BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Archivo de la categoría ‘Cambio climático’

¿De verdad es el gas la “alternativa eco”?

Miriam Zaitegui. Área de política y acción climática de ECODES

 

La contaminación en las ciudades y los problemas de salud que acarrea, así como el ya más que evidente cambio climático han acelerado procesos políticos para dar el adiós definitivo al petróleo y apostar por la descarbonización del transporte. Sin embargo, en este proceso de descarbonización llama la atención la apuesta por el mal llamado gas natural como combustible alternativo al petróleo, y decimos “mal llamado” porque el gas natural es en realidad un gas fósil, por lo tanto finito, y con grave impacto en el calentamiento global.

Es sorprendente que en un contexto donde 195 países han ratificado el Acuerdo de París y en el que el gobierno español se enorgullece de estar elaborando una Ley de cambio climático y transición energética se acepte y fomente el gas como combustible alternativo.

En 2016 y siguiendo con la Directiva 2014/94/UE para el “Desarrollo del Mercado de los Combustibles Alternativos y su Infraestructuras” España adoptó un marco de acción nacional con el objetivo de “minimizar la dependencia del petróleo en el sector del transporte y mitigar su impacto medioambiental”. En este marco el gas natural es concebido como una de las alternativas “eco” y es incentivado a través de medidas fiscales, etiquetado eco, etc. Este espejismo de sostenibilidad ha llegado hasta el punto de que SEAT nos ofrece un coche que utiliza dos gases fósiles, -gas natural y gasolina-, como la alternativa “más eco, más económica y más ecológica” e incluso afirma que cuanto más conduzcas, más ahorras. Quizá esta publicidad engañosa sea uno de los motivos que explique el aumento de matriculaciones de vehículos a gas de hasta un 112% en un año.

SEAT nos ofrece un coche que utiliza dos gases fósiles, -gas natural y gasolina-, como la alternativa “más eco, más económica y más ecológica” e incluso afirma que cuanto más conduzcas, más ahorras

Lee el resto de la entrada »

España se desenchufa del futuro

Hugo Morán Secretario para la Transición ecológica de la economía de la CEF-PSOE

 

“Nadal dice que la Ley de Cambio Climático no estará lista hasta que se apruebe la europea”

En el año 2017 China invirtió 133 mil millones de dólares en nuevas instalaciones de generación eléctrica con tecnologías renovables (Bloomberg New Energy Finance), que sólo en fotovoltaica supusieron la friolera de 53 gigavatios de nueva potencia añadida, lo que supone más de lamitad de la capacidad mundial. Para que nos hagamos una idea de las magnitudes que se manejan, Alemania, que está siendo la locomotora europea en desarrollo renovable, se quedó el año pasado en el entorno de los 2 gigavatios de nueva fotovoltaica instalada. Es evidente que China ha tomado el relevo a Europa en el liderazgo mundial de la transición hacia las energías limpias, una vez que los EEUU de Donald Trump han renunciado de facto a disputarlo, enterrando el gran proyecto político de Barack Obama expresado en la frase: “el país que lidere una economía basada en las energías limpias, liderará el siglo XXI”.

Es evidente que China ha tomado el relevo a Europa en el liderazgo mundial de la transición hacia las energías limpias

Lee el resto de la entrada »

Ni el gas natural es ecológico ni la energía nuclear es sostenible

Mariano Sidrach de Cardona – Catedrático de la Universidad de Málaga

Cuando empieza a haber un amplio consenso entre la ciudadanía sobre la necesidad de tomar medidas urgentes para actuar frente al cambio climático, los sectores energéticos tradicionales maniobran, poniendo en marcha toda su capacidad de influencia mediática, ofreciéndose como parte de la solución, confundiendo y engañando a los ciudadanos, con el único fin de seguir salvaguardando sus intereses y, por tanto, asegurarse durante más tiempo sus pingües beneficios. En este contexto, llama la atención el fuerte interés por apostar por el gas natural y la energía nuclear como energías válidas para la transición energética.

En una reciente visita a la hermosa ciudad de Salamanca, observo que muchos de los autobuses urbanos de esta ciudad funcionan con gas natural. Para mi sorpresa, en todos ellos pone “Soy ecológico: propulsado con gas natural”. Vayamos por partes. Según los conceptos ampliamente aceptados, un producto lleva la etiqueta de ecológico cuando no produce daños al medio ambiente. El gas natural es una fuente de energía fósil, formada por una mezcla de hidrocarburos gaseosos ligeros. Su combustión produce gases de efecto invernadero, si bien es cierto que en menor medida que los derivados del petróleo y que el carbón. La razón por la que produce menos C02 es que su principal componente es el metano. Sin embargo este gas cuando se escapa, bien durante su extracción o en su distribución, supone un daño 23 veces mayor al efecto invernadero que el dióxido de carbono.

