posibiliten su desarrollo. Nos enfrentamos por tanto al siguiente dilema: la sostenibilidad sin calidad de vida no tiene sentido y la calidad de vida sin sostenibilidad no tiene perspectiva”. Aquellos países que hemos alcanzado un nivel de calidad de vida razonable, debemos ser los protagonistas esenciales de las políticas de sostenibilidad, con el fin de dotar de un futuro razonable a las siguientes generaciones.

Lee el resto de la entrada »