Lee el resto de la entrada »

Islas Baleares señala el camino con su Ley de Cambio Climático y Transición Energética

Por Carlos Bravo – Coordinador del Secretariado Técnico de la Alianza Mar Blava

Imagen: Wikipedia

La Consejería de Territorio, Energía y Movilidad del Gobierno balear ha anunciado públicamente de forma reciente las líneas generales del Anteproyecto de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que está preparando.

Por lo que hemos podido conocer se trata de una ley con objetivos muy ambiciosos de cara a la reducción de emisiones de CO2 y la descarbonización del sistema energético balear, actualmente inmensamente dependiente de los combustibles fósiles.

Los objetivos generales de esta ley son la mitigación de las causas del cambio climático y la adaptación de la economía, la sociedad y los ecosistemas a los impactos que éste provocará. Para ello, se pretende avanzar hacia la soberanía energética mediante el abandono progresivo de los combustibles fósiles y el incremento de la eficiencia energética (un 20% para 2030 y un 40% para 2050) y de la generación eléctrica con energías renovables (que supondrían el 35% en 2030 y el 100% en 2050), hacer una gestión inteligente de la demanda de energía, impulsar su democratización y, por supuesto, dar cumplimiento al Acuerdo de París.

Los objetivos generales de esta ley son la mitigación de las causas del cambio climático y la adaptación de la economía, la sociedad y los ecosistemas a los impactos que éste provocará.

Lee el resto de la entrada »

Energía y cambio climático… la hora de la verdad

Mariano Sidrach de Cardona – Catedrático de la Universidad de Málaga

 

Fuente: pixabay

El Parlamento Europeo acaba de aprobar, dentro de la Directiva de Renovables, una enmienda al texto de la Comisión Europea para que los estados miembros garanticen el derecho de los consumidores a generar y consumir mediante energías renovables, sin que la energía autoconsumida esté sujeta a ningún tipo de tasas ni impuestos. Una buena noticia sin duda, que debería suponer a corto plazo el fin en España del llamado “impuesto al Sol”. Una vez más nuestro gobierno se ha quedado sólo en la defensa de este impuesto. Ni siquiera los demás partidos de la derecha europea lo han apoyado. ¿A lo mejor es que no era ni justo ni aceptable este impuesto? Veremos que hace nuestro gobierno. ¿Se dará por enterado Ciudadanos y permitirá ahora que nuestro parlamento derogue el RD de autoconsumo?

En la vida, como si de una noria se tratara, las buenas y las malas noticias siempre llegan juntas, y las buenas se acaban aquí. El texto aprobado, que pone como objetivo que el 35% de la energía que se usa en la Unión Europea provenga de fuentes renovables, no es una buena noticia; primero porque no incluye objetivos vinculantes por países, lo que pone en peligro que se pueda alcanzar el objetivo conjunto; segundo, porque es poco ambicioso, tal y como han puesto de manifiesto los partidos del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) en el Parlamento Europeo y tal y como venimos denunciado desde hace tiempo desde la Fundación Renovables. No es posible que queramos alcanzar en 2050 un objetivo de 100% renovable y que para el 2030 nos conformemos con llegar al 35%. Teniendo en cuenta, además, que los objetivos iniciales siempre son más fáciles de alcanzar que los últimos. Esto pone en peligro directamente los acuerdos alcanzados en la Conferencia del Clima de París.

No es posible que queramos alcanzar en 2050 un objetivo de 100% renovable y que para el 2030 nos conformemos con llegar al 35%

¿Estará España entre los países decididamente comprometidos con estos objetivos, o seremos de los países que presumiblemente no van a hacer ningún tipo de esfuerzo en este sentido? Esperemos que entre los primeros. En cualquier caso, no es difícil imaginar que no va ser fácil cumplir con estos objetivos. Muy mala noticia para la sociedad y para el clima.

Lee el resto de la entrada »

De aquellos polvos (humos energéticos), estos lodos (sequías)

Hugo Morán Secretario para la Transición ecológica de la economía de la CEF-PSOE

La sequía que venimos padeciendo desde 2014, en coincidencia a su vez con el encadenamiento de tres años excepcionalmente cálidos del clima global, no es sino el anticipo de lo que serán las condiciones de vida normales en un futuro que ya se nos ha echado encima con todas sus consecuencias.

España ha convivido históricamente con la sequía como un fenómeno recurrente y, confiado el país en su secular experiencia, sigue utilizando para gestionar aquella un manual cuya planificación no ha sido acompasada a la nueva realidad global del cambio climático. Ese hándicap supone una seria amenaza para la seguridad y la estabilidad de la nación en el medio plazo. Es urgente abordar una Ley de Transición Hidrológica sólidamente asentada sobre bases de certidumbre científica, que asegure la sostenibilidad del recurso, el equilibrio territorial, la cohesión social y el desarrollo económico.

No será porque no nos lo hubiesen advertido. Todos los análisis y prospectivas del Panel Intergubernamental de Naciones Unidas venían alertando de los efectos que el cambio climático va a desencadenar (ya lo está haciendo) sobre la disponibilidad de recursos hídricos a nivel global; y señalaba específicamente a España como la región europea más vulnerable frente a la sequía y la desertificación.

Pero no sólo tenemos abundantemente diagnosticadas las consecuencias del cambio climático, sino que también han sido identificadas con absoluta certeza las causas que lo aceleran, y estas no son otras que las que se derivan del uso de fuentes energéticas fósiles como alimento del patrón productivo que alumbró la revolución industrial, y que ha pervivido hasta nuestros días.

Salvo los últimos recalcitrantes negacionistas, ciertamente estimulados por la actitud de Donald Trump, quien ha decidido excluir a su país del concierto internacional rubricado en París, podemos hablar de un consenso prácticamente unánime en el objetivo de descarbonizar el Planeta. El debate se centra ahora en una variable en absoluto menor, cual es la del calendario y los ritmos con que debe acometerse el reto.

El reto de la transición hidrológica

Ahora bien, con independencia de que la hoja de ruta sea capaz de anticipar los tiempos de la transición energética, lo que no va a producirse es una vuelta al pasado hidrológico que conocimos. Sabemos que es posible evolucionar hacia un nuevo patrón energético ambiental, social y económicamente sostenible; que disponemos de recursos tecnológicos y financieros para hacerlo viable; pero hemos de ser también conscientes de que la transición hidrológica que debemos abordar requerirá una revisión del modelo de similar alcance al del energético.

Serán las energías renovables las que, en buena medida, hagan económicamente viable el acceso a tecnologías que han demostrado su eficacia como alternativas de abastecimiento en territorios muy vulnerables al impacto climático

Por fortuna, algunas de las exigencias que nos obligan a repensar la gestión integral del ciclo del agua, tienen respuesta en el campo de la propia revolución energética. Serán las energías renovables las que, en buena medida, hagan económicamente viable el acceso a tecnologías que han demostrado su eficacia como alternativas de abastecimiento en territorios muy vulnerables al impacto climático.

No caben atajos. De aquellos polvos (humos energéticos), derivan estos lodos en los pantanos y ríos por los que debería discurrir agua. Que las energías renovables compensen lo que aquellas otras se llevaron.

Carta del Ministro de Energía a SSMM los Reyes Magos de Oriente

Por Juan Castro – Gil – Abogado y secretario de ANPIER

Queridos Reyes Magos:

Álvaro Nadal, Ministro de Energía

Soy Álvaro, el Ministro de Energía de España, ese país tan bonito al que venís al final de vuestra ruta por Europa. Lo primero que me gustaría deciros es que en casa siempre hemos sido fieles seguidores de vuestro trabajo. Realmente, sois una referencia de hondo calado para nosotros. Por ello, hacemos todo lo posible por agradaros con nuestras actuaciones.

Por ejemplo, poco a poco, estamos consiguiendo que nuestro pequeño país se desertifique de forma inexorable y así se parezca un poco más a esos lejanos arenales donde vosotros vivís; mantenemos una relación muy estrecha con vuestros vecinos, los jeques y emires que manejan la venta del gas y del petróleo que queman en sus casas y vehículos. Las familias que gobernamos, y hacemos todo lo posible para que esas relaciones se mantengan duraderas en el tiempo; con el único objetivo de agradaros, nos quedamos con todo el carbón que lleváis y que desprecian casi todos los niños del mundo en sus cartas; nos mantenemos firmes en nuestro deseo de que los precios de la energía sean lo más altos posibles, provocando señaladas cotas de pobreza energética, haciendo que vuestra aparición en la noche de cada 5 de enero en los hogares españoles, se parezca lo máximo posible a aquella de hace 2018 años; y nos negamos categóricamente a seguir el camino de la defensa medioambiental de los países del norte de Europa, pues son los mismos que acogen en su territorio a ese tal Santa Claus, burdo suplantador de vuestro trabajo.

Como podéis ver, trabajamos duro a lo largo del año para que nada cambie. Y no creáis que nos lo ponen fácil. Muchos son los que en nuestra tierra creen que eso del cambio climático es un problema que terminará con la especie humana. ¡Insensatos! Cualquier persona bien informada sabe que lo que cambiará el devenir de los tiempos y de la humanidad es que en un pequeño barrio de Madrid, en la cabalgata de Reyes, se vistan a aquellos que reparten caramelos a los niños en vuestro nombre, con ropajes claramente indignos de vuestra majestuosidad. Eso sí que es realmente grave y haremos todo lo posible por impedirlo, sin perder el tiempo en cuestiones de baja enjundia como que suba un poco la temperatura.

En cualquier caso y por no extenderme más, espero que entendáis lo difícil de nuestra labor. De hecho, en el terminado 2017, no hemos podido batir el récord de año con más emisiones de CO2 a la atmósfera por producir energía y nos hemos quedado en el 2º lugar del ranking (aunque no os olvidéis que el 1º puesto del 2015 también fue gracias a nosotros). Espero que esta pequeña falta no sea impedimento para que esta noche nos tengáis en vuestra mente y nos dejéis todo el lignito posible, pues contamina mucho más que la antracita, y a nosotros nos gusta hacer las cosas bien.

Siempre vuestro, Álvaro.

Desafío climático: Francia ya ha dado el paso, ¿para cuándo España?

Carlos Bravo – Coordinador del Secretariado Técnico de Alianza Mar Blava

Emmanuel Macron

El presidente francés, Emmanuel Macron, durante un discurso antes de la cumbre ‘One Planet’ en París. (EFE/Philippe Wojazer)

Francia ya ha dado el paso que hace unos meses comentábamos en este blog. En efecto, el pasado 19 de diciembre, la Asamblea Nacional gala aprobó el proyecto de Ley del Gobierno Macron por medio de la cual Francia se convierte en el primer país del mundo en prohibir de forma efectiva la producción de hidrocarburos en su territorio.

La flamante y reciente ley francesa prohíbe con efecto inmediato el otorgamiento de cualquier nueva licencia de exploración de hidrocarburos por el método que sea. Las explotaciones actualmente vigentes se irán eliminando a medida que acabe su periodo concesional de manera que para el año 2040 habrá terminado totalmente la extracción de hidrocarburos en todo el ámbito territorial francés, tanto en el mar como en tierra firme.

Francia se convierte así en una referencia, en un ejemplo a seguir, no tanto porque sea un gran productor de hidrocarburos, que no lo es, sino porque se trata de una medida tomada por una potencia económica con gran influencia mundial. Que uno de los países más industrializados del planeta, miembro del  denominado G8, haga suyo el lema de #KeepItInTheGround, es muy significativo y lanza un mensaje muy importante al resto de la comunidad internacional sobre lo que es tomarse en serio el desafío del cambio climático.

De manera más coloquial, y tomando el símil entre energía y colesterol que se hacía en este mismo blog hace unos días, Francia ha tomado una medida saludable, además de coherente con su compromiso en la lucha contra el cambio climático, al decidir reducir de su dieta energética su propia contribución a la producción de fuentes de energía nocivas para la salud pública, la economía y el medioambiente como son estos combustibles fósiles: el petróleo y el gas.

Para quienes consideren que esta decisión de nuestros vecinos galos es un acto más bien simbólico pues Francia importa el 99% de su petróleo (España tiene una situación similar y, sin embargo, el Ministerio de Energía de Álvaro Nadal hace todo lo contrario pues sigue fomentando la producción de hidrocarburos) hay que decirles que ésta no es la única decisión que ha tomado el Gobierno francés al respecto de la reducción de la aportación de las energías sucias a su mix energético.

Lee el resto de la entrada »

Acción ciudadana ante la inacción política: ¡Hay que actuar ya para mitigar el cambio climático!

Domingo Jiménez Beltrán – Patrono fundador de la Fundación Renovables

La reciente Cumbre de Cambio Climatico de Naciones Unidas que ha acogido la ciudad de Bonn (COP23) ha confirmado, después de la mejora en los augurios de la COP21 de París de 2015, que nuestros mandatarios siguen condicionados y frenados por los intereses económicos ligados a la economía fósil, las empresas energéticas, las eléctricas, las automovilísticas… Las presiones de sus potentes oligopolios ralentizan continuamente la inexorable descarbonización de la economía y con ello no solo la mitigación del cambio climático, cuyas consecuencias aparecen ya como devastadoras, sino también la de la contaminación atmosférica de nuestras ciudades que sigue mostrándose inadmisible y afectando seriamente a nuestra salud y calidad de vida.

Una muestra evidente de esta resistencia al cambio es la posición mostrada durante la COP por muchos países contrarios al cierre de las centrales térmicas alimentadas por el más contaminante de los combustibles fósiles, el carbón; entre estos países están algunos europeos como España o Polonia y uno tan señero en su transición energética como Alemania. Otra muestra la encontramos en las noticias recientes sobre las presiones empresariales y sindicales del sector automovilístico español para que el Gobierno se tome con calma la también inexorable introducción de los vehículos eléctricos.

Y lo más irresponsable e inadmisible  de esta inacción, también en la UE aunque lo sea en menor grado, es que este proceso de abandono de los combustibles fósiles y su sustitución por energías de fuentes renovables no solo tiene ventajas ambientales sino también económicas (costes menores y en continua caída  y más si se internalizan costes ambientales), sociales (más empleo, energías más seguras y accesibles, autóctonas e integrables en el entorno) y estratégicas (seguridad de suministro) de las que se benefician principalmente los ciudadanos y las ciudades, las cuales pueden convertirse no solo en espacios urbanos limpios, habitables e incluso autosuficientes energéticamente

Siendo los ciudadanos y las ciudades los principales perjudicados por la inacción política y los agentes principales y beneficiarios del modelo alternativo ¿a qué esperamos? O mejor, ¿por qué tenemos que esperar a que nuestros mandatarios superen su confusión – que la tienen y mantienen –   sobre los intereses generales y los de los oligopolios y sectores económicos dominantes?  Y más sabiendo que cuando la superen será demasiado tarde, sobre todo para hacer de que el cambio climático pase de ser un desafío a una oportunidad o “clímax para el cambio”.

Quien no lo crea que se atreva a ojear los dos incontrovertibles informes de la Agencia Europea de Medio Ambiente, “Lecciones tardías de alertas tempranas”, que recoge  ejemplos de desastres ambientales, con daños a la naturaleza y la salud que, pese a ser conocidos suficientemente durante años y decenios, tuvieron una respuesta tardía que impidió en muchos casos evitar los daños. El cambio climático es ya el desastre a cuyos impactos más tiempo hemos tardado en responder (hace mas de 120 años que ya lo predijo con bastante precisión Arrhenius) y, a este paso, va a ser con diferencia el más devastador. La experiencia da por buenas dos de las lecciones de estos informes en las que se recogen las razones de esta tardía e irresponsable falta de respuesta, la de existencia de intereses económicos dominantes ligados al desastre y la de su cercanía o cohabitación con el poder.

Lee el resto de la entrada »

Avance tecnológico sin liderazgo político

Fernando Ferrando – Presidente de la Fundación Renovables

Cumbre del clima

En la Cumbre sobre Cambio Climático celebrada en Copenhague en diciembre de 2009, Juantxo López de Uralde, actual Diputado de EQUO y en esa fecha Director de Greenpeace España, fue detenido por mostrar en la cena oficial una pancarta en la que se podía leer: “Los políticos hablan los lideres actúan”.

Hoy, 8 años después, podríamos decir que la situación ha cambiado, pero no por el compromiso claro de los líderes mundiales sino porque la tecnología está dando señales que los políticos no quieren ni oír ni asumir. Esta misma semana en la subasta de compra de energía eléctrica celebrada en México las ofertas casadas en la misma, para la eólica y para la fotovoltaica se cerraron con precios en un valor medio de 20,7 $/MWh (17,7€/MWh) muy por debajo que los precios de referencia para cualquier tecnología que use combustibles fósiles o para la energía eléctrica de origen nuclear.

Este paso de gigante dado por la tecnología no ha tenido reflejo entre los líderes, o mejor dicho parafraseando a Juantxo Lopez de Uralde, políticos más que líderes, que asistían a la cumbre de Bonn COP23, celebrada la  semana pasada, en la que no han sido capaces de asumir los compromisos que el mundo demanda y que ahora la tecnología si permite.

Lee el resto de la entrada »